Editorial

10 puntos a considerar si vas a compartir vivienda

por Editorial Coppel

Revisa estas reglas de convivencia si decides compartir departamento o casa con alguien que no es tu familiar


Es posible que en este momento de tu vida estés considerando compartir casa o departamento con alguien que no sea tu familiar con toda la emoción de iniciar una vida independiente de tus papás o de tu lugar de origen. 

Este tipo de decisiones son muy buenas cuando tu objetivo es compartir gastos y responsabilidades con alguien más, pero te recomendamos echarle un ojo a estos 10 puntos a considerar para que tu experiencia sea gratificante y no algo que te quite el sueño y la tranquilidad.

  1. GASTOS

El principal conflicto de las personas que deciden vivir juntas es la repartición de los gastos de renta y mantenimiento del espacio que habitan. Es muy, pero muy importante llegar a un acuerdo para saber si el pago va a ser por partes iguales o si alguien va a pagar más, ya que en ocasiones quien ocupa la habitación más grande con baño incluido puede pagar más. Aquí aplica al cien por ciento ese dicho de: cuentas claras, relaciones largas (y sanas).

  1. MASCOTAS

Hay personas que consideran a las mascotas como parte esencial de su familia y hay otras que no toleran vivir con animalitos bajo su mismo techo. Es indispensable que elijas a una persona que tenga la misma forma de pensar en este tema, pues las mascotas son una responsabilidad que suele ser del amo, pero modifica o afecta la rutina de los demás habitantes. Y si todos están de acuerdo con convivir con tu mascota, ¡enhorabuena!

  1. HÁBITOS

A cada quien nos definen nuestros hábitos que van desde la hora en la que nos levantamos, si hacemos o no ejercicio, si fumamos o no, si escuchamos música mientras nos bañamos o si nos quedamos con la tele encendida al dormirnos por la noche. Lo ideal es que estos hábitos no molesten a nuestros compañeros de vivienda, y que puedan ser negociados o eliminados en caso de que a alguien le afecten. Siempre es mejor pensar en el bienestar común.

  1. LO TUYO, LO MÍO Y LO NUESTRO

No estamos hablando de los hijos sino de los muebles, blancos y electrodomésticos que hay en la casa y que son compartidos por sus habitantes. De una persona puede ser el refri, y de otra la lavadora y la secadora de ropa, y lo ideal que es todos puedan hacer uso de estos aparatos, pero también con la responsabilidad de que si llegan a descomponerse sean todos los que cooperen para cubrir ese gasto. También funciona ponerse de acuerdo con los alimentos, pues la queja principal es que alguien se coma la comida de otra persona por lo que conviene quedar claros qué se puede y qué no se puede y se desea compartir.

  1. INVITADOS ESPECIALES

Quienes habitan un mismo techo deben definir si está permitido tener visitas (amigos, novios, familia) y reuniones sociales. Esto para tener un control de quién entra a la casa o al departamento en común. Hay personas que no se sienten cómodas con la presencia de extraños en su hogar, y otras que tienen la puerta abierta para todos. Una vez más: hay que sentarse a negociar.

  1. ORDEN Y LIMPIEZA

El orden y la limpieza son aspectos que deben quedar muy bien establecidos para la óptima convivencia de todos. Hay roomies que prefieren no batallar y pagan entre todos la ayuda de una persona para que haga la limpieza, pero si no hay presupuesto para esto, es responsabilidad de quienes viven en casa mantener limpias y en orden las áreas comunes de la vivienda. 

  1. ESTACIONAMIENTO

No todas las casas o depas cuentan con más de un cajón de estacionamiento, por lo que este punto también puede significar una oportunidad de negociación. Generalmente lleva preferencia quien tiene más tiempo rentando el lugar, y los nuevos deben buscar espacios alternativos para estacionar sus autos.

  1. DESPEDIDA A TIEMPO Y SIN DEUDAS

Una importante muestra de lealtad ante la gente con la que rentas un espacio para vivir es que si estás pensando mudarte a otro sitio, le avises por lo menos tres meses antes para que pueda tener tiempo de conseguir otro roomie. También que juntos definan los pagos pendientes en recibos de servicios como luz, agua, gas e internet para que te puedas mudar sin dejar deudas.

  1. PIZARRÓN DE AVISOS Y ACUERDOS

Una recomendación es tener todos estos acuerdos a la vista en un espacio común del inmueble. Puede ser en un pizarrón, un corcho o sobre el refrigerador, para que nadie se olvide de ellos y les permita fortalecer la buena convivencia. En ese mismo pizarrón se pueden anotar avisos que los mantengan actualizados, puede ser que coincidan poco por tener horarios diferentes.

  1.  ELIGE BIEN

Por último, pero no menos importante, te invitamos a pensar muy bien con quién deseas compartir vivienda. Hay un dicho que señala que para conocer realmente a una persona debes vivir con ella y es totalmente cierto. Por eso, aunque creas que vivirás muy feliz a lado de tu mejor amigo, es muy diferente pasar algunas semanas con él o ella a la semana, a vivir 24 horas juntos. Una cosa es la amistad y otra muy distinta dividir gastos y responsabilidades. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO