6 pasos para tener un crédito en línea para tu negocio

Sharing is caring!

¿Estás en busca de un crédito en línea para tu negocio? Acercarte a institución financiera puede ser una opción cuando no tienes socios que puedan aportar el capital. O bien, aún te parecen complicadas las opciones de crowdfunding, esta opción es para ti.

A continuación, te daremos algunos tips para que tu solicitud sea aprobada y exitosa.

1. Conoce tu situación financiera real antes de pedir un crédito en línea

Independientemente de la opción de financiamiento que elijas, debes tener en cuenta que en cualquier sitio que quieras pedir crédito, te preguntarán para qué lo necesitas. Además de tu capacidad de pago.

Es decir, debes tener claro qué monto puedes pagar cada mes para liquidar el préstamo. Si no tienes idea cómo hacerlo, un contador puede asesorarte.

Le propocionarás datos como ingresos y egresos personales, así como el estado financiero de tu empresa.

Esto te ayudará a determinar tu capacidad de pago de forma adecuada, para no tener sorpresas cada mes y evitar el incremento de tu deuda

2.Determina tu capacidad de pago

De la mano con el punto anterior, una vez que conozcas el status de tus finanzas, podrás saber cuánto puedes pagar al mes y con base en ello, se determina el monto máximo que te pueden prestar.

Sin embargo, si quieres ahorrar tiempo, puedes hacer este trámite en línea. Una rápida búsqueda en Google te llevará a encontrar las instituciones que tienen créditos a tu medida. Sólo verifica que sean confiables y con experiencia en el ramo.

¿Cómo sé realmente que se trata de una institución seria y me puede dar un crédito en línea?

Antes de hacer algo más y evitar ser víctima de un fraude, verifica que la institución donde quieres pedir un crédito esté dada de alta en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES).

Esta base de datos es actualizada por la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros).

Entre los datos que encontrarás sobre las entidades financieras, están los siguientes:

  • Datos generales.
  • Nombre.
  • Registro federal de contribuyentes (RFC).
  • Domicilio
  • Teléfonos.
  • Clave asignada por la SHCP.
  • Fecha de alta al Registro.
  • Número de oficio de autorización.
  • Sector financiero al que corresponde, entre otros.

Una vez que tengas localizados los sitios de las instituciones financieras que te interesan, haz un comparativo en cuanto a plazos y tasas de interés. Asimismo, verifica los requisitos que te pide cada uno y empieza a descartar opciones.

¿Qué datos necesito para hacer mi solicitud en línea de mi crédito?

Los pasos para solicitar un crédito en línea varían de acuerdo con los procesos de cada institución, sin embargo, hay datos que siempre deberás tener a la mano. Y son los siguientes:

  • Nombre completo
  • Correo electrónico
  • Teléfono fijo de contacto
  • Celular
  • Fecha de nacimiento

Esta información se utiliza con el único propósito de que el ejecutivo conozca más sobre ti para ofrecerte una mejor opción. Sin embargo, es en una llamada telefónica donde se da una atención más específica. De ahí la importancia de dar tu información verídica.

Una vez que el ejecutivo de la institución de crédito que elegiste hable contigo, determinará si aplicas para un crédito o no. Y en caso de que seas elegido, te pedirán acudir a las oficinas para formalizar el trámite a través de la firma de contrato.

¿Una vez que me autorizan el crédito, me pedirán más requisitos?

Dependiendo el tipo de crédito, será el requerimiento adicional que te pedirán para la firma del contrato. Además de los documentos como comprobante de domicilio e identificación oficial, tendrás que tener cualquier de estas garantías:

  • Sin Garantía. Tienes un plazo, monto y tasa determinado. Sólo puedes disponer de él por una ocasión.
  • Con Garantía Prendaria. Requieres dejar como garantía generalmente un vehículo o mercancía. Por ejemplo, esto sucede en las casas de empeño
  • Con Garantía Hipotecaria. La garantía es un bien raíz que puede ser una casa o un bien, uno de la sociedad acreditada.
  • Con Garantía Fiduciaria. El bien, mueble o inmueble debe estar en un fideicomiso que garantiza el pago del crédito.
  • Con Garantía Personal. El respaldo lo da la firma de una persona llamada aval, que se compromete a liquidar la deuda en caso de que quien pidió el crédito no pueda cubrirla.
  • Con Garantía líquida. Es la entrega previa de una 1 o 2 mensualidades, que será devuelta al pago puntual del crédito o servirá para liquidar las dos mensualidades.
  • Grupal o solidario. Es común que dueños de pequeños y medianos negocios se junten para pedir un préstamo y ocuparlo individualmente. Sin embargo, garantizar el pago puntual del total del crédito corresponde a todo el colectivo para no generar intereses.

Una vez que te hayan autorizado el crédito, debes de utilizarlo para el objetivo que habías previsto dentro de tu negocio, que podría ser:

  • Comprar maquinaria o muebles
  • Solventar sueldos
  • Incrementar el inventario

La regla principal es usarlo cuanto antes para evitar que se use para otros fines que no fueron previstos.

Cumple con los pagos que acordaste, sé disciplinado y responsable para que este crédito para negocio pueda abrirte la puerta para otros posteriormente. De esta forma podrías ser elegible para créditos mayores en el futuro.

¿Y qué pasa si no pago a tiempo?

Las consecuencias no pagar un crédito a tiempo dependerán mucho del contrato que firmaste. Sin embargo, todos manejan intereses y al primer pago incumplido, comenzarán a aplicarse los intereses por demora.

Y, ¿cómo se calcula el interés de los créditos? Primeramente, se calcula sobre saldos insolutos, es decir, sobre el dinero que falta pagar.

Muchas personas lo calculan multiplicando la tasa de interés por el monto del crédito. Sin embargo, esto solo aplica si pagaras tu crédito en una sola exhibición.

Pero como normalmente se hace en pagos mensuales, hay que considerar que estos pagos disminuyen el interés final al ir disminuyendo parte de la deuda y la base del cálculo del interés.

Por ello existen fórmulas especiales en Excel para hacerlo o bien, puedes acudir a tu contador de confianza para tener una respuesta acertada.

Así que la próxima vez que solicites un crédito, ya sabes cuáles son los pasos por seguir para no perderte entre propuestas que no te benefician.

María Rodriguez

María Rodríguez. Comunicóloga por convicción y profesión.
Se dedica a la redacción, edición y corrección de contenido para redes sociales, plataformas digitales y contenido de eMarketing.
Le gustan los idiomas, la poesía, el cine y la música. Su trabajo abarca temas de moda, tecnología, salud y ocio.

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.