Editorial

9 verdades de los trastornos alimenticios

por Editorial Coppel

No sólo se trata de Anorexia y Bulimia.


Para muchos alimentarse es una necesidad básica. Otros encuentran en la comida un placer extraordinario. Pero hay quienes desarrollan graves problemas de salud debido a su relación con la comida.

Anorexia y bulimia son quizá los padecimientos más conocidos, pero no son los únicos. 

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son enfermedades graves de salud mental que se relacionan con conductas que afectan negativamente la salud, las emociones y la capacidad de desempeñarse en la vida. Quienes los padecen tienen la tasa de mortalidad más alta dentro de los trastornos de salud mental.

Uno de los grandes mitos es creer que los pacientes necesitan estar en los extremos del peso para tener un problema, la realidad es que se puede estar viviendo trastorno ya sea con peso bajo, normal o elevado.

La Doctora Eva Trujillo, directora y cofundadora de Comenzar de Nuevo, institución no lucrativa cuyos principales fines son el Tratamiento, Educación, Prevención e  Investigación de trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y enfermedades relacionadas, explica los principales trastornos que se conocen hasta hoy. Es importante reconocerlos para luchar contra ellos.

ANOREXIA

Quienes la padecen se caracterizan por tener un peso corporal anormalmente bajo, un gran temor a aumentar de peso y una percepción distorsionada del peso o de la figura corporal. Hacen todo lo posible por controlar su peso y figura, lo que frecuentemente afecta de manera importante su salud y actividades cotidianas.

BULIMIA NERVOSA

Son comunes los episodios recurrentes de atracones, que es comer una gran cantidad de comida en un periodo corto de tiempo. La característica del atracón es que es incontrolable, la persona sabe que ya no quiere comer, pero no puede parar. 

Después viene una culpa que lleva a medidas compensatorias extremas para el control del peso, ya sean purgativas como el vómito autoinducido, el uso de laxantes, diuréticos, medicamentos para bajar de peso; o bien, no purgativas como ayunos muy estrictos, dietas extremadamente bajas en calorías o el abuso del ejercicio. 

TRASTORNO POR ATRACÓN 

Aquí se suelen tener atracones de comida, similar a la bulimia, con una sensación de pérdida de control, pero sin las conductas compensatorias extremas. Este trastorno es el considerado el más prevalente.

Durante el atracón la persona come en forma incontrolable, sin hambre, hasta sentirse incómodamente lleno, con mucha vergüenza, culpa y ansiedad. 

Puede estar en peso normal, en sobrepeso o en obesidad. Uno de los mitos de este trastorno es que nada más se da en gente de peso elevado y esto es falso. De hecho, más de la mitad de los pacientes tienen peso normal, la obesidad o el sobrepeso llega eventualmente.

El tener un episodio de atracón al menos una vez por semana por un período de tres meses es un criterio para su diagnóstico. 

TRASTORNO POR EVITACIÓN O RESTRICCIÓN DE LA INGESTA DE ALIMENTOS 

(ARFID, por sus siglas en inglés) 

El paciente puede o no tener una pérdida significativa de peso y deficiencias nutricionales.

Evita comer por uno o más de estos mecanismos: miedo a ingerir el alimento, porque no le gusta la sensación del alimento en la boca o simplemente porque su cerebro no le manda la señal de que tiene que comer. 

No tiene una preocupación por el peso o la figura, como sucede con la anorexia. 

TRASTORNO ESPECIFICADO DE LA ALIMENTACIÓN 

(OSFED, por sus siglas en inglés)

Esta categoría es una de las más prevalentes aquí en México y tiene varias subcategorías.

Anorexia nervosa atípica 

Es la anorexia más frecuente, pero de las menos conocidas. Es un paciente que padece anorexia, pero que tiene peso normal o incluso sobrepeso.

Bulimia de baja frecuencia y duración

En la bulimia un episodio de atracón y purgación se da al menos una vez por semana por tres meses, aquí la persona vomita después de atracones cada dos semanas.

Trastorno por atracón de frecuencia y duración limitada

Hay muchos pacientes que tienen todos los criterios para un trastorno de atracones, pero la frecuencia con la que tienen un atracón es menor.

Trastorno purgativo

El paciente tiene una ingesta de comida normal y aún así busca purgar o deshacerse de lo que ha comido a través del vómito autoinducido o escupiendo la comida. 

Síndrome de comedor nocturno 

La persona come normal durante el día o pueden tener otro tipo de trastorno, pero en la noche ingiere más del 25% de las calorías de todo el día. La característica principal no solo es comer de noche sino que te dice: “si no sigo comiendo, no puedo conciliar el sueño”. 

Fuente: 

Eva Trujillo, directora y cofundadora de Comenzar de Nuevo. 

Ex Presidenta de la Academy for Eating Disorders

Profesora clínica de Escuela de Medicina del TecSalud

Master Trainer BIP (Body Image Program)

Consultor Internacional en ACUTE Center for Eating Disorders

Médico | Especialidad en Pediatría | Tec de Monterrey 

Subespecialidad en Medicina del Adolescente y del Adulto Joven | Harvard

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO