Editorial

¡A desayunar como rey!

por Editorial Coppel

Para tener una vida sana te explicamos la importancia del desayuno y sus increíbles beneficios.


Si piensas que no pasa nada si te saltas este alimento, estás en un error

Razones de peso para desayunar hay muchas. Y todas están relacionadas con la calidad de vida.

El ayunar o no ingerir alimentos por la mañana confunde al cuerpo, revela la Federación Mexicana de Diabetes.

¿Qué pasa?, ponemos en estado de alerta a nuestro sistema, ya que el mensaje es: “no sabemos cuándo comeremos, almacenemos el alimento que nos llegue”, y es entonces que esos primeros bocados tras ayunar se guardan en el cuerpo como grasa.

Hablando en términos claros, es indispensable despertar y alimentarse. Estos son sólo 5 beneficios que pueden motivarte para que no ignores el desayuno, alimento que debe generarte el 25 por ciento de energía requerida al día:
-Ayuda en el control peso
-Brinda mayor productividad en escuela o trabajo
-Da mayor claridad mental
-Disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo 2
-Baja también el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares


Un generoso hábito
Además de ser diario, para la Organización Mundial de la Salud, el círculo perfecto del desayuno concluye cuando es sano, es decir, que contenga al menos tres grupos alimenticios de los siguientes:

-30% Verduras. Especialmente nopales, espinacas (hojas verdes), tomates, calabazas, ejotes, champiñones o pimientos, que se recomiendan cocinar con huevo o queso y muy poco aceite o en un licuado.

20% Frutas. Incluye naranja, piña, fresa, papaya, melón, coco o manzana; solas, en jugos, batidos o añadidas a cereales bajos en azúcares o un poco de yogur. Si quieres comerlas enteras, toma de referencia 10 fresas, 20 cerezas o 1/2 pera, y es mejor que lleven cáscara, sólo lávalas bien.

12.5% Cereales. Que sean integrales y sin azúcares adicionadas. Da preferencia a la tortilla, el maíz es uno de los alimentos más completos. Súmale otro mexicano, el amaranto, un cereal famoso con el que se hacen las alegrías; en este grupo entran también la avena y productos como pan o galletas, cuida que sean de trigo integral o centeno. Puedes usar un poco de miel para endulzar.

12.5% Leguminosas. Las más comunes en nuestro país son los frijoles, aunque existen las habas, lentejas, judías o garbanzos, que son igual de importantes en otras culturas. Son fuente de fibra, ácido fólico, potasio y magnesio.

-25% Carnes o productos de origen animal. La sugerencia es que sean bajas en grasa o magras. Y en el caso de sus derivados, los expertos apuestan por el huevo y lácteos, en especial leche, yogur y quesos frescos.

Conociendo estas proporciones, sin dejar fuera las grasas que proporcionan el aguacate, las almendras y nueces, podrás poner en práctica eso que dicta el refrán: Al que madruga, Dios le ayuda, y si desayuna, más.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • ¿Cómo consultar el Buró de Crédito gratis online?
    VER ARTÍCULO