Finanzas

Ahorra en el súper y salva tu vida de los costos excesivos

por Priscila Moreno

Conoce algunos consejos para que tu cartera no sufra en cada visita al supermercado.


Surtir la despensa es una tarea sencilla pero no barata. El aumento de precios en el país no ha dado tregua, y el presupuesto destinado para hacer las compras se tiene que estirar cada vez más.

La buena noticia es que hay algunos trucos y ajustes que puedes hacer para hacer rendir el dinero cada vez que te toque ir a surtir el mandado.

Estos consejos que serán de gran ayuda para tu bolsillo:

Planea el menú de la semana. Antes de ir al supermercado, planea las comidas que prepararás en la semana, revisa la despensa y el refrigerador y diseña un menú en el que puedas aprovechar lo que aún tienes y complementar con las compras.  

Lleva una lista. Con esto no sólo aseguras que nada se te olvide, si te alineas a lo que apuntaste y no te sales de la lista, evitarás también llevar cosas innecesarias. 

No compres con hambre. Si vas a hacer las compras con hambre se te antojará todo y comprarás más de lo presupuestado. Ve a la tienda con el estómago lleno.

Trata de ir solo. Cuando vas acompañado al supermercado terminas gastando más, y si es con niños seguro cederás a algunos de sus antojos. Al ir solo puedes ajustarte más fácilmente a lo necesario.

Prefiere alimentos frescos y de temporada. Cuando un producto es de temporada, los costos de producción disminuyen, pues las condiciones para que se den son más fáciles y es más abundante, por lo tanto su precio también baja. 

Aprovecha las tarjetas de cliente frecuente. Muchos supermercados otorgan tarjetas de fidelidad en las que puedes acumular puntos con tus compras. Aprende a usarlas y sácales provecho, con ellas puedes llevarte productos gratis o comprar a mejor precio.

Compra a granel. Adquirir productos a granel siempre es más económico que llevarlos preempacados, además de que puedes ajustar las cantidades a lo que realmente necesitas y no llevar de más.  

Lee y compara. No te cases con las marcas, revisa productos similares, ingredientes y etiquetas. Incluso entre la misma marca compara el precio en diferentes presentaciones y tamaños, no siempre el más pequeño es el más barato.

Observa los anaqueles. Los productos más caros están colocados a la altura de tus ojos, si observas hacia arriba de los anaqueles o hacia abajo podrás encontrar otras opciones con precios menores.

Evita los pasillos interiores. En los supermercados, los productos esenciales, como los de frutas, verduras, carnes y lácteos, están en los extremos de la tienda, esto con el fin de que recorras todos los pasillos interiores y lleves más de lo que necesitas.

Aprovecha las promociones. Revisa las ofertas que publican las tiendas, así como los días de promociones y programa tus compras para ahorrar.
Elige el mejor para ti. Un estudio hecho por la Organización de Consumidores y Usuarios en España arrojó que ir a un supermercado con precios más bajos permite ahorrar hasta mil euros al año. Puedes incluso comprar ciertos productos en un lugar y otros en otros, por ejemplo la carnicería o el mercado, para así aprovechar lo que cada lugar ofrece.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida


Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO

  • 1- Estado de cuenta Coppel: Te decimos cómo consultarlo

    VER ARTÍCULO
  • 2- ¿Qué es una tarjeta de crédito departamental? ¡Descúbrelo!

    VER ARTÍCULO
  • 3- Tramitar tu afore es más sencillo de lo que pensabas, te lo explicamos súper rápido.

    VER ARTÍCULO