Editorial

¡Al agua patos! Sigue estos consejos para que tu alberca te dure más tiempo

por Editorial Coppel

¡Descubre cuáles son los cuidados generales para albercas inflables y cómo realizar la limpieza correctamente!


Consejos para que tu alberca dure más

Los días de verano son perfectos para darse un refrescante chapuzón en una alberca. Si estás pensando en comprar una, ya sea inflable o para armar, toma nota de estos sencillos, pero prácticos consejos para conservarla en óptimas condiciones y que la diversión en el agua no termine. 

¡Elige el lugar perfecto!

Si ya tienes tu alberca inflable, ¡Ojo! es muy importante inspeccionar muy bien el lugar donde la pondrás, verifica que no haya nada debajo que pueda romperla o pincharla. Barre la zona y pon una tela o lona debajo para prevenir accidentes. El mejor sitio es un rincón cercano a un punto de desagüe, evitarás inundaciones y encharcamientos y te será más fácil vaciarla.

Llénala con moderación 

Recuerda que es importante evitar desperdiciar agua y no llenarla hasta arriba, toma en cuenta que el líquido subirá de nivel en cuando metas el pie en la alberca. Además, llenarla de más puede provocar daños en su estructura, incluso poncharla o romperla. Generalmente viene una marca o indicación del fabricante, búscala para evitar problemas. 

Cúbrela con una lona 

En caso de que tu alberca sea grande y deseas usarla varios días sin tener que desarmarla, lo más viable es colocar una lona o tela para cubrirla mientras no se está usando, para proteger el agua de bichos, hojas, polvo y cualquier cosa que la pueda ensuciar. Si no la puedes cubrir, es muy práctico que cuentes con una red o colador para recoger hojas para que te haga más sencilla la tarea de sacar lo que haya caído al agua. 

¡Vacía, desinfla y limpia!

Si eliges una alberca inflable que no necesite demasiada agua, la mejor forma de mantenerla limpia es sacar el agua después de usarla, frotarla con una esponja y  rellenarla de nuevo cuando la vuelvas a usar. Un truco ecológico es utilizar el agua de la piscina para regar las plantas de tu jardín o para lavar el piso del patio. 

¡Fuera suciedad!

En caso de que tu alberca sea de un tamaño medio o grande, puede ser recomendable el uso de algún producto químico que mantenga el agua limpia. Así evitarás desperdiciar varios litros, llenándola cada vez que la uses. El cloro será tu aliado para que el agua esté limpia por más tiempo. Otra opción cuando la alberca es grande es comprar una sencilla depuradora de agua, que haga circular el líquido y filtre la suciedad que pueda tener. Esto hará que se mantenga limpia durante semanas. Como consejo extra:  pon como norma lavarse los pies antes de entrar a la piscina. 

Evita las algas

En las albercas grandes la formación de algas suele provocar una coloración verde y hace que las superficies estén resbaladizas, lo cual es peligroso e insalubre. ¡Es vital deshacerse de ellas de inmediato! Lo recomendable es prevenirlas con un algicida, el cual mantendrá el agua transparente y sin malos olores. 

Protégela del sol

Los rayos solares son los mayores enemigos de los PVC (plástico). Por eso, es muy importante mantener tu alberca inflable en la sombra o cerca de un toldo que puedas abrir en las horas más soleadas del día. Así, también evitarás quemarte mientras te das un chapuzón.

¡Diversión para chicos y grandes!

Pon manos a la obra y limpia tu alberca para mantener la diversión por más tiempo, y si no tienes una ¿Qué esperas para comprarla? Refresca tus días de verano sin salir de casa.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO