El equilibrio entre ahorrar y ‘darte gustos’

Llega el tan esperado día de quincena y mientras estás administrando los gastos que debes hacer se te atraviesa el deseo de comprar algo que quizá no necesitas, pero que se te antoja mucho. 

Y entonces escuchas la típica voz interna que te dice: “cómpralo, te lo mereces”.

¿Debes hacerle caso a ese impulso o destinar todo tu sueldo solo a cosas completamente necesarias?

Expertos en finanzas y en salud emocional coinciden en que invertir en gastos no necesarios es completamente válido, siempre y cuando este gasto sea planeado y no desestabilice ni tu economía ni tu tranquilidad mental.

“Para nada está mal que las personas disfruten del dinero que ganan y lo hagan adquiriendo bienes o servicios que desean. En donde hay que poner ojo es en la manera de hacer esto para que no les genere deuda”, señala Andrés Pereyra, asesor financiero y patrimonial.

“El problema es que las tarjetas de crédito son un gancho para decir: ‘sí puedo pagar’ o ‘disfruto ahora y pago después’, pero venimos pagando muchas veces hasta el doble del producto debido a los intereses. Entonces, lo recomendable es que los lujitos los hagamos con tarjetas de débito o trasferencias bancarias para que sea con dinero que en realidad sí tenemos”.

El especialista reitera que el uso correcto de las tarjetas de crédito es solo para situaciones de emergencia o imprevistos, y no como una “Lámpara de Aladino” de la que podemos sacar lo que deseamos.

“Yo diría que lo ideal es primero tener cubiertos los gastos fijos, los servicios, la comida, la renta, etcétera; y a partir de ahí destinar una parte a comprar eso a lo que le tenemos ganas. El gran error es pagar primero el “capricho” y dejar los gastos esenciales para después”.

El asesor afirma que el mejor consejo es ahorrar, ya que aunque en ocasiones esto nos impida darnos un gusto el día de hoy, el día de mañana lo podremos hacer sin endeudarnos.

“Les sugiero que vean esos gastos innecesarios como metas, y que a partir de eso ahorren para lograrlas. Así es más estimulante generarnos el hábito del ahorro”.

Ante la cuestión de cuándo y bajo qué condiciones es saludable y funcional destinar recursos a cosas innecesarias, la psicóloga Mónica Tafich es directa en su respuesta: siempre.

“Nuestra funcionalidad está directamente relacionada a tener todas las dimensiones de la vida en equilibrio: incluida la dimensión del placer, de la satisfacción, de la amabilidad propia”, señala la especialista en Terapia Clínica Breve Estratégica.

Lo importante, añade, es darnos cuenta si al gastar en esos “lujos” o “gustitos” dejamos o no de ser funcionales; es decir, si nos brindan equilibrio o al contrario, nos desequilibran.

“Si el lujo lo controlo yo, entonces comprar para celebrar algún logro, para atender un regalo de un buen amigo, explorar un estilo nuevo, es parte de ser funcional y atender todas las dimensiones de mi vida. ¿Cuándo esto se convierte en una trampa? Cuando el lujo me controla a mí y no al revés. Si compro para sentirme bien y noto que al comprar, la sensación de ansiedad no disminuye, sino al contrario, incrementa, entonces, el recurso no está en función de mi estabilidad y habrá que explorar otras soluciones a mi angustia”, afirma.

“Disfrutar es parte de nuestra experiencia de vida: tan funcional como te permitas vivirla”, agrega.

En conclusión, la ida al cine, a cenar, las vacaciones, los zapatos aquéllos o el vestido de fiesta son gastos innecesarios que podemos “autoregalarnos”, cuidando que esa compra nos aporte bienestar, pero no dolores de cabeza.

Salud Mental: señales de alerta y autocuidados

Siete veces campeona nacional de Estados Unidos, cinco veces campeona mundial y multimedallista olímpica en Río 2016, la gimnasta Simone Biles nos dejó en las Olimpiadas de Tokio una gran lección y no fue en ninguna de las disciplinas en las que compitió.

La estadounidense de 24 años conmocionó al mundo al retirarse voluntariamente de algunas competencias porque, en un momento crucial del evento más importante para cualquier deportista, identificó que no se sentía emocionalmente al cien por ciento, y declaró a los medios que su prioridad era concentrarse en su salud mental.

Su caso se suma al de la tenista japonesa Naomi Osaka, quien recientemente escribió un artículo para la revista Time en el que explicaba las razones por las que se retiró del Abierto de Francia, relacionadas a periodos de depresión y ataques de ansiedad.

Biles y Osaka pusieron los reflectores en un tema casi tabú: la salud mental, al que especialistas urgen voltear a ver sobre todo en estos tiempos en los que todos (famosos y no famosos) estamos expuestos a situaciones de alta vulnerabilidad.

“La pandemia nos ha puesto en una situación de vulnerabilidad en todos sentidos, y pone en riesgo nuestra estabilidad emocional y nuestra salud mental”, señala Araceli Franco Alcocer, psicoterapeuta y psicoanalista de la red de Hospitales Tec Salud.

“La experiencia que hemos estado viviendo lo que hace es que tengamos que valorar la salud mental, quitar todos estos estigmas que ha habido en torno a ella, porque atenderse psicológicamente es todavía como un secreto, no queremos que nadie se entere, es como un misterio”.

Franco Alcocer, quien es Supervisora Clínica en la Carrera de Psicología Clínica y de la Salud de los alumnos que rotan en el Hospital Zambrano, señala que actualmente han subido los casos de pacientes con Fatiga Pandémica, cuyos síntomas son falta de motivación y concentración, lo que puede llevar a cuadros de ansiedad.

“Hemos visto que hay personas y hay familias que en algunos casos han colapsado porque ha sido demasiado para ellos. Ojalá muchos de ellos pudieran decir: oigan, necesito un ‘break’, no estoy bien y no le voy a rendir a la familia”, comenta.

“Hemos recibido muchísima gente, la más pequeña una niña de 4 años con pesadillas, y afortunadamente la mamá supo identificar que necesitaba ayuda”.

La especialista, que forma parte del Comité de Bioética del Hospital San José, agrega que como efectos colaterales se han incrementado los índices de alcoholismo, de consumo de sustancias, conflictos familiares y violencia intrafamiliar, entre otros.

“Todo esto ya existía, pero ahora todos metidos en casa sin estas fugas o posibilidades de amortiguar situaciones con el trabajo, reuniones, deporte, etcétera, al no tener eso, todo va para adentro, y me refiero al malestar que cada uno de los miembros va sintiendo y que no levantan la mano para decir: ‘estoy mal, necesito ayuda’”. 

SÍNTOMAS SILENCIOSOS 

Entre las señales de alerta que indican que nuestra salud mental es frágil están la falta de apetito, problemas o trastornos de sueño (dormir poco o mal), irritabilidad, aislamiento y pérdida de interés en socializar.

“Los pacientes experimentan deseo de aislarse, de no querer saber de nada, no quieren hablar con nadie y se dan cuenta de que bajan su rendimiento escolar o laboral. Y lo peor es que, aunque identifican ese desplome en su rutina, sus actividades y su rendimiento, no encuentran la manera de revertirlo porque piensan que todo esfuerzo es inútil”.

También hay malestares físicos como dolores de cabeza, de estómago, mareos, y cuando se presentan cuadros de ansiedad o ataques de pánico, se puede experimentar opresión en el pecho y la sensación de que falta el aire.

HAY SOLUCIÓN:
LEVANTA LA MANO

Si identificas fragilidad en tu salud mental, el primer paso es pedir ayuda a un profesional, indica la especialista. Hacerse el fuerte, agrega, sólo empeorará la situación.

“Lo que ojalá nos deje la pandemia de enseñanza es la importancia de ver hacia dentro y dejar de estar pendiente tanto afuera, a ser más introspectivos, a generar más autodiálogo, a mirar más hacia dentro, menos hacia fuera”, señala.

“Hacer un trabajo con uno mismo es preguntarse: ¿qué me pasa a mí? ¿por qué reacciono así? ¿qué es lo que no me está gustando? Y en esa medida es que entonces levanto la mano porque si no es muy fácil decir que son los otros los que no me están permitiendo funcionar”.

Trabajar con nosotros de esta manera, añade, nos permite tener la fortaleza de aceptar que necesitamos ayuda; es como si empatizáramos con nosotros mismos. 

“Todos tenemos nuestros demonios y a veces no queremos saber de ellos. Trabajar con la salud mental es afrontar los demonios que uno trae, traumas, experiencias difíciles, miedos. ‘Uno tiene que identificar y decir algo conmigo no va bien, algo no me está haciendo sentir bien’”. 

La experta define una buena salud mental como la capacidad que tenemos para trascender las pruebas y desafíos que nos presenta la vida.

PIDE AYUDA,
ES GRATUITA

La Consejería Psicológica Virtual del Tec brinda apoyo de forma gratuita en los teléfonos: (81) 8888-2165 y (81) 8888-2151.

La UNAM también cuenta con su Línea de Atención Psicológica a los teléfonos: (55) 5025-0855 y (55) 5622-2288. Los únicos requisitos son ser mayor de 16 años y no padecer una enfermedad psiquiátrica que requiera internamiento.

¿Sabes cepillarte [bien] los dientes?

La Asociación Dental Americana recomienda cepillarse los dientes dos veces al día con pasta dental con flúor durante dos minutos cada vez.

Limpiar constantemente la dentadura es indispensable para evitar la generación de placa dental, sarro, caries, inflamaciones e infecciones en las encías, además del mal aliento. Pero no basta con cepillar los dientes, se tiene que hacer de la manera correcta para evitar que se desgasten, se quiebren o se caigan. 

El odontólogo Federico Baena, de Dental Integral Baena, en Querétaro, explica los errores más comunes que cometemos al cepillarnos los dientes:

Cepillado agresivo

Hay quienes piensan que cepillarse los dientes muy fuerte hará que queden más limpios, sin embargo, este mal hábito puede generar sensibilidad dental y sangrado de encías, por lo que se aconseja un cepillado lento y que cubra toda la dentadura. Se recomienda un cepillo de dientes que no genere molestias, con cerdas no muy rígidas.

Uso de bicarbonato

Combinar el dentífrico con bicarbonato de sodio y otros remedios caseros para blanquear puede dañar el esmalte de los dientes, es mejor no usar mezclas para el lavado. Tampoco se aconseja mojar el cepillo después de aplicar pasta dental, ya que ésta podría perder sus propiedades.

No limpiar la lengua

La lengua puede ser un importante foco de bacterias. En ella se albergan más del 80% de las bacterias de la boca y es la principal causa de mal aliento, por lo que también es importante cepillarla.

No usar hilo dental

El hilo dental debe usarse para llegar a todos esos espacios que no alcanza el cepillo. “No usar hilo dental es la principal causa de halitosis, además de que puede derivar en caries interdentales, la principal causa de endodoncias”, finaliza Baena.

Olvidarse de la cara interna de los dientes

Habitualmente se presta mayor atención a la cara externa y más visible de los dientes, pero la realidad es que la cara interna requiere los mismos cuidados para evitar la formación de sarro, caries y demás problemas asociados.

Creer que basta con el uso de enjuague

Aunque el enjuague bucal puede ser muy útil para eliminar bacterias, no es un sustituto del cepillado. Es necesario consultar a un odontólogo que te recomiende el más adecuado para tu tipo de dentadura.

Celebra Coppel 80 años de historias con sus clientes y colaboradores

  • A partir de septiembre, Coppel se viste de gala para conmemorar ocho décadas de ser parte de la vida de los mexicanos.
  • Coppel rinde homenaje y agradece a las familias que hicieron posibles las historias de éxito, trabajo y superación. 

Ciudad de México, septiembre 2021.- Este año, Coppel está de fiesta y celebra 80 años de ser parte de la historia de México, al convertir un proyecto familiar en la compañía omnicanal y de servicios financieros favorita de los mexicanos. Actualmente cuenta con la confianza de 12.4 millones de clientes activos, gracias al servicio, calidez y trabajo de sus colaboradores.

Para festejar su cumpleaños 80, Coppel preparó diferentes acciones para reconocer y agradecer a sus clientes, colaboradores, proveedores y amigos, con quienes ha trabajado día con día para mejorar su vida y las de sus familias; como lo ha hecho desde 1941, cuando Don Luis Coppel Rivas y su hijo Enrique Coppel Tamayo, fundaron la tienda “El Regalo” en Sinaloa, que después de generaciones se convertiría en lo que hoy se conoce como Grupo Coppel.

Coppel honra el pasado y el futuro de la compañía y a quienes la conforman, a través de su campaña publicitaria “Coppel, 80 años de historia”. La campaña contará con relatos de personas inspiradoras, tenaces y perseverantes, desde una cocinera que hoy es referente de la gastronomía mexicana en el mundo, hasta colaboradores que empezaron de cero y lograron hacer una carrera exitosa en la empresa. 

Las historias se difundirán periódicamente en medios de comunicación y canales digitales. De manera adicional, se contará con la participación especial de Cecilia Suarez, actriz que con su trayectoria lleva en alto el nombre de México a nivel internacional. 

“A lo largo de ocho décadas, en Grupo Coppel hemos visto evolucionar a la marca de acuerdo a las necesidades de nuestros clientes, siempre poniéndolos en el centro de nuestros esfuerzos. La campaña “80 Años de Historias” es una forma de agradecer y reconocer a los mexicanos que nos han acompañado en este camino”

Diego Coppel, Director Comercial de Grupo Coppel.

Coppel integra a sus clientes, colaboradores y aliados en el festejo de este cumpleaños, con actividades como el Museo de las Familias Mexicanas, plataforma interactiva para conocer la historia de la compañía y el concurso Renueva Tu Hogar, para sus colaboradores. 

Con más de 1,600 puntos de venta en todo el país, Grupo Coppel se ha consolidado como la tienda omnicanal, de servicios financieros, digitales y bancarios favorita del mercado masivo mexicano, con una amplia variedad de categorías de productos y servicios útiles, atractivos, accesibles y con marcas globales y exclusivas. 
Es así como Grupo Coppel se viste de gala en todas sus expresiones y rinde homenaje al orgullo que representa ser parte de las historias de sus clientes a lo largo de la historia, incorpora también a héroes anónimos, quienes encuentran en Coppel un mundo de posibilidades para alcanzar sus metas y mejorar sus vidas.

MEXICANOS ¡A MUCHA HONRA!

Hay una canción de Pepe Guízar que dice que “como México no hay dos”, y si se trata de talento, tenemos hasta de exportación. Estos tres mexicanos han brillado en el mundo gracias a su talento. Sin embargo, hay otro ingrediente que ha sido parte de su éxito. 

El bailarín Isaac Hernández, la chef Pati Jinich y el tenor Carlos Osuna comparten, muy a su manera, cómo sus raíces mexicanas han marcado sus trayectorias.

A PASO FIRME

Ámsterdam, Nueva York, San Petersburgo, París y Roma son algunas de las ciudades en las cuales ha pisado importantes escenarios Isaac Hernández, actual bailarín principal del Ballet Nacional de Inglaterra.

Desde niño practicando en el patio de su casa, el ballet fue su pasión, y hoy que ha llegado lejos, se enorgullece de ser mexicano, pues para él su país es un semillero de talentos.

“Hay muchos que todos los días trabajan por poner el nombre de México alto, y en distintos campos, desde astronautas, músicos, cantantes, científicos, actores, directores de cine, chefs, atletas, arquitectos, escritores, periodistas. Todos colaboramos desde nuestro campo para inspirar a las siguientes generaciones a luchar por sus sueños”, explica Isaac.

El tapatío fue reconocido con el “Prix Benois de la Danse” en 2018, considerado el Óscar de esta disciplina. También fue nombrado “Uno de los 1000 habitantes más influyentes de Londres”.

Las danzas tradicionales y la propia música mexicana son aspectos que marcan a un bailarín mexicano, cuenta Isaac. Otros aspectos que nos hacen únicos en el mundo, dice, son la perseverancia y el no rendirse o darse por vencido ante situaciones difíciles.

Al ser un líder mundial en la danza y ejemplo para muchos niños y niñas de México, reconoce que tiene una gran responsabilidad. 

“Eso es ser exitoso para mí. Hacer lo que te gusta y que eso que haces impacte de manera positiva en el mundo en el que vives”, resalta este mexicano, que extraña enormemente la comida típica mexicana, en especial los tacos, el clima y la espontaneidad de los mexicanos.

SABOR DE ORIGEN

Para conocer las razones de la fascinación de la cocina mexicana en el mundo, basta ver alguno de los programas de Pati Jinich, conductora de la serie Pati’s Mexican Table, que ya va en su novena temporada.

Esta mamá de tres niños y chef residente del Instituto Cultural Mexicano en Washington, D.C., tuvo que ser persistente y sortear muchos obstáculos que la presionaban a hacer cosas que no estaba dispuesta a sacrificar, como eliminar su acento o preparar cocina internacional.

“Siempre tuve muy claro que no quería cambiar mi identidad. Cuando tienes muy firme quién eres y qué es lo que quieres y de dónde vienes, a la larga da frutos”, cuenta la chef nacida en la Ciudad de México.

Pati ha recibido tres premios James Beard, considerados los “Óscares” de la gastronomía en los Estados Unidos. También ha sido nominada al Emmy por su serie que puedes ver en Amazon Prime.

Justamente su mexicanidad la ha puesto en un sitio especial con sus seguidores, que la buscan para conocer nuestra cocina, patrimonio de la humanidad.

“Voy a diferentes partes del país para explorar la cultura e historia. La última temporada se la dedicamos a Sonora”, narra Pati, quien está por terminar su tercer libro que saldrá en el 2021.

Desde que se mudó a Estados Unidos buscó romper mitos y estereotipos con el fin de que otras culturas dimensionen nuestras contribuciones. Para ella, el éxito implica dejar un legado para las nuevas generaciones, aportar a tu cultura.

“Creo que los mexicanos mismos no sabemos toda la riqueza o diversidad que tenemos, imagínate afuera, pero por fortuna la gente está mucho más abierta, aunque sigue existiendo esta ambigüedad: por un lado, Estados Unidos quiere la comida mexicana, y por otro, se tienen muchas preconcepciones de nosotros. Por ello es muy importante conocer nuestra cultura para poder presumirla al mundo”, concluye Pati. 

VOZ NACIONAL

Mazatlán, su lugar de origen, está siempre en el corazón del tenor Carlos Osuna. Y este sentir acompaña todos los días al cantante fijo de la prestigiosa Ópera Estatal de Viena, en Austria.

“El camino ha sido largo. De entrada, el idioma te shockea, pero llegar al Hollywood de la Ópera en Viena es un sueño, ya que estás en contacto con todas las estrellas, ensayas con ahora colegas como Plácido Domingo, Anna Netrebko y Jonas Kaufmann.

“Pasé de verlos en DVD a trabajar con ellos. Me llevó un tiempo adaptarme, pero los mexicanos somos buenos para adaptarnos a las circunstancias”, explica Carlos, quien desde 2010 está en aquel país.

“Podría vivir 30 años aquí, pero nunca me voy a sentir austriaco, esa identidad que me da México es única”, reconoce.

Aunque es el único mexicano como solista fijo, la compañía ha tenido como invitados a sus compatriotas Ramón Vargas, Javier Camarena y Rolando Villazón.

“Hay muchos cantantes muy buenos en México, somos un semillero, y terminan haciendo otra cosa, además de cantar, porque no hay espacios para desarrollarse”, reconoce el cantante.

Sus raíces han sido claves para salir adelante, pues destaca que los mexicanos cuando estamos en el extranjeros no perdemos el tiempo. 

“La disposición es muy importante porque podrías tener la mejor voz, pero si tu actitud no te ayuda, te resta”, dice el tenor.

Carlos destaca que aunque ahora cante en francés, alemán o italiano, él entendió que era tenor con melodías como “Mujeres Divinas” o “El Triste”, música con la que creció, y por ello siempre vuelve a sus raíces, pues lo conectan con su México.

¿Quieres ejercitarte y no sabes cómo empezar? Prueba con rutinas sencillas

Con la pandemia por COVID-19 y las restricciones que trajo, el ejercicio en casa se volvió una obligación para muchas personas.

Y es que la actividad física sin duda ayuda a lidiar con los efectos psicológicos y emocionales del aislamiento social.

Si bien actualmente existen gimnasios y centros deportivos que han reanudado operaciones, hay quienes aún sienten recelo de asistir a este tipo de instalaciones, ya que suelen ser espacios cerrados y además, implican contacto frecuente con aparatos. 

Por ello, cada vez más personas han migrado a la práctica del ejercicio en casa, sobre todo porque los beneficios de ejercitarse van más allá de lo físico.

Un estudio realizado por investigadores de Yale y Oxford en 2018, publicado en la revista académica The Lancet Psyquiatry, demostró que las personas que realizan ejercicio regularmente sienten estragos emocionales menos días al año que aquellos más sendentarios.

Además, tras la crisis económica provocada por la pandemia, el ejercicio resulta otra gran alternativa, ya que el mismo estudio comprobó que las personas físicamente activas se sienten igual de bien que aquellos sedentarios que ganan más que ellos. 

Así que, ya sea que busques una alternativa para ponerte en forma libre de COVID-19, que desees controlar el estrés y la ansiedad o simplemente busques mejorar tu estado de ánimo, te presentamos algunos sencillos ejercicios para iniciar una rutina en casa. 

Saltos de tijera

Tras hacer estiramientos o un calentamiento básico, puedes iniciar con un poco de cardio. Prepárate desde una posición de pie, salta al aire, aterriza con los pies separados y las manos juntas sobre la cabeza. Salta de nuevo y repite por 30 segundos.

Estocada alterna

Se trata de hacer flexiones alternando ambas piernas. Ponte de pie con la mano en las caderas y los pies al ancho de los hombros, da un paso normal, doblando la rodilla delantera en un ángulo de 90 grados. Da un paso atrás y repite con la otra pierna. Repite por 60 segundos.

Flexión en la pared

Párate frente a la pared, levántate sobre las puntas de los pies y pon tus manos delante de la pared. Inclínate hacia delante y luego empuja hacia atrás. Repite por 30 segundos.

Perro Pájaro Alterno

Se le llama así a un ejercicio que combina brazos y piernas. Sobre una superficie cómoda colócate en manos y rodillas (como un perro), y levanta la pierna derecha y el brazo izquierdo (como un pájaro) en línea recta. Espera un momento haciendo tres respiraciones profundas y vuelve a la posición normal. Repite alternando las extremidades 30 segundos de cada lado. 

Giro Ruso

Ejercita tu abdomen equilibrando tu cuerpo sobre una superficie cómoda, mantén tu espalda y piernas fuera del suelo, gira la parte superior de tu cuerpo hacia el lado derecho e izquierdo. Puedes iniciar con un ángulo de 90 grados e ir aumentando la complejidad día a día. Repite por 60 segundos. 

Contracción abdominal

Son las clásicas abdominales. Para hacerlas, acuéstate boca arriba con las rodillas levantadas. Eleva la espalda y hombros del suelo con las manos estiradas hacia el frente. Puedes regresar a la posición original con la espalda en el suelo y repetir, o para menor complejidad, cambiar de 90 a 45 grados. Repite por 60 segundos. 

Estiramiento abdominal

Para terminar y relajar tu cuerpo, acuéstate boca abajo y sostén la parte superior de tu cuerpo sobre tus brazos. Mantén la posición mientras haces respiraciones profundas por 30 segundos.

¿Por dónde entrarle al mundo laboral?

Una vez que se ha decidido cuál será el oficio o profesión, viene el primer problema: ¿Cómo abrirte camino?

Encontrar la profesión a la que te dedicarás no siempre es fácil. Así como existen personas que desde niños sueñan con ser veterinarios, abogados o músicos; o jóvenes que encuentran su vocación al admirar a alguien exitoso, hay quienes requieren más tiempo para saberlo.

Una vez que lo decidieron se presenta un cuestionamiento común: ¿cómo integrarse al campo laboral?

La respuesta parece sencilla: acercarse a un negocio que se dedique a lo que más te interesa y solicitar trabajo.  Y aunque eso en contadas ocasiones funciona, en el mundo real suele ser mucho más complicado.

De acuerdo con el ILO Global Youth Employment Forum, realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay 255 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, y unos 64 millones extras que se encuentran desempleados (es decir, que ya habían comenzado su camino laboral y lo interrumpieron).

La pelea es dura, y ante ello las empresas buscan a las personas más capacitadas y con experiencia. Lo que suele ser el primer obstáculo para algunos se convierte también en la llave para ingresar.

Si el requisito es la experiencia, ésa debe ser la primera a obtener. Y aunque las condiciones son distintas, se sugiere que los universitarios aprovechen los programas de prácticas profesionales o trabajo social para experimentar el ambiente laboral. También que siempre que puedan aprovechen la oportunidad de involucrarse en trabajos temporales.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) apoya el programa Decent Jobs for Youth (Trabajo Decente para los Jóvenes), que genera estrategias para capacitarlos e integrarlos al mercado laboral. Según sus estudios, en América Latina 9 millones de jóvenes se encuentran desempleados, mientras que 3 millones más tienen trabajo, pero viven en pobreza.

Por ello cobra relevancia el consejo de los expertos de esa organización: buscar integrarse cuanto antes al entorno laboral como parte de los programas de “becarios” o como practicantes, y si es posible, realizarlo a la par de los estudios de los últimos semestres.

En México, el Gobierno Federal creó el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que consiste en dar oportunidad a jóvenes de entre 18 y 29 años para capacitarse en el ambiente laboral en empresas, talleres, instituciones y negocios, y recibir un pago mensual, seguro médico y de riesgos de trabajo.

El mejor consejo es involucrarse lo más pronto posible en el campo, obtener la experiencia y, con la confianza que da el conocimiento, buscar oportunidades para ascender.

¿Próximo a graduarte?

Aquí te van algunos consejos valiosos:

-Prepara tu currículum. Fíjate que esté bien hecho, si lo ves necesario, pide asesoría.

-Inscríbete a una bolsa de trabajo.

-Arma desde la universidad una red de contactos, de ahí pueden salir ofertas de trabajo y recomendaciones.

-Aplica a empleos en los que creas que estás calificado.

-Ten expectativas realistas, empezar siempre cuesta.

¿Duermes o descansas?

Cuando suena tu despertador, ¿te cuesta trabajo levantarte?, ¿sientes que no tienes ni una hora dormido?, ¿pasas el día ‘cabeceando’ y queriéndote dormir en cualquier parte? Muy seguramente tu calidad de sueño es baja. O sea, sí duermes, pero no descansas.

Uno de los hábitos saludables que todo ser humano debe tener para fortalecer su organismo y vivir bien es dormir. Pero ir a la cama y cerrar los ojos a veces no es tan simple como parece, el descanso puede verse afectado por muchos factores.

De acuerdo con la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, 45% de la población adulta en nuestro país tiene mala calidad del sueño, lo que se refleja en dificultad para levantarse, constante somnolencia o cansancio durante las primeras horas del día.

En Estados Unidos ya se habla del concepto del “sueño chatarra”, que se refiere a ese sueño de mala calidad que no repara tu organismo, así como la comida chatarra no lo nutre.

Un artículo de Sleep.com, sitio especializado en temas de sueño, describe al sueño chatarra como aquel que no permite obtener los máximos beneficios en salud y bienestar, y enlista entre sus síntomas exceso de somnolencia y fatiga, falta de concentración, baja energía, alteración del estado de ánimo (depresión, ansiedad, irritabilidad), problemas de atención, olvidos, dolor muscular y problemas digestivos.

Los efectos del mal sueño

Cuando no dormimos bien, no es sólo el descanso lo que se afecta. Guadalupe Terán, presidenta de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño, lo explica.

“El sueño es un proceso fundamental ya que mientras dormimos se llevan a cabo diferentes procesos que tienen que ver con la restauración física y mental, y con otros procesos, como por ejemplo la síntesis de proteínas, la recuperación de los tejidos o la regulación del sistema inmunológico”, señala la doctora en Ciencias Biológicas y de la Salud.

“Al dormir adecuadamente se libera la hormona del crecimiento y también se llevan a cabo procesos de desintoxicación y limpia de nuestro organismo”.

Además, durante el sueño también se consolida el aprendizaje, se mejora la memoria y hasta se resuelven problemas.

No es sorpresa que tras una buena noche de sueño te desempeñas mejor en el trabajo, tomas mejores decisiones, te sientes alerta, optimista y te relacionas mejor con los demás.

Aunque son cada vez más comunes los trastornos del sueño, no dejan de ser un problema que debe atenderse. Y como muchos otros asuntos de salud, si se detectan a tiempo, pueden corregirse y controlarse. 

“Siempre que sientes que no estás descansando bien o que tu sueño no es como quisieras, hay que buscar ayuda”, indica la experta.

EL SUEÑO IDEAL

Un sueño de calidad se caracteriza por:

  • Dormir de 7 a 9 horas diarias.
  • Dormir en horas de oscuridad natural.
  • Tener un sueño continuo. Si existen despertares naturales, que no sean de más de 30 segundos.
  • Despertar descansado, de buen humor y con energía.

SEÑALES DE ALERTA

Hay alrededor de 80 trastornos asociados al sueño, pero los síntomas más comunes tienen que ver con el insomnio y la dificultad para dormir “de corrido”. ¿Cuáles son las principales señales de que una mala noche se está convirtiendo en un problema que requiere ayuda profesional?

  1. Insomnio. Si se presenta al menos tres veces por semana en un periodo de dos meses, ya puede considerarse un problema.

“Todos podemos tener una mala noche, si estás estresado o si cambiaste de actividad, pero cuando ya esto es algo recurrente entonces es un problema importante que requiere atención”, menciona la especialista.

El insomnio puede ser batallar para conciliar el sueño, dificultad para mantenerlo o despertarte de madrugada y no poder volver a dormirte.

  1. Comportamientos al dormir. Cuando al dormir estás haciendo algo que te impide el descanso, por ejemplo roncar, respirar por la boca, hacer pausas en la respiración, tener un sueño muy agitado o inquieto, realizar movimientos involuntarios, rechinar los dientes, apretar la mandíbula. Estas son señales que apuntan a un trastorno de sueño que requiere atención. 
  1. Despertar cansado. Si después de dormir toda la noche, te levantas sintiéndote cansado o en el transcurso del día sientes sueño, estás de mal humor o notas olvidos a corto plazo, también esto puede asociarse con una deficiencia de sueño.

CUIDADO CON…

Hay algunos factores externos que pueden ayudar o afectar tu calidad de sueño. Identifícalos.

  • La cena. Cenar muy tarde o muy pesado puede afectar tu descanso. La experta comenta que en la mayoría de las personas, los movimientos intestinales se disminuyen a las 10 de la noche, por lo que si vas a la cama enseguida te puedes sentir indigesto o incómodo, provocando despertares durante la noche o tener pesadillas. La recomendación es cenar por lo menos dos horas antes de dormir y que sea algo ligero y fácil de dirigir.
  • La hidratación. Hidratarse es muy importante para el funcionamiento del organismo, pero disminuir la ingesta de líquidos en la noche te ayudará a no interrumpir el sueño. Lo ideal es no tomar nada dos horas antes de ir a la cama, así las ganas de ir al baño no te harán despertar.
  • El ejercicio. La actividad física hace que liberes endorfinas y adrenalina por lo que aunque sientas cansancio, el cuerpo sigue activo. La recomendación es hacer ejercicio por la mañana, pero si se hace por la noche, procura que no sea extenuante, o bien, dale al cuerpo tiempo para relajarse; un baño, leer o meditar pueden ayudar. 
  • Pantallas nocturnas. Todos los dispositivos electrónicos emiten una onda de luz azul que nuestro cerebro reconoce como luz natural.

“Esa luz nos mantiene activos y no permite que se secrete melatonina, la hormona necesaria para iniciar el sueño”, explica la especialista en sueño, y recomienda dejar de usarlas 30 minutos antes de dormir, en el caso de adultos, y dependiendo de la edad de los niños, de 2 a 3 horas antes.

  • El entorno. Debes sentirte seguro y cómodo en la habitación donde duermes.Terán sugiere que el espacio se haya ventilado durante el día y que por la noche esté oscuro, sin ruido.
  • La tele. Si eres de los que se queda dormido con la tele encendida, muy probablemente estés afectando tu descanso. Según la especialista, aunque tengas los ojos cerrados tu cerebro sigue percibiendo la luz de la televisión y puede hacer que te tardes más tiempo en dormir o que te despiertes con mayor frecuencia.

¿Y SI SE TE VA EL SUEÑO?

Es común que ocasionalmente despiertes por la madrugada y ya no puedas volver a dormir. En estos casos lo recomendable es no quedarte dando vueltas en la cama. Si pasan 20 minutos y no logras dormir de nuevo, busca algo para leer, haz algún ejercicio de respiración o una meditación. Eso sí, nunca tomes el celular porque te alterará más; deja que el sueño regrese de manera natural y vuelve a la cama.

“Si esto se presenta de manera recurrente, es importante buscar ayuda”, indica la doctora en Ciencias Biológicas y de la Salud.

PARA AYUDARTE A DESCANSAR

Cuando no se cuenta con el ambiente propicio para conciliar el sueño, o bien, tiendes al insomnio, puedes auxiliarte con algunos artículos diseñados especialmente para ello.

Antifaces para ojos. Sirven mucho cuando el lugar no está suficientemente oscuro, pues bloquean la luz y ayudan a secretar melatonina, al igual que las cortinas o persianas blackout.

Tapones para oídos. Son útiles cuando vives cerca de un aeropuerto, de una estación de tren o una avenida muy transitada; también ayuda el ruido blanco, que son sonidos constantes y uniformes que compiten con los ruidos externos y te ayudan a dormir. En Spotify puedes encontrar listas de reproducción de ruido blanco.

“Invertir en sueño, es la mejor manera de invertir en salud. Una persona que duerme bien es una persona más productiva, una persona que se enferma menos. Si duermes bien, tu sistema inmune responde bien, generas más anticuerpos cuando te vacunan, tomas mejores decisiones con respecto al autocuidado”, expresa la experta

“Cuando no duermes bien, aumenta tu riesgo de tener diabetes, hipertensión y obesidad, enfermedades que tanto afectan a los mexicanos”.

La negación: un problema que agrava las adicciones

José consumía drogas desde la adolescencia. En su casa todos lo sabían, pero nadie decía nada. En su caso, como en el de muchos, lo que complicó su situación y permitió que su adicción creciera fue que sus padres no quisieran reconocer a tiempo el problema.

Los papás de José no son un caso aislado. Hay muchas familias que caen en la negación cuando un integrante está viviendo un problema de adicción. ¿Por qué pasa esto?

Una de las reacciones más comunes ante el consumo de sustancias es la negación, definida por la Clínica Mayo como un mecanismo de afrontamiento que genera un lapso de tiempo para desarrollar adaptación ante situaciones inquietantes.

La negación forma parte del proceso natural del ciclo de asimilación de cualquier tipo de problemática que envuelve al ser humano. 

“Ayuda a despejar dudas simples y a veces absurdas sobre los estigmas que giran en torno a una situación”, explica Karen Torres, coordinadora del área clínica de Comunidad Sinaí, en Culiacán.

El riesgo de no aceptar

Cuando un menor de edad pasa a ser adicto a alguna sustancia como el alcohol, el tabaco y, en casos más extremos, a las drogas no legales, pueden generarse escenarios de riesgo, no solo para el consumidor de estos productos, sino también para su familia.

La terapeuta en adicciones Graciela Sánchez, quien ha colaborado con la Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic), explica que la negación ante la presencia de un adicto en casa está estrechamente ligada al poco conocimiento que se tiene sobre la dependencia a estas sustancias y a los clichés que se difunden en medios audiovisuales sobre cómo se vive una adicción.

“‘Como padres es importante estar siempre observando, porque la negación comienza desde los primeros síntomas de la adicción, no nace espontáneamente una vez que se detecta”, explica. 

“Cuando nuestra hija o hijo llega alcoholizado, cuando tiene resacas constantes por haber bebido, cuando hay lagunas mentales, cuando empieza a cambiar su personalidad y los padres hacen como si nada, cuando normalizan estas situaciones, ahí empieza la negación”.

Leer las señales

Contrario a lo que se cree, a la hora de buscar alternativas para atender una adicción, la droga no es el problema, sino la persona que la consume.

Y uno de los errores más comunes que cometen los padres, indica Sánchez, es buscar culpables. 

“Los amigos, el novio, el estrés de la escuela, del trabajo, pero nunca vemos en casa, qué está pasando”, explica.

A veces los padres, por miedo a los prejuicios de su círculo, abonan a la negación propia de sus hijos ante una adicción, aminorando la magnitud del problema que enfrentan. 

La familia se ve afectada seriamente durante todo el período en que se desarrolla la adicción. Uno de los problemas a los que debe enfrentarse es la manipulación frecuente de parte del adicto. Por otra parte, está la distorsión de sentimientos, como la sobreprotección, la rabia, la angustia y el temor, que favorecen el fenómeno de la codependencia, explica en su sitio web la Clínica de Atención a Adicciones Nuevo Ser, en Tijuana. 

Reconocer para atender

“Es frustrante cuando alguien a quien quieres niega un tema importante”, explica Torres, quien atiende a jóvenes de entre 14 y 18 años en la Comunidad Sinaí. 

Lo adecuado, señala la especialista, es hacerle saber a la persona que se está dispuesto a hablar sobre el tema, incluso aunque ambos se sientan incómodos. 

En todo proceso de tratamiento y terapia es necesario buscar ayuda profesional e involucrar directa y activamente a la familia, de manera que ayude a solucionar el problema y entienda que incluso puede ser parte de esa conducta adictiva.

Recomendaciones
importantes:

  • No minimizar el diagnóstico de una adicción.
  • Evitar buscar más diagnósticos en lugar de atender la adicción.
  • Entender las adicciones como problemáticas familiares, no individuales.
  • No evadir la atención integral de las adicciones, importan tanto la parte física, como la emocional y la social.
  • Acompañar a la persona dependiente a sus terapias, no dejarlo solo.
  • Incorporar a la familia a los procesos de terapia psicológica para prevenir recaídas o problemáticas de este tipo en otros integrantes

Las familias, explica Sánchez, son los principales núcleos de apoyo para los consumidores. La familia de José, como la mayoría de las familias de adictos, lo entendió hasta que el problema era grave. Afortunadamente aún estaban a tiempo y lograron salvarlo involucrándose todos.

Al final, indica la especialista, las adicciones suelen ser resultado de problemáticas sociales que se dan al interior de las familias y deben dejar de ser vistas como algo ajeno a ellas. 

“Las familias son la tierra y los hijos la semilla”, concluye.

Tip #1 para hablar con tus hijos de embarazo adolescente: no esperes a la adolescencia

Hay temas que son difíciles, pero importantes para toda familia. El embarazo adolescente es uno de ellos. 

Se trata de una plática que padres y madres deben tener a tiempo con sus hijos, pues es una problemática que repercute en la vida de miles de adolescentes en México.

Les afecta negativamente en la salud, la permanencia en la escuela, los ingresos presentes y futuros, el acceso a oportunidades recreativas, sociales y laborales especializadas y de calidad; y el desarrollo humano, señala información del programa Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, publicada en el sitio web del Gobierno mexicano.

La tasa de embarazo adolescente en México es la más alta entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El Banco Mundial indica que la tasa de fertilidad en adolescentes de 15 a 19 años de edad es de 59 nacimientos por cada mil mujeres, según datos de 2019. 

Siempre es importante la prevención, sin embargo, en el contexto de la pandemia del Covid-19 se vuelve más relevante.  El Consejo Nacional de Población (Conapo) calcula que el confinamiento provocado por la actual epidemia puede derivar en que se registren 21 mil 575 embarazos en adolescentes entre 2020 y 2021. La emergencia sanitaria hace que menos mujeres tengan acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva.

23% de las y los adolescentes inician su vida sexual entre los 12 y los 19 años

Fuente: Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes 

¿Qué pueden hacer las mamás y papás dentro de su casa para prevenir el embarazo adolescente? 

Ana María Delgado, presidenta de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología, aconseja no dejar el tema de sexualidad hasta la adolescencia. Desde que los niños están en preescolar, indica, los padres deben estar abiertos a resolver sus dudas.

“De manera informal los padres dan información a sus hijos en la forma en que conviven, hablan, tienen muestras de cariño y demás, o sea, se está dando educación informal, siempre hay educación”, señala. 

La buena comunicación y la apertura a resolver sus inquietudes con las niñas y niños irán sentando las bases de confianza con la que se comunicarán y podrán brindar información cuando lleguen a la pubertad, el momento de la vida cuando un niño o una niña madura sexualmente. Este proceso suele ocurrir entre los 10 y 14 años para las niñas y entre los 12 y 16 para los niños, causando cambios físicos, indica el sitio web Medline Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Delgado explica que la sexualidad siempre genera curiosidad, inquietud y dudas, por lo que desde muy pequeños se preguntan qué sucede y a veces preguntan. Las reacciones de los padres les dan pauta para saber si pueden seguir indagando o no. 

“La forma en que se responde y la actitud que se tiene al momento de esa pregunta también es muy importante. Si el padre o la madre se sonrojan, saben que están preguntando algo que no va a ser respondido”. 

Cuando lleguen a la adolescencia ya deben tener conocimientos científicos que les compartan los padres porque si no los buscarán por su cuenta, lo que conlleva un riesgo a que encuentren pornografía o información errónea en internet o a través de sus amistades.

“Como el chiste que dice: ‘hijo ya es tiempo de que hablemos de sexualidad’ y el hijo responde: ‘sí papá, ¿qué quieres saber?’”, cuenta Delgado.

La especialista en educación sexual señala que las y los adolescentes a veces pueden tener ideas falsas como que no se pueden embarazar en la primera relación sexual, desconocen las implicaciones que tiene ser madre y padre en la adolescencia, cómo esto trunca su proyecto de vida,  o bien, fantasean con que formarán una familia ideal al tener un bebé. 

“Por eso es importante la información y educación”, advierte. 

Delgado sugiere ir abordando estos temas, incluso antes de la adolescencia: desarrollo de la pubertad, menstruación, eyaculación; métodos anticonceptivos para adolescentes; enfermedades de transmisión sexual; la fecundidad y las implicaciones del inicio temprano de la maternidad; desarrollo psicosexual del niño y del adolescente; abuso sexual; situaciones de riesgo para la salud sexual y reproductiva de adolescentes; emociones; valores y familia. 

También aconseja buscar apoyo de especialistas, si los padres no se sienten seguros de cómo abordar los temas, o bien, buscar libros de sexualidad en librerías. 

Una plática importante

Punto D,  organización que promueve los derechos sexuales y reproductivos de jóvenes y adolescente, ofrece estos tips: 

  • Bríndales confianza. Que vean en ti un adulto que escucha, al que pueden preguntar sobre aspectos de la sexualidad y de las relaciones sin que se les juzgue, critique o mienta.
  • Muestra espontaneidad. Habla de la sexualidad como si se tratara de un tema cotidiano, con naturalidad.
  • No dejes  que tu miedo o vergüenza le impida preguntarte. Da un paso adelante en lugar de evadir el tema, di: ‘no sé, pero investiguemos juntos’.
  • Olvídate de tus prejuicios. No pienses que al hablarle de sexo le estás incitando al inicio temprano de la vida sexual, por el contrario, le estás dando herramientas para prevenir un embarazo adolescente o cualquier otra situación de riesgo.
  • Sé proactivo y acércate para explicar temas aprovechando las experiencias de su círculo cercano. Las historias de sus amigos también pueden sucederles a ellos, no tiene nada que ver lo mucho que los protejas.

Ser cliente digital es mucho más que comprar en línea

Ha pasado más de un año desde que inició la pandemia por Covid-19 y, aunque poco a poco vamos retomando actividades y adaptándonos a la nueva realidad, lo cierto es que algunos hábitos adquiridos durante este periodo llegaron para quedarse. 

Antes de la pandemia, Dinorah Acosta se resistía a hacer sus compras y trámites en línea. Solía siempre ir a las tiendas a buscar lo que necesitaba, además de realizar los pagos y abonos a su cuenta Coppel.

Una vez que descubrió la facilidad de hacer todo desde su celular, su vida se simplificó. Y cuando decidió explorar las demás ventajas de ser cliente digital terminó de convencerse de entrarle de lleno a esta modalidad.

“Comprar en línea es un hábito que se va a quedar con nosotros por tiempo indefinido. Aunque sí te dan ganas de ir a las tiendas presencialmente, porque es una salida de la rutina, también pedir cosas de forma digital te da una emoción especial”, comenta.

Ser cliente digital de Coppel permite una experiencia unificada: puedes hacer compras a crédito, abonos, solicitar un préstamo personal, además de adquirir artículos y productos que sólo se pueden encontrar en línea. 

“Para mí, por ejemplo, el tema de poder pagar con el Crédito Coppel y sobre todo hacer pagos y abonos a las cuentas desde  la computadora o celular es una ventaja porque te evitas el tener que ir a la tienda sólo a eso”. 

Para convertirte en cliente digital de Coppel basta con activar la cuenta que creaste en la página o app, en la que te solicitarán tus datos y una contraseña. 

Una vez que te das de alta, puedes realizar compras con tu Crédito Coppel, que te ofrecerá, dependiendo de tu historial crediticio, elegir plazos y la disminución de los pagos iniciales, así como solicitar préstamos con límite de hasta 40 mil pesos que pueden ser pagados en 12, 18 y 24 meses. 

También puedes revisar cuando quieras tu estado de cuenta, la cantidad que debes y fechas límites de pago, además de hacer abonos por las cantidades que quieras, e incluso pagar o abonar a cuentas de familiares o amigos con su número de cliente. 

Más allá de las necesidades generadas por la pandemia, ser cliente digital de Coppel te brinda muchas otras ventajas que podrás seguir disfrutando siempre, ¡aprovéchalas!

Y si aún no eres cliente digital, lograrlo es muy fácil, sólo ve a Coppel.com o a la app de Coppel, regístrate, activa tu cuenta y ¡a disfrutar de los beneficios!

Pasos para ser cliente digital:

-Ve a Coppel.com o descarga la app de Coppel.

-Regístrate con tu correo electrónico o número celular.

-Activa tu cuenta.

-¡Disfruta los beneficios!