5 hábitos que mejoran tu salud y tu economía

Tener mejor salud y a la vez cuidar tu economía es posible. Hay cambios sencillos en tu rutina diaria que pueden hacer la diferencia tanto en tu bienestar físico como en las finanzas de tu hogar.

La clave está en la constancia y esmero que les pongas a esos pequeños ajustes.

Haz ejercicio

La actividad física previene enfermedades cardiovasculares y disminuye el peso corporal, además de que oxigena y fortalece las articulaciones.

Si te es posible camina a lugares cercanos, ayudas a tu cuerpo y ahorras en transporte o gasolina.

Con 30 minutos diarios de caminata verás grandes beneficios que además se traducirán en menos visitas al doctor y, por lo tanto, menor necesidad de medicamentos.

Toma agua en vez de refresco

Al cambiar el consumo de refrescos embotellados por agua natural no sólo ahorras dinero, también hidratas tu cuerpo y aumentas tu energía. 

Si te es difícil dejar por completo las bebidas azucaradas, puedes preparar agua de frutas y endulzarlas naturalmente. A los pocos días seguro ya no las extrañarás.

Cocina en casa

La comodidad de comprar comida preparada puede pesar frente a hacer tu comida en casa, pero los beneficios en salud y finanzas son muchos. Si no te queda mucho tiempo para hacerla, intenta cocinar una vez por semana y porcionar las preparaciones para varios días.

Snacks saludables

Aunque pareciera que son unos cuantos pesos, comprar un snack diariamente sí pega en tu bolsillo. En vez de gastar en eso, lleva tus propios snacks desde casa y ayuda también a tu salud. Como ideas puedes prepararte bastones de zanahoria, apio, pepino o jícama, palomitas naturales, fruta picada o semillas.

Deja de fumar

Es muy sabido que el cigarro no aporta nada bueno a la salud. Y si encima sabes que al dejar de consumirlo podrás ahorrar, doble razón para renunciar a él. Cada vez que quieras comprar una cajetilla guarda el dinero que gastarías en un sobre. A la vuelta de tres meses comprueba cuánto dinero te ha dejado este nuevo hábito. 

Pon en práctica estos consejos, lleva un diario donde anotes las mejoras, tanto en salud como económicas, verás al final que la suma de todo hará que valga la pena el esfuerzo.

Que no falten las proteínas

Conoce cuáles alimentos las contienen y dales preferencia en tus comidas

Tanto el reino animal como el vegetal las proporcionan. Están en un trozo de carne, en las sardinas, lentejas y hasta en un puño de cacahuates. Nos brindan aminoácidos, elementos necesarios para mantener tejidos y células en buenas condiciones.

Si consumes pocas, los más afectados son tus músculos, piel y cabello, pues se conforman mayormente de estas sustancias. 

Un estudio de la Clínica Mayo resalta que estar cansado y enfermarse constantemente puede estar relacionado con la falta de proteínas, indispensables para que el sistema inmunológico camine a la perfección.

Pero así como no pueden faltar, tampoco deben consumirse en exceso, pues algunos órganos, particularmente los riñones, lo resentirán. La clave es equilibrar y dar preferencia a alimentos que las contengan.

La cantidad recomendada por la Clínica Mayo es 0.8 gramos de proteínas por kilo de la persona; por ejemplo, si eres hombre y pesas entre 70 y 80 kilos, debes consumir de 58 a 64 gramos por día. 

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ofrece otro ejemplo: mujeres necesitan 45 gramos por día y hombres, 55, en promedio; pero ojo, la cantidad depende del estilo de vida, y las etapas, aumentando en la infancia, adolescencia, embarazo y lactancia.

Además de la cantidad, también importa la calidad de las proteínas. El secreto para aprovecharlas al máximo es saber cuáles alimentos las proporcionan y cómo combinarlas.

Cinco tesoros

Carne: Se sugiere magra (sin grasa), de cerdo, pavo y de pollo, ya que aporta leucina, preservador de masa muscular. En cuanto a la carne roja, la Organización Mundial de la Salud recomiendan máximo tres porciones (entre 300 a 500 gramos de peso cocido) de carne roja por semana. 

Pescado: Es una proteína de gran calidad y fácil digestión. La sugerencia está principalmente en las sardinas, pescado azul que favorece la masa muscular, y es recomendado para embarazadas y mujeres lactando. Otros pescados a tomar en cuenta son el atún y el bonito.

Huevo: El Instituto de Estudios del Huevo informa que la clara tiene agua (88%) y proteínas, de las que la albúmina es la más importante; y en la yema, 50% es agua y el resto proteínas y lípidos. Comer un huevo duro es una gran colación.

Garbanzos: Esta leguminosa es una fuente de proteínas, potasio, magnesio y vitaminas, que sumándola a otros alimentos proteicos como frutos secos u hojas verdes, hacen un sano equilibrio. Cómelas cocidas en caldos y como colación. Si no te encantan, opta por las lentejas, que también aportan proteína. 

Avena: Hablando de cereales, la avena no falla. Combinada con leche o en ensaladas y guisos, ayuda a sentirse más satisfecho. Hazla cocida y combínala con frutas. Puedes echarle semillas de chía, que aportan 4 gramos por cada 2 cucharadas.

¿Qué hay detrás del mal aliento?

El mal aliento puede hacerte pasar momentos incómodos, sobre todo al interactuar con los demás. Pero más allá del tema higiénico, ¿qué causa este problema?

El mal aliento mañanero es común y puede resolverse con una rutina simple de higiene bucal. Sin embargo, existe el mal aliento crónico, algo que ni un buen cepillado, ni el enjuague bucal, ni los chicles de menta pueden ocultar.

Esta condición se llama halitosis y es definida como un olor desagradable procedente del aliento. Es originada por mala higiene bucal o enfermedades de la cavidad oral, pero también puede ser un síntoma de padecimientos más severos que necesitan un diagnóstico y tratamiento específicos.

Datos de la Secretaría de Salud confirman que en algún momento de su vida, alrededor del 80% de los mexicanos ha tenido algún episodio de halitosis.

La Asociación Dental Americana (ADA) enlista 5 principales causas del mal aliento crónico:

Problemas dentales: Las caries son el principal detonante de la halitosis ya que las fisuras que se provocan en los dientes suelen ser espacios perfectos para la fermentación de partículas de alimento en la boca.

Infecciones: Ya sea de boca, nariz o garganta, ya que los fluidos que se producen por la presencia de virus son el alimento de muchas bacterias que se almacenan en la boca y que también generan mal aliento.

• Boca seca: La falta de saliva es un síntoma de halitosis, ya que ésta ayuda a descomponer los alimentos después de comer y provee sustancias que previenen las caries y otras enfermedades. 

• Tabaquismo: Todos los productos derivados del tabaco dejan su olor en el aliento. Además, los fumadores son propensos a contraer enfermedades de las encías, que pueden complicar la halitosis.

• Enfermedades crónicas: Aunque la halitosis es comúnmente asociada a problemas bucales, puede ser también un síntoma de reflujo gástrico, diabetes, complicaciones en el hígado o en los riñones. 


Pero no sólo es un problema físico para quien lo padece, la Secretaría de Salud señala que puede tener consecuencias en la autoestima, generar inseguridad, miedo a enfrentarse al público, pensamientos obsesivos y aislamiento.

Los expertos de la ADA precisan que la mejor forma de prevenir la halitosis es a través de una rutina dental. Para evitarla, cepíllate dos veces al día por dos minutos con crema dental fluorada y usa periódicamente hilo dental en tus limpiezas. Complementa bebiendo mucha agua y disminuye el consumo de cafeína. 

Si presentas problemas de mal aliento persistentes, es recomendable consultar a un odontólogo especializado para encontrar el origen. Y no olvides la limpieza dental profunda cada seis meses.

¿Preocupado por alguien? Cómo brindarle apoyo

Hay momentos en que alguien nos preocupa y no se nos hace fácil acercarnos. Además para algunos no es tan sencillo abrirse y hablar de sus problemas con los demás. 

En su artículo para The New York Times “Cómo preguntar si todo está bien cuando es claro que no”, Anna Goldfarb ofrece consejos para elegir el mejor momento, así como formas de acercarnos a una persona que nos preocupa para brindarle apoyo.

  1. Estar al pendiente de cambios

Generalmente, nuestra preocupación no inicia de la nada, comienza porque empezamos a notar algo diferente. El profesor de psicología de la Universidad Estatal de Florida Thomas Joiner dice que cuando hablas con un amigo, familiar o compañero debes estar al pendiente de cambios de humor o de si la persona se empieza a descuidar físicamente. Otra situación es si ha pasado por una ruptura o un problema de salud, económico o algo que pueda causarle tristeza o estrés. 

  1. Pensar en qué clase de relación tienes con esa persona

Es mucho más sencillo hablar de nuestros problemas con alguien a quien vemos igual a nosotros. Por eso es importante pensar en el tipo de relación que tenemos con la persona, así sabremos si se sentirá cómoda y segura de hablar de sus problemas. 

  1. Evita el “¿cómo estás?”

Si haces esta pregunta, por reflejo te contestará “bien”. Es mejor ser sincero y decirle la razón por la que estás preocupado, como “he notado que duermes más” o “he sentido que estás de malas últimamente”. Al hacerle saber que has percibido sus cambios, le estás dando la oportunidad de aceptarlo o negarlo. 

Otra forma es hacer preguntas abiertas: “¿Cómo están las cosas en casa?” o “¿Qué pasa por tu mente?” La doctora en psicología Uchechi Ukuku dice “lo que intentas hacer es mostrarles que de verdad quieres saber cómo está su vida y cómo están experimentando sus circunstancias”. 

También puedes iniciar la conversación con un “pensé en ti”. 

  1. Escucha

Es muy importante que, si la persona ha decidido compartir sus emociones, problemas o preocupaciones no estés pensando en cómo responder o resolver su problema. Simplemente escúchala y valida sus emociones, dile “Sí, la situación que estás pasando sí es dolorosa”. 

También acepta si la persona no quiere compartir lo que le está pasando, hazle saber que entiendes que no está listo para hablar. 

  1. Confidencialidad

Muchas veces, las personas no quieren hablar de su problema o situación porque les da vergüenza. Prométele que no dirás nada a nadie para que sienta seguridad de abrirse. Jena Lee, psiquiatra e instructora clínica en la Universidad de California, recomienda compartir un poco de tus problemas para ayudar a que la conversación fluya.

  1. Sigue en contacto

Quedar en llamar, mandar mensaje o verse para tomar un café en un día específico mostrará tu interés en su bienestar y hará sentir a la persona acompañada. 

“No nos damos cuenta cómo ser visto puede cambiar el ánimo de alguien”, dice Ukuku. 

Es normal que tus amigos, familiares o conocidos encuentren difícil comunicar que necesitan ayuda. Lo importante es plantar una semilla para que sepan que hay alguien a quien le importan sus emociones y con quien pueden hablar. 

10 momentos en que el futbol mexicano dijo ¡sí se puede!

A lo largo de la historia, el futbol mexicano ha vivido momentos de triunfo que nos permiten decir ¡claro que se puede!

A continuación, 10 episodios que nos hicieron emocionarnos y sentirnos orgullosos de ser mexicanos.

1. Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Máxima conquista internacional del futbol mexicano

Londres, 2012

Con goles de Oribe Peralta, la Selección Mexicana derrotó 2-1 a Brasil y obtuvo su máximo logro internacional de toda la historia.

Jugadores como el portero Jesús Corona, y los delanteros Giovani Dos Santos y Raúl Jiménez integraban este equipo. Los dirigía Luis Fernando Tena. Brasil tenía en sus filas a Neymar.

2. Campeón Mundial Sub 17

Jóvenes mexicanos triunfan en la FIFA

Perú, 2005

Al fin los mexicanos sentimos lo que era ser campeones mundiales en futbol. El sueño lo hicieron posible los muchachos dirigidos por Jesús Ramírez, que derrotaron 3-0 a Brasil en la Final. Nombres como los de Héctor Moreno, Carlos Vela, Giovani Dos Santos y César Villaluz quedaron grabados en la memoria.

3. Campeón Mundial Sub 17

México se confirma como potencia en categorías juveniles

México, 2011

Ante 100 mil aficionados y en el Estadio Azteca, la Selección Mexicana se confirmó como potencia de esta categoría al derrotar 2-0 a Uruguay. El técnico era Raúl “El Potro” Gutiérrez al mando de elementos como Antonio Briseño, Jonathan Espericueta, Carlos Fierro y Marco Bueno.  

4. México Subcampeón Copa América

México descubre que está al nivel de los mejores del Continente

Guayaquil, 1993

México abrió los ojos para darse cuenta de que estaba al nivel de otras selecciones del Continente Americano, para llegar hasta la Final donde perdió 2-1 ante Argentina. Con Miguel Mejía Barón y jugadores como Jorge Campos, Zague, Luis García, Hugo Sánchez y Ramón Ramírez, la Selección Mexicana brilló intensamente en el torneo.

5. Bota de Oro en Europa para Hugo Sánchez

Un mexicano entre los mejores del mundo

1990

Ese año, los mexicanos confirmamos lo que es tener a uno de los mejores jugadores en la historia del futbol mundial. Hugo Sánchez ganó la Bota Oro empatado con Hristo Stoichkocv, como líder anotador del futbol europeo. Con la playera del Real Madrid, conquistó su quinto Pichichi y empató al Telmo Zarra como máximo anotador de la Liga de España en una sola temporada.  

6. Pachuca Campeón Copa Sudamericana

Máximo logro de un equipo mexicano a nivel clubes

Pachuca, 2006

Los Tuzos alcanzaron la máxima conquista de un equipo mexicano a nivel clubes al derrotar 3-2 al Colo-Colo de Chile. Con Enrique “Ojitos” Meza como técnico, pasaron a la historia los nombres de elementos como el portero Miguel Calero, Paul Aguilar, Gabriel Caballero, Andrés Chitiva, Christian Jiménez y Juan Carlos Cacho.

7. Campeón Copa Confederaciones 1999

Máxima conquista de la Selección Mexicana Mayor

México, 1999

Por primera vez, una selección mexicana se corona campeona de un torneo de FIFA. El rival era Brasil, al que el Tricolor derrotó 4-2 ante un vibrante Estadio Azteca. Este equipo dirigido por Manuel Lapuente, lo integraban jugadores como Jorge Campos, Claudio Suárez, Pavel Pardo, Jesús Arellano y Cuauhtémoc Blanco. 

8. Rafael Márquez Bicampeón de la Liga de Campeones de Europa con el Barcelona

Titular en el mejor equipo de la historia del futbol mundial

Roma, 2009

El jugador michoacano consigue su segundo título de la Champions League con el Barcelona. No pudo jugar la Final ante el Manchester United por una lesión, pero se confirmó como pieza importante del considerado mejor equipo de la historia del futbol mundial.

9. América Campeón Copa Interamericana

Primer gran logro internacional de México

México, 1978

El gol de Carlos Reinoso, en tiro libre al “Loco” Hugo Gatti, para ganar la Copa Interamericana en 1978 al Boca Juniors, en el Estadio Azteca, ha pasado como un imborrable recuerdo de generación en generación.

10. Cruz Azul Subcampeón Copa Libertadores 2001

Se ganan el respeto del Continente

Buenos Aires, 2001

La Máquina se plantó de visita ante Boca Juniors y a punto estuvo de arrancarle el campeonato de la Copa Libertadores, pero perdió la Final en penales. Aunque no ganó el título, su futbol maravilló a todo el Continente. Dirigido por José Luis Trejo en este Cruz Azul brillaban jugadores como Óscar “Conejo” Pérez, José Cardozo y Francisco Palencia.

Si eres fan del futbol, ¿cuántos de estos momentos reviviste?

Compartir: valioso a cualquier edad

Es una actividad que usualmente se relaciona con la infancia: compartir juguetes, dulces, crayones, y por lo tanto, no suele identificarse como uno de los pilares de la sociedad; sin embargo, lo es.

En los últimos meses, la pandemia ha obligado al mundo a confinarse como nunca antes, y esto ha implicado compartir no sólo cosas sino espacios: la sala, el baño, la cocina, y a veces no es tan fácil lograrlo. 

Si bien, es cierto que compartir es un valor esencial que debe enseñarse desde la niñez, en ocasiones no se dimensiona la importancia que ésta puede tener en la formación del adulto y su desarrollo social.

De acuerdo con el estudio “La Ciencia de la Empatía”, publicado en 2017 en la revista académica Journal of Patience Experience, compartir es la base que fomenta la empatía, un valor que juega un papel social crítico, ya que permite el intercambio de experiencias, necesidades y deseos entre individuos, dando pie al resto de las interacciones sociales.

En el pasado, algunos expertos consideraban que la empatía no podía ser enseñada; sin embargo, hoy los pedagogos afirman que aprender a compartir a temprana edad es un paso significativo hacia el desarrollo de este valor.

Contrario a lo que se podría pensar, enseñar a compartir no es tan sencillo como parece, afirma la pedagoga Ayten Istiroti, certificada por la Asociación Montessori Internacional.

“El adulto es quien debe fomentar el compartir”, comenta, “Es algo que se enseña como ejemplo no como norma. Los niños son esponjas que absorben todo lo que observan y si en casa no se comparte, difícilmente el niño lo va a replicar”.

La intensa convivencia actual en distintos ámbitos puede causar roces, principalmente entre familias, pero también son compañeros de trabajo o amigos, y ante esto el ejercicio de la empatía resulta primordial. 

Según la especialista con más de 20 años de experiencia en educación, compartir implica mucho más que dar algo material, ya que al poner las propias necesidades en un segundo plano se desarrolla un profundo interés por el otro.

“Compartir algo o un espacio nos habla de una validación y valoración del otro, de la comprensión de sus necesidades y entendimiento de sus emociones. Cuando compartes estás proporcionando tiempo, escucha, y apoyo moral, no es sólo lo físico”, explica Istiroti. 

Dejar a un lado el egoísmo puede ser tal vez la mejor enseñanza de esta pandemia, pues involucra un crecimiento personal que difícilmente podría alcanzarse en otras condiciones.

Si no puedes hacer uso de un espacio o elemento en el instante en que lo deseas ¿qué vas a hacer al respecto? Lidiar con la frustración y aprender a valorar las necesidades de otros son características que definitivamente te ayudarán no sólo en tu desempeño social sino también en el profesional.

Tú, relax

Poner atención a tu respiración es un remedio natural para estar sano y relajado

Lo primero que hacemos al nacer es inhalar, y al final de nuestra vida nos despedimos de ella exhalando… Así de importante es la respiración.

Y no sólo nos mantiene en pie gracias a que activa la circulación del aire a los pulmones y ayuda a asimilar el oxígeno que nutre nuestras células, también sirve para relajarnos.

Las distracciones mentales y la mala organización del tiempo estresan al cuerpo y afectan nuestra salud física y mental. Así que respirar es uno de los antídotos naturales para contrarrestar el estrés de todos los días, y también es la base del yoga, disciplina que tiene más de 5 mil años y que nació en Oriente, concretamente en India.

“Siempre le damos prioridad a otras cosas antes que a nosotros y el yoga basado en la respiración es el ‘pegamento’ entre el cuerpo y la mente”, explica Elis Regina, maestra de yoga.

Justamente esta palabra proviene de “jug”, término del sánscrito que se traduce como unir y conectar. Algo tan sencillo como hacer consciente la respiración es uno de los “deportes” más beneficiosos que tenemos, sólo falta que lo practiquemos conscientemente todos los días.

Para lograrlo aquí te van algunos consejos que te servirán para que relajarte y mejorar tu calidad de vida:

-Lo de contar hasta 10 no es tan erróneo, pues mientras se cuenta la respuesta natural de tu sistema nervioso de relajarte entra en acción. 

“Cuando no nos damos tiempos de calma para estar en silencio mental, esta respuesta no encuentra espacio, y por eso vivimos en un estrés constante agudo, que puede convertirse en crónico y enfermarte”, dice la experta en esta práctica.

“Mientras cuentas hasta 10, ves que tienes que parar, y si procuras con tu mente poner atención a tu respiración, el éxito es más grande”.

-Una sugerencia para tener conciencia de nuestra respiración es poner en el celular una alarma cada 3 horas y cuando suene, sin dejar la actividad que estés haciendo, respira profunda y lentamente entre 30 segundos y 1 minuto; si no quieres usar el teléfono, pega un papel en tu cocina o en tu lugar de trabajo que te recuerde el ejercicio.

“Hay yoga para todos, hasta para los niños, y todas buscan que exista equilibrio entre el movimiento y la respiración. Y justo en el caso de los niños, les ayuda a ser más conscientes de su presente, y no engancharse con el estrés de los adultos”.

-Deja que los pequeños jueguen con burbujas de jabón, pues esta actividad los lleva a respirar de forma adecuada.

-Otro juego es hacer carrerillas con bolitas de algodón, los obliga a inhalar y exhalar con armonía en cada soplo.

Así que ya sabes, si te quieres relajar, sólo respira profundamente.

Diversión familiar sin salir de casa

En esta época en que viajar es una actividad de alto riesgo, las actividades en familia son el plan ideal para crear memorias sin salir de casa. 

Hagan una cita, participen todos y disfruten esos momentos de convivencia que se atesoran para siempre.

Éstas son 5 propuestas para divertirse en familia.

Concursos y retas

Hay dinámicas que alimentan el espíritu competitivo y además sirven para enseñar a los más chicos a ganar y perder. Pueden ser batallas de baile o que cada quien escoja una canción y cree una coreografía, ya sea individual o en equipo. 

Otra idea es convocar a un concurso de disfraces, que cada integrante de la familia invente el suyo con prendas y objetos que tengan en casa; también puede ser temático, por ejemplo de monstruos, animales, superhéroes o del espacio. 

Si prefieren algo más activo, organicen un rally o hagan retas de saltar la cuerda o dominadas de balón.

A los más chiquitos les divertirán los retos de mantener la mirada o intentar decir un trabalenguas sin equivocarse.

Noches de camping

Puede ser dentro de casa, incluso en una habitación. Coloquen colchas y almohadas en el suelo, apaguen luces y usen linternas, cuenten historias e imaginen que están de campamento. Si lo prefieren, háganlo en el patio y duerman a la luz de la luna, incluso si cuentan con un espacio seguro, pueden hacer una pequeña fogata y asar bombones.

Escribir un cuento juntos

Con esto se trabajará en la imaginación, creatividad y vocabulario. Cada miembro de la familia puede ir creando un par de párrafos, y darle seguimiento a lo que vayan escribiendo, con personajes nuevos y únicos. El resultado sin duda será una historia muy divertida y original.

Carrera de obstáculos

Utilicen muebles, cojines, artículos de cocina o cualquier objeto que tengan en casa para hacer una carrera de obstáculos. Puede ser individual o de relevos. El ganador será quien haga el menor tiempo. Pueden darle continuidad y establecer un día o dos a la semana para seguir avanzando de nivel y de dificultad haciendo diversos circuitos por la casa.

Imaginando el futuro

Elaboren juntos un collage con todas las cosas que quisieran hacer, así como los lugares que desean visitar una vez que pase el encierro. Pueden usar revistas, libros viejos, periódicos o lo que tengan a la mano para recortar imágenes o letras.

También pueden hacer una cápsula del tiempo con noticias, accesorios y fotos actuales para abrir en algunos años y lo que vivieron en estos días. Una tercera idea es hacer una lista de deseos sobre lo que les gustaría hacer una vez que regresen a la vida cotidiana y dejarla en un lugar visible de la casa para usarla de motivación.

Además de ser formas distintas de pasar el tiempo, estas actividades sirven para acercar a los integrantes de la familia y son planes ideales para los fines de semana. ¿Con cuál te gustaría empezar?

Ahora y siempre, primero la salud

Hoy más que nunca conservar y mejorar la salud es primordial para hacerle frente a cualquier padecimiento que pueda amenazarla.
Y para garantizarla, lo primero es conocer la condición general de tu cuerpo.

“Tener un buen estado de salud funciona como una defensa contra las enfermedades”, señala el médico cirujano Alejandro Torres Quintanilla, miembro del Task Force Covid-19 en TecSalud, un grupo de especialistas creado como respuesta a la pandemia. 

“El ejemplo más claro lo tenemos ahora con el COVID-19, las personas que tienen más complicaciones son aquellas que presentan un deterioro en su salud, ya sea ocasionado por sobrepeso, obesidad, diabetes o hipertensión arterial”.

Por eso es indispensable vigilar la salud propia en todo momento.
“Cuando quieres cuidar o mejorar algo, necesitas medirlo para saber en qué condiciones está y determinar qué plan necesitas para conservarlo”, explica Torres Quintanilla.

Evalúa tu condición

Una forma sencilla de valorar tu condición de salud es conocer tu peso, tu índice de masa corporal (IMC), la talla de tu cintura, tu presión arterial y tu nivel de glucosa en sangre.

“Con estos parámetros te puedes dar cuenta de cuál es el estado general de tu salud de manera sencilla y sin estudios costosos”, indica Torres Quintanilla, quien recomienda acudir al médico una vez al año para revisión general.

Si hay una enfermedad preexistente, entonces la recomendación es visitar al médico regularmente para las valoraciones de rutina y para que, en caso de ser necesario, te indique qué estudios o análisis necesitas.

“Las principales causas de morbilidad y mortalidad son las enfermedades cardiovasculares, como infartos al corazón, causadas generalmente por sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión arterial”, asegura el médico cirujano.

Para darte una idea rápida de cómo está tu salud, pregúntate: ¿Eres sedentario?, ¿Fumas?, ¿Consumes muchos alimentos procesados y bebidas azucaradas?

Si tus respuestas son afirmativas, entonces no vas por buen camino, pero puedes realizar acciones básicas para mejorar. Por ejemplo, consumir más frutas y verduras, proponerte dejar de fumar y practicar algún ejercicio o actividad física por lo menos 30 minutos al día.  

“Una de las mejores inversiones que podemos hacer es en nuestra salud, y cuidarla no es costoso, perderla sí lo es, porque no sólo pierdes dinero en análisis, estudios, medicinas y doctores, también pierdes tu calidad de vida”, afirma Torres Quintanilla.

“Al cuidar y mejorar tu salud, te sientes más productivo, más activo, más eficiente, y mejoras considerablemente la calidad de tu vida en el futuro”. 

Salud en control

Checa los siguientes marcadores básicos para darte una idea de cómo está tu salud:

  • Peso.
  • Índice de masa corporal (IMC). *Se calcula a partir de la división del peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2). Se considera sobrepeso un IMC igual o superior a 25, y obesidad si es igual o superior a 30.
  • Presión arterial. *Lo normal es que el número superior (presión arterial sistólica) esté por debajo de 120 y el número inferior (presión arterial diastólica) por debajo de 80.
  • Nivel de glucosa en sangre. *Se considera normal un nivel de glucosa sanguínea en ayunas por debajo de 100 miligramos por decilitro. 

Toma acción

  • Mejora tu estado de salud con acciones sencillas como:
  • Llevar control de tu peso.
  • Practicar un deporte o alguna actividad física diariamente.
  • Comer frutas y verduras frescas.
  • Evitar el consumo de refrescos, azúcar refinada y comida procesada.
  • No fumar.

Con información del médico cirujano Alejandro Torres Quintanilla, miembro del Task
Force Covid-19 en TecSalud.

Club de protección 19

Ante la emergencia de salud pública como la que vivimos a causa del Covid-19 no queda más que cuidarnos siguiendo las medidas de higiene y protegernos con cubrebocas. Pero si además, contamos con una seguridad financiera extra, nuestra tranquilidad será mayor.

El Club de Protección 19 ofrece la posibilidad de saberte cubierto si acaso enfermaras por Covid-19 e incluso, si cayeras hospitalizado o tu situación empeorara, a un precio muy accesible.

Por sólo 290 pesos al año, el plan básico te brinda un apoyo indemnizatorio en caso de hospitalización por diagnóstico confirmado de Covid-19 de 500 pesos diarios hasta por 10 días. Además, aunque nos gusta pensarlo, te da la tranquilidad de contar con un apoyo en caso de fallecimiento hasta por 10,000 pesos y asistencia funeraria, también hasta por 10,000 pesos.

El plan plus te ofrece lo mismo, con la diferencia de que el apoyo indemnizatorio es de 1,000 pesos diarios hasta por 10 días en caso de hospitalización por Covid-19. El costo es de 490 pesos por año.

Además, con cualquiera de los planes tienes derecho ilimitado a orientación médica gratuita en caso de síntomas de Covid-19, consultas a través de videollamadas y asistencia emocional, si la situación te lleva a necesitarla.

El proceso es sencillo, sólo necesitas ingresar desde tu celular, computadora o tablet a clubdeproteccion19.com y elegir el plan que mejor se ajuste a tus posibilidades. Llenas tus datos, los de tus beneficiarios y con tu tarjeta finalizas la compra. Con esto estarás protegido por un año.

Cualquier persona de 18 a 50 años lo puede adquirir. Y aunque no es necesario salir de casa, el servicio también puede contratarse en tiendas Coppel.

“En Coppel siempre hemos tenido como prioridad el bienestar de nuestros clientes y colaboradores y hoy más que nunca, con la situación por la que todo México y el mundo pasamos, queremos que tengan la oportunidad de estar protegidos”, explica Jaaziel Daniel Barajas, gerente del Club de Protección de Grupo Coppel.

Aunado al apoyo médico y económico, la orientación emocional que incluye este servicio es importante, pues en épocas difíciles como la que el mundo atraviesa es muy fácil sentir presión y ansiedad ante las circunstancias.

Y aunque la salud no se puede comprar, sí puedes adquirir, y a un precio muy accesible, la tranquilidad de saber que, en caso de contagiarte y requerir hospitalización, contarás con una protección. Y si llegaras a faltar, tu familia también tendrá un apoyo para afrontar los gastos.
Para más información sobre este servicio, consulta clubdeproteccion19.com

Tu gym en casa

Estos meses de confinamiento nos han enseñado a sacar mejor provecho del tiempo que estamos en casa, y eso incluye el tema de mantenerse en forma.

Con los gimnasios cerrados y las restricciones para ejercitarse en parques y áreas públicas, no nos queda mejor opción que equipar nuestro propio gym en casa. 

La buena noticia es que no se necesita hacer una gran inversión en aparatos, pues con algunos básicos puedes completar rutinas de mucho beneficio para tu cuerpo y tu salud.

Sylvia Cortés García, instructora de yoga y calistenia, un sistema de ejercicios que pueden hacerse con el propio peso corporal, destaca las ventajas de entrenar en tu hogar, a las horas que quieras, con rutinas que puedes encontrar de manera gratuita en redes sociales o plataformas como YouTube.

“Hacer ejercicio en casa te ofrece flexibilidad de horario, no hay prisas, nadie te apresura, los aparatos están solo para ti, y es una excelente oportunidad para disciplinarte en un hábito”, señala.

Otra ventaja, agrega, es que puedes poner la música que tú quieras y puedes prepararte la comida ideal a un precio mucho más económico del que ofrecen los gimnasios.

“Lo básico que hay que tener son ligas de estiramiento y fortalecimiento, un tapete de yoga para calentar, hacer estiramientos y hacer abdominales, mancuernas de varios pesos y barras paralelas para trabajar hombro, brazo, espalda y pectorales”, señala la experta.

La instructora recomienda tomar durante el entrenamiento agua mineral con limón, jengibre y miel de abeja, así como comer proteína una vez que terminadas las rutinas para que los músculos puedan reconstruirse mejor.

“Cuidar las horas de sueño, hidratarse todo el día y no brincarse las horas de comida es básico”, afirma.

*Puedes consultar ejemplos de rutinas de ejercicio en casa en la cuenta de Instagram de Sylvia @sylviayoga.calistenia

ÁRMATE CON LO BÁSICO

Ligas de resistencia

Son una maravilla pues te permiten modular su resistencia y te sirven tanto para calentar como para fortalecer músculos y articulaciones. Además de que no ocupan casi nada de espacio y tienen una vida muy larga con muy poco mantenimiento. Con ellas puedes ejercitar piernas, brazos, antebrazos, pecho, y espalda. La mayoría incluye un manual de rutinas, pero también puedes consultar internet para sacarles más provecho.

Escaladora Elíptica 

Este tipo de aparatos son ideales para quienes gustan trazarse metas y romper sus propias marcas, ya que registran por medio de una computadora la velocidad, tiempo y distancia que recorres, así como tu ritmo cardiaco y las calorías que vas quemando durante la rutina. Ayudan a trabajar la parte baja del cuerpo pero sus beneficios se extienden hacia otras áreas como la espalda baja, y además son una excelente forma de mejorar la condición física; es decir, la salud. 

AB Definator Ironmax

El bloque de asistencia AB Definator es un aparato que en poco espacio ofrece muchas funciones, principalmente las que tienen que ver con el fortalecimiento de los músculos abdominales. Pero también se pueden practicar ejercicios de cardio, piernas, pecho, glúteos, brazos y hasta posiciones de yoga.

Caminadora Sportline COP-1602

Las caminadoras son los aparatos más nobles para hacer ejercicio, pues pueden ser utilizados por personas que confían en el orgánico ejercicio de la caminata, pero también por usuarios que se entrenan para correr maratones. La mayoría cuenta con diversos programas de entrenamiento y una pantalla que marca tiempo, distancia, velocidad, calorías y pulso cardiaco. Algunas alcanzan hasta los 12 kilómetros por hora y cuentan con sistemas de seguridad de frenado que las convierten en herramientas muy seguras de entrenamiento.

Rueda Abdominal 

Un vientre plano no significa pasar horas haciendo ejercicios, pero sí hacer los que más trabajan en el área. Con la rueda abdominal, que es económica y no ocupa casi nada de espacio, puedes fortalecer y marcar el abdomen, así como incrementar fuerza y masa muscular en brazos y glúteos.

Barras paralelas

Trabajando con el peso de tu propio cuerpo puedes hacer rutinas que benefician las áreas de tus brazos, hombros, pecho, espalda y abdomen. Es como tenerlo todo en un mismo sitio. Las rutinas de calistenia son ideales para sacar el máximo provecho a las barras paralelas.

Mancuernas

No es necesario tener un par de cada peso, pero sí es recomendable hacerte de unas livianas, para calentar; unas de peso medio, para ejercicios de resistencia; y unas de peso alto, para que puedas hacer ejercicios que incrementen tu masa muscular.