Ansiedad adolescente, 6 consejos para controlarla

Si para los adultos es difícil, para los adolescentes el encierro es tragedia. Además de todas las inquietudes y dudas propias de esta etapa, la situación generada por el coronavirus (COVID-19) puede afectar también a la salud mental de los jóvenes.

La Dra. Lisa Damour, psicóloga experta en adolescentes y columnista del periódico The New York Times, ofrece algunos consejos para proteger tu salud mental en esta época.

1. La ansiedad es normal

Si las noticias te angustian, no estás mal. Según los psicólogos, la ansiedad es una función saludable que alerta sobre peligros y nos empuja a tomar medidas para protegernos. 

Eso sí, asegúrate de consultar fuentes confiables, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Secretaría de Salud federal.

2. Distraerte es clave 

Busca distraerte para dejar de pensar en lo mismo. Una opción son las clases a distancia, ya sea por internet o televisión. También puedes ver una película con temática simple, hacer crucigramas o leer un libro.

3. Amigos a distancia

Usa las redes sociales para mantenerte en contacto con tus amigos. Sé creativo, puedes sumarte a un reto que genere conciencia o buscar formas de ayudar. Pero no abuses, pasar mucho tiempo frente a una pantalla te hará caer de nuevo en la ansiedad.

4. Enfócate en ti

Dedícate a algo que hayas tenido ganas de hacer y te faltaba tiempo: aprender a tocar un instrumento, leer un libro, cocinar. Aprovecha estos momentos libres. 

5. Acepta tus emociones

No hay nada divertido en estar encerrado, pero lo único que te queda ante la decepción es aceptarla. Hacerlo te alejará de la frustración y te traerá paz. Identifica tus emociones y date permiso de sentirlas.

6. Practica la amabilidad


Pasar más tiempo en redes puede llevarte a presenciar acoso virtual o burlas. Si alguien tiene miedo, ayúdalo; si te toca estar en medio de un conflicto, sé un mediador. Revisa que al comentar o compartir algo no lastimes a alguien.

Cuando todo pase, este período resultará fortalecedor pues te permitirá apreciar y valorar más todo lo que tienes para poder aprovechar mejor las oportunidades que vengan en el futuro.

Rostros de México: El libro de Susy

Susy es el rostro de una historia de esfuerzo y lucha. ¿Quieres saber cómo salió adelante junto a sus dos hijos? Averígualo aquí.

Amanece en México, suena el despertador, el agua para café comienza a hervir: millones de mexicanos comienzan un nuevo día y con ellos miles de historias sobre la vida de los pobladores de nuestro país.

Cada persona es el héroe de su propia vida. Cada mexicano se levanta día con día para lograr sus objetivos: una vivienda, alimento, escuela, salud, bienestar, amor, entre muchas otras metas personales. Por todo este esfuerzo, Coppel decidió crear una campaña para reconocer y retratar la lucha de 32 mexicanos, residentes cada uno de los 32 Estados de la República Mexicana, con el fin de dignificar, honrar y recompensar su trabajo y esfuerzo.

Rostros de México

“Rostros de México” tiene como misión divulgar todas estas historias: sucesos reales que forman anécdotas inspiradoras sobre las vidas imperfectas, vibrantes y emotivas de nuestra gente.

Dentro de un mundo que opina efusivamente y muchas veces es indiferente, Coppel quiere ser quien escuche y quien cuente los testimonios de sus clientes y aliados, gente valerosa que gracias a su fortaleza y perseverancia esta empresa ha ayudado a crecer, contribuyendo con sus servicios y productos para que cumplan muchas de sus tantas metas.

Coppel: Una marca para todos

Coppel es una empresa para la gente que quiere mejorar su vida, por ello hemos llevado nuestra promesa de “Mejora tu vida” hasta el Estado en donde vives, porque creemos que nuestra marca ha impactado de forma positiva a cientos de vidas y queremos formar parte de la tuya.

Deseamos conectar contigo así como lo hicimos con los 32 clientes de nuestra campaña. Aprovechamos esta cercanía para conocer millones de historias y seleccionar de entre cada crédito autorizado, cada cuenta de ahorro y cada préstamo, los testimonios más sorprendentes para inspirarte a ti y a todos los mexicanos.

Este es el punto de partida para la campaña “Rostros de México.” Más de 75 años han creado lazos inquebrantables con nuestra gente, por ello te presentaremos cada semana de los próximos meses, y hasta noviembre, una historia increíble de mexicanos para mexicanos. A continuación una de ellas, esperamos que te motive a no abandonar tus objetivos y puedas compartirla con tu familia y amigos.

El libro de Susy

Susy, originaria de Guerrero, se convirtió en madre a los 20 años. En realidad, no tenía mucho para empezar su negocio, así que organizó algo parecido a un salón de belleza en casa de sus padres, que constaba solo de una silla y un espejo. Era poco, pero al menos contaba con el apoyo del padre de sus hijos. Sin embargo, nada es para siempre, así que después de 14 años de matrimonio Susy se separó. Su meta era clara: tenía que salir adelante por ella y por sus hijos.

Hijos emprendedores

El salón de belleza comenzó a progresar y gracias a la tarjeta que Coppel le ofreció, pudo hacer las mejoras que necesitaba. Un día el hijo mayor de Susy le dijo: “Mamá, quiero ayudarte, por eso voy a instalar una consola de videojuegos y el televisor en la sala y voy a cobrar una pequeña cuota a los niños que quieran venir a jugar”. Susy decidió apoyar el emprendimiento de su hijo y gracias a la tarjeta que Coppel le había facilitado, pudo comprar la consola. ¡La idea fue un éxito! Tanto así que su hija pequeña quiso entrar al negocio vendiendo dulces y golosinas a los niños que iban a jugar.

Susy ha dicho al respecto: “Estoy orgullosa de los niños que estoy educando. Este es el último capítulo de mi historia, si quieren saber lo que va a pasar después, esperen, algún día escribiré un libro”.

Conoce a Susy y a sus hijos en el siguiente video que Coppel ha creado para contar esta increíble historia y visita la página oficial de Rostros de México para conocer otras historias de éxito.

No olvides compartirnos tu historia de fuerza e inspiración en nuestras redes sociales con el hashtag #MiHistoriaCoppel, #HistoriasQueInspiran y #GuerreroCoppel (si vives en Guerrero).

Tengo los síntomas, ¿qué hago?

¿Sientes que tienes coronavirus? Calma, no hay que correr a buscar atención médica, recuerda que los espacios en los sistemas de salud están reservados para quienes en verdad los requieran.

¿Cuáles son los síntomas?

Para que exista sospecha de Covid-19, debes tener al menos dos de estos síntomas:

  • Tos
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza

Si perteneces a alguno de los grupos de riesgo, debes buscar atención médica en los hospitales y centros de salud designados o contactar a las autoridades de salud de tu estado.

¿Quienes forman los grupos de riesgo?

  • Mujeres embarazadas
  • Mayores de 65 años
  • Personas con obesidad y sobrepeso
  • Pacientes con diabetes, hipertensión, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, VIH o cáncer
  • Quienes viven con otros males inmunodepresivos, cardiacos, pulmonares, renales, hepáticos, sanguíneos o metabólicos

Si tienes síntomas de coronavirus, pero no tienes dificultad para respirar o no perteneces a un grupo de riesgo, puedes consultar a un médico de confianza, pero no es necesario que acudas a revisión.

Quédate en casa y haz lo siguiente:

  • No te automediques
  • No saludes de mano, beso o abrazo y mantén tu sana distancia con los demás
  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón, al menos 20 segundos, o desinféctalas con gel antibacterial
  • Aliméntate sanamente, consume verduras y frutas, y toma al menos ocho vasos de agua al día
  • Lava tus vasos y cubiertos con agua, jabón y cloro

Si persisten las molestias o tienes dudas, comunícate a la Línea de la Unidad de Inteligencia Epidemiológica: 800-00-44-800.

*Con información del sitio coronavirus.gob.mx

¡A desinfectar!

Ante el brote de COVID-19, el hábito de desinfectar se ha sumado a la rutina diaria de los hogares. 

Es fácil elaborar en casa tu propio desinfectante. Prepáralo, ponlo en un contenedor, de preferencia con atomizador, y aplícalo a superficies y todo lo que toques constantemente, así como a productos nuevos que lleguen a casa.

Estas son dos fórmulas sencillas:

1.- 4 cucharaditas de cloro comercial por cada litro de agua corriente.

2.- 5 cucharadas grandes de cloro comercial por cada galón (3.8 litros) de agua corriente. 

También se pueden usar soluciones con al menos 70 por ciento de alcohol.

Importante: 

-Corrobora que los productos químicos que uses, como el cloro, no hayan expirado, pues se deterioran. 

-Nunca mezcles cloro con amoniaco, alcohol, vinagre u otros limpiadores, como jabón para trastes o baños, puede resultar tóxico.

Cuando pase la contingencia, quédate con este hábito para mantener tu hogar limpio y proteger la salud de tu familia.

Fuente:

Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Haz tu cubrebocas en casa

Se sabe que la boca, nariz y ojos son las vías de entrada al coronavirus. Y aunque en un principio no se aconsejaban los cubrebocas para la población en general, hoy la situación ha cambiado y la instrucción es usarlos al salir, pero “hechos en casa”, de manera que los de nivel médico queden para el personal de salud.

Sin embargo, es importante destacar algunos puntos:

  • Los cubrebocas no son fuente de protección total, ya que los ojos quedan descubiertos.
  • Sí sirven para que evitar que una persona enferma (incluso alguien que aún no presenta síntomas) propague gotas de saliva que infecten a alguien sano.
  • También son una forma de protegerte aunque estés sano, pero tienes que salir a trabajar o por algo esencial y también si usas transporte público.
  • No es necesario comprar desechables, puedes hacerlos en casa con un pedazo de tela y ligas para sujetarlo. 
  • Al llegar a tu destino debes quitártelo y lavarlo antes de volverlo a usar.
  • Y muy importante, usarlo no sustituye a las medidas básicas de protección, continúa lavándote muy bien las manos y mantén una sana distancia con los demás. 

Es muy sencillo hacer un cubrebocas casero. En este video, el Cirujano General del Ejército de los Estados Unidos, Jerome Adams, te dice cómo. Puedes utilizar tela de camiseta o un pañuelo de algodón.

Advertencia

No debe colocarse cubrebocas a niños menores de 2 años o a cualquier persona que tenga problemas para respirar, tampoco a quienes no puedan quitárselo sin ayuda.

Fuentes:

Secretaría de Salud del Gobierno de México, Organización Mundial de la Salud y Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Lecciones del COVID-19 para niños

¿Cómo explicar la pandemia a los más pequeños?

Niños y niñas saben que algo está pasando: la epidemia de coronavirus hizo que se suspendieran clases y ahora todos están en casa siguiendo reglas de cuidado e higiene. Algunos hasta están teniendo clases por televisión o internet. 

En este y muchos otros momentos de crisis, lo más importante es proteger sus emociones. 

La situación actual puede provocarles nervios o dudas y probablemente tengamos que hablar con ellos. 

Hay que tener claro que en esta etapa la prioridad es su bienestar emocional

No hay que darles información que aún no pueden procesar y que les puede desarrollar miedos y ansiedad.

Evita que:

  • Vean o escuchen noticias sensacionalistas o morbosas.  
  • Se expongan mucho tiempo a noticias sobre el problema, aunque el tono no sea alarmista.
  • Se involucren en conversaciones de adultos sobre la situación, especialmente si son acaloradas o incluyen bromas y dobles sentidos.

Enfócate en: 

  • Resolver sus dudas e inquietudes con respuestas sencillas pero no engañosas. 
  • Buscar cuentos sobre salud y enfermedades que les permitan procesar sus emociones a través de la imaginación.

Enséñalo a proteger su salud y la de otros

La pandemia de COVID-19 ha mostrado cómo mi comportamiento tiene un efecto en mí, pero también en los demás. 

Por eso es muy importante que niñas y niños aprendan a ser responsables de su salud y entiendan que el autocuidado tiene un efecto también en el bienestar de otras personas de su comunidad.

¿Cómo lograrlo? Inculcándoles hábitos saludables. 

  • Además de lavarse bien las manos con agua y jabón para prevenir el virus, que se queden con el hábito y se las laven en distintos contextos, por ejemplo, al llegar a un restaurante.
  • Que aprendan a reconocer los momentos en los que están en contacto con suciedad y sepan tomar precauciones, por ejemplo, cuando hay tierra, animales domésticos, basura y heces. 
  • Adoptar medidas higiénicas que protegen también a los demás, como usar pañuelos desechables y servilletas al estornudar y evitar compartir cubiertos y vasos. 
  • Cuidar su entorno es importante, mantener limpia su casa y escuela, por ejemplo, tirando los desechos a la basura; promover que su ropa y sus cosas estén limpias. 

Sin lugar para violencia

En estos tiempos de incertidumbre, es importante dedicar tiempo extra a detectar malentendidos o informaciones erróneas que puedan sentar bases de estereotipos y prejuicios en los niños, como: 

  • “Los chinos empezaron el coronavirus”
  • “Si tu abuela tose, está enferma”
  • “Hay que alejarse de los viejos”

Hay que esforzarnos en tratar adecuadamente y con sensibilidad estos temas en la familia y en el entorno escolar.

A veces no podemos evitar que las conversaciones entre niños y niñas se conviertan en un “teléfono descompuesto”.

Aunque esto es comprensible, es muy necesario cambiar las ideas equivocadas que pueden estarse formando de determinadas personas o grupos. 

Pon el ejemplo

Recuerda que gran parte del aprendizaje de niños y niñas se realiza por imitación y tiene un alto componente emocional. 

Si queremos inculcarles algo, es indispensable que nosotros también lo hagamos. 

Poco importa…

  • Enseñarles a lavarse las manos si no nos ven a nosotros hacerlo a menudo. 
  • Pedirles que estén tranquilos si ellos nos ven nerviosos. 
  • Regañarlos porque molestan o se burlan de alguien haciendo referencia al “coronavirus” o cualquier otro tema importante, si nos oyen a nosotros hacer chistes que no saben interpretar. 

La educación de los más pequeños debe ser un esfuerzo de todos.

Fuente: UNICEF

Coronavirus (COVID-19). Lo que madres, padres y educadores deben saber: cómo proteger a hijas, hijos y alumnos.

Fuera de casa, ¡protégete!

Por Priscilla Moreno

Las principales recomendaciones para detener la propagación del Coronavirus (COVID-19) las escuchamos a diario: lavarse las manos constantemente y quedarse en casa.

Embarazadas, mayores de 60 años y personas con enfermedades preexistentes como diabetes o hipertensión no tienen opción, deben resguardarse.

Sin embargo, a muchos les es imposible estar en casa, pues deben salir a trabajar. 

Es muy importante seguir las medidas de prevención desde que sales, durante tu trayecto y al regresar. 

Estas son recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ofrece para protegerte y cuidar la salud familiar. 

Consejos generales:

  • Guarda al menos un metro de distancia con los demás.
  • Si toses o estornudas, hazlo en la parte interna de tu codo o usa un pañuelo desechable y tíralo.
  • Lávate las manos constantemente con agua y jabón durante 20 segundos.
  • No toques tu cara.
  • Usa la mano no dominante para abrir puertas, oprimir botones y tocar cualquier superficie. Es menos probable que te lleves esa mano a la cara.

Antes de salir:

  • Recoge tu cabello.
  • Protege tu piel lo más posible.
  • Lleva guantes o pañuelos desechables y úsalos para  tocar superficies.
  • Lleva gel antibacterial de bolsillo.
  • Si vas a un lugar muy concurrido, ponte cubrebocas.

Al usar transporte público

  • Intenta llevar el dinero exacto para pagar.
  • No uses el celular en los trayectos.
  • Evita transitar en hora pico, es más difícil guardar distancia.
  • Intenta no sujetarte de tubos ni barandales.

En el auto

  • Lava tus manos antes de subirte al carro y al llegar.
  • Desinfecta áreas de más uso: volante, palanca de cambios, botones y manijas.
  • Si viajas en taxi, siéntate atrás, paga con el dinero exacto o cárgalo a una tarjeta si te es posible. 

En el trabajo

  • Desinfecta diariamente tu área de trabajo. 
  • Prefiere las escaleras al elevador, practica la sana distancia y no tocas los botones. 
  • Sugiere juntas o reuniones remotas.
  • Evita usar equipo de otros compañeros.

En el súper

  • Programa tus compras para ir lo menos posible.
  • Que vaya sólo un miembro de la familia. No lleves niños ni adultos mayores.
  • Desinfecta el carrito o la canasta que uses. Puedes llevar un atomizador con agua y cloro.
  • Evita productos a granel, prefiere empaquetados.
  • Guarda distancia en filas.
  • Aplica gel antibacterial al terminar tus compras.
  • Limpia los productos que compraste antes de guardarlos y lava frutas y verduras.

Al llegar a casa

  • Quítate los zapatos en la entrada.
  • Pon todo lo que traigas en una caja para limpiarlo.
  • Lava tus manos inmediatamente.
  • Si usaste guantes, tíralos.
  • Cámbiate de ropa y pon la sucia en una bolsa. Lávala lo antes posible.
  • Date un baño.

Comparte estas medidas con tu familia, hagan de ellas una rutina diaria. Y los fines de semana o tus días de descanso pásalos en casa. Detener el contagio es tarea de todos.

Protegerte está en tus manos

Las recomendaciones para cuidarnos del Coronavirus (COVID-19) son relativamente sencillas. Cumplirlas para detener el contagio está en nuestras manos. Todos podemos poner de nuestra parte para mantener a salvo nuestros hogares y a nuestras comunidades. Sigue estas medidas y comparte la información con amigos y familia. Recuerda que entre más personas se sumen, más rápido pasará la contingencia.