¿Quieres tener relaciones duraderas?

Cultiva estos hábitos

Las relaciones más estrechas, como las amistades cercanas, una pareja satisfactoria y los lazos familiares fuertes influyen positivamente en el bienestar y la vitalidad del cuerpo y la mente. Estos vínculos sociales positivos contribuyen a la felicidad. Una buena amistad, un amor correspondido, una conversación o una aventura compartida con amigos deja recuerdos que nutren el alma. La fórmula de las relaciones duraderas, ya sea de pareja, laborales o de cualquier tipo, incluye el respeto, la comunicación y la honestidad, entre otras cosas.

“No hay jefe en nuestra relación. Ambos damos y tomamos”, comentó hace unas semanas a la estación radial de la BBC Joyce Bond. Ella y su esposo Ron cumplieron este año 81 años de casados y su aniversario fue muy celebrado en Inglaterra, su país.

El éxito y la durabilidad de las relaciones de pareja, de acuerdo con el psicólogo norteamericano Robert Sternber, dependen principalmente de la confianza mutua y la reciprocidad del sentimiento de seguridad que provee el vínculo.

Y algo muy importante, hay que cuidarlas. No sólo en tiempos difíciles, sino en todo momento, pues aunque las des por seguras se pueden enfriar con el paso del tiempo. 

En su libro “La Nueva Psicología del Amor”, la antropóloga Helen Fisher, menciona que si el afecto va acompañado de una decisión voluntaria, las relaciones pueden durar toda la vida.

Estas son algunas de las principales acciones que debes practicar para cuidar tus relaciones y mantener vínculos fuertes por muchos años:

  1. Honestidad

En cualquier tipo de relación ser honesto con el otro es importante, pero no se trata sólo de no decir mentiras o no engañar, sino de dar nuestra opinión y hablar de frente sobre lo que pensamos, sin intermediarios.

  1. Confiabilidad

Crear un vínculo de confianza acerca y fortalece las relaciones. Sé congruente con lo que dices y haces, comparte anécdotas sobre tu vida y momentos en los que te sentiste vulnerable.

  1. Espontaneidad

Sé tú mismo sin temor a ser juzgado. La espontaneidad es actuar libremente sin la rigidez de las normas o de querer encajar. Siempre con respeto.

  1. Empatía

Esto significa ponernos en los zapatos del otro. Hablar de uno mismo o escuchar las anécdotas ajenas no es suficiente, hay que comprender su situación.

  1. Saber escuchar

La atención que pones cuando el otro te cuenta algún suceso da confort. Escucha sin interrumpir y demuestra que estás poniendo atención teniendo interacción con lo que te platican.

  1. Estar en contacto

Con las redes sociales y la mensajería instantánea es más fácil estar en contacto con los amigos y familiares. Date el tiempo para saber cómo están: una llamada, un mensaje o una breve visita mantiene vigente la relación. También responder las que los otros te hacen es importante.

Con información de la revista especializada Psicología y Mente.

La democracia familiar ayuda a promover la justicia y reduce el estrés de las relaciones

Un hogar donde todos los miembros de la familia desempeñan un papel importante y tienen voz y voto, es un hogar con democracia familiar.

En esas casas los derechos y responsabilidades recaen en todos de forma equitativa, y cada uno está dispuesto a cumplir con su parte, de acuerdo a su edad y capacidad.

En una democracia familiar existe una autoridad: los padres, y el resto de los miembros son tratados con justicia, respeto, amor y solidaridad.

Esta forma de convivencia y de interrelación con los padres contribuye a formar adolescentes con buen criterio, capaces de tomar decisiones sanas en el ámbito social y personal. Además, favorece el aprendizaje individual y colectivo, ayuda a afrontar conflictos de mejor manera y construye autonomía y seguridad.

En una democracia familiar se distribuyen equitativamente las tareas del hogar, hay más compromiso y colaboración, se abren los espacios de diálogo y de toma de decisiones.

Por otro lado, los padres disminuyen su nivel de estrés y logran una relación más armónica entre ellos y con sus hijos. Hay más disposición para enfrentar problemas y menor probabilidad de padecer violencia familiar.

¿Cómo lograr la democracia familiar?

  • Enseñar a los hijos a expresarse y controlar sus impulsos es el primer paso. Hay que hacerlo con el ejemplo, pero también escuchando y dándole importancia a lo que tienen que decir, así sea algo simple, sin criticar ni juzgar.
  • Establece normas y límites claros y fáciles de recordar y de cumplir, así como sus motivos y las consecuencias. Los padres son conscientes de que pueden surgir berrinches o molestias y se mantienen tranquilos ante ello.
  • Los padres democráticos fomentan la autonomía; permiten que los niños cometan errores y asuman las consecuencias, así aprenden sobre responsabilidad. Muestra tu apoyo y deja que solucione las pequeñas dificultades que va enfrentando, como abrocharse los zapatos o limpiar la leche que tire. También celebra sus éxitos cuando logre hacer algo solo.
  • Para todo hay tiempo. Es importante recordarle a los hijos que hay momentos para estudiar, para trabajar, para estar en familia y para divertirse, y que en la vida siempre habrá prioridades.

¿Quieres vivir más? 8 acciones que te pueden ayudar a vivir más

Aprende a vivir de una mejor manera

El secreto de la eterna juventud no está en una fuente escondida en una isla tropical… Vivir una vida larga, plena y saludable tiene que ver con un conjunto de factores que más que con la genética se relacionan con buenos hábitos y un estilo de vida sano.

Lograr la longevidad está al alcance de tus decisiones, aquí algunas acciones que pueden ayudarte:

Cuidar lo que comes

Una dieta alta en frutas, verduras, leguminosas y granos enteros, y baja en carnes rojas y productos procesados está asociada a una mejor calidad de vida y a la longevidad. Así lo confirma Dan Buettner en su libro El secreto de las Zonas Azules: come y vive como la gente más saludable del planeta, respaldado por National Geographic y la Sociedad de Gerontología de Norteamérica, quién encontró en las zonas azules, lugares señalados por tener a la gente más longeva del planeta, este tipo de alimentación como uno de los factores determinantes.

Estar en movimiento

El ejercicio físico ayuda a controlar el peso, mantiene al cerebro y al corazón en buena forma, sostiene la masa muscular y evita el dolor de espalda. La recomendación hecha por la OMS es realizar 150 minutos a la semana de actividad aeróbica moderada, lo que también incluye salir a dar una caminata, trabajar en el jardín, bailar o hacer tareas domésticas. 

¿Más beneficios? Un estudio hecho por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos demostró la estrecha relación que existe entre el sedentarismo y el cáncer: la práctica deportiva previene siete tipos de cánceres como el de mama, colon, riñón e hígado.

Manejar el estrés y ser positivo

Los optimistas viven doce años más que los pesimistas, según referencias de la Clínica Mayo de Estados Unidos. Centrarte en lo que tienes, practicar la gratitud, cuidar tus pensamientos y no victimizarse, son algunos esfuerzos que se pueden realizar día con día para ser más positivo y evitar el estrés. 

Este último debilita el sistema inmunológico y el organismo se vuelve más vulnerable ante infecciones u otras enfermedades.

Dormir bien

Los buenos hábitos de sueño contribuyen a una vida más larga y saludable. No se trata de dormir mucho, sino de hacerlo bien, tener el hábito y ser consistente. Al dormir se recupera energía, se procesa la información obtenida en el día, se reparan células dañadas y se estimula el sistema inmunológico.

La recomendación es dormir más de seis horas y menos de nueve, además, irse a la cama temprano, según la Harvard Business School, reduce la presión arterial en seis semanas.

Socializar

La gente que tiene al menos seis amigos a los que ve con frecuencia es más feliz, asegura Gretchen Rubin, investigadora sobre el concepto de felicidad y naturaleza humana, y autora de The Happiness Report. Esta actividad eleva los niveles de dopamina y oxitocina, lo que frena el envejecimiento neuronal. 

Además, estar con los amigos te hace reír, acción que también mantiene bajos los niveles de cortisol, hormona del estrés, disminuyendo el riesgo de infarto, según la revista científica Neurobiology of Aging.

Tener un propósito

Que la vida tenga un sentido y metas, ayuda a manejar el estrés y los problemas emocionales, además es bueno para el corazón y la digestión. En Okinawa, Japón, existe un término para definir esto: ikigai, que se refiere al motivo o razón que hace a una persona levantarse cada mañana de su cama. No importa la edad, establecer nuevos objetivos en la vida es clave para la longevidad.   

Adoptar un perro

Tener una mascota potencializa otros factores que ayudan a vivir más tiempo, como tener un propósito o realizar actividad física. Un perro en casa te obliga a pasearlo, acción que incrementa hasta siete años la esperanza de vida. Diversos estudios, como uno de la Universidad de Minnesota, también demuestran que acariciar a tu mascota mejora la frecuencia cardiaca, regula el estrés y levanta el ánimo.

 No fumar

El tabaquismo es la adicción con mayor mortalidad a nivel mundial, la OMS le adjudica 3 millones de muertes anuales. La gente que fuma reduce su promedio de vida entre 5 y 8 años; este hábito disminuye la condición física, provoca cansancio, fatiga, eleva el colesterol y la tensión arterial. 

Además está íntimamente asociado al cáncer de pulmón. En México, el Centro de Investigaciones en Salud Pública registra 6 mil muertes anuales por este tipo de cáncer.

Ya sabes cuál es el camino, ahora pon en práctica todos estos consejos y verás los efectos positivos en tu vida y los años por venir.

Niños y naturaleza, una relación que hay que fomentar

¡Que vayan los niños al parque!

Trepar un árbol, sembrar flores o juntar conchitas en la playa puede tener más beneficios para los niños de lo que imaginas.

El medio natural actúa como una herramienta de exploración, estimula los sentidos y la capacidad de atención. En los más pequeños, ayuda a relacionarse, a observar, mejora el autocontrol y la autoestima. 

En una escuela preescolar de Milwaukee, en Estados Unidos, llamada Schlitz Nature Preschool, padres y maestros han notado que pasar horas al aire libre diariamente da seguridad a los niños más tímidos e indecisos.

Aquí los menores trepan árboles, exploran bajo las piedras y aprenden a observar la flora y la fauna en silencio. Los profesores destacan que los alumnos logran quedarse sentados cuando es necesario, escuchan atentamente y regulan mejor su comportamiento, a diferencia de otros de su misma edad sin estas actividades.

Sarah Milligen-Toffler, directora ejecutiva de Children & Nature Network, asegura que existe un vínculo entre el aprendizaje al aire libre y los logros académicos. Y otros estudios recientes han comprobado que la naturaleza influye en la capacidad de aprendizaje y socialización.

Esta relación tiene que ver con un vínculo positivo que se crea con las experiencias en la naturaleza que ayuda al desarrollo temprano del cerebro y a la comunicación neuronal. Esta interacción permite a los niños en etapas futuras, ejercer la responsabilidad, libertad y seguridad.

Sin embargo, el estilo de vida actual y el creciente uso de la tecnología alejan a los niños de los espacios naturales y al aire libre. Una encuesta llevada a cabo por el instituto de opinión alemán EMNID, arrojó que sólo la mitad de los niños de entre 4 y 12 años de este país se había subido alguna vez a un árbol.

Involucrar a los pequeños con la naturaleza es una acción de gran trascendencia, pero además muy sencilla.

Investigaciones en escuelas de Taiwán encontraron que en las aulas donde los maestros colocaron macetas con plantas, se necesitaban menos medidas disciplinarias y los niños que las cuidaban se sentían menos estresados, en comparación con las aulas sin ellas.

¿Cómo empezar?

A continuación enlistamos algunas formas muy sencillas de poner a los niños en contacto con la naturaleza para crear ese importante vínculo.

  • Salir a jugar al jardín o al parque más cercano.
  • Hacer un picnic en el campo el fin de semana.
  • Visitar una granja
  • Bañarse en un río
  • Acampar al aire libre
  • Enseñarle a pescar
  • Observar las aves o los insectos
  • Recoger hojas secas, conchitas o piedras
  • Plantar semillas de flores o plantas
  • Regar las macetas
  • Observar los cambios de estación
  • Platicar con ellos sobre el ciclo de la mariposa, del origen de la leche, de la forma en que crece cada fruta, etc.
  • Participar en un campamento de verano al aire libre

Razones para decidirte -ahora sí- a dejar de fumar y librarte de la adicción al tabaco

Tras uno, dos o tres toques al cigarro, sensaciones de placer, relajación y un mejor estado de ánimo llegan a tu cuerpo como aire fresco. Así actúa la nicotina, sustancia química del tabaco que con cada bocanada llega al cerebro y libera dopamina para hacerte sentir bien.

Pero la nicotina puede conectar muy rápidamente con tus hábitos, convirtiéndose en parte de tu rutina diaria; entre más fumes, más nicotina necesitarás para alcanzar esa sensación de bienestar.

En 2021, un artículo publicado en la Revista The Lancet reveló que el número de fumadores alcanzó un nuevo récord a nivel mundial con más de mil 140 millones de fumadores activos, frente a los poco menos de mil millones que había en 1990.

Este mismo estudio expuso que en 2019 el tabaquismo causó 7.6 millones de muertes. 

https://blog.coppel.com/wp-content/uploads/2022/11/Video-Tabaquismo.mp4

Cuando una persona empieza a sentir la necesidad física y psicológica de consumir un cigarro, y al no hacerlo genera síntomas de abstinencia, se habla de tabaquismo.

¿Cómo saber si tienes un problema?

Para confirmar si padeces de tabaquismo, basta revistar estos factores:

-No has podido dejarlo. Aunque lo has intentado varias veces, aún no logras eliminar el cigarro de tu rutina.

-Presentas síntomas de abstinencia. Al querer dejarlo sufres antojos, ansiedad, irritabilidad, tienes problemas para concentrarte, sientes frustración, ira, aumenta tu apetito o no concilias el sueño.

-Fumas a pesar de tus problemas de salud. Aun cuando por indicación médica debas dejar el cigarro o que presentes problemas cardíacos o pulmonares, no has podido abandonar el hábito.

-Ajustas tu vida social para poder fumar. Salir a restaurantes o reuniones donde no puedes fumar es un dilema para ti.

¿Caes en una o quizá varias de estas descripciones? Preocúpate.

La ventaja es que existen muchos tratamientos eficaces que pueden ayudarte a dejar de fumar. Porque no importa cuánto tiempo tengas haciéndolo, al dejarlo mejorarás tu salud y tu esperanza de vida.
Si un fumador deja el cigarro antes de los 40 años, su esperanza de vida incrementará nueve años; si el hábito se deja antes de los 50 años, la esperanza de vida aumentará seis años.

Un hábito de alto riesgo

Ser fumador eleva las probabilidades de desarrollar y morir de ciertas enfermedades. La Clínica Mayo las enlista:

  • Cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar. Fumar es la principal causa de muerte por cáncer de pulmón. El cigarro también provoca enfisema pulmonar y bronquitis crónica. Si hay una condición de asma, la empeora.

En el portal del Gobierno de México se afirma que a nivel mundial el tabaquismo causa el 22% de las muertes por cáncer en general y el 71% por cáncer de pulmón.

  • Otros tipos de cáncer. Aumenta el riesgo de padecer cáncer de boca, faringe, esófago, laringe, vejiga, páncreas, riñón, útero y algunos tipos de leucemia. 
  • Males cardíacos y del sistema circulatorio. Eleva el riesgo de morir por ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. 
  • Diabetes. Incrementa la resistencia a la insulina, antesala de la diabetes tipo 2. Si ya la padeces, puede acelerar las complicaciones.
  • Problemas oculares. Abre la puerta a problemas como cataratas y pérdida de la vista por degeneración macular.
  • Infertilidad e impotencia. Disminuye la fertilidad en las mujeres y aumenta el riesgo de impotencia en los hombres.
  • Complicaciones durante el embarazo. Fumar durante el embarazo eleva el riesgo de parto prematuro y bebés con bajo peso.
  • Enfermedades respiratorias. Los fumadores crónicos son más propensos a padecer infecciones respiratorias, como resfriados y bronquitis.
  • Dientes y encías. Fumar se asocia con la inflamación e infección de encías, lo que puede desencadenar periodontitis.

El fumador pasivo

Al fumar no sólo dañas tu cuerpo, también afectas la salud de quienes te rodean. Las parejas de fumadores tienen más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón o enfermedades de corazón; los hijos de fumadores son más propensos a padecer asma, infecciones del oído o problemas respiratorios.

El vapeo, ¿mejor que el cigarro?

Para muchos, la alternativa al cigarrillo es el vaper. Pero a diferencia de lo que popularmente se cree, vapear o fumar un cigarrillo electrónico no es una opción más “saludable” frente al cigarro convencional.
En mayo, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) advirtieron sobre los riesgos de salud que su uso conlleva y emitieron una alerta sanitaria máxima.
Las dependencias señalaron que los vapeadores contienen carcinógenos y sustancias tóxicas que representan un grave riesgo a la salud de las personas consumidoras.
Ese mismo mes, a nivel federal se firmó un decreto que prohibió la circulación y comercialización de vapeadores y cigarrillos electrónicos.

¿Buscas ayuda? 

Llama a la Línea de la Vida de la Comisión Nacional Contra las Adicciones: 800-911-2000. También puedes escribir un correo a lalineadelavida@salud.gob.mx

Para no ser un padre tóxico hay que responder a la pregunta: ¿Cómo ser buenos padres?

Cuando un papá o mamá tienen actitudes que perjudican el desarrollo emocional de su hijo y su relación con ellos no es saludable, se les considera padres tóxicos. ¿Sabes qué debes hacer para no convertirte en uno? Sigue leyendo…

“El término está muy de moda, lo vemos como una persona que daña a los demás, muchas veces sin darse cuenta; que sus interacciones no son saludables”, explica María Elena Galván, psicóloga especialista en educación.

La experta sugiere hacer un examen de conciencia profundo y honesto donde te preguntes cómo te llevas con tus hijos, como los ves a ellos, cómo te relacionas con los demás; identificar si estás ayudando a tus hijos a ser una mejor versión de sí mismos, formándolos con cariño y firmeza.

“Si estás bien contigo mismo, vas a hacer bien tu trabajo como padre”. 

El modelo tóxico: 

Hay algunos patrones de conducta que pueden indicar si eres un padre o madre tóxico. Si te reconoces en alguna de estas definiciones, ¡aguas!

Egocentrista. Hay una falta de empatía por las necesidades de los hijos, lo rigen sus propias necesidades.

Inestable emocionalmente. No mantiene control de sus emociones, tiene sobresaltos de ira, reacciona impulsivamente, grita. 

Criticón. Se enfoca en el defecto y lo que considera “malo”. Critica antes de alabar. 

Autoritario. Impone en todo momento. Reprime emociones, talentos, comentarios, no permite explorar, crecer.

Manipulador. Quiere que las cosas se hagan como él/ella quiere, de lo contrario, activa respuestas emocionales agresivas o chantajes.

Dependiente. Usa a sus hijos para cubrir necesidades, se vuelve dependiente de ellos.

No lo hagas:

Evitarles dolor o errores. Protegerlos es el primer instinto de los padres, pero la vida real no es siempre color rosa. Hay que acercarlos al mundo real con cautela, dejar que enfrenten frustraciones y aprendan a superarlas.

Invalidar sus sentimientos. “¿Por qué lloras por eso?”, “no te enojes”, “no tienes por qué estar triste”. Permite que conozcan sus emociones y sepan identificarlas, serán personas mucho más sanas.

Sólo elogiar. Elogiar por todo es una forma de no guiar, hay que aplaudirles y felicitarlos cuando el caso lo amerite, pero no todo el tiempo. 

Atemorizar o imponer. Chantajes, manipulación o miedo son formas tóxicas de querer imponer una regla o “castigar”. Usa el diálogo, hagan acuerdos y establece límites desde el respeto.

Querer que sean perfectos. Nadie lo es, así como tampoco son una extensión tuya. Cada uno va formando su propio camino, con errores y aciertos.

Dejarlos hacer lo que sea. No poner límites es negligente y no favorece a los hijos. Con límites y normas el niño se siente seguro y protegido; educa con amor, respeto y firmeza.

¿Qué es el Alzheimer?, todo lo que debes saber para prepararte y prevenir la enfermedad

Hay enfermedades que llegan con la edad, aunque no son una característica normal del envejecimiento, como el Alzheimer. 

Éste es un tipo de demencia, la más común, que afecta principalmente a personas mayores de 65 años, causando problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

Los síntomas generales se desarrollan lentamente y van empeorando con el tiempo hasta que son tan graves que interfieren con las tareas cotidianas, así lo describe la Asociación Alzheimer  en su portal.

Y aunque hoy no existe un tratamiento que detenga o cure esta enfermedad, sí hay algunos pasos preventivos que se pueden realizar a lo largo de la vida para disminuir el riesgo de padecerla.

El de mayor impacto es el que involucra actividades de estimulación mental, como la lectura o el ajedrez. También evitar el estrés, la depresión y los golpes fuertes en la cabeza aportan beneficios preventivos.

De acuerdo con Richard Isaacson, director de la Clínica de Prevención del Alzheimer en el Centro Médico Weill Cornell, en Nueva York, se pueden modificar factores de riesgo y prevenir uno de cada tres casos, con acciones como controlar los niveles de azúcar y cuidar la salud cardiaca.

10 consejos para prevenir el Alzheimer recomendadas por los expertos:

  1. Cuidar el corazón. Las enfermedades cardiovasculares son uno de los factores de riesgo del Alzheimer, lo que incluye la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes y la obesidad. 
  1. Cuidar la alimentación. Mantén una dieta equilibrada que incluya variedad de verduras y frutas, así como proteína magra que contenga ácidos grasos omega-3.
  1. Proteger la cabeza. Los golpes en la cabeza con pérdida de conocimiento se asocian a la aparición del Alzheimer en años siguientes. Cuando se puede prevenir, hazlo.
  1. Mantener al cerebro en forma. La Sociedad Española de Neurología señala que todo lo que haga a nuestra mente esforzarse en positivo la aleja del Alzheimer, como leer, aprender un idioma, hacer crucigramas, sudokus o jugar ajedrez.
  1. Evitar o controlar la depresión. Una investigación publicada en la revista científica Biological Psychiatry, encontró que la depresión tiene un papel causal en el desarrollo de Alzheimer; quienes presentaron depresión más severa tuvieron una disminución más rápida de memoria. 
  1. Manejar el estrés.  Los altos niveles de cortisol producidos por el estrés crónico aumentan el riesgo de una persona hasta un 25% de padecer Alzheimer, según un estudio publicado en la revista Journal of Alzheimer’s Disease en 2019.
  1. Reflexionar. Quienes normalmente reflexionan sobre sus pensamientos, sentimientos y comportamiento, sin juzgarse, tienen mejor memoria, concentración y capacidad de resolución de problemas, lo que se conoce como habilidades cognitivas, y mayor salud cerebral, según una investigación hecha por la Alzheimer Society.
  1. Eliminar el tabaco. Las personas fumadoras tienen un 45% más de riesgo de sufrir demencia.
  1. Consumir vitamina C. Según un estudio publicado por el Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry incluir vitamina C en la dieta se encuentran entre las acciones preventivas de apoyo.
  2. Dormir bien. Tener un sueño reparador de forma regular previene enfermedades neurológicas degenerativas. Durante el sueño, el cerebro elimina desechos y sustancias tóxicas.

Ahorra en el súper y salva tu vida de los costos excesivos

Surtir la despensa es una tarea sencilla pero no barata. El aumento de precios en el país no ha dado tregua, y el presupuesto destinado para hacer las compras se tiene que estirar cada vez más.

La buena noticia es que hay algunos trucos y ajustes que puedes hacer para hacer rendir el dinero cada vez que te toque ir a surtir el mandado.

Estos consejos que serán de gran ayuda para tu bolsillo:

Planea el menú de la semana. Antes de ir al supermercado, planea las comidas que prepararás en la semana, revisa la despensa y el refrigerador y diseña un menú en el que puedas aprovechar lo que aún tienes y complementar con las compras.  

Lleva una lista. Con esto no sólo aseguras que nada se te olvide, si te alineas a lo que apuntaste y no te sales de la lista, evitarás también llevar cosas innecesarias. 

No compres con hambre. Si vas a hacer las compras con hambre se te antojará todo y comprarás más de lo presupuestado. Ve a la tienda con el estómago lleno.

Trata de ir solo. Cuando vas acompañado al supermercado terminas gastando más, y si es con niños seguro cederás a algunos de sus antojos. Al ir solo puedes ajustarte más fácilmente a lo necesario.

Prefiere alimentos frescos y de temporada. Cuando un producto es de temporada, los costos de producción disminuyen, pues las condiciones para que se den son más fáciles y es más abundante, por lo tanto su precio también baja. 

Aprovecha las tarjetas de cliente frecuente. Muchos supermercados otorgan tarjetas de fidelidad en las que puedes acumular puntos con tus compras. Aprende a usarlas y sácales provecho, con ellas puedes llevarte productos gratis o comprar a mejor precio.

Compra a granel. Adquirir productos a granel siempre es más económico que llevarlos preempacados, además de que puedes ajustar las cantidades a lo que realmente necesitas y no llevar de más.  

Lee y compara. No te cases con las marcas, revisa productos similares, ingredientes y etiquetas. Incluso entre la misma marca compara el precio en diferentes presentaciones y tamaños, no siempre el más pequeño es el más barato.

Observa los anaqueles. Los productos más caros están colocados a la altura de tus ojos, si observas hacia arriba de los anaqueles o hacia abajo podrás encontrar otras opciones con precios menores.

Evita los pasillos interiores. En los supermercados, los productos esenciales, como los de frutas, verduras, carnes y lácteos, están en los extremos de la tienda, esto con el fin de que recorras todos los pasillos interiores y lleves más de lo que necesitas.

Aprovecha las promociones. Revisa las ofertas que publican las tiendas, así como los días de promociones y programa tus compras para ahorrar.
Elige el mejor para ti. Un estudio hecho por la Organización de Consumidores y Usuarios en España arrojó que ir a un supermercado con precios más bajos permite ahorrar hasta mil euros al año. Puedes incluso comprar ciertos productos en un lugar y otros en otros, por ejemplo la carnicería o el mercado, para así aprovechar lo que cada lugar ofrece.

La gamificación es el arte de aprender jugando. Conoce como gamificar el conocimiento

Por muchos años los videojuegos fueron vistos como un distractor de los procesos de enseñanza, ahora nuevas tendencias buscan incorporarlos a la manera en que niños y jóvenes aprenden, dando lugar a la gamificación.

Pero…¿has oído hablar de la gamificación? Esta palabra, aunque hoy nos suena extraña, pronto estará en boca de todos los educadores. 

Se trata de una metodología cada vez más popular en las aulas que integra mecánicas y dinámicas procedentes de los juegos y los videojuegos.

En palabras de Yo-Kai Chou, profesor taiwanés pionero en la industria de la gamificación, es la acción de tomar los elementos divertidos y emocionantes de los videojuegos y llevarlos a un contexto aburrido, a cosas que tienes que hacer aunque no necesariamente quieras hacerlas.

De acuerdo con un reporte de la firma de análisis NewZoo, en el 2021 los ingresos que tuvo el sector de los videojuegos fueron de 180 mil 300 millones de dólares. Tan solo en México los niños pasan un promedio de dos horas y media cada día en sus consolas.

Introducir en la enseñanza escolar elementos relacionados a esta cada vez más aceptada práctica, ha encontrado gran aceptación entre los estudiantes de hoy, pues es una forma mucho más fácil para ellos de asimilar el conocimiento.

Pero ojo, esta nueva técnica no es lo mismo que el aprendizaje basado en juegos. La gamificación introduce elementos lúdicos en el proceso de aprendizaje, como por ejemplo puntajes o recompensas.

“En gamificación, la participación del alumno en clase, la forma en la que se involucran con las actividades en el aula, la distribución de las actividades y tareas todo en sí, es el juego. En otras palabras, no hay un juego como tal, más bien hacemos pensar que hay un juego”, explicó Jorge Armando Zepeda, profesor del Tec de Monterrey Campus Querétaro, en un webinar sobre el tema.

Aquí los alumnos ganan “vidas” en vez de puntos y “pasan al siguiente nivel” en lugar de completar un tema, a la vez que desarrollan el razonamiento analítico.

Jane McGonagal, investigadora y diseñadora de videojuegos, señaló en una charla TED en Long Beach, California, que al jugar videojuegos se manifiesta una automotivación y un optimismo extremos.

“Los jugadores siempre creen que ganar es posible, y lo intentan una y otra vez hasta conseguirlo”

En el sistema de enseñanza despierta el interés y la interacción del alumno al usar retos, reconocimiento y recompensa, lo que genera la necesidad de estar preparados, aumenta la motivación, fomenta el trabajo en equipo y mantiene el interés.

Una educación gamificada traslada al alumno a un aprendizaje más dinámico y participativo, hace más entretenido un tema, incluso ayuda a exponer conceptos complicados de una forma más sencilla.

“La gamificación puede hacer del mundo un mejor lugar”, asegura Chou.

Tarjeta de crédito, qué es y por qué usarla. El mito y las realidades

“Yo no uso tarjetas de crédito”. Seguro has oído más de una vez esa frase o quizá tú mismo la has dicho. ¿Qué hay detrás de ella? Quizá una mala experiencia, puede venir también del miedo a no controlarse al gastar o tal vez sea pura desinformación lo que la origina. 

Pero más que un riesgo, las tarjetas de crédito pueden ser un apoyo para tu economía, siempre y cuando les des un uso adecuado y seas disciplinado con los pagos.

De acuerdo con la revista Forbes, el 6.5% de los mexicanos se atrasa en sus pagos por falta de liquidez, o sea, porque no cuenta con el dinero al momento de saldar cuentas, por ello es importante conocer los detalles de tu crédito, para usarlo sabiamente y convertirlo en tu aliado.

Explicado de una forma sencilla, una tarjeta de crédito es dinero que un banco le presta a una persona, quien a su vez lo usa para hacer compras de productos o servicios en comercios físicos o digitales.

“Al final de cada periodo, generalmente al mes, esa persona debe pagar al banco el monto total de las compras que realizó o un pago mínimo”, explica el economista Julio Moreno.

Antes de solicitar tu tarjeta de crédito BanCoppel o si ya la tienes y quieres sacarle más provecho, estos conceptos básicos te ayudarán:  

Anualidad

Es un costo fijo, es decir, que se paga siempre, que tiene la mayoría de las tarjetas, pero hay algunas que no. Este pago debe hacerse cada año al banco, aun cuando no utilices la tarjeta.

Fecha de corte

Es el momento de “cierre” de la cuenta con todo lo consumido en los últimos 30 días, que define lo que tienes que pagar en ese periodo. La fecha varía para cada persona y en cada tarjeta. La fecha de corte puede jugar a tu favor, si te organizas para hacer tus compras justo después del corte, así tendrás más tiempo para pagarlas.

Fecha de pago

Es aproximadamente dos semanas después de la fecha de corte, se refiere al día límite para liquidar lo gastado o para dar un pago mínimo. Al pagar a tiempo evitas intereses o comisiones por pago tardío.

Pago mínimo

Es la cantidad más pequeña que debes pagar para que tu crédito siga disponible, en caso de que no puedas completar el total del mes, pero te cargarán intereses. Pagar siempre el mínimo es un riesgo, pues los intereses se van acumulando y la deuda crece.

¡Sácale provecho!

Ya que tienes claros estos conceptos puedes entonces aprovechar los beneficios que las tarjetas de crédito ofrecen a sus usuarios y hacerlas trabajar a tu favor.

Puntos.

Tu tarjeta de crédito tiene un programa de recompensas, y aunque cambia dependiendo la institución, siempre acumulas puntos por hacer compras. 

Meses sin intereses.

Una de las grandes ventajas de usar una tarjeta de crédito es la posibilidad de pagar algunas compras a un plazo mayor de pago. 

Seguros.

Muchas tarjetas de crédito incluyen seguros contra robo, extravío y clonación, otras también lo ofrecen por accidentes en viajes, para protegerte cuando rentas un auto, para emergencias en viajes al extranjero y seguros de vida.

Puedes consultar en https://tarjetas.condusef.gob.mx/ los que incluye tu tarjeta.

El agua no es eterna, ¡cuídala!

“Cuida el agua”… A lo largo de nuestras vidas hemos escuchado una y otra vez esta frase que nos recuerda que este recurso, que a veces damos por hecho, no es eterno.

Desde niños nos lo han dicho, lo hemos oído en spots de radio y comerciales televisivos, lo leemos en panorámicos… Es un tema que ya conocemos, sin embargo, hacernos conscientes, modificar hábitos y enseñar a los nuestros a hacerlo se ha vuelto hoy una obligación moral, social y de supervivencia.

Todos los seres vivos necesitamos agua para subsistir, es la base de la vida, y aunque es considerada un recurso renovable no es inagotable, lo que quiere decir que se puede acabar.

En la actualidad nuestro planeta pasa por un periodo alarmante de sequía. Informes de Conagua revelan que el 84% del territorio mexicano sufre sequía en diferentes intensidades. De las 210 presas más importantes de México, más de la mitad están por debajo del 50% de su capacidad, y 61 de ellas con menos del 25% de agua.

¿Necesitas más razones para empezar a cuidarla? De acuerdo con la Academia Mexicana de Ciencias, más de 35 millones de mexicanos viven con escasez extrema de agua y 43 millones con baja disponibilidad. La ONU contabiliza en el mundo a 2 mil 200 millones de personas que viven sin acceso a agua potable.

La buena noticia es que todos podemos ayudar a cuidarla. Si sumamos pequeños esfuerzos, el impacto puede ser grande. Éstas son acciones sencillas, pero muy importantes, para hacer en casa y en familia pequeños cambios que se pueden convertir en valiosos hábitos para el futuro de la humanidad.

  • Báñate en 5 minutos y cierra el agua mientras te aplicas champú o te enjabonas. Si te tardas 10 minutos, puedes consumir hasta 200 litros de agua.
  • Cierra la llave al lavarte las manos, rasurarte o lavarte los dientes. Si usas un vaso para enjuagarte, puedes ahorrar hasta el 90% de lo que consumes con el grifo abierto.
  • Al bañarte, a veces dejas correr el agua esperando que se caliente. Coloca una tina y junta el agua de la espera, la puedes usar para el inodoro, regar plantas o lavar el auto.
  • Organízate para usar la lavadora con la carga completa, así no tendrás que poner varias cargas pequeñas y utilizarás menos agua.
  • Coloca una botella llena de arena en el tanque del inodoro, esto hará que ahorres hasta un litro por descarga.
  • Riega el jardín por las noches, así se evita la evaporación del agua, se mantiene la humedad y las plantas la aprovechan mejor.
  • Lava el auto con cubeta, usar la manguera consume hasta 500 litros de agua.
  • Aprovecha el agua de la lluvia. Puedes juntarla para regar plantas, limpiar la cochera o para el inodoro. Recuerda siempre mantenerla tapada para evitar la proliferación de mosquitos.
  • Revisa que no haya goteras en casa. Un grifo goteando durante 24 horas puede tirar más de 30 litros de agua.
  • Enséñales a tus hijos el valor del agua y la importancia de tomar estas medidas.