Hogar

Botanas saladas bien mexicanas

por Betty Molina

Conoce las botanas saladas mexicanas y cuáles son las que más gustan a los mexicanos.


En nuestro país cualquier pretexto es bueno para hacer una reunión, organizar una comida para pasar el rato, juntarse con los amigos o familia y disfrutar de unas ricas botanas mexicanas.

Hay muchas botanas mexicanas que se pueden preparar para degustar o picar antes de saborear una comida o cena, o bien, solo para botanear mientras se tiene una buena charla. 

En ocasiones, para la preparación de estas botanas, se requieren utensilios como tablas para picar, sobre todo si llevan ingredientes que se tengan que partir.

Cada rincón de México tiene sus botanas típicas para compartir, pero también hay unas que son bastante comunes y que no pueden faltar en cualquier reunión, entre ellas, el guacamole.

Guacamole

Sin duda, una botana bien mexicana y que de igual modo se ha convertido en imagen de la cultura de nuestro país es el guacamole. Además de ser exquisita, es sencilla de preparar y muy económica.

A lo largo y ancho del país, el guacamole es una de las botanas que pocas veces falta en la mesa. Teniendo como ingrediente principal el aguacate, es una preparación que lleva pocos ingredientes y es súper fácil de hacer.

¿Cómo preparar guacamole?

Para preparar un rico y típico guacamole se necesitan:

  1. 4 aguacates.
  2. ½ cebolla picada.
  3. Cilantro .
  4. Chile serrano o jalapeño (el que se prefiera y en la cantidad que se desee).
  5. Sal.
  6. El jugo de la mitad de un limón.
  7. 1 tomate.

Una vez que se tengan los ingredientes lavados, hay que proceder a la realización del guacamole. Ten listos los utensilios de cocina, como tabla para picar y un cuchillo con buen filo (o uno que sea especial para cortar verdura).

  1. Se parten los aguacates y se les retira el hueso y la cáscara. Posteriormente, se fragmenta en cuadritos. Lo recomendable para hacer un rico guacamole es conseguir el aguacate hass, pues debido a su textura y cremosidad, esta preparación queda aún más rica.
  1. Se pican en cuadritos pequeños la cebolla y el tomate. Ten en cuenta que puede ser cebolla blanca o, si quieres darle un toque de color, se puede usar en su lugar la cebolla morada. En cuanto al tomate, selecciona uno que esté firme pero maduro.
  2. Con el cuchillo se pican en trozos pequeños el chile serrano o jalapeño, dependiendo de cuál se haya elegido utilizar. Si quieres que el guacamole pique un poquito más, entonces es más recomendable que uses el chile serrano.
  1. Una vez se tenga el cilantro lavado y escurrido, hay que picarlo finamente. Esta hierba aromática, es uno de los ingredientes que realza el sabor del aguacate y ambos se complementan muy bien.
  1. Cuando ya se tienen los ingredientes picados, hay que proceder a mezclarlos todos. Para ello en un molcajete (si no tienes uno, no pasa nada, lo puedes preparar en cualquier tazón o bowl) hay que poner los trozos del aguacate.

Con la bola del molcajete o con la ayuda de un tenedor, martaja un poco el aguacate y aplasta un poco -sin que llegue a quedar una pasta-. El truco es que quede parte  cremosita, pero con pequeños trocitos del aguacate para darle textura a la preparación.

Ahora hay que añadir la cebolla, el tomate y el chile, y al final el cilantro. Revuelve de manera envolvente y, posteriormente, hay que agregar sal al gusto y exprimir la mitad de un limón (este es opcional, sin embargo, añade más sabor y además ayuda a que no se oxide rápidamente el guacamole).

Tips para servir el guacamole

Cuando ya se tiene listo el guacamole, ahora hay otro punto a tomar en cuenta y es en dónde se va a servir, en qué recipiente se va a colocar esta suculenta botana mexicana.

Una opción es dejarlo en el mismo molcajete si es que se preparó ahí. Si lo prefieres servir de otra manera, puedes hacerlo seleccionando algunos botaneros o platos botaneros que se verán muy bien en tu mesa.

Otra alternativa es usar un tazón y reposar al centro sobre un platón o plato grande para alrededor llenar el plato con totopos. ¡Se verá muy apetitoso y lucirá fantástico!

Para acompañar el guacamole, lo puedes servir también en un recipiente de cristal al centro de una tabla de madera, con unos ricos totopos y también trocitos de chicharrón de cerdo a cada lado.

Otras entradas mexicanas rápidas

El mundo de las botanas en México es muy amplio, ya que se pueden preparar todo tipo de snacks o botanas donde se utilice como base la tortilla o el maíz, como son tostadas, taquitos, tlacoyos, sopes, picadas, empanaditas, flautas o quesadillas.

Sin embargo, también están los clásicos chiles rellenos y muchas opciones más como dips, preparaciones con salchichas y otras alternativas que si no tienes idea de cómo preparar, siempre habrá recetario de botanas mexicanas a la mano, donde puedes consultar para darte una idea.

Si de botanas mexicanas saladas se trata, también en algunos estados de la república es común servir las elaboradas con insectos. Una de las más tradicionales son los chapulines tostados, que es una botana típica de Oaxaca.

Siguiendo con la misma línea, están los escamoles, palabra que -de acuerdo con el sitio especializado Gourmet de México- proviene del náhuatl, “azcatl”, que quiere decir hormiga y “molli” que significa guiso. 

Los escamoles son entonces huevos de hormiga, los cuales se preparan de distintas maneras y se acompañan con tortillas.

¿Cuáles son las botanas que más les gustan a los mexicanos?

Un dato curioso, según el estudio “Packaged Food in Mexico 2018” realizado por Euromonitor International (prestigiosa firma de investigación de mercados), es el siguiente: 

“Las botanas saladas en el país experimentaron un crecimiento promedio anual de 8.34% entre 2012 y 2018. Dentro de la categoría de botanas saladas figuran las papas (o chips), las botanas infladas, las nueces y semillas, las galletas, las palomitas de maíz o pop-corn, y las famosas tortillas”.

De acuerdo con los datos anteriores, en efecto, las botanas saladas en México son de las preferidas entre los habitantes. Las frituras hechas a base de papas, harina o tortilla son una botana que no puede faltar en cualquier tipo de reunión.

Los mexicanos preferimos estas botanas debido a que, además de ser saladas, se pueden combinar con picante, ¡sí, efectivamente con picante! Otro ingrediente que no debe faltar en cualquier hogar del país.

Asimismo, otra botana mexicana que no puede quedarse fuera de la lista son las preparaciones de verdura picada o rallada como zanahoria, jícama, pepino o bien, frutas como mango, piña, manzana.

A estas preparaciones generalmente se les añade chamoy, salsa picante de botella, sal, chile en polvo y limón.

Además, teniendo como base cualquiera de las frutas o verduras mencionadas, se pueden hacer muchas variaciones de botanas saladas, añadiendo ingredientes como frituras a base de tortilla, como churritos, totopos y cacahuates (generalmente japoneses).

Inclusive a estas mezclas de frutas se les agregan toda clase de ingredientes a base de chile como rielitos, diferentes tipos de salsas, chile en polvo con sal, chile en polvo acidulado, chamoy, sal y limón. De hecho y dependiendo la región y los gustos, se les puede añadir cueritos de puerco, gomitas de chile y muchos más ingredientes.

Sin duda, lo salado y picante son ingredientes clave en los gustos de la preparación de botanas mexicanas. Solamente es suficiente con echar a andar la imaginación para poner manos a la obra.

Perfectas para abrir el apetito, picar en una reunión o dar inicio a una comida o cena, las botanas mexicanas están presentes en toda ocasión. Y, ¿cuál es tu favorita?

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO