Opiniones

Burnout: Cuando el trabajo te hace arder

por María Fernanda Torres

¿Tu ritmo de trabajo está teniendo repercusiones en tu salud física o emocional? ¡Cuidado! podrías ser víctima del burnout.


¿Sientes que tu carga laboral es muy elevada y que, aunque le dedicas muchas horas, tienes poco o ningún control sobre tu trabajo? Y, más aún, ¿has sentido que por más que te esfuerzas en tener un balance entre tu vida laboral y personal, no lo logras?. Si tus respuestas son afirmativas, es probable que estés sufriendo de agotamiento laboral o, como se dice hoy, burnout.

“El burnout es un síndrome que se ha conceptualizado como resultado de un estrés crónico en el lugar del trabajo”, explica Rogelio Segovia González, doctor en filosofía y socio director de Think Talent, empresa dedicada a la gestión de talento y cambio con estrategias de cultura y coaching ejecutivo. 

“Cuando se habla de burnout o ‘síndrome del quemado’, se relaciona específicamente con el ámbito laboral y se refiere al agotamiento físico y emocional que pueden sentir las personas concretamente en su trabajo”.

Segovia González, también presidente de la Comisión de Recursos Humanos de la Coparmex de Nuevo León, comparte que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya reconoció como enfermedad al síndrome del burnout, que viene acompañado de los siguientes síntomas: 

  • Falta de energía o agotamiento.
  • Sentimientos negativos hacia el trabajo.
  • Sensación de ineficacia o falta de realización.

La situación mexicana

En México, 1 de cada 3 colaboradores está apesadumbrado con sus labores diarias, mientras que 1 de cada 2 no tiene energía suficiente para desempeñar su trabajo, y casi la mitad de los empleados presenta problemas de sueño, dolores de cabeza y problemas estomacales.

Estos fueron los resultados de la encuesta nacional que Think Talent realizó a poco más de 500 trabajadores en el último bimestre del 2021, a partir de una serie de preguntas diseñadas por la Clínica Mayo, con el fin de reconocer síntomas de burnout.

“El burnout es real y es uno de los principales factores que está causando el fenómeno de la gran renuncia y de la baja satisfacción laboral de los colaboradores”, expresa el especialista en recursos humanos.

Para abordar el burnout es importante considerar sus posibles causas, que son:

  • Elevada carga de trabajo o bien, falta de recursos para realizarlo.
  • Falta de claridad en las expectativas laborales.
  • Desequilibrio entre trabajo y vida personal.

Atender el problema

La Clínica Mayo ofrece recomendaciones para manejar el agotamiento laboral y prevenir sus consecuencias. Toma nota:

  • Habla de tus preocupaciones específicas con tu jefe o supervisor y trata de establecer metas para lo que debes hacer y lo que puedes esperar.
  • Busca apoyo, puede ayudarte a sobrellevar la situación. Si tienes acceso a un programa de asistencia para empleados, aprovéchalo.
  • Intenta realizar alguna actividad relajante que pueda ayudarte a disminuir el estrés como yoga, la meditación y/o el tai chi.
  • Realiza actividad física de manera regular, eso puede ayudarte a lidiar mejor con el estrés y hacer que tu mente se desconecte del trabajo.
  • Duerme, el sueño restaura el bienestar y ayuda a proteger la salud.
  • Practica la atención plena, que consiste en concentrarse en el flujo de la respiración y ser consciente de lo que estás percibiendo y sintiendo en cada momento.

“Es importante aprender a darle un valor justo a las diferentes esferas de la vida: trabajo, salud, familia, pareja, pasatiempos, espiritualidad, y saber poner límites, porque si nosotros no lo hacemos, nadie va a venir a decirnos cómo lograr un balance en nuestras vidas”.

Rogelio Segovia González, doctor en filosofía y especialista en Recursos Humanos.

Evalúa tu situación

Para saber si eres víctima del burnout, hazte las siguientes preguntas formuladas por la Clínica Mayo:

¿Te has vuelto cínico o crítico en el trabajo?

¿Te arrastras al trabajo y tienes problemas para empezar?

¿Te has vuelto irritable o impaciente con tus compañeros de trabajo, jefes o clientes?

¿Te falta energía para tener una productividad constante?

¿Te resulta difícil concentrarte?

¿Tus logros no te dan satisfacción?

¿Te sientes desilusionado con tu trabajo?

¿Estás usando la comida, el alcohol o quizá hasta drogas para sentirte mejor o simplemente no sentir?

¿Han cambiado tus hábitos de sueño?

¿Estás preocupado por dolores de cabeza inexplicables, problemas estomacales o intestinales, u otras quejas físicas?

*Si respondiste afirmativamente a cualquiera de estas preguntas, es posible que estés experimentando agotamiento laboral. Lo recomendable, para prevenir un problema mayor, es consultar a un profesional de la salud.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida


Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO

  • 1- Salud visual: ¿Cómo detectar y prevenir problemas?

    VER ARTÍCULO
  • 2- Consejos para comer sano sin gastar mucho

    VER ARTÍCULO
  • 3- El voto y la participación ciudadana

    VER ARTÍCULO