Editorial

¿Cómo diferenciar la tristeza de la depresión?

por Editorial Coppel

¿Por qué no se debe confundir la tristeza con la depresión?


Seguro ha habido días en los que te has sentido desganado, decaído, desmotivado y pesimista. Hasta cierto punto es normal sentirse así, sobre todo ante la pandemia que estamos atravesando y que nos ha llevado a vivir situaciones inusuales. 

Sentir tristeza o depresión suelen usarse como sinónimos, sin embargo, los términos se refieren a distintas circunstancias. Aunque en ocasiones la tristeza pueda estar relacionada con la depresión, es importante conocer sus diferencias para no confundirlas.

“La tristeza es una emoción básica del ser humano, así como lo son la alegría y el enojo, mientras que la depresión es un trastorno en el estado de ánimo que provoca incapacidad para disfrutar de la vida cotidiana”,

explica el psiquiatra José Sordia Ramírez, certificado por el Consejo Mexicano de Psiquiatría.

Tener tristeza es muy diferente a tener depresión. 

La tristeza representa un estado de ánimo pasajero, frecuentemente ocasionado por un hecho específico que produce un impacto negativo. Por lo general, es transitoria y no afecta el desempeño diario, contrario a la depresión, que puede durar meses, incluso años, afectando directamente el funcionamiento de la persona.

“La disfunción ocasionada por la depresión, no es transitoria, es una cuestión sostenida a través del tiempo con cambios significativos en el estado de ánimo”, señala Sordia Ramírez.

“Cuando una persona muestra, por al menos dos semanas, una continua y marcada disminución en su estado de ánimo, experimentando, sensación de vacío o desesperanza, y/o pérdida de interés y capacidad para disfrutar de la mayoría o de todas sus actividades diarias, sean familiares, laborales o sociales, es señal de que atraviesa por un episodio depresivo”. 

Además de afectar el estado de ánimo y la interacción interpersonal del paciente, la depresión conlleva otros síntomas relacionados con las funciones básicas del ser humano, que pueden manifestarse en pérdida de apetito y disminución de peso, o bien, incremento de apetito y aumento de peso.

Otro síntoma importante de la depresión son las alteraciones del sueño. Pueden ir desde disminución del sueño, hasta somnolencia excesiva con sensación de fatiga y pérdida de energía. La depresión, incluso, puede afectar la memoria, el razonamiento y la atención, especialmente en adultos mayores.

La tristeza es uno de los síntomas de la depresión, que puede sumarse a sentimientos de culpa, apatía, infelicidad y desvalorización, indica el experto. Pero no toda tristeza es depresión, este trastorno implica una pérdida en la sensación de placer por actividades que antes se disfrutaban.

La depresión puede afectar en cualquier etapa de la vida, desde la infancia hasta la vejez, y dependiendo de la intensidad de sus síntomas y del grado de disfunción que provoca, se cataloga en leve, moderada o severa. 

Es importante que los pacientes reciban una correcta y adecuada evaluación por parte de un profesional de la salud mental, ya sea un psiquiatra o un psicólogo certificados, quienes usualmente trabajan de la mano en el tratamiento de la depresión.

“Este trastorno conlleva muchas complicaciones y estigmas, por eso es fundamental que el estado mental de los pacientes sea evaluado de manera profesional para identificar, de manera temprana, conductas que pudieran ponerlos en peligro como el riesgo de suicidio”, advierte el psiquiatra certificado por el Consejo Mexicano de Psiquiatría.

“Así como se acude al médico cuando se presenta un dolor de garganta o de estómago, hay que hacer lo mismo cuando el funcionamiento como individuos se ve afectado por cambios en el estado de ánimo”.

José Sordia Ramírez

El tratamiento para esta condición puede ser la psicoterapia, el uso de medicamentos o una combinación de ambos.

“Como profesionales de la salud mental debemos ayudar a los pacientes a que entiendan que con un tratamiento médico y una atención profesional pueden salir delante del trastorno que están viviendo. También es necesario psicoeducarlos junto con sus familiares para que todos comprendan la situación que están atravesando, ya que aún existen muchos tabúes sobre la depresión”, manifiesta Sordia Ramírez. 

“La depresión no es algo que la persona pueda controlar, el dolor emocional a veces es mucho mayor que el físico, por eso es importante que la gente atienda su salud mental y se acerque con profesionales, sin miedo ni prejuicios, para encontrar la mejor alternativa a su padecimiento”.

No las confundas:

Tristeza: es una emoción básica del ser humano que suele ser pasajera.

Depresión: trastorno en el estado de ánimo que incapacita a la persona y le impide realizar sus actividades cotidianas.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO