Editorial

¿Cómo lograr que los niños coman saludable? Estos tips te ayudarán

por Editorial Coppel

¿Sabías que el cerebro, en especial el de los niños, está orientado a preferir alimentos altos en calorías?


El dolor de cabeza de todo padre y madre es que sus hijos no quieran probar alimentos sanos.

Según la especialista en nutrición clínica y obesidad Marcela Toscano ésta es la razón por la que todos los alimentos altos en azúcar, grasas y sal son más atractivos que aquellos que contienen fibra y tienen sabor neutro o amargo.

Esto, aunado a la vida acelerada, en la que resulta más fácil pedir o comprar algo en la calle que cocinar en casa, hace más difícil inculcar buenos hábitos alimenticios en los pequeños.

“Por eso es importante desde los primeros años hacer hábitos sólidos que le ayuden a nuestros hijos a sobrevivir el riesgo de sufrir obesidad en la vida adulta”, señala la profesora clínica de TecSalud.

Nunca es tarde para empezar a enseñar a los niños a alimentarse sanamente y para lograrlo, la experta sugiere estas recomendaciones:

Sé paciente

No te desesperes si ves que tu hijo no acepta alimentos nuevos. Los niños suelen requerir mínimo 5 exposiciones de un sabor nuevo antes de aceptarlo.  

Sigue ofreciendo sin obligarlo a comer, solo haz el trato con tu hijo de que pruebe y compruebe cada vez que lo prepares. 

De la vista nace el amor

Prepara los alimentos de una forma vistosa y creativa. Procura que estos sean bocadillos accesibles que pueda comer con las manos.

Hagan equipo

Una buena manera de motivar a tu hijo a probar nuevos sabores es invitarlo a seleccionarlos en el supermercado y que te acompañe a cocinar en casa.

Pon el ejemplo

Los niños aprenden los hábitos por modelaje. Si te ven disfrutando una ensalada, verduras o frutas o haciendo ejercicio, es más fácil que quieran probarlo también.

Prefiere lo saludable

No se trata de hacer un cambio drástico, según el portal familydoctor.org, lo ideal es hacerlo poco a poco, tomando en cuenta algunos alimentos.

Por ejemplo, sustituye la leche entera por leche baja en grasa, los panes blancos por panes de trigo, los helados por batidos caseros y la mantequilla o manteca por aceite de oliva.

También se debe limitar el consumo de azúcar agregada porque además de aportar calorías vacías, contribuye a la hiperactividad, los trastornos del estado de ánimo, la obesidad y la diabetes tipo 2.

Las grasas también son parte importante de la dieta porque mejoran la memoria y levantan el estado de ánimo, siempre y cuando sean las adecuadas.

Comidas más saludables

Si quieres que los buenos hábitos sean adoptados por todos en casa, toma en cuenta estos consejos

  • Involucra a tus hijos en la planificación de sus comidas semanales.
  • Lean las etiquetas de cada producto para conocer su información nutricional.
  • Cocinen juntos.
  • Rétalo a llenar su plato de colores.
  • Anímalo con juegos de concurso en los que tenga que probar un alimento nuevo.
  • Muéstrale la importancia de cada nutriente. Si reconocen que tienen súper poderes, es probable que se animen a probarlos.

La recompensa

Una alimentación balanceada traerá beneficios a toda la familia, en especial a los niños. Éstas son algunas de las ventajas de vivir con buenos hábitos:

  • Tienen más energía y ésta se mantiene durante todo el día.
  • Desarrollan huesos y dientes fuertes.
  • Mejoran su salud mental.
  • Mantienen un peso saludable.
  • Contribuye a prevenir enfermedades crónicas.

Con información de nationwidechildrens.org

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO