Editorial

¿Cómo sacarle provecho al tiempo de ocio?

por Editorial Coppel

Hay un dicho que dice que el ocio es la madre de todos los vicios. Pero también puede ser la madre de todas las virtudes, todo depende del uso que le demos.


Los antiguos romanos afirmaban que el ocio, otium en latín, era necesario y hasta bueno. Necesario porque la ajetreada vida de la urbe consumía al ciudadano en mil negocios, de hecho, en latín negotium se entiende como lo contrario a otium. Y bueno porque ese tiempo libre permitía dedicarse a actividades que realmente hacían crecer a la persona. Eso sí, desde entonces también reconocían que la ociosidad no es tan buena cuando se vive en exceso. 

En nuestros días tener tiempo de ocio parecería negativo: se desperdicia la oportunidad de ser más productivo. Sin embargo, también en 2021 los ratos inactivos pueden ser muy buenos, siempre que sepamos aprovecharlos. 

Se tiene la idea de que el tiempo libre se malgasta con facilidad. La televisión, el internet y las redes sociales pueden llegar a consumir horas y horas de nuestro día. El tiempo de descanso recarga nuestras fuerzas y nos ayuda a disfrutar la vida, pero la pandemia nos ha demostrado que no sabemos qué hacer cuando no hay nada que hacer. 

Y, ¡ojo! No hay que confundir el tiempo libre con el tiempo de ocio. Muchas veces empleamos nuestro tiempo libre para programar actividades, organizar nuestras finanzas, aprender un idioma, limpiar la casa o hacer ejercicio. Todas esas son formas de mejorar la salud, el rendimiento laboral y contribuyen a nuestro bienestar. Pero eso no es ocio. La ociosidad es la real falta de actividades en un lapso determinado.

En medio de las actividades que nos consumen a diario, es normal que nuestro tiempo de ocio sea muy poco, pero es importante que no falte y se aproveche con conciencia. Puedes dedicarlo a hacer lo que más te gusta, cultivar tus amistades o incrementar tus conocimientos. 

¿QUÉ HACER?

Estos son algunos consejos para aprovechar al máximo esos escasos tiempos libres que aparecen de vez en cuando:

Hacer algo que realmente disfrutes

La lista es amplia, pero algunas posibilidades son escuchar música, bailar, tejer, pintar, hacer rompecabezas, practicar algún deporte, jardinería, caminatas, ver películas, cocinar o jugar algún juego como ajedrez o dominó.  

Meditar

La meditación nos ayuda a ser introspectivos y es una práctica invaluable para sanar nuestra afectividad. Siempre va acompañada del silencio. 

Leer

Nunca se valorará suficientemente todo lo que nos brinda la lectura. Puedes leer cualquier cosa: novelas, cuentos, poesía, revistas, etc.

Cultivar relaciones

Arrastrados por la vida diaria, a veces terminamos llevando relaciones superficiales con amigos y familiares. Ésta es la oportunidad de dedicarles tiempo de calidad. Una videollamada, un correo electrónico, aprovecha ese tiempo que te sobra para acercarte a ellos.  

No es necesario planearlo, la próxima vez que llegue ese espacio libre a tu vida, ¡sácale el máximo provecho! Al final habrás logrado algo que ni siquiera estaba en tu agenda.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO