Cuídate del virus en baños públicos

Sharing is caring!

En las últimas semanas, el mundo ha empezado a transitar a una nueva realidad en la que habrá que cuidarse -permanentemente- de virus como el Sars-Cov-2, que causa Covid-19, y de otros riesgos para la salud.

Las oficinas, restaurantes, algunos bares y otros negocios ya comienzan a abrir. Como consecuencia, los baños públicos o compartidos comenzarán a ser visitados de nuevo.

En su artículo para el periódico The New York Times “Coronavirus en el baño: descargar el agua del inodoro puede arrojar partículas infecciosas”, Knvul Sheikh describe cómo los baños públicos o de uso común son por lo general espacios pequeños, mal ventilados, que pueden incrementar el riesgo de exposición a infecciones.

Investigadores han descubierto que descargar un inodoro, además de eliminar lo que esté en él, puede generar una nube de gotículas de aerosol capaz de elevarse hasta casi un metro. Si uno se queda parado junto al baño mientras termina la descarga, hay tiempo suficiente para inhalar estas gotículas, que también pueden caer en las superficies del baño.

La revista estadounidense Physics of Fluids publicó un estudio el 16 de junio en el que se demuestra cómo el coronavirus puede transmitirse no sólo por medio de microgotas respiratorias, sino también a través de excrementos cargados con virus.

Con una simulación por computadora se explica cómo cuando el agua cae, tras la descarga, se genera un remolino que desplaza el aire en la taza. La fuerza centrífuga expulsa hacia afuera alrededor de 6000 gotículas y partículas de aerosol muy pequeñas.

Y aunque no hay certeza de cuánta cantidad de virus infecciosos pueda haber en estos aerosoles, ni es posible saber si el baño fue usado por alguien con Covid-19 u otra enfermedad, sí podemos tomar medidas para protegernos.

Ji-Xiang Wang, quien estudia dinámica de fluidos en la Universidad de Yangzhou y es coautor del estudio, señala que lo primero es cerrar la tapa del inodoro antes de activar el proceso de descarga.

Esto no siempre se puede en los baños públicos, algunos a veces ni la tienen, así que la siguiente recomendación es alejarse del baño una vez hecha la descarga.

Lavarse las manos frecuentemente sigue siendo la medida obligada. Evita tocarte la cara y mantén tu cubrebocas puesto mientras usas el baño y te lavas las manos.

“Los aerosoles generados por los inodoros son un fenómeno que hemos más o menos conocido desde hace un tiempo, pero que muchas personas han subestimado”, explica Joshua L. Santarpia, profesor de Patología y Microbiología del Centro Médico de la Universidad de Nebraska.
Esta investigación ya puso el ojo en algo importante: la facilidad de transmisión de éste y otros virus en los baños públicos, por lo que se espera que ayude a implementar mejoras en el diseño de los inodoros. También hace énfasis en la necesidad de dispensadores de jabón, gel antibacterial y papel secador automáticos o con sensores.

Con el regreso de las actividades cotidianas será inevitable hacer uso de un baño público o compartido. No les temas, pero recuerda siempre seguir estas recomendaciones para mantenerte a salvo.

Editorial Coppel

Nuestro propósito es crear artículos interesantes y amenos que pueden ayudarte a que conozcas más sobre la familia, la educación, la salud, y el medio ambiente; cuestiones de historia, hogar, trabajo, ciudadanía y otros temas importantes para tu vida y la de tus familiares y amigos.
Leer mejora tu vida.
Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.