Hogar

Descubre cómo elegir el mejor calefactor eléctrico y el calentador de agua ideal para ti

por Betty Molina

Elegir un calefactor y un calentador de agua será más fácil para tí siguiendo estos consejos.


Una nueva temporada otoño-invierno se acerca y es hora de dejar el frío a un lado. Las mantas y bufandas podrán ayudarte, pero ¿qué mejor que un nuevo calefactor eléctrico para darle calor a tu hogar?

Si el frío ya llegó a tu casa y quieres salir de un apuro que no requiera una instalación costosa, un calefactor eléctrico es tu mejor opción. Los hay de todos los precios, tamaños y modelos. Su función es siempre la misma: mantener tu hogar caliente.

Otro artefacto hogareño que suele cambiarse con menor frecuencia, pero que es importante tener en cuenta en épocas de frío, es el calentador de agua. Actualmente, en el mercado podemos encontrar calentadores a gas LP, eléctricos, de depósito y, como última novedad, a energía solar.

Cabe destacar que se deben sumar los servicios que se van a usar al mismo tiempo que el calentador eléctrico para así conocer cuál sería el ideal para tí. Por ejemplo, si usas la regadera y la lavadora al mismo tiempo, tu calentador ideal sería de 2 servicios.

Opciones de calentadores

Aquí conoce las mejores opciones de calentadores y sus atributos:

  • Depósito a gas: cuenta con un depósito que mantiene el agua caliente y funciona a grandes distancias.
  • Depósito instantáneo: reduce el consumo de agua y gas en tu hogar y es ideal para espacios pequeños.
  • Rápida recuperación: cuenta con un depósito pequeño que mantiene el agua caliente de manera continua y es ideal para espacios pequeños.
  • Depósito eléctrico: este artefacto no utiliza gas y cuenta con tanque interno donde se mantiene el agua caliente.

Opciones de calefactores eléctricos

Si bien cada modelo posee ventajas y desventajas, aquí te enseñamos una guía con las mejores opciones a la hora de elegir tu nuevo calefactor:

  • Radiadores: es una buena opción si quieres transportarlo de una habitación a otra ya que no precisa instalación. Su proceso de encendido es más lento que otras opciones, pero luego del apagado se mantiene caliente por un tiempo prolongado.
  • Paneles térmicos: son una opción económica y más amigable con el medio ambiente debido a que su consumo de energía es bajo. En general, pueden ser amurados a la pared y tienen variedad de diseños.
  • Convectores: son silenciosos y modernos. Si bien calientan rápidamente, la distribución del calor no es pareja en una habitación de grandes dimensiones.
  • Termo ventiladores: son prácticos, pequeños y, como indica su nombre, irradian calor a través de un ventilador. Como desventaja, son algo ruidosos.

Ventajas de los calefactores eléctricos

Una de sus principales ventajas es su bajo costo. Existen varias opciones y todas se adecúan a la cantidad de dinero que el comprador quiera invertir. 

También, dependiendo el modelo, son fáciles de colocar y de transportar en caso de que queramos llevarlos de una zona de la casa a otra.

Con el uso de esos artefactos no existe el riesgo de intoxicación; esto es una gran ventaja y es gracias a que no emanan gases. En términos generales, son fáciles de usar y los más modernos poseen tecnología de ahorro de energía.

Seguridad

La Norma Oficial Mexicana es un acuerdo que garantiza la seguridad de un producto. 

Debes prestar especial atención a que el producto que adquieras cumpla con esta norma, ya que, de lo contrario, la seguridad de tu hogar podría verse en peligro.

Potencia

El primer paso que deberás seguir para calcular la potencia que necesitarás es tomar las medidas de la habitación que quieras climatizar. 

Este factor es importante ya que, a largo plazo, si no se compra según las medidas de la habitación, el artefacto podría resultar insuficiente y provocar un gasto de energía innecesariamente elevado. 

Termostato

De él dependerá el ajuste de la temperatura. Existen dos tipos en el mercado: el clásico termostato mecánico y el eléctrico, que aporta modernidad y sencillez a los electrodomésticos de hoy en día.

El termostato mecánico, también llamado análogo, es el que nos permite controlar la temperatura por medio de una ruleta. En general, el gasto energético con este tipo de termostato suele ser mayor ya que tarda más tiempo en alcanzar la temperatura buscada.

Por otro lado, el termostato eléctrico indica la temperatura en una pantalla y cuenta con distintas funciones de programación automática. De este modo, se convierte en una opción más accesible ya que ahorra energía y dinero. Si llegaste hasta aquí ¡gracias!, esperamos haberte ayudado y aconsejado acerca de qué calefactor eléctrico se adapta mejor a ti y a tu hogar. ¡Hora de ingresar a Coppel.com y comparar precios y marcas!

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO