Editorial

Detecta señales del autismo

por Editorial Coppel

En el trastorno del espectro autista, como en muchas otras condiciones, un diagnóstico a tiempo es la clave para un tratamiento exitoso.


La Organización Mundial de la Salud define a los trastornos del espectro autista (TEA) como un grupo de afecciones caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje, y por un repertorio de intereses y actividades restringido, estereotipado y repetitivo. Aparecen en la infancia, en la mayoría de los niños, en los primeros 5 años de vida, y tienden a persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. 

Y aunque es complicado lograr un diagnóstico temprano, es posible detectar los TEA a través del registro de ciertas conductas atípicas en el comportamiento de niños entre los 3 y 4 años de edad.

La Dra. Thalía Leyva, de Estrella Guía IAP, explica que este tipo de condiciones suelen ser poco comprendidas y generan confusiones debido a las particularidades de cada caso y a los pocos estudios que existen.

“Es muy difícil analizar el autismo porque no hay muchos estudios, aquí en México no se lleva un control como en otros países”, señala Leyva.

Datos del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad indican que cada año nacen en México 6,200 personas con TEA, la mayoría del sexo masculino.

La especialista indica que la detección del TEA ocurre comúnmente cuando se empiezan a desarrollar procesos de comunicación o aprendizaje, y  las irregularidades en el comportamiento de los niños son más evidentes.

“Regularmente tienen conflicto para hablar (cuando se puede) o expresar ideas”, precisa.

Algunas conductas atípicas relacionadas al trastorno del espectro autista son:

  • Poco o nulo contacto visual
  • Complicaciones en el proceso de comunicación (expresar ideas)
  • Dificultad de integración con otros niños
  • Problemas de procesamiento sensorial (irritabilidad ante ruidos fuertes)
  • Lenguaje muy literal (los niños no distinguen juegos o bromas)

La clave de una detección oportuna del TEA está en la atención que la familia brinda a los pequeños, para reconocer las señales y canalizarlos con expertos.

“Se requiere de muchos estudios para llegar a un diagnóstico, no es solo lo psicológico, tiene que intervenir un neurólogo”, detalla Leyva.

Luego del diagnóstico positivo, se deberán crear mecanismos que se ajusten a cada caso en particular, ya que cada niño tendrá una situación distinta.

No existe una cura para los TEA, sin embargo, la detección temprana trae la oportunidad de crear estrategias que mejoren el desarrollo funcional de quienes viven con esta condición.

Lo más importante es la valoración de un médico especialista y mientras más pronto se haga, mejor. 

Para más información sobre el trastorno del espectro autista, visita estos sitios: 

https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/autism/facts.html (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/autism-spectrum-disorders (Organización Mundial de la Salud)

https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/trastornos-del-espectro-autista/index.shtml (National Institute of Mental Health)

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO