Editorial

El vuelo de la monarca

por Editorial Coppel

“Aquello que para la oruga se llama fin del mundo, para el resto del mundo se llama mariposa”.


Cada otoño, y antes de que el frío las alcance, millones de mariposas monarca salen del sur de Canadá y recorren casi 5 mil kilómetros para llegar a nuestro país. 

En más de 50 mil hectáreas entre Michoacán y el Estado de México, lugar conocido como Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, se refugian estos insectos que a su paso fungen como polinizadores.

En el 2008 este lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés).

Las mariposas viajan durante 33 días, nunca de noche; llegan en noviembre y se posan como racimos para protegerse del frío en estos bosques templados llenos de encinos, pinos y oyameles. Es de febrero a marzo, después de su hibernación, cuando inicia su etapa reproductiva y se preparan para el vuelo de regreso.

Sólo las mariposas monarca nacidas a finales del verano y principios del otoño son las que realizan esta migración masiva y espectacular, un único viaje de ida y vuelta. Esta generación migratoria vive entre ocho y nueve meses, mientras que las otras generaciones viven alrededor de un mes.

Para cuando comience la migración invernal del siguiente año, varias generaciones ya habrán muerto y serán los tataranietos de las migradoras anteriores las que realicen el nuevo viaje. 

Los santuarios

Los bosques protegidos donde hibernan estos insectos son conocidos como santuarios. ¿Por qué se les llama así? Un santuario es un lugar donde se encuentra flora, fauna, paisajes o eventos naturales excepcionales que lo hacen único, y que debe ser protegido y respetado por su relevancia para el medio ambiente y la comunidad.

Aquí es donde las monarca reciben protección de eventos climáticos extremos y tranquilidad para recuperar energía y grasa, necesarias para su viaje de regreso.

Algunos santuarios están abiertos al público bajo estrictas medidas de conservación:
En Michoacán: Ejido El Rosario en la Sierra Campanario, Ejido Cerro Prieto y Ejido Senguio en la Sierra Chincua.
En el Estado de México: Ejido La Mesa en Sierra Campanario, Ejido El Capulín en Cerro Pelón y Ejido San Mateo Almomoloa en Piedra Herrada.

Identifícalas

Sus alas tienen un patrón fácil de identificar en colores negro, blanco y anaranjado. Esta combinación alerta a los depredadores, que los perciben como insectos venenosos y de mal sabor. Pesan medio gramo y miden 10 centímetros con sus alas abiertas.

La monarca en números

  • Vuelan 33 días seguidos
  • Alcanzan 120 kilómetros diarios
  • Recorren cerca de 5 mil kilómetros
  • Migran cerca de 500 millones, un 60% llega a su destino
  • Pesan medio gramo
  • Miden 10 centímetros de ancho

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO