Editorial

Es el amor

por Sergio Sarmiento

Al final, el amor es lo más importante, aunque a veces lo olvidemos.


Nos quejamos todo el tiempo de los problemas económicos o políticos, y dejamos de lado el tema fundamental: ¿Tenemos amor? ¿Contamos con una pareja que nos quiera y nos apoye? ¿Tenemos una familia que está ahí para respaldarnos en los momentos más difíciles?

Estamos acostumbrados a celebrar el amor romántico el 14 de febrero, pero es una festividad a menudo cuestionada por su comercialismo, su banalidad, su superficialidad. Quienes la critican, sin embargo, no se dan cuenta de que no hay impulso humano más importante. El amor es la fuerza de vida, la razón de la existencia. 

Es cierto que muchos celebran el amor con regalos, pero no sorprende. No es una invención de los mercantilistas de estos tiempos contemporáneos. Los presentes han sido parte de la expresión de afecto de las comunidades humanas desde un principio. El Homo sapiens primitivo que trataba de seducir a una mujer le regalaba algunos frutos o bayas que había recogido en el camino o quizá alguna concha hermosa. No era un soborno, sino una expresión de amor. 

A lo largo de la historia los humanos hemos expresado también otros tipos de amor con regalos. Los padres lo han hecho con sus hijos, y los hijos con sus padres. No hay nada de malo en ello. Es una acción natural para agradar a quien se quiere. 

Este 14 de febrero podemos celebrar y regalar a quien queremos. No es ceder al comercialismo, sino aceptar la naturaleza del afecto humano. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO