Editorial

¿Es un “gustito” o una compra compulsiva? Descúbrelo

por Editorial Coppel

Todos los excesos son dañinos y en ocasiones, comprar compulsivamente puede convertirse en una manía difícil de controlar.


“Me lo merezco”, “para eso trabajo”, “estaba en oferta”, “tuve un mal día”… Éstas son algunas de las frases que solemos utilizar para justificar compras culposas. Aquellas que sabemos que no son tan necesarias y que quizá nos provoquen deudas que arrastraremos por meses… Obvio ¡sin intereses! 

Es verdad, darse un lujito de vez en cuando no tiene nada malo, sin embargo, cuando la necesidad de comprar se vincula directamente con nuestras emociones y se convierte en una actividad irracional, entonces podemos hablar de un trastorno de compras compulsivas.

De acuerdo con el psicoterapeuta Miguel Ángel Ordaz Villasana, las compras compulsivas son una conducta disfuncional que surge como una necesidad de escapar de la realidad.

“Como sociedad no estamos acostumbrados a trabajar en nuestras emociones, a enfrentar lo que estamos sintiendo, buscamos una manera de evadirlas”, comenta el ex coordinador del departamento de psicología y psicometría de la Clínica Especializada en Rehabilitación Oceánica. 

“Las emociones no son buenas ni malas, son inevitables, todos sentimos, pero no sabemos como expresarlo de manera asertiva entonces es cuando surgen estas conductas compulsivas”, explica.

Psicoterapeuta Miguel Ángel Ordaz Villasana

Si bien en México esta conducta ha sido poco estudiada, el incremento en el comercio electrónico sucedido a raíz de la pandemia da claras señales de alerta, ya que la facilidad de compra y el uso de tarjetas de crédito puede llevar a un gasto desmedido.

“Las compras están ahora a un clic de distancia y eso brinda un placer efímero, pero cuando se dan cuenta que el producto no está en físico, entonces ese placer se desvanece aún más rápido, la espera genera ansiedad y como es tán fácil comprar en línea, el riesgo es mayor”, explica el también maestro en psicología y terapia familiar. 

De acuerdo con el Reporte “Venta Online 2021”, elaborado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el comercio electrónico en México alcanzó los 316 mil millones de pesos en 2020. Mientras que según el Reporte Digital 2021 de Hootsuite, los mexicanos gastaron ese año casi 10.5 mil millones de dólares en ropa, artículos de belleza y electrónicos, lo cual asciende a más de 220 mil millones pesos. 

Vivimos en una sociedad de consumo, estamos expuestos la mayor parte del día a un marketing agresivo tanto físico como virtual, pero eso no significa que hacer pequeñas compras de manera constante signifique que hemos desarrollado una conducta compulsiva.

“Es más común de lo que se cree porque no lo vemos como algo malo, no juzgamos al que compra, al contrario, lo vemos como una señal de prosperidad de que qué padre que tiene con qué comprar, no lo vemos como algo de riesgo”, menciona Ordaz Villasana.

En fechas navideñas, por ejemplo, comprar más de lo normal es común, pero se debe tener cuidado de no dejarse llevar por las fiestas y gastar más de la cuenta, pues los compradores compulsivos no sólo compran para ellos sino también para otros. Es decir, la emoción está ligada con el acto de comprar en sí no con el producto comprado. 

“No tiene nada de malo darse un lujo si consideramos que nuestras finanzas nos lo permiten o si es una necesidad. La clave aquí es preguntarse ¿puedo pagarlo? ¿Lo necesito? Y si es un regalo, ¿representa esto verdaderamente la emoción que siento por la persona?”, detalla el psicólogo. 

Y aunque todos tenemos algo de compradores excesivos, la diferencia está en el autocontrol y el raciocinio. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO