Cómo planificar la compra de tu moto

Sea que se trate de tu primera compra de moto o que ya seas un conductor experimentado en busca de un nuevo modelo, hay muchos factores a considerar. Deberás encontrar un vehículo que se adapte a tu estilo de conducción, calcular tu presupuesto y elegir entre opciones, para estrenar o usadas.

Con tantos estilos y modelos, se te va a hacer fácil el proceso de compra de una moto, pues rápido podrás encontrar la indicada para ti. 

Para determinar cuáles son las mejores alternativas, considera cómo planeas usar tu motocicleta y ten en cuenta también tu nivel de experiencia. Asimismo, ten presente los gastos que implica, como el seguro de motos y la gasolina. 

Una vez que hayas decidido un estilo y modelo de motocicleta, debes considerar qué tamaño de motor se ajusta a tu forma de conducir o nivel de experiencia. 

Existen variaciones dentro de los propios modelos de motos, lo que vale tener en claro a la hora de la compra. Por ejemplo, la Kawasaki Ninja ha estado disponible a lo largo de los años con tamaños de motor que van desde 250 cc hasta 1400 cc.

Las motocicletas con motores más pequeños -en el rango de 250 cc a 500 cc- son excelentes opciones para aquellos que buscan una buena moto de nivel básico y de bajo costo. 

Por lo general, este tipo suele ser menos costoso de asegurar que las motocicletas más potentes y, por lo tanto, ahorrarás dinero a largo plazo. Además, para aquellos que estén aprendiendo a manejar les resultará más fácil debido a su peso ligero y potencia manejable.

La mejor motocicleta para comenzar depende de los factores que hemos descrito anteriormente: el estilo y el tamaño del motor. Sin embargo, también es importante conocer cómo se siente el vehículo al andar; es por esto que te recomendamos que pruebes varios modelos de moto antes de hacer tu compra para tener una idea de cuál es la mejor opción para ti. 

Opciones para comprar tu moto

1. Cómo comprar una moto si no tienes dinero 

Una pregunta muy frecuente que suele surgir es “cómo comprar una moto si no tengo dinero”. Por suerte, la respuesta es mucho más fácil de lo que se puede llegar a imaginar. En BanCoppel te ofrecemos préstamos para moto que son súper accesibles y convenientes.

El Préstamo Tu Moto BanCoppel es un crédito ABCD en moneda nacional con garantía para la adquisición de motocicleta y custodia de la factura. 

Dicho crédito lo pueden solicitar todas las personas mayores de 18 años que tengan una identificación legal vigente con fotografía, comprobante de domicilio no mayor a 3 meses de antigüedad, comprobante de ingresos y poseer una cuenta en donde se pueda depositar el dinero solicitado y en donde se realizarán los cargos correspondientes. 

Cómo ahorrar para comprar una moto

Es más fácil apegarse a una meta cuanto se ven rápido los resultados. Al seguir un plan de ahorro para moto y usar algo de disciplina, podrás conseguir el dinero para comprar ese vehículo que tanto te roba el sueño en el menor tiempo posible. ¡Los siguientes tips te van ayudar en dicho objetivo!

1.  Automatiza tus ahorros con una app

Si a menudo te olvidas de poner dinero en tu cuenta de ahorros o te cuesta saber cuánto gastar, considera usar una aplicación que haga el trabajo por ti.

Hay muchas apps que automatizan tus ahorros. Estas plataformas están diseñadas para que desarrolles un hábito de ahorro sin que siquiera tengas que pensar en ello. No solo te resultan útiles para ahorrar y comprar la moto con sus accesorios sino también para llevar un buen control de tus finanzas. 

2. Configura los pagos automáticos de facturas

Es muy fácil olvidarse de pagar todas las facturas a tiempo. En este sentido cabe resaltar que una manera sencilla de ahorrar dinero es pagarlas cuando vencen, suponiendo que puedas hacerlo.

Las empresas le cobran recargos por saldos vencidos. Si bien puede parecer poco dinero, esas tarifas se acumulan rápidamente. Los cargos por pago atrasado de la tarjeta de crédito por lo general terminan siendo mucho más altos de lo que uno imagina, por eso lo ideal es mantenerse al día.

Configurar pagos automáticos para facturas es una buena opción si sabes que tendrás un saldo estable en tu cuenta.

3. Evitar los gastos hormiga

Prueba un día sin gastos. No gastar dinero en un día o una semana puede ayudarte a ahorrar dinero rápidamente. 

Esto puede obligarte a pensar en cada peso que gastas. Después de un día (o días) sin gastar, te darás cuenta de que tus hábitos de consumo han mejorado y es que, aunque parezca increíble, los gastos pequeños diarios -conocidos como gastos hormiga- terminan siendo súper altos si se los contempla en conjunto. 

4. Realiza un presupuesto

Evaluar tus gastos es una forma de encontrar áreas en las que puedes estar desperdiciando dinero. Esto puede ser un proceso revelador. El presupuesto te ayudará a planificar tus gastos. 

De la misma forma, los extractos bancarios y de tarjetas de crédito pueden ayudarte a evaluar los gastos de meses pasados.

5. Cocina tus propias comidas

La comida puede ser un gran gasto en tu presupuesto. Prepárate para tus próximas comidas y ten una idea clara de lo que necesitas del super. Haz una lista, busca cupones y trata de no comprar nada que no esté en la lista.

Incluso sin cupones, comprar comida en una tienda de comestibles será significativamente menos costoso que pedir comida para llevar, comprar el lunch en una tiendita o comer en restaurantes.

Los 4 modelos de motos más buscados

1. Motocicleta Veloci Predator 250 cc 2022

Su impactante diseño y fuerza en cada línea es lo que destaca a la nueva Predator GT3 RS 250 cc 2022. La cual ofrece V-POWER con un potente motor de 4 tiempos, transmisión estándar de 6 velocidades, enfriado por aceite, con su cómodo asiento antideslizante durable y confortable. Además, también incorpora un dispositivo de rastreo GPS para localizar tu moto en todo momento. 

Con un diseño deportivo, sin perder el toque de elegancia y su resistente suspensión invertida, esta moto es ideal para cualquier tipo de terreno. Asimismo, está equipada con faro luz LED para iluminar todos los caminos, cubre puños con luz led, amplios maleteros laterales con luz trasera y grip de sujeción.

Por si todo esto fuera poco, la Veloci Predator 250 cc 2022 cuenta, además, con puerto de carga USB, tablero digital, protector de motor,  alarma y encendido remoto y garantía de 3 años o 36,000 km.

2. Motocicleta Bajaj Avenger Cruise 220 cc 2022

El modelo Avenger de 220 cc de encendido electrónico cuenta con tablero digital, un detalle que la hace muy moderna. El tanque tiene capacidad para 14 litros de gasolina y cuenta con freno delantero de disco sencillo (260 mm de diámetro) y freno trasero de tambor (130 mm de diámetro). La llanta trasera es ancha lo que te garantiza un viaje estable ante cualquier terreno. 

Su diseño moderno te encantará, cuenta con display multifunción con velocímetro, reloj, recordatorio de servicio y más. Además, incluye un faro trasero e integra parabrisas. 

3. Motocicleta Vento Screamer 250 cc 2022

Esta increíble motocicleta Vento, modelo Screamer 2022 ofrece un moderno diseño en color verde con detalles en café. Cuenta con un motor de 4 tiempos, enfriado por aceite con una transmisión manual de 6 velocidades y una cilindrada de 250 cc. 

Ofrece una potencia máxima de 18 hp y un sistema de ignición CDI eléctrica. Posee suspensión delantera de horquilla hidráulica y trasera de monoshock. Sus frenos delanteros son de disco hidráulico para mayor seguridad al recorrer la ciudad. Además, tiene una capacidad del tanque de 20 litros con una velocidad máxima de 130 km/h.

4. Motocicleta Eléctrica RSK Motorc Eagle King

La Motocicleta Eléctrica RSK Motorc Eagle King es un vehículo eléctrico con batería recargable de plomo ácido, que permite un funcionamiento óptimo y el cual alcanza hasta 60 km/h de velocidad máxima. 

Asimismo, su batería tiene un rendimiento de hasta 60 km; mientras que su motor es de 2000 W. Todo ello permite que tu recorrido sea de lo más efectivo. 

Cuenta con freno de disco frontal y trasero, para facilitar tu desplazamiento. Está capacitada para soportar hasta 150 kg. Además, sus llantas de 13 pulgadas son ideales para un movimiento cómodo y ligero. Mientras que su diseño permite una postura corporal cómoda, ideal para las personas que tienen pensado usar la moto para ir a trabajar o a reuniones, ya que la ropa no se arruga.

Un dato no menor es su tamaño. Se trata de una moto compacta en relación a otros modelos, por lo que es fácil de estacionar y de mover por toda la ciudad. Si sigues estos tips y recomendaciones diseñados especialmente para ti, seguro el sueño de la moto propia estará a menos kilómetros de cumplirse. Recuerda que en BanCoppel tenemos líneas de crédito que pueden acercarte aún más a esta meta.

¿Qué tipos de seguro existen y cuál contratar?

Un seguro es un contrato que hacemos con una empresa especializada dedicada a ello y que nos permite solventar económicamente ciertos riesgos que se puedan presentar a futuro. Por tal motivo, existen varios tipos de seguros que pueden contratarse. 

El funcionamiento de dichas coberturas consiste, de forma general, en que el contratante (tú) se compromete a abonar una cantidad mensual de dinero -prima-, establecida en el contrato, para que el asegurador afiance el pago en caso de presentarse una eventualidad. A continuación mencionamos los tipos de seguros que existen y te sugerimos cuáles deberías contratar.

Seguros personales

Abarcan todos los seguros que salvaguardan la integridad física de una persona. A su vez, se clasifican en cuatro:

1. Seguro de vida

Su función es proteger a las personas beneficiarias en caso de fallecimiento o invalidez permanente. Generalmente lo contrata una persona con el fin de garantizar la seguridad de su familia en si llegase a producirse su deceso.

El Club de Protección Familiar de Coppel es un plan familiar completo que ofrece asistencia vial, asesoría telefónica (jurídica, médica, emocional y nutricional) y cobertura funeraria, así como un apoyo económico adicional de $10,000.00 (a marzo de 2022) al beneficiario designado por el asegurado. 

2. Seguro de accidentes personales

Este tipo de seguro proporciona servicios y asistencia cuando sucede un accidente. El asegurado puede recibir una indemnización en caso de que se haya lesionado o esté incapacitado a causa del accidente. Igualmente da protección por fallecimiento.

3. Seguro de gastos médicos

Es de los más socorridos, pues ofrece cobertura sanitaria ante enfermedades. De hecho, si estás afiliado al IMSS o eres trabajador del Estado y tu afiliación es con el ISSSTE, cuentas con atención médica, hospitalaria y medicamentos, pues es tu derecho como trabajador.

Para las personas que trabajan por su cuenta, tienen la opción de contratar el seguro médico del IMSS o uno particular, como el Club de Protección Salud, dividido en tres ejes:

  • Prevención: incluye check-up médico, plan dental y asesoría telefónica (médica, emocional, nutricional y odontológica).
  • Atención: citas con médicos especialistas, servicios médicos a domicilio y descuentos en servicios médicos (hospitales, farmacias, laboratorios de análisis clínicos, entre otros). 
  • Seguro por accidente: suma asegurada en caso de muerte accidental.

4. Seguro de dependencia

Ofrece cobertura a las personas que tengan alguna limitación física o psíquica y requieran la asistencia de alguien más. 

Seguros de daños o patrimoniales

Su función es cubrir los riesgos y daños al patrimonio de personas, y también de empresas. Se dividen en siete:

1. Seguro de automóvil

Los seguros de autos cubren los riesgos que pueden presentarse cuando manejas y, por ley en México, son obligatorios para poder circular. Adicionalmente, puedes agregarle condiciones extra, como cobertura por robo, daños al vehículo o incendio. 

El Club de Protección Vial tiene cobertura para autos/SUV y Camioneta/Pickup. Cuenta con dos modalidades de seguro: básico y plus.

Básico

  • Cubre daños a terceros (personas o bienes), pero no incluye los daños al vehículo asegurado.

Plus

  • Cubre daños a terceros, excepto los daños del vehículo asegurado.
  • Gastos médicos de los ocupantes del vehículo afiliado en caso de necesitarlos.
  • Servicio de asesoría jurídica y gastos legales.

Dentro de esta categoría también podemos incluir los seguros para motocicletas. El Club de Protección de Motos es un plan que incorpora: cobertura por pérdida total, por robo total de la moto, por responsabilidad civil, apoyo legal y asistencia vial. 

2. Seguro de ingeniería

Ofrecen cobertura de daños al patrimonio por fenómenos naturales, fallos humanos, uso y desgaste natural. 

3. Seguro de crédito

Protege en situaciones de incumplimiento de pago por venta de mercancía o prestación de servicios.

4. Seguro de robo

Cubre bienes asegurados en caso de robo. 

5. Seguro de transporte

Este tipo de seguro garantiza la cobertura por los daños materiales a unidades de transporte, así como de la mercancía que distribuyen. 

6. Seguro de incendios

Cobertura por daños al objeto asegurado ocasionados por incendio.

7. Seguro de responsabilidad civil

Se ofrece principalmente a empresas y sirve para indemnizar a terceros por perjuicios o daños ocasionados por parte del comercio o negocio.

Seguros de prestación de servicios

El asegurador ofrece un servicio al asegurado. Dentro de este tipo encontramos: 

1. Seguro de asistencia de viaje

Cubre los imprevistos que podrían presentarse cuando se realiza un viaje.

2. Seguro de deceso

Incluye cobertura de gastos derivados del funeral, así como de los trámites y gestiones que deben realizarse. 

3. Seguro de defensa jurídica

Ofrece servicios de asistencia jurídica derivados de reclamaciones judiciales o litigios. 

Un seguro cada vez más común: para mascotas

Actualmente las empresas aseguradoras comenzaron a incorporar un seguro especial para mascotas, con el objetivo de cubrir los gastos médicos por accidente, por sacrificio forzoso o muerte, por daños a terceros, por enfermedades no prevenibles, robo o extravío, gastos de búsqueda, hospitalización y gastos funerarios.

Si estoy afiliado al IMSS, ¿qué tipos de seguros me ofrece?

Ya sea que recibas un salario por parte de una empresa o seas un trabajador independiente afiliado al IMSS, cuentas con los siguientes tipos de seguros social y prestaciones (puedes contratarlos si trabajas de forma independiente): 

  • Riesgos de trabajo: protege al empleado contra accidentes y enfermedades que pueda desarrollar en el ejercicio de sus labores.
  • Accidente de trabajo: incluye la atención médica, pago de pensión durante la incapacidad, ya sea temporal, permanente o en caso de fallecimiento el dinero lo reciben los beneficiarios.
  • Enfermedades y Maternidad: atención médica especializada, así como prestaciones económicas y en especie que correspondan.
  • Atención médica: sería el equivalente a un seguro de gastos médicos, pues ofrece atención médica, quirúrgica, farmacéutica y hospitalaria. En el caso del seguro por maternidad, proporciona atención médica durante y después del embarazo, además del permiso de maternidad hasta por 84 días. 
  • Invalidez y vida: este seguro protege al asegurado o pensionado contra los riesgos de la invalidez o en caso de fallecimiento. En caso de muerte, es obligación del IMSS ofrecer a los beneficiarios: pensión de viudez, pensión de orfandad, pensión de ascendientes, ayuda asistencial a la pensionada por viudez y asistencia médica.
  • Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez: el seguro de Cesantía se otorga a los asegurados que tienen 60 años y están desempleados, mientras que el de vejez se destina a los trabajadores de 65 años, con 1,250 semanas cotizadas y reconocidas por el Instituto. 

¿Qué tomar en cuenta antes de contratar un seguro?

De acuerdo con la Condusef (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros), antes de contratar un seguro debemos considerar los siguientes aspectos:

  1. Conoce la cobertura del seguro: qué riesgos cubre y cuáles son las condiciones de lo que se está asegurando.
  2. Pregunta el costo real del seguro: investiga y haz el comparativo entre distintas compañías, pues muchas ofrecen pagos fraccionados que, en un principio, parecen muy económicos, pero que al hacer la suma total no lo son.
  3. Exige la documentación contractual: como asegurado tienes el derecho de exigir que se entregue tu contrato del seguro, pues ahí está toda la información detallada de lo que acabas de contratar. Además es tu forma de protegerte ante dudas y aclaraciones. 
  4. Verifica el contrato: revisa que los servicios ofrecidos estén en las cláusulas del contrato, ya que sólo lo estipulado en el contrato puede ser objeto de reclamo. 
  5. Verifica que el seguro cubre las necesidades: hay seguros que solicitan un pago de coaseguro o deducible que, en caso de accidente, el pago debe realizarse en ese momento. Revisa las condiciones antes. 
  6. Conoce la vigencia del seguro.
  7. Ten presente cuáles son los requisitos para cualquier reclamación.
  8. Considera el tiempo de cancelación: hay seguros que se cargan a tu tarjeta bancaria de forma automática, así que si quieres cancelarlo, ten presente las fechas de cobro para comunicarte con tu aseguradora antes.

Finalmente, recuerda que los seguros son una inversión que haces para garantizar, en primer lugar, tu seguridad y la de tu familia. El único seguro que es obligatorio es el del automóvil, pues la ley lo estipula de esa forma. 

En caso de que quieras contratar otro tipo de seguro, te sugerimos elegir uno de vida o de gastos médicos mayores, pues la salud es un eje primordial para mantener una buena calidad de vida y, en caso de que llegues a faltar, los tuyos estarán protegidos.

Consejos para ahorrar para tu retiro

¿Empezaste a trabajar y tus compañeros de empleo mayores que tú -o tus padres- te han dicho que debes ahorrar para el retiro? ¿Sabes cómo hacerlo? En este artículo resolvemos tus dudas. 

Ahorrar para el retiro, en una definición simple, consiste en “guardar” dinero para las necesidades futuras de la vejez. El ahorro para el retiro tiene como objetivo prever cierta estabilidad económica para que vivas lo más tranquilo posible cuando decidas dejar de trabajar. 

¿Cómo empiezo mi ahorro para el retiro? 

Primero que nada, no esperes demasiado tiempo después de que empieces a trabajar para iniciar tu ahorro, pues aunque la vejez te parezca todavía muy lejana, considera la inflación y devaluación del dinero que sucede año con año.

De acuerdo con una encuesta de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), sólo el 38% de la población joven dispone de una cuenta de Afore (Administradora de Fondos para el Retiro).

Si ya comenzaste a trabajar, considera investigar tus opciones de ahorro para el retiro. No es por desalentar, pero recuerda que el sistema de pensiones ha sufrido modificaciones con los años, y una de las que tuvo mayor impacto fue la de 1997, que nos señala dos aspectos fundamentales:

  1. Las personas que comenzaron a cotizar en el IMSS a partir del 1 de julio de 1997 sólo podrán pensionarse con lo que hayan ahorrado por su cuenta durante su vida laboral.
  2. El dinero sólo podrá estar en una cuenta de una Administradora de Fondos para el Retiro, la famosa Afore.

En caso de que todavía no sepas por dónde iniciar, te damos algunos consejos para planificar tu retiro. 

1. Investiga tu Afore

Por ley, si estás afiliado al IMSS o ISSSTE, cuentas con una Afore aunque nunca te hayas registrado, ya que el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) exige que tus ahorros estén en una cuenta de este tipo. 

Sin embargo, puedes hacer el cambio de cuenta de Afore una vez cada 12 meses -según la Condusef- si hay otras instituciones que te ofrecen mejores rendimientos y comisiones, pero antes debes investigar en qué Afore estás y conocer cuáles son sus beneficios.

En caso de que aún no te hayan asignado Afore, busca entre todas las opciones disponibles cuál es la mejor. Sólo asegúrate de que la institución esté autorizada por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR). 

2. Realiza un presupuesto

La mejor forma de planificar cualquier tipo de ahorro es conociendo cuáles son tus ingresos y gastos mensuales. De esta forma evitarás sentirte presionado y podrás ajustar tus aportaciones con base en tu salario. 

3. Reduce gastos “hormiga” y prioriza el ahorro 

Con esto no queremos decir que no gastes en artículos que te gusten o en entretenimiento, pero los gastos “hormiga” -como comprar un vaso de café diario o salir a beber cada fin de semana-, a la larga, representan un gasto mayor. Si lo piensas fríamente no son una necesidad básica. 

Lo mejor que puedes hacer es planificar esos gastos e incluirlos en el presupuesto. Por ejemplo, si vas a salir con tus amigos, elijan un fin de semana y estima la cantidad de plata que vas a usar, así sabrás a dónde va tu dinero y estos gastos no te sorprenderán a final de mes. 

4. Empieza de a poco, pero no te quedes ahí

La ventaja de ahorrar para el retiro desde que estás en los veinte es que puedes iniciar con ahorros voluntarios del 10% de tus ingresos. Posteriormente, te sugerimos incrementar este porcentaje al 20% después de los 30 años, ya que así podrás asegurar la cantidad necesaria para retirarte tranquilo. 

Según expertos en planes de retiro, se estima que una persona necesitará el 70% de los ingresos de su último trabajo para mantener un nivel de vida digno cuando deje de trabajar. 

Recuerda que tu Afore se compone básicamente de tu ahorro y los intereses que puedas generar, así que elige bien la cantidad quincenal o mensual que estimarás a tu futuro. 

5. Invierte tu dinero

Ahorrar dinero simplemente es guardarlo y, con el tiempo, ese dinero valdrá menos. La mejor forma de hacerlo “crecer” es con inversiones. 

A veces los bancos u otras instituciones financieras ofrecen fondos de inversión para el retiro, aunque sí requieres tener cierta experiencia en inversiones para que diseñes un plan que te convenga.

Hoy en día también existen plataformas y aplicaciones de inversión más sencillas, de riesgo bajo-medio reguladas por el Banco de México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y la Secretaría de Hacienda. 

Invertir tu dinero tampoco da resultados inmediatos; no obstante, si eres constante, tus ahorros comenzarán a crecer y contarás con otra fuente más de dinero para cuando decidas dejar de trabajar. 

Diversifica las inversiones

Si te inquieta cómo disfrutar de tu retiro con el dinero que cuentas, pues crees que no es suficiente, te sugerimos que tus ahorros o inversiones no se queden en un solo lugar. 

De preferencia invierte en operaciones con distintos niveles de riesgo, para que las de un riesgo mayor puedan mitigarse con las de bajo riesgo y así evites perder una gran cantidad de dinero. 

6. Sé constante con tus aportaciones

La importancia de planificar el retiro radica no sólo a los cuántos años empezaste, sino también a lo constante que eres con tus aportaciones. Por fortuna, las Afores están ligadas a las cuentas bancarias y de ahí toman el dinero del ahorro voluntario; además, puedes ajustar o modificar el monto de tus aportaciones. 

7. Pregunta si tu empresa cuenta con plan de ahorro o retiro

Muchas empresas manejan planes de ahorro o retiro, así que averigua si el lugar donde trabajas lo ofrece y aprovéchalo. La mayoría de planes empresariales toman una cantidad de dinero de tu salario mensual para destinarlo a este fondo. Podría parecer drástico no tener tu salario completo, pero a largo plazo agradecerás tener ese dinero en tu vejez. 

8. El ahorro para el retiro no se toca

Generalmente, las Afores sólo permiten sacar el dinero del ahorro voluntario y cada cierto tiempo, es decir, si recibes aportaciones del gobierno o de tu patrón, estas sólo podrán liberarse cuando cumplas la edad para tu retiro. 

Evita caer en esta práctica. No retires el ahorro voluntario si no es por una emergencia real. Recuerda que le estarías quitando dinero a tu yo del futuro. 

9. Asesórate con un profesional

La información es tu mejor aliada y nunca está de más una asesoría con un experto en Afores que te ayude a crear un plan de ahorro, te explique cómo funciona y oriente para resolver todas tus dudas. 

Afore Coppel, ¿qué te ofrece?

Afore Coppel es una administradora de fondos autorizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y supervisada por la CONSAR. Ofrece la opción de afiliación en cualquiera de sus 3,000 módulos ubicados en tiendas Coppel en la República Méxicana.

Beneficios 

  • Atención personal en los módulos ubicados en las tiendas, de lunes a domingo.
  • Seguridad y confianza, ya que tu dinero será administrado por personas expertas en el tema de Afores.
  • Asesoría personalizada.
  • Transparencia en las operaciones que podrás consultar en los módulos o en la página de Internet. Igualmente se te enviará a tu domicilio tres estados de cuenta al año.

Servicios

  • Traspaso. Como ya te habíamos mencionado, es posible cambiar tu cuenta de Afore por una que te convenga más. 
  • Actualización de datos.
  • Retiro de ayuda por gastos de matrimonio.
  • Aportaciones voluntarias.
  • Retiro de ayuda por desempleo.
  • Consulta de solicitudes de retiros o trámites.
  • Retiros parciales.

Es un hecho que ahorrar para el retiro te ayudará a vivir tu vejez de forma tranquila, digna y con las menores preocupaciones posibles después de haber trabajado tantos años. Ten en mente que esta inversión es para la persona más importante en tu vida: ¡tú!

¿Has pensado en tu retiro? Aquí está todo lo que necesitas saber

Dicen que a los jóvenes todo se les hace fácil, pero hay un tema en especial que no les resulta tan sencillo comprender y reflexionar: su retiro.

Y cuando hablamos de retiro a lo que realmente nos estamos refiriendo es a su ahorro para el retiro. Sí, ese dinero que les permitirá vivir con una mejor calidad de vida cuando lleguen a los 60 o 65 años, pero como aún ven lejano ese momento no se detienen hoy a pensar en su importancia.

Por esta razón nos acercamos a un especialista en finanzas para recalcar la trascendencia que tiene este tema, pues mientras más pronto tomes cartas en el asunto, mejores serán tus resultados a mediano y largo plazo.

¿CUÁNDO EMPEZAR? ¡HOY!

En el hábito del ahorro aplica perfectamente eso de no dejar para mañana lo que puedes ahorrar hoy, pues mientras más rápido comiences a hacer un “cochinito”, llegarás a tu meta en menos tiempo y más holgado.

“Cuanto más tarde empiezas, te va a costar más dinero llegar a la misma meta. Por ejemplo, si empiezas chavo, a los 20, puedes ahorrar unos mil pesos al mes para llegar a una determinada meta de retiro, pero si empiezas a ahorrar a los 40 años ya no tendrías que ahorrar mil pesos, sino unos dos mil pesos al mes, o más, para llegar a la misma meta”, señala Juan Manuel Valle Pereña, director general de Afore Coppel.

El ahorro es un tema que requiere disciplina, afirma, como el ejercicio o la dieta. Mientras más tarde lo hagas, será más difícil cambiar tus hábitos y obtener el resultado que esperas. 

De acuerdo con el especialista, ahorrar se ha convertido en una disciplina primordial porque hoy en día cada vez más jóvenes no desean trabajar para nadie más y aspiran a ser sus propios jefes. Por lo que en el momento de su retiro serán ellos mismos quienes se tengan que mantener con lo que ahorraron.

“Desde joven tienes que entender que nadie te va a resolver la vida y tienes que ahorrar, y cuanto antes mejor”, expresa Valle Pereña.

HAZ MATEMÁTICAS

El director general de Afore Coppel recomienda sacar la calculadora para hacer números con los que puedas medir cuál será tu calidad de vida -de acuerdo con lo que ahorres- cuando llegues a una edad en la que ya no trabajes y, por lo mismo, no generes ingresos.

Por ejemplo, si ganas hoy 20 mil pesos y te comprometes a ahorrar el 10 por ciento serían 2 mil pesos al mes, que al año suman 24 mil pesos. En caso de que tuvieras hoy 20 años y ahorraras esta cantidad durante 40 años para jubilarte a los 60 al final tendrías 960 mil pesos.

Muy bien, ya tienes ahorrados 960 mil pesos. Ahora divide esos 960 mil pesos entre los 20 mil pesos que quisieras seguir recibiendo al mes cuando ya no trabajes. Resulta que solo son 48 meses, es decir, solo son 4 años que pudieras disfrutar de esos ahorros hasta que se terminen. Pregúntate: ¿con eso te alcanza? ¿Podrías solventar todos tus gastos con esa cantidad?

Y no se trata de meter el dinero en una caja fuerte, sino de ahorrarlo en una institución seria que te genere intereses, pues al final son éstos los que harán la diferencia, ya que representan cerca del 65 por ciento más de lo que tú logres ahorrar. 

“Tú no das cuenta de lo que valen los intereses en 40 años si no haces el cálculo. Lo que ahorras es una fracción de lo que vas a tener, la mayor diferencia viene de los intereses, la única manera de entenderla es hacer el cálculo”, señala el experto.

VALORA EL GASTO QUE HARÁS MAÑANA

Uno de los principales obstáculos para lograr ahorrar es que las personas por lo general valoran mucho el gasto de hoy, pero no ven el gasto que necesitarán hacer mañana. 

Es decir, se piensa solo en tener hoy y disfrutar hoy, y no se pone en la balanza que en unos años también querremos consumir y disfrutar de las mismas cosas, pero nuestra capacidad de generar ingresos no será la misma.

“No dimensionamos el que sí nos vamos a retirar y pensamos que podemos empezar cualquier día y el esfuerzo por no empezar hoy y empezar en 10 años o en 20 es totalmente distinto”, advierte Valle Pereña.

“Luego puedes llegar a una edad en que es muy probable que digas ‘ya no se puede’, por no reconocer el momento idóneo; después se vuelve algo imposible”.

GASTAR MENOS ES AHORRAR

El dejar de tener algo o elegir comprar algo más barato también puede ayudarte a hacer la diferencia mañana. Por eso es recomendable que antes de hacer cualquier gasto por placer te preguntes: “¿lo quiero o lo necesito?”

Esto implica echar un ojo a nuestros hábitos de consumo e identificar en dónde nos podemos ahorrar unos pesos para mejor meterlos a un ahorro.

Por ejemplo, si eres una persona que necesita tomarse un café todos los días, pero diario te compras uno de 45 pesos, pues al año ese “pequeño” gasto se traduce en 16 mil 425 pesos.

Entonces, ¿qué tal si mejor inviertes en una cafetera casera, café y crema en polvo y en vez de comprar tu café diario de 45 pesos, ese dinero lo ahorras?

“No nos damos cuenta, pero podemos ahorrar bajándole a nuestros gastos y con sencillas estrategias. El debate central es qué es lo que quiero y qué es lo que necesito. Todos queremos el último teléfono celular, el más caro, pero la realidad es que necesitamos un teléfono con ciertas características, pero no más. Igual con los coches o los tenis, o con cualquier producto”.

INVERTIR, INVERTIR, INVERTIR…

Antes señalamos la importancia de ahorrar en alguna institución financiera, pues los intereses que genera tu ahorro serán la gran diferencia a tenerlo solamente guardado debajo del colchón o en una caja fuerte.

Por eso es muy importante que siendo empleado o dueño de un negocio destines parte de tu sueldo a un fondo de inversión, que puede ser un pagaré bancario, un seguro de vida con ahorro o aportaciones voluntarias a tu fondo para el retiro del Afore.

“Lo primordial es que sea en una institución formal; hay distintas ofertas de rendimiento y aún en esas no hay magia. Es decir, nadie te puede ofrecer algo fuera de mercado sin que te pida asumir un riesgo, y hay que ser consciente de que en general se paga un 8 por ciento de intereses, y en una Afore hasta 11 por ciento. Cualquier cosa arriba de eso puede llevarte a sorpresas desagradables en el camino”, indica Valle Pereña.

INFÓRMATE

Una vez que elijas el instrumento de ahorro que tendrás para tu retiro es importante entender cómo funciona.

“Hay que leer bien el estado de cuenta y otras herramientas de información que te brindan las instituciones, porque te encuentras cosas útiles en tus hábitos, en la lógica del ahorro que te van a servir para entender cosas”, detalla el especialista.

Esto fortalecerá en ti una cultura del ahorro, que al final te ayudará a conocer tus mejores opciones y a tomar mejores decisiones.

“No se necesita más que dedicarle 5 o 10 minutos para leer, y sacarle algo positivo”, concluye Juan Manuel.

¿Te queda duda de la importancia de asegurar tu futuro? Si no has empezado, el momento ideal es ya.

¿Qué es la cuenta Clic de BanCoppel y cómo sacarle el máximo provecho?

Conoce la cuenta Clic de BanCoppel, la forma más eficaz de abrir una cuenta de Débito desde tu celular, en minutos. 

Para obtener los beneficios de la cuenta clic de BanCoppel sólo necesitas descargar la app y generar una cuenta desde ahí, no necesitas ir al banco. 

¿Cuáles son los requisitos para tener una cuenta Bancoppel?

  1. Ser mayor de 18 años
  2. Contar con identificación oficial IFE/INE vigente
  3. Smartphone con acceso a internet y línea telefónica activa
  4. Correo electrónico

¿Cómo abro mi cuenta?

El procedimiento es muy simple, sólo necesitas descargar la aplicación de BanCoppel desde Google Play o la App Store: 

Luego da clic en el botón “Quiero ser cliente” y termina de completar la información. ¡Ya tienes una cuenta cuenta Clic de BanCoppel!

¿Qué beneficios obtengo con la cuenta Clic

  1. El primero de ellos es que puedes abrir tu cuenta desde tu celular de forma rápida y sencilla, sin necesidad de acudir al banco.
  2. Obtendrás una tarjeta digital que te permitirá hacer compras en línea.
  3. Puedes hacer retiros de efectivo sin tarjeta.
  4. Tienes acceso al dinero de tu cuenta 24/7, los 365 días del año.
  5. No cobramos comisiones por apertura ni manejo de cuenta.
  6. No hay un saldo mínimo para abrir la cuenta.
  7. Por ser cliente BanCoppel puedes acceder a ofertas y promociones exclusivas.
  8. Todas tus operaciones son seguras. Además estamos avalados por el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB). 

Cuenta nivel 2, ¿en qué consiste?

De acuerdo con el Banco de México, existe una clasificación de cuentas en niveles: 1, 2, 3 y 4. Las cuentas nivel 2 son las más comunes y tienen la facilidad de tramitarse en línea a través de un teléfono celular, como el caso de la cuenta Clic. 

Una cuenta nivel 2 es una cuenta de depósito simplificada y con baja transaccionalidad, es decir, basta con cumplir pocos requisitos para sacarla (ser mayor de edad, tener un celular e identificación vigente). 

Este tipo de cuentas no pueden recibir más de 3,000 UDIS al mes, que dependiendo del valor del UDI (Unidad de Inversión), pueden ser entre 18 y 20 mil pesos. En comparación con las cuentas nivel 1, las cuentas nivel 2 permiten acceder a los recursos de forma remota sin necesidad de contar con un plástico. 

Lo anterior es muy efectivo cuando tampoco hay bancos cercanos a tu localidad y necesitas hacer movimientos constantes, como pagos de servicios básicos o transferencias. 

Si deseas adquirir también una tarjeta física de tu cuenta, puedes acudir a tu sucursal más cercana de BanCoppel y tramitarla sin ningún problema. 

¿Cómo sacarle el máximo provecho a mi cuenta Clic de BanCoppel?

Las cuentas nivel 2, como la que puedes generar en la app de BanCoppel, están dirigidas a clientes digitales, que han cambiado su forma de administrar y manejar su dinero sin necesidad de tenerlo de forma física.

Una de las grandes ventajas de la cuenta Clic es que puedes hacer compras en línea de manera segura, al elegir la tarjeta digital con la que la harás, ésta generará un Código de seguridad dinámico por cada compra que hagas con un lapso de duración suficiente para que puedas concluirla.

Distinto de las tarjetas físicas que sólo tienen un código estático al reverso, con una tarjeta digital tienes la ventaja de la seguridad que representa que no se hará uso indebido de tu dinero en caso de que el sitio tome tus datos, pues el código dinámico cambia de manera constante y tiene un límite de tiempo.

El hecho de que no debes trasladarte para hacer pagos de servicios, recibir o enviar transferencias, se vuelve fundamental si quieres eficientar tiempo y no exponerte a los peligros de manejar el dinero en efectivo cada vez que acudes a una sucursal bancaria. 

Con tu cuenta Clic de BanCoppel podrás hacer todos tus movimientos desde tu celular, incluyendo compras en línea, retiro sin tarjeta, depósitos en efectivo y pago de servicios, todo ello sin pagar comisión por el manejo de cuenta. 

¿Cómo ahorrar dinero en un año? Conoce estos tips

Empezaste el año y uno de tus propósitos principales es ahorrar, pero no sabes ni por dónde iniciar. Nosotros te damos algunos consejos sobre cómo ahorrar dinero en un año de forma fácil y eficaz. 

El ahorro es uno de esos hábitos que cuesta trabajo implementar y mantener con el tiempo, ya sea porque surge algún imprevisto o no tenemos claro para qué usaremos ese dinero y se nos hace fácil sacarlo para pagar otras cosas. Si estás en esta situación y te urge saber cómo ahorrar dinero en un año, presta atención a estos tips. 

Comportamiento de ahorro del mexicano

De acuerdo con el periódico El Financiero, la Condusef y la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera hecha por el INEGI (2012), las formas de ahorrar dinero por parte del mexicano son las siguientes:

  • 35.5% del total de encuestados ahorran a través de instrumentos financieros regulados, como una cuenta efectiva digital, de ahorro o cheques. 
  • 43.7% lo hace por otros métodos externos a los que ofrecen los bancos; principalmente guardan el dinero en efectivo o participan en tandas. 
  • 4 de cada 10 mexicanos ahorran para emergencias o imprevistos.
  • 3 de cada 10 para gastos personales.
  • 1 de cada 4 ahorra para solventar gastos de educación y salud. 
  • Sólo 1% de la población adulta ahorra para su retiro o vejez. 

Consejos para ahorrar dinero

Antes de empezar y decidir cómo vas a ahorrar tu dinero, realiza estas acciones:

  1. Elabora un presupuesto mensual: conocer cuánto ganas y cuánto gastas es fundamental para saber cuánto puedes ahorrar.
  2. Fija un objetivo: ahorrar dinero debe tener un propósito, a corto, largo o mediano plazo.
  3. Enlista tus necesidades: diferencia cuáles son necesidades reales y cuáles deseos.
  4. Aplica el método 80/20: si te esperas a que “te sobre” dinero para ahorrar, es muy probable que no lo hagas. Esta regla dice que el 80% de tus ingresos los gastes y el 20% los ahorres.

Métodos para ahorrar dinero

Existen múltiples maneras de ahorrar dinero, así que puedes elegir la opción que mejor te funcione. Aunque dejar tu dinero en efectivo en casa te parezca lo más seguro, recuerda que con el paso del tiempo, ese dinero perderá su valor. 

¿Qué puedes hacer?

  1. Asigna un porcentaje fijo de tu sueldo y resérvalo antes de gastarlo, apenas recibas el dinero, pon esa cantidad en un lugar seguro, preferiblemente en tu cuenta bancaria si tienes posibilidad de crear apartados o tu mismo banco te ofrece el esquema de ahorro. 
  2. Cuando elijas la institución en la que vas ahorrar revisa que esté regulada y autorizada; también revisa las tasas de intereses y las comisiones que vas a recibir y ellos cobrar.
  3. Participa en un reto de ahorro. Los hay desde sumar $20.00 los sábados de cada mes e ir aumentando esa cantidad al mes siguiente, hasta ir sumando múltiplos de $15.00 cada semana durante 52 semanas. 
  4. Método Harv Eker: consiste en separar tus ingresos a la mitad, el 50% lo destinarás al pago de gastos fijos y el resto lo dedicarás a otros 5 rubros, 10% para cada uno. El objetivo es que tengas una cantidad fija para cada apartado. Este método requiere de mucha disciplina y control sobre tus gastos, pero es efectivo. 
  5. Guarda el cambio: esta forma de ahorrar es muy básica y quizá hasta la hayas aplicado. Guardar las monedas que te sobran de cambio o abonar 10 pesos diarios en un frasco te puede ayudar a solventar imprevistos a corto plazo. En caso de que no se presente ningún imprevisto, puedes depositar lo que ahorraste en tu cuenta de ahorro para que te genere más dinero. 

¿Qué te parecieron estos tips para ahorrar dinero? Aunque ahorrar requiere de disciplina y compromiso, una vez que empiezas a contemplar el ahorro dentro de tu presupuesto mensual, se te hará más fácil continuar con esta práctica. 

Inicia tu ahorro y cumple tu propósito de año nuevo

El ahorro es una de las herramientas financieras más importantes con las que contamos. 

Ahorrar es más fácil de lo que pensamos, pero es el paso inicial el que debes de tomar para comenzar con tu meta de ahorro. En esta ocasión hemos recopilado una pequeña guía de cómo iniciar con el hábito del ahorro y hacerlo de la manera más fácil y sencilla.

Empieza por el principio

Para comenzar a ahorrar necesitas tener una idea clara de cuáles son tus ingresos y egresos, así como de cuánto dinero puedes ahorrar. Como primer paso, haz un registro, en el que anotes tus gastos fijos (despensa, gasolina, colegiaturas, etc.) de manera que sepas cual es la cantidad necesaria específica con la que logras cubrir todas tus necesidades, como sugerencia puedes ayudarte con una app para hacer esta tarea. Esta te ayudará a desglosar tus ingresos y gastos, además de darte tips muy útiles que incentivan tu ahorro.

Saca cuentas

Una vez que tienes tu desglose, continúa armando un presupuesto, que es la suma total de los gastos que necesitas para vivir, de manera que puedas organizarte y saber que es lo esencial para ti, pues procurarás dejar solo eso en tu lista.

Ya con el presupuesto en mano viene el paso más notorio, que es realizar recortes de gastos, este paso exige mucha objetividad y disciplina, pues consiste, en detectar en qué estás gastando que realmente no es vital, puedes hacer acciones como cancelar servicios que no usas o no aprovechas realmente, dejar de comprar productos no esenciales, y reducir tus almuerzos fuera de casa, estas son decisiones sencillas que te ayudan a ahorrar y a cumplir tu meta de ahorro a largo plazo.

Un día, una moneda

Con la reducción de gastos viene el ahorro concreto, este es el momento en el que debes establecer metas. Es por ello que es importante que tengas bien claro cuál es tu meta y objetivo de ahorro; ampliar tu casa, comprar un auto o tomarte unas vacaciones pueden ser los motivantes que necesitas para dejar de comprar ese café por la mañana y decidir mejor llevar el tuyo a la oficina desde casa.

Finalmente como consejo adicional hay muchas herramientas que te ayudarán durante este camino, actividades como abrir una cuenta bancaria de ahorro, descargar apps que te avisan de ofertas y cómo ahorrar en ciertos productos, o si se cuenta con suficientes fondos, puedes poner una cantidad de dinero a plazo fijo para generar rendimiento adicional. Recuerda que lo importante es siempre buscar la manera de mejorar tu economía, y el ahorro será una herramienta para lograrlo.

¡Alcanzar tus metas depende de ti!

¿Por qué es tan importante contar con un plan de contingencia en caso de un imprevisto?

Cuando todo está tranquilo solemos relajarnos y olvidarnos de que siempre pueden surgir riesgos o situaciones inesperadas. Es por este motivo que los planes de contingencia resultan importantes, sobre todo para resolver eficazmente un suceso inusual. 

Pero no hay que tomar los planes de contingencia de una empresa a la ligera; es importante invertir todo el tiempo que sea necesario en crearlos y asegurarse que en el momento en el que se vayan a usar, resulten útiles y no se conviertan en un obstáculo más. 

¿Qué es la planificación de contingencias?

¿En qué consiste un plan de contingencia? Es un modelo de acción diseñado para ayudarte a responder de manera efectiva a un evento importante que puede suceder o no. 

Debe incluir cosas como controles preventivos, estrategias de recuperación y tiene que revisarse y actualizarse periódicamente para asegurarse de que en el caso de que se llegue a necesitar, vaya a funcionar. 

Debes tener planes de contingencia para todos los aspectos de tu negocio, incluso de tu vida personal. Tiene que incluir lo que debes de hacer en caso de un  incidente y las responsabilidades para llevar a cabo esas acciones, tales como solicitar un préstamo personal o a quién acudir.

¿Por qué debería tener un plan de contingencia?

Al igual que un plan de emergencia, un plan de contingencia es extremadamente útil si algo sale mal. Al identificar problemas potenciales, podrás tomar medidas para evitar que sucedan. 

Este también dará instrucciones claras sobre qué hacer si ocurre un imprevisto. Tener un plan escrito asegurará que cualquier persona pueda lidiar con un incidente, incluso si el titular de la responsabilidad principal no está disponible en ese momento.

En pocas palabras, debes de tener un plan establecido para hacer frente a cualquier problema que pueda surgir que sea inesperado y el detalle de cómo podrías lidiar con ellos.

¿Cómo hacer un plan de contingencia?

Un plan de contingencia es necesario para la mayoría de las empresas y puede ahorrarte tiempo, dinero y recursos. Para obtener una visión detallada del proceso de planificación de contingencias, considera los pasos a continuación.

1. Crea una política oficial

En el caso de que algo salga desastrosamente mal, contar con una declaración de política de contingencia proporciona pautas claras a seguir para que todos los empleados y miembros del equipo estén en sintonía al responder. Esto optimiza la calidad de la respuesta.

2. Reúne tus recursos

Para su planificación de contingencia, haga una lista de los recursos importantes a los que la empresa tiene acceso y puede usar en caso de una emergencia o estrategia de recuperación. Saber lo que se posee hace que sea más fácil identificar lo que no tiene.

3. Elabora tu plan 

Los diferentes riesgos requieren distintos planes. Priorice sus acciones para abordar las amenazas potenciales más importantes para su empresa. Concéntrese en minimizar las pérdidas y trabaje con flexibilidad para tener en cuenta múltiples escenarios y circunstancias.

4. Pon a prueba tu plan

Realiza ejercicios o simulacros para medir el tiempo de respuesta y ejecución de estrategias de recuperación. Las pruebas del plan pueden exponer debilidades o vulnerabilidades y mostrar dónde debe capacitarse o informarse al personal para aumentar la preparación.

5. Actualiza el plan cada cierto tiempo

Es importante promulgar el mantenimiento del plan, revisarlo y enmendarlo según sea necesario. Los sistemas cambian a medida que avanza la tecnología de la información, así que revisa tu plan según sea necesario y manténlo actualizado.

6. Piensa en escenarios poco probables 

El hecho de que un escenario no tenga la posibilidad de que ocurra no significa que nunca lo hará. Un plan de contingencia es como un seguro: te garantiza que tendrás lo que necesitas en el caso de que ocurra el peor de los casos.

Cuenta de ahorro: descubre cómo abrir una y realizar compras online

Tener una cuenta de ahorro en Coppel es muy fácil, simplemente tienes que cumplir con cuatro requisitos. El trámite lo puedes hacer de manera online, a través del sitio web completando un formulario o presentándote en la tienda más cercana con todos los documentos necesarios. 

Es un proceso muy rápido, el cual vas a poder hacer en un simple 1, 2 y 3. Una vez que haya sido aprobado y ya tengas tu cuenta de ahorro, vas a tener la posibilidad de comenzar a disfrutar de todos los beneficios que esta tiene para ti. 

¿Qué se necesita para abrir una cuenta de ahorro?

En Coppel.com es muy fácil abrir una cuenta de ahorro. Tan solo necesitas: 

  • Ser mayor de 18 años.
  • Presentar en la sucursal una identificación vigente con fotografía: pasaporte, cédula profesional, certificado de matrícula consular, tarjeta única de identidad militar, credencial del IMSS, credenciales emitidas por entidades Federales, Estatales y Municipales o forma migratoria múltiple.
  • Un teléfono inteligente que posea acceso a Internet y línea telefónica activa.
  • Un correo electrónico que visites con frecuencia.

Asimismo, vas a tener que presentar un comprobante de domicilio (no mayor a 3 meses de antigüedad): recibo telefónico, recibo de luz, recibo de gas natural, boleta del impuesto predial, recibo de derechos por suministro de agua o estado de cuenta bancario.

Firmar el contrato en el momento y tiene un monto mínimo de apertura $300, sin contar con monto máximo.

¿Cuáles son los beneficios de tener una cuenta de ahorro? 

Tu dinero está seguro y siempre disponible, puedes administrarlo para manejar gastos y pagos, tienes la posibilidad de hacer compras en tiendas, online o por teléfono y te da una tasa fija de rendimiento. 

Todo esto sin dejar de mencionar que tienes acceso a todos los descuentos, ofertas y beneficios exclusivos que desde Coppel lanzamos exclusivamente para nuestros clientes. 

¿Cómo hacer una compra online en Coppel.com?

Entra en Coppel.com para navegar y buscar todos los productos que deseas comprar. Es muy fácil encontrarlos a través del buscador o seleccionando las categorías que te interesan.

Cada vez que vayas encontrando un producto que quieras comprar, lo puedes ir poniendo en tu lista dando clic al botón “Agregar al carrito”.

Cuando hayas terminado de sumar todos los productos, haz clic en “Ir al carrito” para iniciar el proceso de compra. Dentro de este podrás elegir si quieres entrega a domicilio o si prefieres retirarlo en tienda más cercana.

Antes de continuar con la compra, asegúrate de que los productos que están dentro de tu carrito sean los que elegiste. Cambia las cantidades o elimina los productos que no desees y cuando ya esté todo listo, es momento de continuar. 

Puedes comprar iniciando sesión o sin registrarte, ¿cómo?:

  1. Inicia sesión: si ya tienes una cuenta en Coppel.com, ingresa con tu correo electrónico y contraseña. Si aún no la posees, te puedes hacer una cuenta en tan solo unos minutos.
  1. Inicia sesión con Facebook: tienes la opción de iniciar sesión con tu cuenta Facebook.
  1. Compra sin registrarte: si eliges esta alternativa, debes proporcionar algunos datos como correo electrónico, nombre, teléfono y domicilio de entrega.

Una vez que hayas completado este paso, es momento de que elijas la forma de pago: Crédito Coppel, pagos en efectivo, tarjeta de crédito o débito, Paypal, tarjeta de débito digital, cuenta efectiva digital o Visa Checkout.

Por último, antes de confirmar la compra, vuelve a verificar que todos los datos y los productos sean correctos. ¡Listo! Solamente te queda esperar unos minutos para que te llegue un correo electrónico con la información de tu compra.

Si elegiste entrega en tienda, recibirás un correo cuando tu pedido esté en ella para que pases por él. Tienes hasta 7 días, a partir de que tu pedido llegue a tienda para acudir al área de Cajas Muebles con tu número de pedido y una identificación oficial para recoger tus productos.

Guía para llevar un control de gastos adecuado a tus necesidades

Con la llegada de las épocas festivas y la compra de regalos, llevar un control de gastos adecuado puede volverse una tarea ardua. Las compras o adquisiciones innecesarias, aunque muchas veces inevitables, son las que llevan a desestabilizar nuestras finanzas y no nos permiten ahorrar dinero al final del mes.

El control de gastos será de gran ayuda para organizar el pago de tus cuentas, ahorrar algo de dinero y cancelar tus deudas lo más pronto posible. Pensar en dicho tema puede ser abrumador, pero en este artículo te enseñaremos una guía para que puedas lograr poner al día tus finanzas.

“La libertad financiera está disponible para aquellos que aprenden sobre ello y que trabajan para ello”, señala el inversor, empresario y escritor estadounidense, Robert Kiyosaki.

Por estas recomendaciones de expertos, y más, es importante el control de gastos. Y qué mejor forma de lograrlo que con una buena planificación financiera a partir de cuatro etapas bien definidas.

Como aconsejaba el político norteamericano Donald Rumsfeld: “Piensa con anticipación. No permitas que las operaciones diarias desvíen la planificación”.

En primer lugar deberás establecer tus objetivos y fijar su prioridad. Delimita plazos de tiempo para conseguir lo deseado y proponte metas con un presupuesto adecuado para cada una de ellas. Una buena opción es abrir una caja de ahorro o conseguir un ingreso de dinero extra.

Es importante que ante cualquier compra, gasto o renovación que quieras hacer fijes un presupuesto disponible para ese propósito. De esta manera podrás ser consciente desde un principio de lo que vas a gastar y no te llevarás sorpresas desagradables en el camino.

Organizar gastos

A continuación encontrarás una guía con los puntos más importantes a tener en cuenta si estás pensando en acomodar tus finanzas.

  1. Toma en cuenta lo que ganas. Por más tedioso que suene, el primer paso es hacer cuentas. Ya sea en una planilla de Excel o con lápiz y papel, deberás anotar el total de tu sueldo que será lo que utilizarás para cubrir tus gastos fijos.
  2. Gastos. De igual manera, deberás dividir el total de tu sueldo entre los gastos fijos de cada mes y ver con cuánto te queda para destinar en otras cosas. Impuestos, servicios de telefonía móvil o medicina prepaga, incluso las salidas con amigos o familia, todo deberá tener un monto aproximado de gastos.
  1. Gastos hormiga. Como mencionamos anteriormente, son los pequeños gastos innecesarios los que acaban por desestabilizar nuestras finanzas. Alejandro Sarracho, autor del libro “Reconfiguración financiera” , expresa que es recomendable establecer un límite reducido de gustos que te darás a lo largo del mes y hacerlo con una frecuencia más espaciada en el tiempo.
  2. Ahorra. Una vez que establezcas prioridades y contemples tus gastos fijos, podrás destinar pequeñas cantidades de dinero a un ahorro, al pago de una deuda que tienes hace mucho tiempo o a una inversión de tu agrado. Es importante tomar conciencia de los gastos que realizas y no despilfarrar dinero a principio del mes, ya que luego sufrirás las consecuencias.
  3. Ajuste. De acuerdo con Sofía Macías, empresaria y autora del libro “Pequeño Cerdo Capitalista”, puedes ahorrar sustituyendo productos o servicios costosos por opciones más baratas, por ejemplo, si pagas la mensualidad de un gimnasio solamente para correr, puedes realizar esta actividad en el parque y así ahorrar dinero.

Contar con una buena calculadora científica como herramienta te será de gran ayuda para acomodar tus finanzas, así como también descargar alguna aplicación en tu celular. Los organizadores de dinero también son elementos útiles si estás tratando de ahorrar pero te tienta realizar gastos innecesarios.

Otro sistema que funciona muy bien, y es muy utilizado últimamente, es tomar una cantidad de sobres y asignarles un valor; durante todo el mes elegirás un sobre al azar y ese será el monto que debas ahorrar ese día. ¡Te sorprenderás al final del mes cuando veas todo lo que has podido guardar!

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y que utilices el método que mejor se adapte a tus necesidades para dejar atrás la preocupación y ¡comenzar a disfrutar!

¿Cómo ganar dinero en Internet? Consejos para ganar dinero desde casa

A partir de la pandemia por Covid-19 cada vez han sido más los empleos que han optado por volverse completamente virtuales para evitar riesgos de contagios. En estos últimos dos años las maneras de cómo ganar dinero en Internet han aumentado drásticamente y existe hoy en día una gran variedad de opciones para elegir.

Lo positivo de haber pasado tanto tiempo en casa es que mucha gente ha podido comenzar a explotar sus proyectos personales y emprendimientos. En este artículo te enseñaremos cómo ganar dinero en Internet sin la necesidad de poner un pie fuera de tu vivienda y obteniendo como resultado una importante ganancia extra.

Si cuentas con una cantidad de dinero de respaldo, la primera opción para recaudar dinero es invertirlo. Dependiendo del tipo de proyecto que tengas en mente, en términos generales será necesario contar con un monto considerable para dicho fin y luego recuperarlo cuando tu negocio crezca.

La gastronomía y los servicios de alimentos, por ejemplo, no han parado de aumentar desde el surgimiento de la pandemia y son rubros que pase lo que pase a nuestro alrededor seguirán siempre vigentes y a la orden del día.

Cómo ganar dinero en Internet sin invertir demasiado

Si no cuentas con un presupuesto que te permita invertir, ¡no desesperes! Existe una larga lista de opciones a la que puedes recurrir para ganar dinero sin necesidad de gastar tus todos tus ahorros ni moverte de tu casa. A continuación conoce algunas de ellas:

  • Crea tu propia tienda online: si eres revendedor de indumentaria, realizas tus propias obras de arte o confeccionas muebles podrás abrir tu propia tienda en línea. Además, si eres habilidoso con las manualidades existen sitios específicos en los que podrás ofrecer tus artesanías y darte a conocer ante el público que disfruta del arte.
  • Sé influencer: si lo tuyo es la comunicación anímate a crear un canal en tus redes sociales y comparte el contenido que más te guste. Puedes enseñar tutoriales de makeup, reseñar libros o películas e incluso preparar recetas. Mientras más reproducciones consigas en tus videos, más rápido se monetizará tu contenido y podrás comenzar a ganar dinero extra.
  • Da clases online: en estos dos años las clases por Internet se han vuelto moneda corriente, y ¿qué mejor que utilizar esta herramienta para ganar dinero? Si dominas un idioma o tienes alguna habilidad en la que te sientas capaz de enseñar, es tu momento. Puedes empezar a dar clases a conocidos a través de plataformas o videollamadas y de paso estarás dejándoles una enseñanza.
  • Encuestas online: de un tiempo a hoy en día los sitios de encuestas se han convertido en furor. No es necesario que hagas ninguna inversión, solo deberás registrarte como usuario en los distintos sitios y opinar sobre productos o lugares para contribuir con la realización de estudios de mercado.
  • Fotografía: si te apasiona esta rama del arte, es hora de sacarle provecho. La fotografía no sólo es rentable en eventos como bodas o 15 años, también podrás vender tu material a bancos de imágenes e incluso ofrecer servicios de retoque de fotos en editoriales.

Lejos quedaron esos tiempos en que las personas se conformaban con vender objetos usados por Internet o alquilar su hogar para alojar turistas. Hoy en día con una computadora portátil y conexión WiFi podrás ganar dinero desde donde estés sin necesidad de transportarte. 

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad para dar ese paso que tanto esperabas. Ahora que ya conoces distintas formas de hacerlo, elige la que mejor se adapte a ti y anímate a emprender el camino hacia una nueva forma de vida.