Editorial

Las mejores técnicas para mantener tus pulmones en forma

por Editorial Coppel

Hay ejercicios muy sencillos dirigidos a fortalecerlos que puedes realizar en casa. Además, la respiración controlada también te ayudará a disminuir la frecuencia cardiaca, estabilizar tu presión sanguínea y reducir la ansiedad.


Una de las mayores complicaciones del Covid-19 es el daño pulmonar y los problemas respiratorios serios, como falta de aire y disminución en la oxigenación.

Al tener unos pulmones fuertes, estarás mejor preparado para enfrentar este virus y cualquier otra enfermedad respiratoria.

Hay ejercicios muy sencillos dirigidos a fortalecerlos que puedes realizar en casa. Además, la respiración controlada también te ayudará a disminuir la frecuencia cardiaca, estabilizar tu presión sanguínea y reducir la ansiedad.

  1. Ejercicio regular. La mejor forma de darle fuerza a tus pulmones es la actividad física. Con la edad, las personas van perdiendo fortaleza pulmonar, pero el ejercicio ayuda a frenar el deterioro de los pulmones y a mejorar su funcionamiento. Todo lo que haga que tu respiración se acelere es un ejercicio pulmonar, lo importante es que sea constante. Haz al menos 20 minutos de caminata rápida, bicicleta, natación o el deporte de tu preferencia de 3 a 4 veces por semana.
  1. Respiraciones profundas. Ayudan a que el aire llegue a lo más profundo de los pulmones y se eliminen secreciones o contaminantes. Sólo inhala lenta y profundamente por la nariz haciendo que tu abdomen se infle, pero no tu pecho, mantén el aire por 2-3 segundos y exhala completamente por la boca. Realiza 10 repeticiones en 3 series, descansa un minuto entre cada serie y oblígate a toser para eliminar las secreciones.
  1. Abre el tórax. Sentado y con las manos enlazadas, levanta los brazos lo más alto que puedas. Mientras, inhala por la nariz y estírate. Baja lentamente los brazos y al mismo tiempo exhala. Haz 4 series de 10 repeticiones, descansando un minuto entre cada serie. Esto ayuda a elevar la oxigenación en todo tu cuerpo
  1. Soplando. Para mover secreciones que puedan estar en la parte profunda de tus pulmones, utiliza una botella con agua y un popote. Sopla por el popote haciendo burbujas con el agua durante cinco minutos dos veces al día. Al final, oblígate a toser.

La botella debe estar llena hasta la mitad con agua y el popote debe estar mínimo tres centímetros dentro del agua.

  1. Acostado. Colócate en la cama sobre tu costado, flexiona las rodillas y llévalas hacia tu abdomen. Flexiona el brazo que queda pegado a la cama y extiende sobre tu costado el brazo que queda libre. Toma aire por la nariz mientras elevas el brazo libre hasta tu cabeza y exhala por la boca despacio mientras vuelves a bajar el brazo, repite de 5 a 10 veces de cada lado. 

Recuerda que hoy más que nunca, la salud de tus pulmones es primordial. Cuídalos, ellos son los encargados de llevar oxígeno a todas las células de tu cuerpo.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • “Sorprende a mamá” con Carlos Rivera y Coppel
    VER ARTÍCULO
  • ¿Cómo solicitar un préstamo en línea?
    VER ARTÍCULO
  • Vacunas: el camino hacia la normalidad
    VER ARTÍCULO