Estilo de Vida

Las ventajas de un tapete sanitizante. ¡Que las bacterias no entren a tu hogar!

por Nancy Reyes

Mantener las bacterias y los virus fuera de la casa para proteger a todos los miembros de la familia no es una tarea fácil. Además de todas las medidas de higiene personal es súper importante contar con un tapete sanitizante y aquí te contamos las razones.


De todas las prendas que llevamos puestas, los zapatos son los que están en mayor contacto con todo tipo de superficies y suelen ser uno de los elementos menos desinfectados. Por esta razón, tener sanitizante en la entrada es de suma importancia para poder mantener todos los espacios desinfectados. 

El tapete sanitizante evita que los gérmenes, virus y bacterias que se tienen en las suelas de los zapatos entren a los diferentes lugares. Hoy en día se podría decir que es un accesorio infaltable en todos los hogares y oficinas. 

¿Qué es un tapete sanitizante?

A simple vista un tapete sanitizante puede parecer un tapete común y corriente, pero la gran diferencia es que en su composición suelen tener diferentes alturas y, en algunos casos, charolas de diferentes materiales en donde se coloca una solución desinfectante. Este tipo de tapetes se deben de colocar en los ingresos de las casas, oficinas, en lugares muy concurridos o en lugares en donde se quiera  limitar la dispersión de contaminación y microbios.

Es importante que el tapete ocupe todo el lugar de entrada para asegurarse que todas las personas que pasen por el lugar lo pisen si o si. Además, se debe de tener en cuenta que el ancho del mismo tiene que tener la medida necesaria como para que al menos tengan que dar dos pasos sobre él y así garantizar la desinfección de las dos suelas. 

Hay que mantenerlo en las condiciones necesarias 

Los tapetes sanitizantes son muy útiles si se colocan adecuadamente y si se les da el mantenimiento necesario. Para garantizar su funcionamiento es muy importante checar que tengan la cantidad necesaria de líquido desinfectante. Además, en lugares muy concurridos lo que se recomienda es cambiar el líquido al menos una vez al día (esto va a depender del tránsito de personas que haya por el lugar).

No es obligatorio pero es de gran ayuda

Es importante destacar que si bien este tipo de tapetes no son de uso obligatorio en los hogares, si son muy útiles para mantener a la familia alejada de los virus y bacterias. Se puede sumar al resto de los protocolos de higiene para sumar protección y mantener toda la suciedad fuera de la casa. 

Una ventaja de este tipo de tapetes es que cuando se utilizan en lugares en donde no circulan muchas personas no es necesario estar cambiando el líquido sanitizante constantemente, se puede hacer cada dos o tres días sin ningún problema, por lo que no se convierte en una carga.

¿Qué líquido debo de ponerle a mi tapete sanitizante?

En el mercado se pueden encontrar botellas de líquido sanitizante listo para ser usado, pero si lo que se busca es ahorrar o si a último momento el líquido se terminó, se puede hacer una mezcla casera que cumple la misma función.

Existen tres líquidos que se consideran adecuados: el amonio cuaternario, el hipoclorito de calcio y una solución formada por una parte de cloro por cinco de agua. Para formar esta última hay que mezclar un vaso de cloro con cinco de agua (las cantidades pueden variar dependiendo del volumen que se necesite). Es fundamental aclarar que estos tres líquidos no se pueden mezclar entre sí porque pueden ser muy tóxicos.

Es importante saber que para que los tapetes sanitizantes sean 100% efectivos es necesario cambiar el líquido y limpiarlo con cierta frecuencia. Lo ideal es contar con dos de estos tapetes para poder reemplazar el que está en uso por uno limpio.

¿Cómo se debe de limpiar? Lo primero que hay que hacer es tirar el líquido que quede en el tapete. Después, con una aspiradora, se deben de eliminar todos los residuos sólidos, y posteriormente utilizar un detergente suave y agua para eliminar toda la mugre. No hay que usar químicos corrosivos que puedan dañar los materiales. Después de este proceso ya está listo para volver a ser usado. 

¿Cómo hacer un tapete sanitizante en casa?

Si se van a recibir invitados de un momento para otro y no se tiene un tapete sanitizante no hay que preocuparse, se puede hacer uno con elementos que se tienen en casa. Lo primero que hay que conseguir es una o dos charolas de plástico o metal para crear la base del tapete. Tienen que tener el ancho adecuado para que quepan las suelas de los zapatos completas y tienen que tener una profundidad de al menos cinco centímetros para que puedan contener el líquido sanitizante. 

En el caso de no tener charolas, se pueden usar dos tapetes comunes o dos trapos gruesos. Lo que hay que hacer es colocar uno adelante del otro, en la puerta principal. El primero se tiene que rociar con el líquido sanitizante, mientras que el segundo debe de permanecer seco para cumplir la función de filtro, ahí se debe de eliminar el exceso de líquido y limpiar la suciedad. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO