Estilo de Vida

Ley de la atracción: mereces lo que sueñas

por Misael Arturo

Puedes cambiar tu vida tan solo con el poder de la mente. Solamente es cuestión de tener los pensamientos adecuados para lograr la armonía y la paz que se busca.


Cada vez es más común escuchar sobre la ley de la atracción para manifestar lo que se desea y atraer lo que se necesita. Algunas personas son escépticas sobre si funciona o no, pero con tan solo intentarlo no se pierde nada.

Hay que aclarar que la ley de la atracción no es mágica. No funciona de un día para el otro y es necesario que cada uno haga su parte para hacer que las cosas pasen. 

¿Qué es la ley de atracción?

La ley de atracción es la creencia pseudocientífica que establece que a través de nuestros pensamientos podemos atraer las cosas que queremos en nuestra vida. Es importante destacar que todas las personas están constantemente aplicándola sin importar si lo hacen de manera consciente o inconsciente. Pero es ahí en donde está la gran diferencia, las personas que toman dimensión del poder que tiene esta ley universal pueden utilizarla a su favor para obtener y lograr todo lo que desean en la vida. 

Pensamiento negativos atraen cosas negativas, mientras que pensamientos positivos atraen eventos positivos. Teniendo en cuenta esto, con tus pensamientos eres capaz de Atraer lo que desees

¿Cómo puedo aplicar la ley de atracción en mi vida?

No hay que hacer cosas mágicas, ni pócimas, ni usar una varita mágica, acá el elemento que se necesita solamente es la mente. Hay que enfocarse en todo lo que se desea para la vida con afirmaciones positivas. Se deben evitar los ‘no’, ya que indirectamente se atrae eso que se está negando. 

En el día a día hay que ser consciente de lo que se dice, se piensa y se siente. Es crucial que todos los pensamientos partan y nazcan desde el amor  y la abundancia. Hasta los más pequeños comentarios o ‘chistes’ pueden influir en lo que se recibe de parte del universo.  Por eso no hay que hacer chistes negativos sobre uno mismo ni sobre otros. Por el contrario hay que actuar, pensar, sentir, creer, hablar, confiar y hacer todo desde un lugar de luz y de buena energía. 

Los puntos anteriores pueden ser difíciles de aplicar, pero lo más complicado es creer que todo eso bueno que se desea y se quiere se merece. Es crucial dejar de lado las creencias limitantes que se aprenden desde pequeños para dar lugar a los halagos y saber que todo lo bueno que va a venir te lo mereces. Todo esto se puede potenciar aprendiendo a poner límites al resto de las personas e identificando las energías negativas que se tienen alrededor. Hay que aprender a cuidarse, respetarse, saber decir que no y establecer límites sanos.

Algunos ejercicios para poder aplicarla en el día a día

Como ya mencionamos anteriormente, la ley de atracción requiere de un trabajo diario para cambiar la forma de pensar y de pararse ante la vida, pero hay algunos pequeños ejercicios que pueden ayudar a potenciar este proceso y a visualizar lo que se desea.

Uno de los ejercicios más populares entre las personas que aplican la ley de atracción en su vida es escribir con detalle todo aquello que quieren que llegue a su vida. Es importante que el texto sea detallado, esté redactado en presente y tenga todos los detalles posibles. Puede ser un rato antes de ir a dormir, para irse a descansar con todas esos pensamientos positivos en la cabeza. 

Otra opción, es el mapa de visiones o de sueños. Para armarlo es necesario tener una cartulina o un cuadro en donde se represente todo lo que se quiere. Pueden ser dibujos, recortes o un collage, lo importante es armarlo con sentimiento y poniendo cada pensamiento en todo lo que se plasma. Lo recomendable es que se ponga en un lugar en donde se pueda ver siempre para siempre tenerlo presente. Con el tiempo se pueden ir agregando cosas e ir modificándolo. 

Por último, otra buena práctica es la meditación para poder conectarse con la energía interior, junto con los agradecimientos diarios a la vida. Estas dos cosas se pueden hacer en cinco minutos, en un ratito que se tenga libre. Lo importante es hacerlo a conciencia.

Pero, ¿si hago uno no hago el otro? Todos estos ejercicios los puedes poner en práctica individualmente o en conjunto. Que hagas uno no significa que otro quede anulado. Lo que sí hay que tener es coherencia en los pedidos, no se tienen que mandar mensajes que se opongan o contradigan. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO