Entretenimiento

Los mejores juegos de cartas para divertirse con los niños

por Niza María Muñoz

Conoce cuáles son los mejores juegos de cartas para divertirse en familia durante las tardes de lluvia y los fines de semana.


Los juegos son muy importantes para que los niños y niñas se diviertan y al mismo tiempo aprendan. Con el juego correcto se pueden pasar horas y horas entretenidos sin darse cuenta, y por eso es importante encontrar y conocer los que sean adecuados para las diferentes edades. 

Entre todas las opciones de juegos, las cartas son una buena alternativa para poder llevar a todos lados. No ocupan mucho lugar, no pesan y entran en todos lados. Además, siempre se pueden sumar más jugadores.  

Algunos juegos de cartas para jugar en familia

Hay cientos de opciones de juegos de cartas, tanto con las cartas españolas como con las de poker se pueden inventar un sin fin de juegos. Aquí te dejamos tan solo cinco opciones muy divertidas para poder disfrutar con toda la familia.

1. Las siete y media

Las figuras de la baraja –sota, caballo y rey– valen medio punto, mientras que el resto de las cartas valen el número que tengan. Hay que repartir una carta a cada jugador y después hay que ir entregando tantas cartas como cada jugador quiera. El objetivo es sumar siete puntos y medio. La persona que se pase queda automáticamente eliminada. Cuando todos los jugadores tienen sus cartas hay que ir dándolas vuelta y gana el que tenga 7,5 o el que más se haya acercado.

2. Desconfío o Mentira

Se reparten todas las cartas de una baraja española entre los jugadores (si se tienen cartas de poker se puede jugar sacando las figuras). Un jugador comienza poniendo boca abajo una carta e indicando su valor, que puede ser verdad o mentira. Si el siguiente jugador le cree, debe continuar colocando una carta y diciendo su valor. Así hay que continuar hasta que algún jugador ‘desconfíe’ y grite ‘desconfío’ o ‘mentirita’. Se deberá levantar la carta y es aquí en donde se pone bueno: si el jugador había mentido deberá llevarse todas las cartas que estaban sobre la mesa, pero si el jugador que desconfió se equivocó será él quien se lleve todas las cartas. Gana quién se quede sin cartas en las manos. 

3. Cada oveja con su pareja

Este juego es muy parecido al juego de memoria. Hay que poner todas las cartas boca abajo en la mesa y cada jugador deberá ir levantando las cartas de dos en dos y formando parejas: dos ases, dos doses o dos ochos, tan solo por nombrar algunos ejemplos. Si arma una ‘pareja’ podrá levantar dos cartas más y así sucesivamente hasta no armar parejas. Gana el jugador que más cartas se quede.  

4. ¡Construyendo una casa!

En este juego se requiere habilidad y paciencia. Se puede jugar armando triángulos o cuadrados, eso dependerá del gusto de cada uno. Hay que comenzar formando las paredes de un triángulo o cuadrado sin que se caigan, cuando esté listo hay que poner una o dos cartas encima para crear una especie de techo y tener una base para poder construir el siguiente piso. La idea es intentar construir un edificio sin que se desmorone. 

Al principio puede ser un poco difícil, para hacer más fácil el juego lo mejor es comenzar haciendo más de un triángulo o cuadrado en la base e ir haciendo los pisos superiores más pequeños. En el caso de que los niños sean muy chicos se les puede enseñar la técnica y que ellos jueguen libremente a construir lo que más les guste.

5. La carta más alta

Este juego es genial para todos los niños que están empezando a aprender los números. Hay que repartir una carta a cada jugador; solo él puede verla. El que se encuentre a la derecha del que repartió es el que deberá dar las instrucciones (solo podrá hacer dos movimientos). La idea es intentar quedarse con la carta de mayor valor, por lo que si se piensa que la carta que se tiene es chica se puede decir: ‘todos giran a la derecha’, ‘todos ponen su carta en el centro’, ‘intercambian con el de enfrente’ o cualquier movimiento posible. 

¡No nos podemos olvidar del UNO!

El UNO es uno de los juegos de cartas más populares de todo el mundo.  Es simple y fácil por lo que es ideal tanto para jugar con amigos como toda la familia. Solamente hay que combinar colores y números con la tarjeta mostrada en la parte superior de la baraja. El objetivo de este juego es quedarse sin cartas en la mano, pero hay que estar atentos, ya que cuando a alguien le queda una sola carta, debe gritar «¡Uno!». 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO