Los niños y su andar por la tecnología

Éste es un recorrido para guiar a tus hijos por cada etapa en su relación con la tecnología, desde que la descubren, hasta que son capaces de usarla responsablemente.

0 – 2 años

Los primeros años son fundamentales para el desarrollo cognitivo, físico, emocional y social: el cerebro está creciendo rápidamente y haciendo conexiones.

Por eso, mientras menos pantallas use, estará mejor.

  • Lo que más importa ahora es sentir el amor y cariño de papás y cuidadores.
  • Aún no distingue lo virtual de lo real.
  • Antes de los 2 años, el uso de pantallas debe limitarse a videollamadas con abuelos o papá y mamá, si no están cerca.
  • Después ya puede ver contenido adecuados para su edad por periodos cortos de tiempo. Verifica que sean de calidad y que siempre los vea con supervisión.
  • Ningún contenido en línea se compara con todo lo que puede aprender moviéndose, tocando objetos e interactuando con personas.

3 – 5 años

El uso excesivo de pantallas en esta etapa puede retrasar la capacidad de atención, así como el desarrollo del lenguaje y habilidades sociales.

Estos años son para desarrollar y mejorar la motricidad y coordinación. La prioridad deben ser los juegos y la actividad física.

  • Siempre será mejor ir al parque que entretenerlo con un celular.
  • No permitas que esté frente a pantallas más de una hora al día.
  • Asegúrate de que vea contenidos de buena calidad: educativos, interactivos, sin violencia y que promuevan conductas positivas.
  • Busca actividades que estimulen su mente.

6 – 9 años

Para este momento, ya estará mucho más familiarizado con los dispositivos electrónicos, pero debes seguir vigilando su uso.

Apenas está definiendo su relación con la tecnología. Hay riesgos y conductas que se pueden evitar a tiempo.

  • Programa los dispositivos para que sólo pueda tener acceso a contenidos adecuados. Instala un buscador para niños como Kiddel y YouTube Kids para ver videos.
  • Fuera del horario escolar, limita el tiempo de pantalla a una hora al día.
  • Revisa siempre las clasificaciones películas y videojuegos para ver si son aptos para su edad. Enséñalo a tomar responsabilidad en esto.
  • Motívalo a hacer actividades físicas y busca que las disfrute.
  • Suspende el uso de pantallas dos horas antes de dormir y durante las comidas.
  • No sólo le prohibas, involúcrate, fíjate lo que está viendo, necesita tu supervisión constante.

10-12 años

Estos años son cruciales para reforzar el uso apropiado de la tecnología.

Aprenderá sus beneficios, pero también será más vulnerable a sus peligros. Necesita aún más guía y supervisión.

  • Las computadoras y tabletas se vuelven indispensables para las tareas escolares. Déjalas siempre en áreas comunes.
  • Enséñale que la cámara web sólo se utiliza con personas conocidas y de confianza.
  • Navega con él por internet, entérate de lo que ve. Configura los buscadores para restringir el acceso a páginas de contenido no apto (puedes encontrar en la misma red tutoriales de cómo hacerlo).
  • Es momento de conversar sobre seguridad en redes y retomar el tema periódicamente. Hazle saber por qué no debe compartir imágenes o información personal e íntima ni su ubicación geográfica. Recuérdale que todo lo que se sube a la red se queda ahí para siempre.

13-15 años

Como todo adolescente, a esta edad buscará tener más libertad y privacidad, pero debes seguir velando por su seguridad.

  • Si no lo ha hecho antes, en esta etapa pedirá usar redes sociales.
  • La edad autorizada para tener cuenta en YouTube, Instagram y Facebook es 14 años; para WhatsApp y Tik Tok, la edad mínima es 13 años.
  • Conoce los programas y pon reglas, incluso pueden hacer un “contrato” con acuerdos a respetar (encuentra un ejemplo en la página 13).
  • Monitorea sus redes y su teléfono. Dale confianza, pero sigue atento. Así podrás saber qué tan bien maneja su “libertad digital”.
  • Pídele que te acepte como amigo o seguidor en sus redes. No lo acoses ni lo avergüences.

16-18 años

Es momento de intentar lograr un balance entre respetar su privacidad y cuidar su integridad.

Lo más importante es que sepa usar la tecnología de una forma sana.

  • Respeta su privacidad, pero si lo ves necesario, revisa sus dispositivos y cuentas. Eso sí, siempre entéralo, así no sentirá que traicionas su confianza.
  • Explícale que debe ser responsable: no textear mientras maneja, no compartir fotos o videos inapropiados suyos ni de otros y responder siempre que sus padres lo busquen.
  • Enséñale a no creer todo lo que ve en línea y a verificar cualquier información que reciba.
  • Háblale de la pornografía, de las redes de trata y de todos los peligros que puede encontrar en internet.
  • Motívalo a hacer cosas distintas, a no estar todo el tiempo conectado. Aunque físicamente esté seguro, también su salud mental es importante.