Editorial

Miopía causada por pantallas, ¿cómo proteger la vista de los niños?

por Editorial Coppel

Según la Academia Americana de Oftalmología las personas con miopía no enfocan bien los objetos a lo lejos, pero de cerca sí pueden ver con claridad. Para corregirla es probable que se necesiten lentes, pero siempre debe haber un diagnóstico.


Todos los días, Francisco, de 13 años, se levanta a conectarse a su computadora para entrar al salón virtual. Pasa de 6 a 8 horas frente a su dispositivo, incluso en sus descansos se queda conectado, viendo videos o chateando. 

Cuando termina la jornada escolar, rápidamente se enlaza con sus amigos a jugar su videojuego favorito y pasa otro par de horas en línea, sólo hace una pausa corta para comer algo rápido. 

Llega la noche y, en la oscuridad de su cuarto, su mirada es absorbida por la brillantez de la luz artificial de la pantalla. Y si Francisco no está dormido pasadas las 12, estará escondido en las sábanas, con el aparato más cerca de su cara, sin poderse resistir a jugar un poco más o ver el episodio más reciente de su serie favorita. Francisco, como muchos otros adolescentes de su edad, no tiene idea del daño que está haciendo a sus ojos.

Miopía en aumento

Mientras más expuestos están los ojos a la luz artificial, en un espacio poco iluminado, las posibilidades de contraer miopía se incrementan. 

Según la Academia Americana de Oftalmología las personas con miopía no enfocan bien los objetos a lo lejos, pero de cerca sí pueden ver con claridad. Para corregirla es probable que se necesiten lentes, pero siempre debe haber un diagnóstico.

La Organización Mundial de la Salud calcula que para el año 2050, la mitad de la población mundial podría ser miope.

El efecto pandemia

Antes de que existiera el Covid-19 esta situación ya era alarmante. Un estudio realizado por la revista PLOS ONE en 2019 asoció la disminución en la visión infantil con el uso de teléfonos y computadoras.

Con la pandemia, como era de esperarse, el problema se agravó.

Este fenómeno incluso dio nombre al artículo “El 2020 como el año de la miopía de la cuarentena”, publicado en enero pasado en la revista médica JAMA Ophtalmology. En él, investigadores de distintas universidades de Estados Unidos y China describieron un descenso sustancial de la agudeza visual entre los niños tras el cierre de las escuelas en 2020.

“Desde que incrementó el uso de aparatos electrónicos, los pacientes que tienen miopía han demostrado más rápidos avances en su condición”, señala la oftalmóloga Carolina Cantú Lee. 

“Son las horas sin descanso de la pantalla las que hacen ese efecto en los ojos”, agrega la cirujana con alta especialidad en oftalmología pediátrica. 

Durante la pandemia, revela, ha estado atendiendo a más pacientes menores de 15 años y ha notado un incremento de miopía en los jóvenes.

Si este estilo de vida entre los menores continúa, la especialista prevé que para el 2050 entre 50 y 70 por ciento de los niños y adolescentes a nivel mundial padecerán miopía.

Niños, los más vulnerables

Cantú Lee afirma que la miopía resultante de la alta exposición a los dispositivos afecta más a los niños, pues al estar en pleno desarrollo, su visión se daña más fácilmente. Los ojos de los niños, indica, son más vulnerables a cambios repentinos y no tienen tanta facilidad de recuperarse.

“Tener una pantalla tan cerca simula la luz del día. Puede hacer que también les afecte el sueño y no duerman bien. Es más dañino utilizar la pantalla después de la puesta del sol”, indica.

La oftalmóloga recomienda para los niños que toman sus clases en línea que, de ser posible, utilicen una pantalla grande, como una computadora y que ésta quede lo más alejada de su cara que se pueda.

“Tener un teléfono es lo más fatigante, pues tienen que hacer esfuerzo para captar lo que ven”, expresa.

Para detener este “daño accidental” es necesario cambiar la dinámica en torno a los dispositivos. Lo ideal es restringirlos lo más posible, dejarlos sólo para lo estrictamente necesario y tomar las precauciones debidas. Los ojos de nuestros hijos están de por medio.

Recomendaciones:

Para evitar el daño que generan las pantallas a los ojos de los niños, la cirujana oftalmóloga ofrece algunos consejos que, por cierto, también funcionan para los adultos: 

  • Salir al aire libre por al menos media hora para descansar los ojos. Estar al exterior hará que la visión se relaje y deje de esforzarse.
  • Buscar que lo que se lee en línea o en la computadora tenga letra grande o crecer lo que se ve en pantalla, buscar que sea legible sin tener que esforzarse. 
  • Llevarlos a revisiones periódicas para checar sus retinas y consultar si necesitan prescripción para lentes.
  • Si se toman clases o sesiones largas, es sano despegarse del aparato después de cada 40-45 minutos y descansar la vista por alrededor de 5 minutos. Puede ser cerrar los ojos o ver hacia un punto fijo que no sea una pantalla. También puede hacerse en periodos más cortos de tiempo: por cada 20 minutos, descansar un minuto o dos.
Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO