Moda

¿Mucha ropa que ya no usas? Te enseñamos a organizarla para venderla o regalarla

por Edén Alfonso

Aprende a deshacerte de la ropa que ya no usas de una manera fácil y práctica


Es muy común que la gente tenga el closet lleno de ropa y a la mera hora de tener que vestirse dice ‘no cuento con nada que ponerme’.

Un armario lleno de ropa que no se usa se convierte simplemente en un estorbo. Y es que cuesta trabajo mantenerlo ordenado y encontrar las cosas, para finalmente siempre terminar siempre usando lo mismo. Es por esta razón que, lo mejor que se puede hacer es una limpieza profunda a fin de dejar en el closet lo que verdaderamente se utiliza. 

Ventajas de regalar lo viejo

El error más común que se comente, es llenar el closet con enormes cantidades de ropa llena de excusas. Los pretextos ‘para cuando se vuelva a usar’ o ‘el día que adelgace’ son los más comunes y por los cuales se tienen pilas de ropa durante años sin usar.

Lograr deshacerse de todas esas prendas es un gran desafío porque entendemos que no es fácil desprenderse. Pero, a la larga, tiene muchos beneficios: renovarás la energía, ganarás mucho más espacio y podrás ayudar a quién más lo necesita. 

3 pasos para organizar tu ropa

Si tienes ganas de organizar toda tu ropa, lo más recomendable es seguir los siguientes pasos para no caer en la tentación de volver a guardar todo tal y como estaba. 

1. Saca todo lo que no lavas hace al menos un año

Si, así como lees. Lo más seguro es que todas aquellas prendas que no has lavado durante el último año, no las vuelvas a usar. Exceptuando las que sean para usar en eventos especiales, cómo puede ser un vestido de gala o una chamarra para la nieve. 

2. Separa en tres diferentes grupos

Cuando estés analizando prenda por prenda, tómate el trabajo de separarla en tres grupos: lo que se queda, lo que es para regalar o vender y lo que es para tirar.

Cabe destacar que, al igual que la ropa para vender, toda la vestimenta que sea para regalar tiene que estar en buenas condiciones.

3. Momento de ver qué es para vender 

Ya con las tres pilas de ropa es momento de guardar de manera organizada las prendas que decidiste quedarte y poner en una bolsa las que vas a tirar. Mientras que, el montón que sea para regalar o vender tiene que pasar por un proceso de selección más. 

¿Qué se vende y qué no? Hay que ser muy sinceros en este paso y evitar querer ganar hasta el último centavo posible. Si bien, está muy de moda vender ropa usada, no todo es material apto para hacerlo.

Lo aconsejable es regalar todo lo que más se pueda pensando que hay personas a las cuales les va a ser muy útil esta acción; y luego, se pueden vender todas las prendas que se encuentren casi como nuevas o sean de diseñador.

Por último, es muy importante limpiar y doblar cuando ya hayas elegido todo lo que no vas a regalar. Es fundamental que esté en perfectas condiciones antes de entregarlo. No olvides que todo entra por los ojos y la primera impresión es lo que cuenta. 

Tómate el tiempo de probarte todo

Al momento de hacer la selección de ropa de lo que se queda y lo que se va, lo que se recomienda es siempre probarse todas las prendas que se van a conservar, antes de volverlas a meter en el closet.

Muchas veces se guardan cosas teniendo en mente una idea de cómo lucen y la realidad es que pueden quedar pequeñas o quizás muy grandes. Esto es aconsejable porque, con el correr del tiempo, el cuerpo y los gustos se van modificando.

Y recuerda que si por alguna razón hay algo que no te convence, lo ideal es dejarlo ir, ya vendrán nuevas opciones que te encantarán.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO