Editorial

NIÑEZ INACTIVA

por Editorial Coppel

El estilo de vida sedentario al que ha llevado el confinamiento pone en peligro la salud de los menores. Es momento de combatirlo para evitar problemas mayores.


Quedarse en casa más tiempo de lo normal, como parte de las medidas para protegernos del Covid-19, ha traído muchos cambios al interior de las familias, uno de ellos, muy preocupante, es el aumento del sedentarismo en los niños. 

A cualquier edad, la actividad física es uno de los pilares para mantener una salud óptima. Por el contrario, no moverse nunca o casi nunca aumenta el riesgo de padecer enfermedades y puede llevar a una muerte prematura.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 80 por ciento de los adolescentes en el mundo tienen un nivel insuficiente de actividad física.

En adultos, la inactividad es un factor de riesgo que va ligado a males crónicos como presión arterial elevada, accidentes cerebrovasculares, diabetes, infartos o hipertensión arterial. 

Pero en niños y adolescentes es aún más preocupante, pues afecta el crecimiento y desarrollo óptimo a nivel físico y mental, lo que impactará en su vida adulta.

Según datos de la UNICEF, en México 1 de cada 20 niñas y niños menores de 5 años y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad. 

Además, estudios demuestran que los periodos prolongados de inactividad podrían causar cambios en la circulación de los niños pequeños, lo que podría incrementar su riesgo de padecer una enfermedad cardiaca. Otra consecuencia del sedentarismo son los problemas de salud mental, específicamente la depresión.

EL VALOR DEL EJERCICIO

La OMS recomienda que los niños y niñas de 11 a 17 años realicen al menos una hora de actividad física diaria. Puede ser caminar, andar en bicicleta, pedalear, practicar algún deporte, correr o participar en actividades recreativas y juegos.

El ejercicio regular mejora la capacidad cardiorrespiratoria y pulmonar, ayuda a mantener un peso óptimo y, además, tiene efectos positivos en el desarrollo cognitivo y en la socialización.

“La actividad física en los niños ayuda principalmente a la prevención de enfermedades como la obesidad y enfermedades cardiovasculares”

Cecilia Salazar, Nutriologa

En los niños más pequeños beneficia su salud física, mental y su bienestar, y ayuda a prevenir enfermedades en etapas posteriores de la vida, de acuerdo con la doctora Fiona Bull, directora del programa de la OMS de vigilancia y prevención poblacionales de enfermedades no transmisibles.

 “Los efectos en la salud física son muy positivos, desarrollan habilidades que seguirán aprovechando en la vida adulta. Los niños activos son niños felices, que al gastar energía haciendo ejercicio comerán mejor y tendrán un mejor descanso”, añade la nutrióloga Cecilia Salazar.  

En la actualidad, es común pasar el tiempo libre sentados frente a un dispositivo electrónico, la televisión o jugando videojuegos. La escuela se toma en línea o por televisión, los trabajos se han vuelto cada vez más inactivos, las compras están a un clic, incluso al trasladarnos ya poco se camina. Es necesario activarse.
Salazar explica que la etapa escolar es creadora de hábitos. Si los niños se acostumbran a hacer alguna actividad física desde pequeños, seguramente serán adultos activos y saludables; de lo contrario, les costará más trabajo crear nuevos hábitos en favor de su salud.
Practicar ejercicio, ya sea en un equipo o academia, o hacerlo en el parque jugando en la bici o patines, mejora la salud en general y ayuda a controlar el peso de los pequeños. 

¡Muévanse todos!
Estas son algunas ideas para motivar a los niños a hacer actividad física:

  • Busca actividades que disfrute, entre más le guste será más probable que siga practicándola. Puede ser nadar, andar en bicicleta, jugar futbol o bailar.
  • Cuida que la actividad o deporte vaya acorde a su edad, complexión física y estado de salud. Puedes pedir orientación a su pediatra.
  • Para los más pequeños intenta con juguetes activos, como cuerdas de saltar, pelotas o patines.
  • Prueben diferentes actividades y háganlo como juego. Si se siente presionado por ganar o ser el mejor, puede dejar de disfrutarlo.
  • Hagan tiempo para el deporte. Siempre debe buscarse un espacio para el ocio y para el ejercicio.
  • Establece límites en tiempo de pantalla: televisión, computadora, tabletas, celular, videojuegos. Aprovechen el tiempo libre para realizar actividades físicas.
  • Pon el ejemplo. Convierte el ejercicio en un estilo de vida y no te quejes cuando debas hacerlo.
  • Actívense en familia. Hagan caminatas, paseos, retas y juegos en donde toda la familia se involucre, que se diviertan y a la vez hagan trabajo físico.
Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 2- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO