Opiniones

Niños y naturaleza, una relación que hay que fomentar

por Priscilla Moreno

A continuación enlistamos algunas formas muy sencillas de poner a los niños en contacto con la naturaleza para crear ese importante vínculo.


¡Que vayan los niños al parque!

Trepar un árbol, sembrar flores o juntar conchitas en la playa puede tener más beneficios para los niños de lo que imaginas.

El medio natural actúa como una herramienta de exploración, estimula los sentidos y la capacidad de atención. En los más pequeños, ayuda a relacionarse, a observar, mejora el autocontrol y la autoestima. 

En una escuela preescolar de Milwaukee, en Estados Unidos, llamada Schlitz Nature Preschool, padres y maestros han notado que pasar horas al aire libre diariamente da seguridad a los niños más tímidos e indecisos.

Aquí los menores trepan árboles, exploran bajo las piedras y aprenden a observar la flora y la fauna en silencio. Los profesores destacan que los alumnos logran quedarse sentados cuando es necesario, escuchan atentamente y regulan mejor su comportamiento, a diferencia de otros de su misma edad sin estas actividades.

Sarah Milligen-Toffler, directora ejecutiva de Children & Nature Network, asegura que existe un vínculo entre el aprendizaje al aire libre y los logros académicos. Y otros estudios recientes han comprobado que la naturaleza influye en la capacidad de aprendizaje y socialización.

Esta relación tiene que ver con un vínculo positivo que se crea con las experiencias en la naturaleza que ayuda al desarrollo temprano del cerebro y a la comunicación neuronal. Esta interacción permite a los niños en etapas futuras, ejercer la responsabilidad, libertad y seguridad.

Sin embargo, el estilo de vida actual y el creciente uso de la tecnología alejan a los niños de los espacios naturales y al aire libre. Una encuesta llevada a cabo por el instituto de opinión alemán EMNID, arrojó que sólo la mitad de los niños de entre 4 y 12 años de este país se había subido alguna vez a un árbol.

Involucrar a los pequeños con la naturaleza es una acción de gran trascendencia, pero además muy sencilla.

Investigaciones en escuelas de Taiwán encontraron que en las aulas donde los maestros colocaron macetas con plantas, se necesitaban menos medidas disciplinarias y los niños que las cuidaban se sentían menos estresados, en comparación con las aulas sin ellas.

¿Cómo empezar?

A continuación enlistamos algunas formas muy sencillas de poner a los niños en contacto con la naturaleza para crear ese importante vínculo.

  • Salir a jugar al jardín o al parque más cercano.
  • Hacer un picnic en el campo el fin de semana.
  • Visitar una granja
  • Bañarse en un río
  • Acampar al aire libre
  • Enseñarle a pescar
  • Observar las aves o los insectos
  • Recoger hojas secas, conchitas o piedras
  • Plantar semillas de flores o plantas
  • Regar las macetas
  • Observar los cambios de estación
  • Platicar con ellos sobre el ciclo de la mariposa, del origen de la leche, de la forma en que crece cada fruta, etc.
  • Participar en un campamento de verano al aire libre

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida


Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO

  • 1- Salud visual: ¿Cómo detectar y prevenir problemas?

    VER ARTÍCULO
  • 2- Consejos para comer sano sin gastar mucho

    VER ARTÍCULO
  • 3- El voto y la participación ciudadana

    VER ARTÍCULO