Editorial

Ositos y mantitas: seguridad para tu bebé

por Editorial Coppel

Los psicólogos lo llaman “objeto transicional” o “de apego”, pero para tu hijo o hija, son aliados que les brindan seguridad y cariño.


La escena se repite una y otra vez. Esteban despierta y de inmediato busca su osito de peluche. Allá va, arrastrándolo por toda la casa, bajando y subiendo escaleras y abrazándolo durante sus siestas. 

Su papá ya no sabe qué hacer, pues cuando el niño no encuentra al muñeco, está de mal humor, llora e incluso no puede dormir. A veces le recuerda a Linus van Pelt, el amigo de Charlie Brown que llevaba una cobijita a todos lados, o a Maggie Simpson, quien no puede estar sin su chupón o el viejo oso Bobo.

Pero hay una mayor preocupación: ¿en qué momento deberá “quitarle” ese oso a su hijo? ¿Lo querrá traer por siempre?

Sandra Álvarez, psicóloga por la Universidad del Claustro de Sor Juana, explica lo común de esta situación.

“Tanto los muñecos de peluche, como las cobijitas, son llamados ‘objeto transicional’ o bien ‘de apego’, y como el nombre lo indica, sirven para atravesar una transición. Generalmente se presenta cuando los bebés han dejado el pecho materno, y por ello se busca un objeto suave, cálido, que simule un apapacho”, explica.

“Algunos bebés tienen la necesidad a un nivel psíquico, es una conexión y/o emplazar un objeto por el otro, entonces es una experiencia entre la realidad interior y exterior del niño. En términos prácticos: estas mantitas, chupón o peluches sustituyen lo que están dejando, le están dando fuerza a su Yo”, explica Álvarez.

¿No se separa del objeto? Calma, la especialista destaca que esto no debe de preocupar a los padres. 

“Solitos lo van a dejar, es una etapa… y si ya se ve que hay una mayor dependencia, es decir, no hacen nada sin él o sufre ansiedad, se les debe ir quitando poco a poco, condicionándolo a realizar actividades que le gusten, a cambio de soltarlo por momentos. No será para siempre”.

Así que si tu hijo o hija tienen un objeto que más que un juguete es un “inseparable amigo” y parecen más unidos que Batman y Robin, no debes preocuparte, recuerda que hasta las bandas más icónicas y legendarias, se han separado. Eso sí, aprovecha cuando el bebé duerma para darle una buena lavada a esa mantita o ese peluche, pues suelen acumular gérmenes.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO