Hogar

Pan casero: la mejor receta para deleitar a tus invitados.

por Niza María Muñoz

El pan es un producto elaborado que data de miles de años atrás, y en esta nota te contaremos todos los secretos para que hagas el mejor pan casero.


¿Cómo hacer pan casero? Suele ser una de las preguntas más comunes a la hora de hablar de cocina y recetas. Algo tan simple que no muchos saben preparar. 

Aquí te contamos cómo hacer pan casero en tu hogar para que durante la próxima comida puedas deleitar a todos tus comensales. 

¿Cómo hacer pan casero? 

Estos son los ingredientes que necesitas:

500 gramos de harina de fuerza 

10 gramos de levadura seca

240 mililitros de agua tibia 

15 gramos de sal

Una vez que tengas todos los ingredientes…

En un recipiente hay que colocar todos los ingredientes secos: harina, levadura y sal. Mezclar un poco con las manos. Una vez listo hay que ir agregando poco a poco el agua hasta formar una masa. Cuando esté todo es necesario amasar durante 20 minutos aproximadamente o hasta tener una masa lisa. Una vez lograda el punto deseado se pone en el recipiente y se tapa con un trapo. Hay que dejarlo reposar unos 30 minutos en un lugar caliente. 

Pasado el tiempo de reposo hay que volver a amasar por unos 15 minutos más. Al terminar hay que darle una forma circular y colocarla sobre la charola que va a ir al horno. Hay que volverla a cubrir con un trapo y volver a dejar que repose una hora más. Una vez que ya pasó el tiempo, hay que pasar un pincel con agua por arriba, hacer unos pequeños cortes con cuchillo y llevar al horno a 230ºC por 10 minutos. Bajamos la intensidad del horno a 200ºC y dejamos otros 25 a 30 minutos aproximadamente.

Cuando ya esté cocido hay que sacarlo del horno y dejarlo enfriar. ¡Listo! A disfrutar de un delicioso pan casero. 

La misma base, una infinidad de opciones para la cocina del hogar

Teniendo en cuenta esta misma base se pueden crear otras versiones de panes. A los ingredientes secos se le puede sumar orégano, queso, cebolla o ajo, solo por nombrar algunas opciones. Otra opción es agregarle en la parte de arriba, al momento de pincelar con agua, algunas semillas como ajonjolí o chía. También se pueden hacer rellenos y ponerles en el centro queso, jamón, aceitunas o cebolla, entre otras cosas. Hay que animarse a crear y dejarse llevar por la cocina. 

Otra opción con tan solo 2 ingredientes

Si no quieres salir a comprar nada, no hay que preocuparse. Hay una receta para pan con tan solo dos ingredientes que todos tenemos en casa: leche y harina.

Estas son las cantidades que necesitas para ocho panes:

350 gramos de harina preparada 

200 ml de leche tibia

Cuando tengas los ingredientes listos…

En un recipiente hay que mezclar los dos ingredientes hasta que se unan. Una vez que la masa esté hecha hay que amasar durante unos 10 minutos y después estirar en forma de cilindro para dividir en ocho partes iguales. Con cada pedazo hay que formar una bolita. Ya que estén todas listas hay que ponerlas en una charola que pueda ir al horno. Cada bolita hay que apachurrarla con la mano y, usando un cuchillo, hacerles un corte por arriba. Dejar reposar por 10 minutos, mientras se precalienta el horno a 200 grados. Para finalizar, llevarlos al horno durante 10 minutos (el tiempo va a depender de cada horno). Otra opción, es ponerlos en una sartén en la estufa durante 10 minutos a fuego bajo, quedan igual de ricos.

Con esta base de pan también se pueden hacer varias variantes. Agregándole una cucharadita de azúcar se puede prestar una versión dulce y, por el contrario, agregándole una cucharadita de sal una versión salada. También otra opción es agregarle anís, orégano o la especie que tengas en tu casa. O, por qué no, hacerlo neutro para poder comerlo en todo momento del día y adaptarlo a cada comida.

Tres trucos para lograr un pan perfecto 

Amasar sirve para integrar ingredientes. Un buen amasado asegura un buen resultado. El primer gran secreto es mezclar primero los ingredientes secos -por ejemplo: harina, levadura y sal- y después los húmedos -puede ser leche, yogurt, aceite-. Cuando estén listos es el momento de mezclar las dos preparaciones. Acá llega el segundo gran tip: dejar la masa reposar en un lugar calientito y tapada. Y, por último, hornear la maza con un poco de agua. Si, ¡con agua! Introducir un recipiente apto para el horno con agua desde el precalentado y mantenerlo durante la cocción.

Con estos tres consejos lograrás hacer panes riquísimos y no querrás volver a comprar. Hay que recordar que cada tipo de harina, cada receta y cada horno varían, por lo que en muchas ocasiones hay que realizar varias pruebas hasta lograr el punto deseado. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO