Editorial

Pon en forma tus neuronas

por Editorial Coppel

Para los que creen que el ejercicio es solo físico, este artículo dejará en evidencia que tus neuronas también pueden estar muy en forma.¿Cómo hacerlo? entérate aquí.


Leer es una actividad que se practica a diario. Leemos todo lo que nos rodea y está escrito, pero más allá de lo cotidiano, la lectura como hábito tiene múltiples beneficios para la salud y el desarrollo social de las personas.

El poeta español Ángel González dijo alguna vez que lo que se lee en un libro puede ser fantasía, pero lo que se siente es real, y de acuerdo con la agencia canadiense Hill Strategies, especialista en investigaciones relacionadas con arte y cultura, ese sentimiento contribuye al bienestar de las personas 

Según el estudio “The Arts and Individual Well-Being in Canada”(Las artes y el benestar individual en Canadá), las personas con hábitos de lectura reportan un mayor grado de satisfacción con su vida y desarrollan más empatía hacia otros, por lo que tienen una mayor tendencia a realizar trabajo voluntario.

Otra investigación, coordinada en 2009 por el neuropsicólogo David Lewis, fundador de MindLab International en la Universidad de Sussex, en Reino Unido, demostró que tan sólo seis minutos de lectura al día ayudan a reducir los niveles de estrés hasta un 60%, pues baja el ritmo cardiaco y relaja la tensión muscular. 

Y es que la lectura genera una reserva cognitiva, o sea, una especie de capital mental, que es crucial para prevenir o mitigar la degeneración neuronal y las enfermedades relacionadas con ella. 

En 2013, la revista Neurology publicó un estudio del Centro Médico de la Universidad Rush, en Chicago, que probó que los adultos mayores que se involucran en actividades de lectura y escritura de manera frecuente a lo largo de sus vidas tienen menos probabilidades de sufrir demencia. 

Incluso, investigadores de la Universidad de Yale descubrieron que los adultos mayores que leen alrededor de 3.5 horas a la semana tienen una expectativa de vida dos años mayor que aquellos que no tienen este hábito. 

La lectura también ayuda a ampliar el vocabulario, lo que a temprana edad contribuye al desarrollo de la inteligencia, afirma otro estudio publicado en la revista académica Child Development. Esta investigación demostró que los niños de 7 años con mejores habilidades para leer suelen obtener mejores resultados en las pruebas que miden el coeficiente intelectual.

Tantos estudios demuestran que es verdad, la lectura tiene un efecto mágico en la mente y el desarrollo de las neuronas.

Así que ya lo sabes, aprovecha tu tiempo en casa, en los trayectos o en periodos de espera y toma un libro. Recuerda que con cada página que leas estarás contribuyendo a tu bienestar y desarrollo. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • ¿Cómo solicitar un préstamo en línea?
    VER ARTÍCULO
  • Vacunas: el camino hacia la normalidad
    VER ARTÍCULO
  • Crédito joven Coppel: ¿A qué edad se puede solicitar uno?
    VER ARTÍCULO