¿Preocupado por alguien? Cómo brindarle apoyo

Sharing is caring!

Hay momentos en que alguien nos preocupa y no se nos hace fácil acercarnos. Además para algunos no es tan sencillo abrirse y hablar de sus problemas con los demás. 

En su artículo para The New York Times “Cómo preguntar si todo está bien cuando es claro que no”, Anna Goldfarb ofrece consejos para elegir el mejor momento, así como formas de acercarnos a una persona que nos preocupa para brindarle apoyo.

  1. Estar al pendiente de cambios

Generalmente, nuestra preocupación no inicia de la nada, comienza porque empezamos a notar algo diferente. El profesor de psicología de la Universidad Estatal de Florida Thomas Joiner dice que cuando hablas con un amigo, familiar o compañero debes estar al pendiente de cambios de humor o de si la persona se empieza a descuidar físicamente. Otra situación es si ha pasado por una ruptura o un problema de salud, económico o algo que pueda causarle tristeza o estrés. 

  1. Pensar en qué clase de relación tienes con esa persona

Es mucho más sencillo hablar de nuestros problemas con alguien a quien vemos igual a nosotros. Por eso es importante pensar en el tipo de relación que tenemos con la persona, así sabremos si se sentirá cómoda y segura de hablar de sus problemas. 

  1. Evita el “¿cómo estás?”

Si haces esta pregunta, por reflejo te contestará “bien”. Es mejor ser sincero y decirle la razón por la que estás preocupado, como “he notado que duermes más” o “he sentido que estás de malas últimamente”. Al hacerle saber que has percibido sus cambios, le estás dando la oportunidad de aceptarlo o negarlo. 

Otra forma es hacer preguntas abiertas: “¿Cómo están las cosas en casa?” o “¿Qué pasa por tu mente?” La doctora en psicología Uchechi Ukuku dice “lo que intentas hacer es mostrarles que de verdad quieres saber cómo está su vida y cómo están experimentando sus circunstancias”. 

También puedes iniciar la conversación con un “pensé en ti”. 

  1. Escucha

Es muy importante que, si la persona ha decidido compartir sus emociones, problemas o preocupaciones no estés pensando en cómo responder o resolver su problema. Simplemente escúchala y valida sus emociones, dile “Sí, la situación que estás pasando sí es dolorosa”. 

También acepta si la persona no quiere compartir lo que le está pasando, hazle saber que entiendes que no está listo para hablar. 

  1. Confidencialidad

Muchas veces, las personas no quieren hablar de su problema o situación porque les da vergüenza. Prométele que no dirás nada a nadie para que sienta seguridad de abrirse. Jena Lee, psiquiatra e instructora clínica en la Universidad de California, recomienda compartir un poco de tus problemas para ayudar a que la conversación fluya.

  1. Sigue en contacto

Quedar en llamar, mandar mensaje o verse para tomar un café en un día específico mostrará tu interés en su bienestar y hará sentir a la persona acompañada. 

“No nos damos cuenta cómo ser visto puede cambiar el ánimo de alguien”, dice Ukuku. 

Es normal que tus amigos, familiares o conocidos encuentren difícil comunicar que necesitan ayuda. Lo importante es plantar una semilla para que sepan que hay alguien a quien le importan sus emociones y con quien pueden hablar. 

Etiquetas: , ,

Editorial Coppel

Nuestro propósito es crear artículos interesantes y amenos que pueden ayudarte a que conozcas más sobre la familia, la educación, la salud, y el medio ambiente; cuestiones de historia, hogar, trabajo, ciudadanía y otros temas importantes para tu vida y la de tus familiares y amigos.
Leer mejora tu vida.
Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.