¿Problemas para dormir? Tu bienestar comienza con tu almohada

Sharing is caring!

Suele ser más común de lo que se piensa dormir durante horas y amanecer cansado. Hay muchos errores comunes que por lo general se suelen repetir que no permiten dormir bien. 

Para poder dormir bien durante la noche no se necesita solo  un buen colchón y un cuarto confortable, es crucial contar con una almohada que permita relajar el cuello y la cabeza. 

Evita tener problemas a la hora de dormir

El momento de descansar es tan importante en la rutina de las personas como una alimentación saludable y el ejercicio. Por eso es importante combatir y solucionar todos los problemas para dormir que surjan en el día a día, muchos de los cuales se dejan pasar y no se les da la importancia necesaria.

Definitivamente la Cama y colchón son dos de los elementos más importantes. El colchón debe de brindar el soporte necesario a la espalda, no tiene que ser ni muy firmes ni muy blandos. Tiene que tener la densidad justa para que se amolde a la forma de la columna y permita descansar al resto del cuerpo. Junto con el colchón, la almohada tiene la misma importancia si lo que se busca es calidad de sueño. La cabeza, el cuello y la columna vertebral deben de estar bien alineados para lograr un sueño reparador.

¿Cómo elegir una almohada?

Altas o bajas, duras o blandas, de materiales sintéticos o de plumas. Hay una infinidad de modelos y tipos de almohadas para poder elegir, todo va a depender del gusto personal de cada persona. Pero, en lo general, hay que tener en cuenta ciertos factores para elegir una, que junto con el colchón, permitan lograr una postura de descanso y así evitar malas posturas que pueden derivar en problemas en la cervical, hombros y cuello.

Por lo general, dependiendo de cómo se duerma, se pueden hacer tres grandes grupos:

  • A las personas que duermen boca arriba se les recomienda una almohada de una altura de 10 centímetros aproximadamente. La función en este caso es mantener la cabeza en línea con la espalda sin permitir que se vaya para atrás. Lo ideal es que no sea ni muy blanda, ni muy dura.
  • Por otro lado, las personas que duermen de costado, deben optar por una almohada de 15 centímetros de alto que sea bastante firme para evitar que la cabeza se hunda. 
  • Las almohadas de menos de diez centímetros son ideales para las personas que duermen boca abajo. No deben de ser ni muy altas ni muy duras para poder mantener el cuello y la cabeza a la altura del resto del cuerpo.

También hay que tener en cuenta el tipo de materiales a la hora de hacer la elección. Dependiendo de la composición que tengan va a variar su firmeza. 

  • Pluma: este relleno es súper suave y blando, suelen deformarse rápidamente. Son muy elegidas por lo confortables que son aunque no suelen ser las ideales en líneas generales. Son ideales para las personas que duermen boca abajo y no son  aconsejables para las personas con alergias. 
  • Látex: brindan la firmeza adecuada para la cabeza sin ser demasiado duras. Son ideales para las personas que duermen sobre uno de sus costados. Este material es ideal para las personas con alergias, ya que no suelen juntar mucho polvo y son fáciles de lavar.
  • Espuma: estas suelen ser las almohadas que cuentan con “efecto memoria”. Esto quiere decir que durante unos segundos mantiene la forma de cabeza y cuello aunque cambie de postura. Suelen venir con diferentes firmeza y son la opción más moderna en términos de tecnologías. 

La almohada tiene que ser la indicada

No siempre es posible ir y probar una almohada, pero no importa solamente hay que tener en cuenta los materiales, la firmeza y ¡el colchón! Si, el colchón va a influir mucho en la elección ya que la firmeza de este va a influir en la posición del cuerpo y, por lo tanto, en el tipo de apoyo que se necesita para apoyar el cuello y la cabeza.

Es importante destacar que por más que se quiera presumir  y mostrar la comodidad de la almohada, esta no se presta. No solo por la postura, sino también por un tema de que con el tiempo se va amoldando a la forma de cada cuerpo y al prestarla, ya sea a la pareja o a alguien que se quede a dormir, esta puede llegar a perder la forma que tenía.

Etiquetas: , ,

Betty Molina

Mercadóloga, apasionada por los consumidores.

Especialista en marketing digital, ejecuta tácticas de marketing en internet, analizando siempre las tendencias.

En sus ratos libres escribe sobre los temas que más le apasionan: cocina, reseñas de libros, tendencias de marketing, videojuegos, gadgets, belleza y selfcare.
Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.