Editorial

¿Quieres ahorrar y no sabes cómo empezar? Sigue estos consejos

por Editorial Coppel

Consejos prácticos para romper con el “yo no puedo ahorrar”


Todos quisiéramos ahorrar, pero sabemos que no es tan fácil. Hay una gran duda que suele abrumarnos: ¿cómo puedo empezar a ahorrar si siento que ni siquiera me alcanza para lo básico? 

Quizá te has preguntado esto varias veces, y aún sabiendo la importancia del ahorro para cumplir metas o para tener un “guardadito” en caso de emergencia, sencillamente ves imposible lograr un ahorro en medio de tantos gastos.

Pero no creas que eres la única persona en esta situación, pues de acuerdo con cifras de especialistas cerca del 90 por ciento de los mexicanos no tenemos el hábito del ahorro.

“No ahorramos en México por un tema cultural; decimos que es porque no hay dinero, pero lo raro es que sí hay dinero para otras cosas, por ejemplo, los famosos “gastos hormiga”: cada mexicano gasta en las papitas, en el gansito en el café, en el refresco…”, comenta el asesor patrimonial Pedro Pereyra Gutiérrez.

Por eso, advierte, es esencial tener un control de gastos innecesarios que hacen que nuestro dinero se fugue poco a poco y nos quede la sensación de que no tenemos nada para ahorrar.

“Si cada quien pone su granito de arena con al menos el 10 por ciento de su salario, van a tener un ahorro para, por ejemplo, alguna emergencia médica si no cuentan con seguro de gastos médicos mayores o para alguna meta que tengan a corto, mediano o largo plazo. Al final de cuentas, sabemos que el dinero no es el resultado, sino un medio para poder alcanzar las metas materiales”.

Aquí te ofrecemos tres tips que pueden ayudarte a romper con el “yo no puedo ahorrar” y te brindarán equilibrio y solidez financieros.

  1. Ahorrar como si fuera un gasto más

El principal problema que enfrentan las personas que desean ahorrar y no pueden es que piensan que no tienen dinero “extra” y que todo se les va en los gastos cotidianos: transporte, agua, luz, gas, teléfono, hipoteca, y un largo etcétera.

Lo anterior es cierto, pero también es verdad que hay muchos gastos hormiga que se pueden evitar y que todo ese dinero que se “fuga” se puede destinar a un fondo de ahorro.

“Es indispensable hacer un análisis mensual de tus gastos y de tus ingresos porque así podrás identificar tus gastos hormiga y serás consciente de detenerte antes de gastar en eso: las papitas, el café, el refresco, es decir, antojos que realmente no necesitas y lo puedes estar invirtiendo en algo que vas a necesitar en un futuro”, señala Pereyra Gutiérrez.

El especialista recomienda incluir una cifra de ahorro, de preferencia el 10 por ciento de tu ingreso, como si fuera un gasto necesario que debes hacer sí o sí cada mes. Es decir, una suma intocable que destinarás a “engordar el cochinito”.

  1. Visualiza metas financieras: “futurea”

Las metas financieras varían de persona a persona. Para alguien es más importante poder costear una universidad a sus hijos, pero para otros lo importante es terminar de pagar una hipoteca o hacer un viaje soñado. 

Cualquier meta es válida, pero sea cual sea la tuya debes saber que si no ahorras, estás lejos de cumplirla.

“Yo siempre le digo a mis clientes jóvenes que se visualicen a los 65 o 70 años, que piensen en sus viejitos del futuro, ellos mismos, y que imaginen los gastos que tendrán que hacer en esos años cuando ya no les sea tan fácil trabajar y tener ingresos. Por eso es importante ahorrar lo más pronto que se pueda, para ir formando un futuro financiero más cómodo”, comenta Pereyra.

Aquí la recomendación es trazar metas claras y marcar el tiempo en el que la quieres realizar, así como el capital que necesitas para lograrlo. Después, dividir en meses ese plazo para darte una idea de lo que tienes que comenzar a ahorrar. 

“Si no ahorramos, no vamos a alcanzar dichos objetivos”.

  1. Acércate a un experto

Instrumentos para ahorrar hay muchos y para todos los bolsillos; y debido a esta diversidad de opciones es recomendable acercarte a un especialista que te pueda orientar de acuerdo a tu capacidad de ahorro.

“Mi recomendación es asesorarte con una persona que esté certificada ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas para que te puedan brindar una asesoría profesional. El objetivo financieramente hablando es diversificar tus recursos financieros que quiere decir básicamente: no tener todos los huevos en una sola canasta”, indica el asesor patrimonial.

Por ejemplo, señala, ahorrar el dinero como si lo tuviéramos bajo el colchón no va a generar ningún rendimiento, pero si lo ahorramos en un fondo indexado en lugar puede hacernos ganar más de lo que tenemos. 

Es importante, entonces, conocer cuál instrumento de ahorro nos conviene a cada quien, y recordar que lo único que no conviene es gastar sin ahorrar, como si no hubiera un mañana.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO