Editorial

Regla #1: poner límites

por Editorial Coppel

Los niños y niñas necesitan dos cosas de sus padres: amor y límites.


Así como se utilizan dos riendas al mismo tiempo para guiar a un caballo, así los padres deben tener dos riendas en el proceso de disciplina para educar un hijo, ejemplifica Jesús Amaya, especialista en educación escolar y familiar.

“Yo uso dos riendas muy importantes: una rienda es de cariño, de amor, de diálogo, de convivencia, de juego con el niño, esa rienda es fundamental; pero otra rienda es de estructura, es de orden, es de límites”, explica el catedrático del Departamento de Psicología de la Universidad de Monterrey.

“Hay que usar las dos riendas, es decir, yo al niño lo amo, lo respeto y soy firme. Que al niño hay que corregirlo, sí, que hay que ponerle límites, sí, pero siempre respetando su integridad, nunca violentando al niño en ese proceso”.

Para los papás a veces es difícil establecer límites porque los niños no quieren hacer lo que se les pide, esto tiene una explicación científica. 

“La biología del niño en su cerebro nace para satisfacer sus deseos, sus necesidades básicas, entonces quiere hacer lo que quiere: comer lo que él quiere, no quiere dormirse en la noche, quiere ver la televisión, no quiere hacer la tarea”, explica Amaya.

“Es algo normal del ser humano que tengamos mayor preferencia a lo que nos produzca mayor recompensa, pero muchas veces lo que nos produce mayor recompensa no va con el deber ser. Ahí es donde entra la función del tutor, del padre, del maestro, para ayudar a nuestro hijo a regular esos impulsos, ayudarles a que puedan tener buenas decisiones en su vida”.

Jesús Amaya

El maestro en psicopedagogía señala que hay cosas que no nos gusta hacer, pero hay que hacerlas por nuestro bien o el de la comunidad y ahí es donde entra la función de los límites y las reglas.

Por ejemplo, el niño no quiere lavarse los dientes porque quiere seguir viendo la TV, pero los adultos sabemos que tiene que hacerlo para formar un hábito que le ayudará a tener mayor higiene y salud. Aquí el padre le va a decir: “Yo sé que tú no quieres esto, pero tú lo necesitas”.

Y, ¿cómo educar de esta forma sin violentar al niño?

Que viva las consecuencias naturales de sus decisiones, aconseja Amaya. 

Si abre la caja de Legos y le dices que no tire todas las piezas sino que saque las que va utilizando y no hace caso y las tira todas al suelo, la consecuencia natural será que guarde todo al terminar de jugar, aunque se tarde mucho tiempo.

Todo este proceso debe darse desde el respeto a la integridad del niño, aclara el educador. Aunque a los padres los hayan educado con el pellizco, la nalgada o el cinturón, eso no quiere decir que se deban repetir esas conductas. 

En septiembre el Senado de la República anunció la aprobación por unanimidad de las reformas a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, así como al Código Civil Federal, con las que queda prohibido el uso de violencia como método correctivo para niñas, niños y adolescentes. 

“Desafortunadamente habemos papás, que estamos enfermos, tenemos vacíos emocionales, tenemos una distorsión en nuestra forma de ser y llegamos a una forma de abuso, por eso surge una ley para prohibir todo tipo de violencia física hacia los niños ”, explica Amaya. 

“Los papás que tengamos problemas de ansiedad, depresión, estrés, adicciones, alcoholismo por ejemplo, eso lo vamos a reflejar en la educación y en la disciplina hacia los muchachos y muchas veces podemos llegar a un extremo”.

Antes no se cuestionaban este tipo de comportamientos que lastimaban y humillaban a los niños y jóvenes, pero ahora ya sabemos que la firmeza y la autoridad se pueden y se deben ejercer desde el respeto. 

Para más información sobre este tema, consulta los libros del Dr. Jesús Amaya:

-Padres obedientes, hijos tiranos

-Los hábitos de la autodisciplina

-Inteligencia de la frustración, “Hay que traumarlos tantito”

-Hoy tirano, mañana Caín

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO