Opiniones

Los riesgos de la cafeína en los niños. ¿Cómo cuidar y disfrutar?

por Editorial Coppel

Dolor de cabeza, malestar estomacal, inquietud… estos son solo algunas de las muchas afectaciones que la cafeína tiene en los niños.


Todos conocemos al café y sabemos los efectos que puede tener en el organismo. Que si hace que tus manos tiemblen, que si te da energía para seguir tu día, que si te quita el sueño, hay muchas creencias en torno a esta popular bebida. Sin embargo, no sólo el café tiene cafeína, también los chocolates, jugos, refrescos y tés pueden tener este químico, y como son productos que muchas veces los consumen niños, debemos estar alertas de cómo la cafeína actúa en ellos. 

Para empezar, ¿qué es la cafeína? Es un químico estimulante, que por la reacción que desencadena en nuestro cuerpo puede considerarse una droga. Al entrar en nuestro cuerpo puede tener un gran impacto en el sistema nervioso central. 

En un adulto, la cafeína tiene el simple efecto de ponerlo “alerta”, pero cuando un niño la consume puede afectar su presión arterial e interferir con el sueño, señala Alfonso Pérez, médico del CAPSBE Hospital Clínico de Barcelona. 

La cafeína también puede provocar en los niños inquietud y nerviosismo, molestias estomacales, dolores de cabeza y problemas de concentración. 

La Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés), recomienda que los adolescentes de entre 12 y 18 años de edad no consuman más de una taza de café al día o su equivalente de cafeína, que son 100 miligramos. 

Julie Simpson, nutricionista certificada del centro de medicina pediátrica Cardon Children’s Medical Center, en Estados Unidos, explica que la cafeína puede encontrarse en bebidas que comúnmente damos a niños y adolescentes, por lo que recomienda no integrarlas a la dieta diaria, pues también exceden la cantidad recomendada de azúcar diaria para ellos. 

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) puntualizan consumir grandes cantidades de azúcar puede llevar al desarrollo de problemas como diabetes tipo 2, así como enfermedades del corazón, riñones o hígado. También conduce al deterioro de los dientes y caries. 

Pero ¿cómo podemos evitar que los niños y adolescentes consuman tanta cafeína y azúcar? Los expertos recomiendan revisar las etiquetas de los alimentos y bebidas. Los productos que más comúnmente tienen cafeína y azúcar son los jugos y aguas edulcoradas, o sea, que se les ha añadido azúcar de forma artificial. 

Quizá haya niños que disfruten de la experiencia de tomar una bebida dulce que lleve café, como moca o capuchino, en estos casos se pueden sustituir por otro tipo de bebidas, como chocolate caliente, una malteada o té sin cafeína. Otra solución es dejarlos consumir esporádicamente una bebida del tamaño más pequeño.

Hay que aceptar que la cafeína es tan ampliamente consumida, que es imposible que los niños no quieran consumirla, pero enseñarles desde una edad temprana a hacerlo con moderación puede minimizar sus riesgos a futuro. 

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida


Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO

  • 1- Historia de México. 8 formas divertidas para que lo sepas todo.

    VER ARTÍCULO
  • 2- Entrevista de trabajo, desde hacer un buen CV hasta conseguir tu primer empleo.

    VER ARTÍCULO
  • 3- Dormir bien, conoce todo sobre la deuda del sueño y los cuidados de tu salud.

    VER ARTÍCULO