Rutina, la clave del estudio en casa

Sharing is caring!

La escuela en línea ha traído nuevos retos para todos. Estudiantes, papás y docentes se enfrentan a una “nueva normalidad” en tiempo récord, y para muchos esto ha significado un trabajo retador, difícil y en ocasiones hasta caótico.

El papel de los padres como guías escolares es muchas veces confundido y ha llegado a ser agobiante, pues lidiar con la casa, el trabajo, el encierro y encima el programa escolar, se vuelve una carga muy pesada.

Como padres de familia lo primero es entender que no se trata de sustituir al maestro. Ni ellos pueden hacerlo, ni la tecnología a la mano. El papel de los padres es asistir al maestro en sus labores tradicionales.

Así lo explica Vanessa Martínez, máster en psicopedagogía.

“Los padres deben guiar a los niños en el proceso de aprendizaje y en caso de ser necesario, repetir lecciones. Los niños están viviendo una situación difícil que les genera estrés por lo que debemos evitar presionarlos”.

La experta, quien también dirige la página web “Comunidad y educación inclusiva”,  sugiere mejor enseñarlos a reconocer sus errores, reconfortar, reconciliar, hacerlos partícipes de lo que está viviendo la familia, y claro, aunque deben cumplir con su responsabilidad en la parte académica, cuidar la cuestión emocional.

“La familia es la unidad básica de nuestra estructura social, y si dentro de ella propiciamos ambientes armónicos, vamos a consolidar las competencias que los hijos requieren para la vida”.

Un gran apoyo para que tanto alumnos como padres de familia puedan sobrellevar de mejor manera la escuela en casa es establecer una rutina.

Esto requiere organización y apoyo de parte de padres, niños y todos los que participan en el entorno familiar.

El horario

Lo primero es trazar un programa a seguir. Puede haber flexibilidad, pero también estructura. Se recomienda que el horario escolar sea similar al que se tenía en la modalidad presencial.

La psicopedagoga destaca la importancia de que haya tiempos de descanso, esto permite al niño activarse y poder regresar a concentrarse en su trabajo. Lo ideal, recomienda, es tener 25 minutos de trabajo y entre 5 y 10 de descanso, con tiempos para la comida, para tomar agua o ir al baño.

Si los padres trabajan por la mañana, se puede adoptar una modalidad asincrónica, es decir, modificar los horarios y estipular un tiempo en la mañana y otro en la tarde para el estudio y el seguimiento escolar.

El sueño

El descanso es fundamental para el buen rendimiento escolar. Los niños en edad escolar deben dormir 10 horas diarias. Si no hay un descanso óptimo, la concentración, humor y ganas de estudiar se ven afectados.

Espacio de trabajo

Debe definirse un lugar especial para el trabajo escolar en casa. Aunque sea pequeño, debe ser cómodo, bien iluminado, ventilado y con acceso a los materiales que se van a utilizar para evitar distracciones. Si se sigue un programa por televisión, contar con un televisor para que el niño pueda seguir los contenidos; si se trabaja con internet, verificar que haya buena conectividad.

La comunicación con el maestro

Tener una comunicación abierta y efectiva con el docente brinda seguridad a los niños. Cuando los niños escuchan cosas positivas de sus maestros se sienten más confiados y cómodos para comentar si algo no les queda claro.

Conoce las plataformas

A los padres o tutores les toca darse el tiempo para familiarizarse con las plataformas educativas con la que trabajan sus hijos.

Esto ayuda a darles una guía inicial y poco a poco ir propiciando el autoaprendizaje. También les permite apoyarlos cuando algo se les dificulta.

La tecnología debe ser una aliada. Hay muchas aplicaciones gratuitas que ayudan al aprendizaje.

Diálogo familiar

Es importante que todos los miembros de la familia participen en un espacio de diálogo tranquilo y afectuoso, donde se hable de sus miedos, planes a futuro, todo lo que sueñan hacer cuando termine el confinamiento. Que expresen sus emociones y necesidades.

Gran ventaja

La educación a distancia tiene una gran ventaja, y es que los niños desarrollen hábitos de estudio adecuados que antes no tenían.

“Si hacemos un buen trabajo de guía en el inicio de este proceso, después ellos podrán solos realizar las tareas, ya sólo requerirán intervenciones muy puntuales por parte de los papás. Ser autodidactas es una herramientas muy valiosa para la vida futura”, concluye la psicopedagoga.

Consulta el programa a distancia de la Secretaría de Educación Pública aquí: aprendeencasa.sep.gob.mx

Etiquetas: , , ,

Editorial Coppel

Nuestro propósito es crear artículos interesantes y amenos que pueden ayudarte a que conozcas más sobre la familia, la educación, la salud, y el medio ambiente; cuestiones de historia, hogar, trabajo, ciudadanía y otros temas importantes para tu vida y la de tus familiares y amigos.
Leer mejora tu vida.
Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.