Editorial

¿Sabes qué es tu huella de carbono y cómo puedes reducirla?

por Editorial Coppel

Dicen que venimos al mundo a dejar nuestra huella, el impacto de nuestras acciones puede ser positivo para el planeta tierra.


Usar el auto, viajar en avión, ir de compras, preparar la comida, cargar el celular  y hasta prender un foco son acciones que generan una huella de carbono diaria que impacta el medio ambiente.

La huella de carbono contabiliza la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, entre ellos dióxido de carbono, que se liberan a la atmósfera con casi cualquier actividad.

¿Qué es el dióxido de carbono? Conocido también como CO2, es un gas sin olor ni color que de forma natural se desprende de animales y plantas en descomposición, de los incendios forestales, los volcanes y la exhalación. Pero también se produce con la quema de cualquier combustible, como carbón, petróleo o gas y con la deforestación.

Los bosques y los océanos tienen la capacidad de absorberlo, sin embargo, hoy es tal el excedente que produce la acción humana que no es suficiente. Estudios recientes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) estiman que los océanos absorben el 31% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El reto es reducirlas. La organización ambiental internacional The Nature Conservancy calcula que cada persona genera un promedio de 4 toneladas anuales de dióxido de carbono, y lo necesario es bajarlo al menos a 2 toneladas anuales para el 2050.

Expertos señalan que es la mejor forma de evitar que la temperatura del planeta siga subiendo y se produzcan daños irreversibles.

Con algunos cambios en tus hábitos diarios puedes disminuir las emisiones de CO2 tuyas y de tu familia y hacer una diferencia. Toma cartas en el asunto:

Utiliza menos la secadora de ropa.

Aprovecha los días con altas temperaturas y los rayos del sol para secar la ropa al aire libre siempre que puedas. Con cada ciclo de secado se emiten cerca de 3 kilos de CO2 a la atmósfera.

Desconecta los aparatos que no estén en uso

Computadora, cargador del celular, televisión, horno de microondas… todos los aparatos electrónicos que no están prendidos pero siguen enchufados consumen energía. Con barras multicontacto puedes apagar y prender todo con un sólo clic, así reduces las emisiones de CO2 y le bajas a tu recibo de luz.

Usa bien tu auto

Lo primero es mantenerlo al día con sus revisiones y cambios de aceite, pero también puedes evitar dar arrancones, apagarlo si vas a esperar a alguien más de un minuto, usar el aire acondicionado sólo cuando es necesario, o bien, no usarlo cuando se pueda ir caminando, en bici o en transporte público.

Siempre bolsas reusables

Ni de plástico, ni de papel, las bolsas de tela son las ideales para disminuir tu huella de carbono. Pero la clave realmente es reusarlas muchas veces: en un estudio hecho por la Agencia Ambiental de Reino Unido, se encontró que, aunque las bolsas elaboradas con materiales ecológicos son más durables y reutilizables, necesitan más recursos en su producción, el beneficio entonces es a la larga, una vez que se hacen un hábito y se reutilizan constantemente.

Siembra plantas y árboles de la región

En un año, un árbol absorbe 12 kilos de CO2 del aire y lo convierte en oxígeno suficiente para una familia de cuatro, y si son de la región mejor, pues requieren menos agua y cuidados en general. Si por espacio no puedes sembrar un árbol, coloca plantas en macetas o instala un jardín vertical.

Limpia tu refri

El exceso de bolsas, recipientes y empaques dentro del refri hacen que necesite más potencia y consuma más electricidad. Límpialo y mantenlo en orden. En su página web, Greenpeace sugiere mantener la temperatura entre el nivel 2 y 3, o bien, a 5 grados centígrados, deshielar el congelador regularmente, mantenerlo lejos de fuentes de calor, ventilado y evitar guardar alimentos calientes.

Consume productos locales y de temporada

Al hacerlo disminuyen la gasolina necesaria para su transporte y las emisiones de carbono que se emiten para su refrigeración y conservación. De acuerdo con la plataforma de datos Climate Watch, el transporte por carretera genera la mayor cantidad de emisiones a nivel mundial, un 12.5%.


Mide tu consumo

La Secretaría de Energía publicó el documento “Emisiones de CO2 en un hogar”, donde incluye esta tabla que orienta sobre la cantidad de dióxido de carbono que emiten los electrodomésticos por hora.

  • Bombilla (foco no ahorrador), 39 gramos
  • Televisor, 195 gramos
  • Computadora, 234 gramos
  • Aspiradora, 1,300 gramos
  • Secadora de cabello, 1,300 gramos
  • Microondas, 1,365 gramos
  • Lavadora, 1,950 gramos
  • Lavavajillas, 1, 950 gramos
  • Aire acondicionado, 3, 250 gramos
  • Secadora de ropa, 3,705 gramos

Calcula tu huella de carbono

Existen apps y páginas web que miden tu huella de carbono de según tu estilo de vida y consumo energético. En este enlace al sitio de Greenpeace puedes calcularla:

https://consumoresponsable.greenpeace.org.mx/calcula-tu-huella-de-carbono

Huella de carbono vs. huella ecológica

Ojo, no es lo mismo la huella de carbono que la huella ecológica. Ambas son indicadores medioambientales, pero la primera es la marca que se deja sobre el medio ambiente con cada actividad que emite gases de efecto invernadero; la segunda mide el consumo de recursos y la producción de desechos.

Ahora ya sabes cómo tu estilo de vida impacta al planeta, ¿te animas a hacer pequeños cambios?

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO