Editorial

Se vale sentir

por Editorial Coppel

Vivimos en una sociedad que nos dice que debemos controlar nuestras emociones.


Vivimos en una sociedad que nos dice que debemos controlar nuestras emociones. También se nos enseña que hay emociones “malas” y que para lidiar con ellas, requerimos de algo llamado “agilidad emocional”. Esta habilidad nos ayuda a estar más presentes en el ahora y a cambiar comportamientos para estar en sincronía con nuestras intenciones.

  1. Conecta con tus emociones

Hay que ser conscientes de lo que sentimos, en especial lo negativo, y no dejar que nos defina. Aceptar las emociones con compasión nos permite saber lo que de verdad nos importa.  

  1. Etiquétalas
    Cuando somos específicos con nuestros sentimientos podemos resolver los problemas de la vida diaria mucho mejor. Saber identificar las emociones reduce angustias y malestares. 
  1. Que no controlen tu vida
    Muchas veces nos creemos cosas de nosotros que no son ciertas. No nos enganchemos con esas historias creadas por nosotros, hay que soltarlas con gentileza y compasión.
  1. Reconoce que no existe la perfección

No puede haber éxito sin fracasos. Hay que reconocer que los obstáculos traen sentido a la vida. 

  1. Guíate por tus valores
    Estar en sintonía con nuestros valores nos ayudará a tomar mejores decisiones y ser más honestos con lo que de verdad queremos. 

La agilidad emocional es un término de la Doctora Susan David, psicóloga de la Escuela de Medicina de Harvard. Su libro “Agilidad Emocional” describe habilidades psicológicas importantes para prosperar en tiempos difíciles y es uno de los más vendidos por el Wall Street Journal

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO