El reto de la botella, una forma efectiva de lograr que los niños ahorren

Cuando un niño recibe dinero, lo normal es que sienta el impulso de gastarlo en lo que sea. Pero si lo enseñamos a gastar sólo una parte y guardar un poquito cada vez, aprenderá un gran hábito: el ahorro.

Fomentar esta práctica no es tan complicado, y sí puede resultar una actividad muy divertida que a la larga les traerá muchos beneficios.

“Pueden empezar a ahorrar entre los 3 y 4 años, una vez que logren seguir instrucciones, para que puedan entender el valor del dinero, para qué sirve, y que con él se pueden comprar cosas que necesitamos o que queremos”, explica la catedrática de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, Alicia Fernanda Galindo Manrique.

La especialista recalca la importancia de aprender desde pequeños que el dinero es resultado del esfuerzo y del trabajo.

“Yo recomiendo a los papás que aparte de la tradición de la mesada o el domingo, se le fijen objetivos al niño, por ejemplo, que al guardar sus juguetes o realizar cualquier tarea doméstica de acuerdo a su edad, se les puede recompensar con algo de dinero que puede ahorrar”.

La manera más tradicional de ahorrar para los niños es el famoso cochinito, es decir, una alcancía. La experta aconseja aún más usar recipientes que permitan ver el interior.

“Yo recomiendo usar un frasco de plástico o botella pet de 2.5 litros, transparente, para que de esta manera ellos vayan viendo a través de ese ahorro de 10 o 5 pesos, cómo se va llenando su alcancía, lo que para ellos representará un logro”, explica.

El reto de la botella, asegura, es una buena táctica para adentrarlos en las finanzas y que ellos se sientan motivados, sobre todo si se toma en cuenta que al llenar un recipiente de 2.5 litros con monedas de 10 pesos se pueden juntar más de 10 mil pesos.

“Esto es algo que los motiva, que los incentiva y, sobre todo, les marca objetivos, porque mientras ahorran empezarán a plantearse lo que harán con ese dinero, y de esta manera no será aburrido”, comenta Galindo Manrique, quien ofrece asesorías y talleres de finanzas para niños.

Además, el que ellos empiecen a plantearse este tipo de metas los hará descubrir que a través de la disciplina las pueden alcanzar. Así, moneda a moneda, pueden juntar en determinado tiempo la cantidad que se fijen como objetivo, si saben ser pacientes y constantes.

Al plantearse objetivos y metas, y descubrir que las pueden cumplir a través del esfuerzo y la disciplina, aumenta su confianza, indica la experta, quien en su perfil de instagram @abacofinanzas ofrece tips de ahorro y finanzas para niños.

“Para mí las finanzas personales desde niños ayuda a crear adultos funcionales y responsables de su vida financiera”, afirma.

“Y he comprobado que en los niños dispara su creatividad, su empoderamiento y su autoestima, tiene muchas ventajas”.

No hay una cantidad mínima para que los pequeños empiecen su ahorro, pueden iniciar con monedas de 1, 5 o 10 pesos, y así podrán ir aprendiendo que el dinero tiene valor diferente.

¡Ayúdalos a poner en marcha este reto y sé parte de su educación financiera!

Ordena tus finanzas

En los últimos meses la vida en todo el planeta ha cambiado mucho, y seguirá cambiando. Ahora más que nunca debemos ser conscientes de nuestras finanzas. Estos consejos pueden ayudarte hoy (y en cualquier otro momento) a tener un mejor control de tus gastos. 

1. La vida es un ciclo. Es normal que haya momentos en que estemos arriba y otros abajo, a nadie nos gustan las crisis o que nuestros planes se frustren, pero es parte de la vida. La buena noticia es que todo tiene un final, entonces, pensemos en cómo salir airosos de estas circunstancias. 

2. Usa inteligentemente el crédito

Es mejor pagar artículos de consumo, como comida o regalos, con dinero que ya tengas y no con préstamos. No te acostumbres a ver el crédito como parte de tu ingreso. Éste debe ser usado para crecer, es decir, para adquirir bienes duraderos, que van a estar contigo más tiempo del que te tardes en pagarlos.  

3. Haz un plan de ahorro

Esta vez sí debe ser en serio, no se vale sacar el dinero al mes de haber empezado. Un primer objetivo es hacer un Fondo de Emergencia para enfrentar imprevistos como un accidente, una enfermedad o la pérdida de empleo.  

Empecemos con algo sencillo, un mes de tus gastos. Aquí el camino para lograrlo:

Paso 1. Suma todos tus gatos fijos de un mes: renta/hipoteca, comida, transporte, productos de casa, etc. Anota la cantidad.

Paso 2. Divide el número entre 12.

Paso 3. Ahorra cada mes esa doceava parte.

Así, en un año tendrás un mes de tus gastos en este fondo. Si ahorras más, llegarás antes a tu objetivo. No lo uses a menos que sea necesario.  

4. Dinero en diferentes plazos

A muchas personas les causa conflicto la palabra “ahorro”, ¿qué tal si la cambiamos por “objetivos”? Es más fácil mentalizarte al pensar que estás tratando de cumplir un objetivo específico, como pagar un crédito, tomar unas vacaciones o comparte un carro. No tiene que ser una sola meta, puedes trazarte varias y para diferentes momentos de tu vida. 

El ahorro puede ser a corto plazo (menos de tres años), mediano plazo (más de tres y menos de diez años) y largo plazo (más de diez años). Antes de empezar, establece tus objetivos claramente. 

5. No te estreses de más por las noticias

No hay mucho que puedas hacer para cambiar la situación actual. En lugar de angustiarte porque las cosas van a subir mucho de precio, elabora un plan de finanzas personales, eso sí lo puedes controlar y es totalmente tu responsabilidad. 

Las crisis son parte natural de la economía y, tranquilo, no son eternas. Aprovecha este momento para poner en orden tus finanzas personales. Si aumentas tu educación financiera, no verás esta situación como una tragedia sino como una oportunidad de aprender y mejorar.