Vive el Día Mundial sin Auto con una bici eléctrica de Coppel

El uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo no es una cosa nueva. Desde hace algún tiempo se ha consolidado como la mejor forma de desplazarse por las principales ciudades de todo el país, y eso ha llevado a que su desarrollo se consolide con opciones más avanzadas como la bici eléctrica, que permite ampliar sus ventajas haciendo más fácil y cómodo el recorrido de grandes distancias.

En esta ocasión, como parte de la conmemoración del Día Mundial Sin Auto que se lleva a cabo el 22 de septiembre de cada año, queremos hablarte un poco de la bicicleta eléctrica, una de las mejores alternativas al uso y dependencia de combustibles fósiles y que además, en una situación de pandemia coma la actual, se presenta como una opción segura de movilidad eléctrica sin el contacto con muchas personas. 

Índice

1. Conoce la bici eléctrica

1.1. Ciclo

1.2. Batería

1.3. Controlador

1.4. Motor eléctrico

1.5 Sensor de pedaleo

2. Bici eléctrica Coppel

Te recomendamos leer: 5 razones por las que debes tener una bicicleta

Conoce la bici eléctrica

La bici eléctrica o también conocida e-bike consiste en una bicicleta tradicional a la que se le instala un kit eléctrico que te asistirá en tu pedaleo y de esta manera lograr un avance más rápido y sencillo. Esta característica se convierte en una gran atracción para las personas que recorren grandes distancias o que en su camino atraviesan por pendientes muy pronunciadas y quieren aligerar el esfuerzo. La bicicleta eléctrica es en este sentido una gran alternativa para quienes padecen de las articulaciones o asma.

Pero si te preguntas en qué consiste ese kit eléctrico, aquí va la explicación. La bici eléctrica consta de varias partes:

Ciclo

Se refiere a las partes tradicionales de una bicicleta, es decir, la estructura que marca la diferencia entre una de ciudad, una de montaña o una de carretera. En ocasiones, las bicicletas eléctricas que se venden ya montadas pueden tener pequeñas modificaciones para pasar los cables o adaptar la batería.

Batería

Es la parte que se encarga de almacenar la energía que se necesitará para el arranque o para la asistencia a la hora de pedalear. Entre los tres tipos de baterías más comunes se encuentran:

  • Plomo: Son muy económicas, fiables y su vida útil es de dos años o unos 500 ciclos de carga, pero debido al peso que le agregan, han dejado de ser utilizadas en las bicicletas; eso sí, se ha incrementado su aparición en scooters eléctricos.
  • Níquel e Hidruro Metálico (Ni-Mh): Se trata de baterías demasiado delicadas y que requerían realizar una descarga y carga completa y controlada cada cierto tiempo.
  • Litio: Son las más ecológicas, pequeñas y ligeras de los tres tipos de baterías más comunes y además, no tienen efecto memoria, lo que las hace perfectas para el uso en bicicletas. Dentro de esta opción existen tres clases: 
  • Litio-Ion: Que se destaca por su equilibrio entre capacidad, ciclos de uso (unos 1000), peso y precio.
  • Li-Fe: Aunque ofrece más ciclos de uso (unos 2,000), su peso es mayor en un 50% y además, es más cara. El peso es un factor determinante, por lo que no es muy usada.
  • Li-Po: Es más ligera y cuenta con una alta tasa de descarga, además es más inestable y su ciclos de vida giran en torno a 180. Son más apropiadas para usos en dispositivos de radio control como aviones, helicópteros o drones.

Controlador 

Se podría decir que se trata del cerebro de la bici eléctrica, ya que se encarga de activar y regular el motor eléctrico según el nivel de asistencia que se tenga definido. La potencia de los controladores se mide en Amperios, y envían la potencia al motor en forma de pulsos. Aunque vienen en diferentes estilos y hay unos más sofisticados que otros, siempre ubicaremos este elemento en el manubrio para lograr un mejor control. 

Actualmente, los controladores más avanzados disponen de un sistema “anti-derrape”, esto significa que evita que la rueda gire bruscamente al avanzar la marcha. Otros controladores incorporan la frenada regenerativa que aprovecha la inercia al frenar o en las bajadas para recargar la batería. 

Motor eléctrico

Es, sin duda, una de las partes más importantes de la bici eléctrica, pues es el encargado de convertir la energía en movimiento. Los motores vienen en una variedad de potencias que van desde los 200W hasta los 700W. Aunque en su mayoría las bicicletas eléctricas utilizan motores internos que se pueden instalar en diferentes partes de la bici, existen también algunos modelos que utilizan un motor externo que transmite la potencia a través de una cadena. 

Los motores tipo HUB, los que se instalan internamente en el buje de la rueda (trasera o delantera), son los más populares, ya que no afectan a la parte ciclo, y su funcionamiento es muy suave y lineal. Por otra parte, los motores internos de tipo central se instalan en el eje de pedaleo, por lo que resultan más complejos y, en ocasiones, requieren que la bicicleta tenga un cuadro especial. Su gran ventaja es que pueden hacer uso de los cambios de la bicicleta, y de esta forma, optimizar la relación par-velocidad.

Sensor de pedaleo

Conocido como PAS, el sensor de pedaleo detecta la velocidad, es decir, la cadencia a la que se pedalea, y envía esta información al controlador. Hay sensores de pedaleo que detectan adicionalmente, la fuerza en la que pedaleamos, pero su uso es complejo y son más recomendables para terrenos con poco desnivel. 

Te recomendamos leer: 6 sitios para pasear en bicicleta en la Ciudad de México

Bici eléctrica Coppel

Con el incremento de su popularidad, el desarrollo de la bici eléctrica se hace más completo con opciones para cualquier situación. Ya no sólo se trata de los modelos para ir de un lugar a otro en las ciudades, hoy en día es posible encontrar casi cualquier tipo de bicicleta en su versión eléctrica. Las hay plegables, de montaña o de ruta (carretera).

Existen dos opciones para hacerte de una. La primera es adaptar el modelo que tengas con un kit eléctrico y la segunda es comprar una nueva ya armada. Si te decides por esta segunda alternativa y la más cómoda, en Coppel encontrarás algunos modelos que seguro te encantarán y que además, podrás adquirir y liquidar cómodamente en pagos quincenales que van desde los 518 pesos.

Dale un respiro al planeta y vive las ventajas de la bici eléctrica, un medio de transporte sustentable y muy cómodo.

6 sitios para pasear en bicicleta en la Ciudad de México

Desde su invención, la bicicleta ha sido un medio de transporte ecológico, barato y saludable. Estas características han hecho de ella un excelente recurso de movilidad en las grandes urbes congestionadas. Pero su uso no solo nos permite movernos eficientemente de un lado a otro: montados en ella, podemos conocer lugares, mejorar nuestros hábitos de vida y, por supuesto, tener ratos de convivencia familiar.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), tan solo en la Ciudad de México, diariamente se realizan más de 100,000 viajes en bicicleta, de los cuales 57% son por motivos laborales. Pero como no todo es trabajo, cada vez son más los citadinos que aprovechan los fines de semana o vacaciones y salen a pasear en sus bicicletas.

La CDMX cuenta con varios espacios en los que andar en bicicleta es una experiencia muy agradable. Aquí te damos una lista con algunas opciones, así que ve tomando nota y alista tu casco

Lugares para pasear en bicicleta en la Ciudad de México

Bosque de Chapultepec

Uno de los parajes más antiguos del continente americano es el Bosque de Chapultepec, el cual te ofrece 160 hectáreas de extensión con áreas verdes en las que tendrás la oportunidad de pasear en bici. Pero no solo eso, también encontrarás conocimiento cultural, pues en él se ubican 12 recintos, entre museos y centros culturales, que harán de tu paseo una experiencia única.

Te recomendamos leer: 5 Lugares para acampar en México, muy cerca de la ciudad

Ciudad Universitaria

Otro lugar con excelentes condiciones para pasear en bicicleta es la máxima casa de estudios de la UNAM. Con más de 6 kilómetros de ciclopistas, esta opción resulta muy atractiva a niños y grandes.

Aquí encontrarás el Circuito Mario de la Cueva que forma parte de la red de ciclopistas universitarias. Por esta ruta, admirarás la Reserva Ecológica, pero te recomendamos ir un domingo, pues esos días en especial se cierra el paso a los automóviles, por lo que te sentirás en total libertad y sin riesgos de accidentes.

Parque Bicentenario

Esta es una de las nuevas opciones dentro de la Ciudad de México. Ubicado en la Alcaldía Azcapotzalco, el Parque Bicentenario cuenta con una gran ciclopista de 3.6 kilómetros que conecta con las cinco áreas temáticas del lugar. Un lugar ideal para andar en bicicleta con la familia. Este lugar, con una extensión de 50 hectáreas, es sumamente pacífico, limpio y seguro

Parque Ecológico Cuemanco-Xochimilco

Un lugar histórico es el Parque Ecológico Cuemanco-Xochimilco, una excelente opción en el sur de la CDMX. Su ciclopista cuenta con una extensión de 3.5 km y casi 5 metros de ancho. Solo debes considerar que el acceso tiene un costo aunque es simbólico.

Este espacio fue declarado como Patrimonio de la Humanidad el 11 de noviembre de 1987 por la UNESCO. Aquí puedes disfrutar de la naturaleza y especies animales como: el zanate, comadrejas, sapos y axolotes, un anfibio endémico en peligro de extinción.

Parque Nacional Los Dinamos

Este territorio es excelente para los amantes del ciclismo de montaña, ya que se encuentra ubicado en una zona natural llena de caminos irregulares y de tierra. Los expertos recomiendan ascender pedaleando hasta el cuarto dinamo y disfrutar de una bajada larga por atractivos senderos con obstáculos naturales.

Pocos saben que su nombre viene de cuando en la época Porfirista, se instalaron generadores de energía hidroeléctrica: la hormiga, la alpina, puente sierra, la Magdalena y Santa Teresa para abastecer fábricas textiles ubicadas en el perímetro de la alcaldías Magdalena Contreras y Álvaro Obregón.

Parque Naucalli

Si quieres conocer nuevos lugares, no hay como el Parque Naucalli. Este sitio que se encuentra en Naucalpan, Estado de México, cuenta con una pista de arcilla de 2,2 kilómetros. No es necesario llevar tu bici, ya que ahí te pueden rentar una.

Después de tu paseo, tendrás la oportunidad de acudir a las diversas actividades culturales, ya que cuenta con espacios dedicados a exposiciones y obras de teatro, además de la Casa de Cultura, en la cual se ofrecen varios talleres interesantes.

Te recomendamos leer: Las playas vírgenes de México que debes conocer

Conoce la CDMX en tu bicicleta

Estos 6 lugares dentro y fuera de la CDMX no solo te permitirán andar en bicicleta, pues también te ayudarán a conocer un poco más de los paisajes naturales y de su historia, además de pasar momentos sanos y divertidos con tu familia y amigos.

Si aún no cuentas con una bici, es hora de venir a Coppel, aprovechar tu crédito y llevarte la que más te guste. Y ¡no lo olvides! Nunca está de más que tomes las precauciones necesarias y cuentes con un equipo de seguridad y algunos accesorios como casco, rodilleras y coderas. Todo lo podrás encontrar en nuestro sitio web, ¡solo tienes que dar clic aquí!