¿Sabes cepillarte [bien] los dientes?

La Asociación Dental Americana recomienda cepillarse los dientes dos veces al día con pasta dental con flúor durante dos minutos cada vez.

Limpiar constantemente la dentadura es indispensable para evitar la generación de placa dental, sarro, caries, inflamaciones e infecciones en las encías, además del mal aliento. Pero no basta con cepillar los dientes, se tiene que hacer de la manera correcta para evitar que se desgasten, se quiebren o se caigan. 

El odontólogo Federico Baena, de Dental Integral Baena, en Querétaro, explica los errores más comunes que cometemos al cepillarnos los dientes:

Cepillado agresivo

Hay quienes piensan que cepillarse los dientes muy fuerte hará que queden más limpios, sin embargo, este mal hábito puede generar sensibilidad dental y sangrado de encías, por lo que se aconseja un cepillado lento y que cubra toda la dentadura. Se recomienda un cepillo de dientes que no genere molestias, con cerdas no muy rígidas.

Uso de bicarbonato

Combinar el dentífrico con bicarbonato de sodio y otros remedios caseros para blanquear puede dañar el esmalte de los dientes, es mejor no usar mezclas para el lavado. Tampoco se aconseja mojar el cepillo después de aplicar pasta dental, ya que ésta podría perder sus propiedades.

No limpiar la lengua

La lengua puede ser un importante foco de bacterias. En ella se albergan más del 80% de las bacterias de la boca y es la principal causa de mal aliento, por lo que también es importante cepillarla.

No usar hilo dental

El hilo dental debe usarse para llegar a todos esos espacios que no alcanza el cepillo. “No usar hilo dental es la principal causa de halitosis, además de que puede derivar en caries interdentales, la principal causa de endodoncias”, finaliza Baena.

Olvidarse de la cara interna de los dientes

Habitualmente se presta mayor atención a la cara externa y más visible de los dientes, pero la realidad es que la cara interna requiere los mismos cuidados para evitar la formación de sarro, caries y demás problemas asociados.

Creer que basta con el uso de enjuague

Aunque el enjuague bucal puede ser muy útil para eliminar bacterias, no es un sustituto del cepillado. Es necesario consultar a un odontólogo que te recomiende el más adecuado para tu tipo de dentadura.