¿Problemas para dormir? Tu bienestar comienza con tu almohada

Suele ser más común de lo que se piensa dormir durante horas y amanecer cansado. Hay muchos errores comunes que por lo general se suelen repetir que no permiten dormir bien. 

Para poder dormir bien durante la noche no se necesita solo  un buen colchón y un cuarto confortable, es crucial contar con una almohada que permita relajar el cuello y la cabeza. 

Evita tener problemas a la hora de dormir

El momento de descansar es tan importante en la rutina de las personas como una alimentación saludable y el ejercicio. Por eso es importante combatir y solucionar todos los problemas para dormir que surjan en el día a día, muchos de los cuales se dejan pasar y no se les da la importancia necesaria.

Definitivamente la Cama y colchón son dos de los elementos más importantes. El colchón debe de brindar el soporte necesario a la espalda, no tiene que ser ni muy firmes ni muy blandos. Tiene que tener la densidad justa para que se amolde a la forma de la columna y permita descansar al resto del cuerpo. Junto con el colchón, la almohada tiene la misma importancia si lo que se busca es calidad de sueño. La cabeza, el cuello y la columna vertebral deben de estar bien alineados para lograr un sueño reparador.

¿Cómo elegir una almohada?

Altas o bajas, duras o blandas, de materiales sintéticos o de plumas. Hay una infinidad de modelos y tipos de almohadas para poder elegir, todo va a depender del gusto personal de cada persona. Pero, en lo general, hay que tener en cuenta ciertos factores para elegir una, que junto con el colchón, permitan lograr una postura de descanso y así evitar malas posturas que pueden derivar en problemas en la cervical, hombros y cuello.

Por lo general, dependiendo de cómo se duerma, se pueden hacer tres grandes grupos:

  • A las personas que duermen boca arriba se les recomienda una almohada de una altura de 10 centímetros aproximadamente. La función en este caso es mantener la cabeza en línea con la espalda sin permitir que se vaya para atrás. Lo ideal es que no sea ni muy blanda, ni muy dura.
  • Por otro lado, las personas que duermen de costado, deben optar por una almohada de 15 centímetros de alto que sea bastante firme para evitar que la cabeza se hunda. 
  • Las almohadas de menos de diez centímetros son ideales para las personas que duermen boca abajo. No deben de ser ni muy altas ni muy duras para poder mantener el cuello y la cabeza a la altura del resto del cuerpo.

También hay que tener en cuenta el tipo de materiales a la hora de hacer la elección. Dependiendo de la composición que tengan va a variar su firmeza. 

  • Pluma: este relleno es súper suave y blando, suelen deformarse rápidamente. Son muy elegidas por lo confortables que son aunque no suelen ser las ideales en líneas generales. Son ideales para las personas que duermen boca abajo y no son  aconsejables para las personas con alergias. 
  • Látex: brindan la firmeza adecuada para la cabeza sin ser demasiado duras. Son ideales para las personas que duermen sobre uno de sus costados. Este material es ideal para las personas con alergias, ya que no suelen juntar mucho polvo y son fáciles de lavar.
  • Espuma: estas suelen ser las almohadas que cuentan con “efecto memoria”. Esto quiere decir que durante unos segundos mantiene la forma de cabeza y cuello aunque cambie de postura. Suelen venir con diferentes firmeza y son la opción más moderna en términos de tecnologías. 

La almohada tiene que ser la indicada

No siempre es posible ir y probar una almohada, pero no importa solamente hay que tener en cuenta los materiales, la firmeza y ¡el colchón! Si, el colchón va a influir mucho en la elección ya que la firmeza de este va a influir en la posición del cuerpo y, por lo tanto, en el tipo de apoyo que se necesita para apoyar el cuello y la cabeza.

Es importante destacar que por más que se quiera presumir  y mostrar la comodidad de la almohada, esta no se presta. No solo por la postura, sino también por un tema de que con el tiempo se va amoldando a la forma de cada cuerpo y al prestarla, ya sea a la pareja o a alguien que se quede a dormir, esta puede llegar a perder la forma que tenía.

Antes de comprar un colchón nuevo, toma en cuenta estos 3 puntos

Además de tener múltiples beneficios como mejorar la memoria, disminuir los riesgos de enfermedades, reducir la depresión y aumentar la creatividad, dormir bien es uno de los mayores placeres que puedes disfrutar en la vida. Y no solo influye la cantidad, sino también la calidad, por lo que si tu cama parece no estar ayudando, es momento de que consideres comprar un colchón nuevo con el que logres el mejor descanso.

Inmersos en un acelerado estilo de vida, en el que no hay tiempo para todas las actividades, hoy en día sacrificar las horas de sueño resulta una práctica muy común. Si bien se estima que un adulto de 18 a 64 años de edad debe dormir en un rango de 7 a 9 horas, en la actualidad solo llegamos a cumplir entre 5 y 6 horas. 

Pero si a esa falta de tiempo le sumamos un colchón incómodo y con repercusiones en el cuerpo, las consecuencias serán más graves para tu salud.

Si hacemos un cálculo general tomando como base las 8 horas de descanso, al año estarías pasando 2,688 horas condicionadas a la calidad de tu colchón. ¿Por qué no procurar que ese tiempo sea placentero y el cuerpo en realidad descanse?

Te recomendamos leer: Olla eléctrica de cocción lenta: ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

¿Cuándo comprar un colchón nuevo?

Dependiendo del uso y sus materiales, un colchón tiene en promedio una vida óptima de entre 6 y 8 años, el mismo tiempo que los fabricantes y muchos quiroprácticos recomiendan. Aunque esto es solo una media, es importante que analices algunas características de tu cama para obtener una respuesta más clara a la pregunta: ¿cuándo tengo que comprar un colchón nuevo?

Más allá de ser un gasto, comprar un colchón nuevo es una inversión a tu bienestar, por lo que antes de realizarla, es necesario que te fijes en 3 puntos importantes que a continuación te describimos.

Lo que debes saber antes de comprar un colchón nuevo

Tamaño

Este elemento tiene que ver con tus necesidades como consumidor, en específico hablamos de tu altura y complexión. Como recomendación, el colchón debe medir entre 10 y 15 cm más que tú, de esta forma asegurarás que tu cuerpo descansará completamente. En el caso de que vayan a dormir dos, deberán contemplar las medidas del individuo más alto.

En cuanto al grosor, la proporción ideal es de 15 cm para garantizar un buen descanso. Y en el caso del ancho del colchón, depende de 2 aspectos fundamentales: cuántas personas dormirán en él y el espacio que tengas en la habitación. Pese a que no es un regla, es muy probable que entre mayor anchura, más comodidad a la hora de dormir.

De forma general, estas son las medidas de los colchones adecuados:

  • Individual: Entre 90 y 110 cm de ancho asegurarán un movimiento libre sin salirte de la cama.
  • Matrimonial y Queen Size: Entre 135 y 160 cm, pero dependerá del espacio en la habitación.
  • King Size: 200 cm x 200 cm. Esta opción es ideal para parejas que se mueven mucho durante la noche o si a media noche, reciben a sus hijos por no poder dormir.

Materiales

Comprar un colchón nuevo requiere que conozcas también el tipo de material que mejores resultados ofrece. En el mercado, existen diversos modelos con componentes tanto naturales como sintéticos y todos cuentan con características propias que se adaptan a tus necesidades. 

Entre los materiales más utilizados actualmente destacan:

  • La viscoelástica o memory foam. Es un tipo de espuma de alta calidad que reacciona al calor corporal, por lo que se amolda para reducir la presión y absorbe muy bien el movimiento. Esta propiedad resulta la mejor opción en individuos que sufren de dolores musculares y quienes cambian de postura varias veces a lo largo de la noche.
  • Resortes. Los más populares son los forrados, ya que están protegidos por una funda que los individualiza y los aísla, aportando confort y diferentes grados de firmeza según el material (látex, algodón e incluso viscoelástica o memory foam). De esta forma, se adaptan muy bien a la presión que ejerce cada zona de tu cuerpo, garantizando el cuidado de tu espalda y con el plus que evitan los típicos ruidos al moverse.

  • Látex. Se trata de un material natural que se extrae del árbol del caucho, pero también se fabrica artificialmente (látex sintético). Gracias a su flexibilidad, es una gran opción en personas que se mueven mucho durante la noche y para camas articuladas.

Te recomendamos leer: ¿Necesitas un nuevo calentador de agua? Coppel tiene el que buscas

Firmeza

Este elemento se refiere a la resistencia que ofrece contra la carga producida por el cuerpo humano. Un buen colchón debe ser firme y recto, es decir, no se debe deformar como una hamaca, pero tampoco tiene que ser tan duro que no se adapte a las curvas de tu columna. En cuanto a firmeza, los colchones de resortes son los que se sitúan a la cabeza. Le siguen los de viscoelástica y al final encontramos los de látex.

Según el fabricante, existen algunas recomendaciones que van en función del peso del usuario. De esta forma, se estima que en personas de menos de 70 kg, lo ideal es comprar un colchón blando. Para pesos de hasta los 100 kg, lo mejor es uno de firmeza media; y si éste se supera, el modelo perfecto es uno firme.

Si sufres molestias de espalda, la sugerencia es un colchón de firmeza intermedia para reducir el dolor. Lo mismo para quienes no pueden estar quietos ni cuando duermen, ya que aportará un buen soporte en las distintas posturas y no frenará tus movimientos naturales durante la noche. Un forma de compensar la dureza de este tipo de camas es a través de un recubrimiento con una capa de viscoelástica o memory foam.

Los colchones de Coppel son una buena opción

En conclusión, encontrar el producto que necesitas para lograr un buen descanso dependerá en gran medida de características como tu peso y la postura en la que suelas dormir, aunque también tus gustos y preferencias jugarán un papel importante. Los colchones de Coppel son una buena opción, ya que además de diversos modelos, podrás comprarlo a través de tu crédito.

Consejos para comprar las mejores literas para tus hijos

Aunque su mayor uso es en habitaciones compartidas con espacio reducido, las literas también pueden convertirse en el toque de diversión que todo niño necesita en su cuarto. Todo depende de las necesidades y los gustos de cada familia.

Decorar y organizar el cuarto de los pequeños despierta mucha ilusión, pero también requiere mucha planeación. No solo se tiene que considerar el lugar para dormir, sino también uno de estudio o juego. Es en estos casos donde recurrir a una litera resulta la mejor alternativa.

En Coppel.com, además de brindarte algunas opciones de literas, te dejamos esta entrada en la que te damos algunos puntos a considerar para que tu compra sea exitosa y todos en casa queden felices.

Considera el tipo de literas

Ya que no en todos los casos las literas serán compartidas, es necesario que pienses en el uso que le vas a dar para seleccionar el formato correcto.

Camas elevadas

Si se trata de un hijo único y lo que quieres es darle mayor organización a su cuarto, entonces lo ideal es que busques los modelos con la cama elevada. La idea de dormir en las alturas siempre les resultará muy atractivo y tú ganarás espacio para acomodar cosas.

Este formato está montado sobre una estructura elevada que genera un hueco en la parte inferior donde tendrás oportunidad de colocar un sillón, una zona de trabajo, una zona de juego e incluso otra cama por si hay planes a futuro de otro hijo. Y si quieres agregarle un detalle más atractivo para los pequeños, existen modelos que incluyen una resbaladilla.

Una de las opciones más utilizadas es la de integrar muebles de almacenamiento como armarios o cajoneras. Esta alternativa resulta muy práctica, ya que los niños podrán guardar su ropa y lo más importante: te permite ahorrar más espacio en la recámara. 

También te interesará leer: ¿Buscas cortinas para tu nuevo departamento? Te damos unos tips

Literas tradicionales

Este formato es el que seguramente muchos recordarán si tuvieron que compartir la habitación con hermanos o primos. Se trata de una estructura sencilla en la que dos o más camas están montadas una sobre la otra para conformar un solo mueble. 

Aunque actualmente existen muchos diseños, la mayoría de las literas tradicionales cuenta con un gran espacio entre el colchón y el suelo. De esta forma, hacen más fácil la limpieza del cuarto.

Literas tipo tren

A diferencia de los modelos tradicionales, la estructura de este formato de literas integra muebles de almacenamiento tales como armarios o cajoneras. Además, las camas no están alineadas, por lo que el espacio que necesitan aumenta considerablemente. Este detalle en ocasiones hará que se descarte para habitaciones reducidas.

Mide el cuarto

Sacar las medidas de la recámara en la que instalarás las literas es uno de los primeros pasos a seguir antes de realizar la compra. Cuida que la distancia entre el colchón superior y el techo sea la ideal para evitar golpes con la cabeza; por otro lado, ¡no olvides dejar el espacio suficiente para transitar por el cuarto!

Dentro de este punto, es muy recomendable que también prestes atención al tema de la instalación. Evita los modelos que necesitan mucha maniobra en la entrega y el armado. Por el contrario, es preferible que elijas literas que se puedan utilizar a modo de dos camas separadas. Si en algún momento requieres un colchón extra, esta alternativa es la perfecta.

En el caso de las habitaciones muy reducidas, la mejor opción son las abatibles, ya que te permiten ocuparla solo a la hora de dormir. 

Asegúrate de que incluya una buena escalera

Este elemento de las literas tiene un gran relevancia, ya que es el instrumento que tus hijos utilizarán todo el tiempo. Al momento de revisar los modelos que te atraigan, revisa que la escalera esté completamente sujeta a la estructura. Así mismo, los escalones deben ser lo suficientemente anchos para poder transitar sin miedo de resbalar.

También te interesará leer: Llegaron las ofertas de colchones 

Elige los modelos con barandales seguros

Los niños encuentran mucha diversión al dormir en las alturas, pero para evitar riesgos, lo mejor es elegir las que cuenten con protecciones.

Aunque la mayoría de los modelos solo cuentan con barandales en la parte superior para que el niño pueda sujetarse con seguridad, no descartes la opción de que la cama inferior también los incluya. Hay diferentes tipos de barreras y en algunos casos son abatibles, lo que te ofrece mayor espacio de juego durante el día y al llegar la noche, mayor protección al colocarlas.

Verifica el tamaño de los colchones

La gran variedad de literas que hoy puedes encontrar en el mercado te abren la opción para contar con distintas combinaciones de colchones: dos individuales, dos matrimoniales o un individual y un matrimonial. Analiza tus necesidades y elige la que mejor te convenga.

Una vez que ya decidiste qué combinación requieres, asegúrate de que el colchón tiene el tamaño correcto de la estructura de la cama. Evita que queden espacios en la cabecera o los pies, ya que pueden ser un riesgo.

Las literas que buscas están en Coppel.com

Si ya hiciste tu checklist de las características del modelo que necesitas comprar, te recomendamos que le des un vistazo a las literas disponibles en nuestra tienda en línea. Seguro encuentras lo que buscas y lo mejor de todo es que podrás adquirirla con tu crédito Coppel. Recuerda que si cuentas con un buen historial, hoy te ofrece préstamos individuales de hasta 40 mil pesos al solicitarlo por WhatsApp.