Vacunas: el camino hacia la normalidad

Los especialistas y la evidencia coinciden: la mejor protección contra el COVID-19 es vacunarse.

¿Con cuál vacuna? La que esté disponible en México ya que todas las que han sido aprobadas son eficaces, indican los médicos. 

Javier Ramos, miembro de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA, por sus siglas en inglés), señala que todas las vacunas aprobadas contra COVID-19 son buenas para prevenir la enfermedad y, sobre todo, para evitar casos de gravedad y muerte.

“Aquí la clave es lo rápido que podamos vacunar a la población”, subraya. 

El infectólogo explica que las vacunas nos dan una protección individual en relativamente corto tiempo, pero para que haya una verdadera inmunidad de grupo y el virus ya no circule, debe estar vacunado entre el 70 y 80 por ciento de la población.

“Las vacunas miden su efectividad no sólo en que no te enfermes tú, sino que para en la salud pública no colapse el sistema y que para la economía permita la actividad”, apunta por su parte el Dr. Alejandro Macías, infectólogo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel 3.

Superan expectativas

Michel Martínez, jefe de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica de TecSalud, recuerda que la meta era tener una vacuna con una efectividad de entre el 50 y 60 por ciento, sin embargo, el porcentaje fue superado por las vacunas disponibles.

“La mayor parte de las vacunas autorizadas por distintos organismos regulatorios ya tienen fase I, fase II y fase III completadas. No estamos poniendo vacunas al vapor o que no hayan pasado por los criterios científicos rigurosos de la ciencia”, agrega el también líder del Programa COVID-19 de TecSalud.

Ramos explica que a la fase III se llega cuando la vacuna ya pasó las primeras dos fases en las que se demostró que generaba anticuerpos y que es razonablemente segura. 

“Los estudios de fase III vienen a ser fundamentales porque son a miles de personas, son estudios de 20, 30, 40 mil personas”, indica, “entonces, si tuviera un efecto colateral que no sea evidente en unos pocos individuos, ahí lo vamos a ver”.

Martínez señala que en México el porcentaje de vacunación actual es de 0.7, es decir, ni siquiera una unidad de vacuna o dosis por cada 100 personas en el país.

“¿Quién es el país estrella en cuanto a vacunación? Israel con 74 dosis por cada 100 personas, tiene una cobertura de al menos una dosis en el 75 por ciento en su población”, destaca. 

“¿Qué impacto ha tenido en ellos? Una disminución por encima del 90 por ciento en cuanto a hospitalizaciones y en cuanto a defunciones asociadas a COVID-19”.

¿Cómo actúan las vacunas? 

Antes de entender cómo funcionan las vacunas, hay que saber qué pasa cuando uno se enferma de COVID-19. 

El coronavirus que causa esta enfermedad tiene este nombre por su aspecto: una corona formada por proteínas insertadas que se conocen como espículas, las cuales sirven para pegarse a las células humanas que van a infectar y multiplicarse. Las vacunas que se han desarrollado luchan contra este proceso. 

“Estas espículas que dan el aspecto de coronita es donde están centradas la mayor parte de las vacunas. Se basan, bajo diferentes estrategias, en cómo vamos a estimular que el cuerpo humano forme anticuerpos, forme una respuesta inmune, en contra de esas espículas”, explica Ramos, también profesor de infectología del Hospital Universitario en Monterrey. 

Hay distintos tipos de tecnologías detrás de las vacunas para combatir al COVID-19: las que utilizan el RNA mensajero, las de vectores virales, las basadas en virus y las basadas en proteína. 

Las de RNA mensajero llevan las instrucciones al sistema inmunológico para generar determinado anticuerpo que te proteja contra el COVID-19. 

Martínez, especialista en infectología, aclara que las vacunas de RNA mensajero no modifican el genoma y no tienen efectos adversos.

“Han ocurrido 4.7 casos de reacciones severas alérgicas por cada millón de dosis y ninguno de estos casos falleció o tuvo secuelas, todos fueron oportunamente manejados y controlados. Esto habla de la alta seguridad que hay con vacunas de RNA mensajero”. 

Las vacunas de vectores virales utilizan un virus que no hace daño al ser humano para llevar las instrucciones genéticas. 

“Se le mete cierto material genético que no va a generar la enfermedad, pero sí va a retar al sistema inmunológico para que procese nuevos anticuerpos contra el COVID-19 o SARS-CoV-2”, explica Martínez. 

La tecnología basada en proteína genera una respuesta inmunológica para la aparición de anticuerpos al introducir una de sus proteínas, como la espícula que sobresale del coronavirus.

Los médicos coinciden en que estas vacunas son un ejemplo de que la humanidad puede lograr cosas asombrosas cuando se pone de acuerdo. Y son el único camino que nos permitirá retomar la vida como la conocíamos antes de la pandemia.

“Aunque va a haber ciertas diferencias, entre ellas las conductas sociales”, destaca el líder del Programa COVID-19 de TecSalud, “lo que debe de seguir entre los vacunados es las medidas de sana distancia, el uso de cubrebocas e higiene de manos”. 

Es decir, una vez vacunados, la sugerencia es no bajar la guardia y continuar con las medidas preventivas que ya son parte de nuestra vida diaria.

Un ‘pulmón artificial’ de costo accesible

Que todos los pacientes con Covid-19 que lo necesiten puedan tener acceso a un respirador podrá ser una realidad gracias al respirador automático VSZ-20.2 desarrollado por talento mexicano. 

Ante la alta demanda de respiradores causada por la pandemia y la insuficiencia de este equipo médico en los hospitales por su alto costo, el ingeniero Ramsés Galaz, director de GSE BioMedical, decidió diseñar uno de bajo costo.

“Los ventiladores se utilizan para asistencia respiratoria de aquel paciente que tiene un síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)”, explica el profesor del Tec de Monterrey Campus Sonora Norte, en Hermosillo.

“Es una especie de pulmón artificial, es decir, la fuerza mecánica de forzar el aire hacia adentro de los pulmones la ejerce una máquina”.

El proyecto inició el 29 de marzo con la convocatoria del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. El primero en responder al llamado fue Grupo Coppel, que bajo su misión de ayudar a quienes salvan vidas, otorgó un donativo a GSE Biomedical para que iniciara el diseño. 

Después se sumaron Metalsa/Proeza en conjunto con Torrey/FEMSA en el desarrollo de la ingeniería del ventilador.

“El proyecto se escaló mucho, ya no era nada más la iniciativa de GSE Biomedical con Coppel”, apunta el especialista en ingeniería biomédica con experiencia en el desarrollo y manufactura de equipos médicos para América Latina.  

“Ahora somos un engranaje pequeño dentro de una máquina muy grande que se formó  a raíz del respirador que diseñamos en Hermosillo gracias al apoyo del señor José Coppel”.

A esta iniciativa se unieron más de 15 instituciones públicas, empresas y universidades que trabajaron en conjunto para producir en tiempo récord el VSZ-20.2, que se caracteriza por un diseño de fácil manejo, seguro para los pacientes, de bajo costo y fácil producción en serie. 

Con la autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitario (Cofepris), el respirador podrá venderse a las instituciones de salud pública. Tendrá un costo aproximado de 10 mil dólares, mientras que el costo promedio de los ventiladores importados es de 50 mil dólares. 

El proyecto se sumó a la campaña “Juntos por la Salud”, a través de la cual el Gobierno de México y la iniciativa privada apoyan a los profesionales de la salud y a los hospitales con equipo médico y de protección personal para enfrentar la pandemia. 

Por esta razón, en la conferencia de prensa de la Presidencia de México del 23 de junio, Héctor Valle, presidente de la Fundación Mexicana para la Salud, presentó el respirador mexicano. 

“Con el orgullo de decir: en México sí se puede y estamos listos para lanzar el respirador mexicano”, expresó Valle durante su participación.

Para Galaz, este logro demuestra que en el país hay talento y capacidad en el campo de la tecnología médica.

“Esperemos que esta situación detone la industria del desarrollo de más dispositivos médicos hechos en México ya que actualmente importamos el 90% de este tipo de tecnología”, señaló.

Este pequeño engranaje que tomó impulso gracias a Grupo Coppel es una gran esperanza para muchos mexicanos.

UN ESFUERZO CONJUNTO
El proyecto del respirador automático VSZ-20.2 cuenta con el apoyo de diversas instituciones públicas y privadas, así como educativas.
Iniciativa privada:
Grupo Coppel
GSE BioMedical
Proeza a través de Metalsa
FEMSA a través de Torrey, Solística y REPARE
ALFA a través de Nemak
Lodi Automotriz
Lanix Med
Steris
Ternium Salud
Bocar
Instituciones educativas:
Tec de Monterrey
Tec Salud
UDEM
Instituciones públicas:
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán
Secretaría de Relaciones Exteriores
Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología

¿Dónde está el virus -y dónde no-?

En estos días quedarse en casa es la regla. La indicación es no salir “más que a lo esencial”. Pero esas salidas necesarias al trabajo, al supermercado, a la farmacia o a una vuelta de emergencia nos llenan de dudas.

De repente, todos tememos llevar a casa el nuevo Coronavirus: en la ropa, en el pelo, en los zapatos o hasta en la barba. Y ahora que se piden tantas cosas a domicilio, ¿las cajas no podrán transportar también el virus?
El periódico estadounidense The New York Times se dio a la tarea de responder las dudas más comunes de la población.

El artículo de Tara Parker-Pope resume las principales cuestiones que a todos nos preocupan. La editora de Well, el sitio de salud para el consumidor del diario, consultó a expertos en enfermedades infecciosas, científicos de aerosoles y microbiólogos, quienes dan explicaciones breves (y tranquilizadoras) sobre cada tema.

¿Hay que bañarme y cambiarme de ropa cada vez que llego a casa?
No. Si practicas el distanciamiento social y sales de casa sólo a lo esencial: el mandado o la farmacia, sin ver ni saludar a nadie, los expertos dicen que no hay que cambiarse de ropa ni bañarse al regresar, con lavarse bien las manos es suficiente.

Estudios demuestran que algunas partículas virales pueden flotar en el aire por alrededor de media hora, pero es poco probable que entren en contacto con tu ropa, pues tu cuerpo, con su movimiento normal, empuja el aire y aleja las partículas virales como resultado de las leyes básicas de la física
Linsey Marr, científica especialista en aerosoles del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, explicó este fenómeno de aerodinámica.

“Las gotitas siguen las corrientes de aire alrededor de una persona, porque nos movemos relativamente despacio. Son como los pequeños insectos y las partículas de polvo que flotan en las corrientes de aire alrededor de un auto que va a baja velocidad, pero que potencialmente pueden chocar con el parabrisas si el auto va lo suficientemente rápido”, señaló Marr.

¿Si alguien tose o estornuda cerca de mí y no se tapa la boca, corro riesgo?
En ese caso, probablemente lo mejor sí sea ir a casa, cambiarte y bañarte, según la explicación de Marr.

“Mientras nos movemos, apartamos el aire de nuestro camino y, con él, la mayoría de las gotitas y partículas también se apartan de nuestro camino. Alguien tendría que esparcir grandes gotas a través del habla —como las personas que escupen al hablar—, la tos o el estornudo para que lograran alojarse en nuestra ropa. Las gotitas tienen que ser bastante grandes para no seguir las corrientes de aire”, indicó la científica.

Y los zapatos, ¿es necesario quitármelos al llegar?
Aunque los zapatos pueden guardar virus o bacterias, esto no los hace fuente de infecciones.

Si tus zapatos se pueden lavar, puedes echarlos a la lavadora o lavarlos a mano, pero si no, no debes preocuparte por limpiarlos o desinfectarlos, pues eso puede hacer que te lleves otras bacterias a la cara.
Pueden poner la regla en casa de que todos al entrar dejen sus zapatos en la puerta y adentro usen otros. Si hay un niño bebé que gatea o pasa tiempo en el piso, así como alguien con el sistema inmune comprometido, un hogar sin zapatos puede ser una buena solución para mantenerlos a salvo.

Los expertos recomiendan no pensar mucho en todo lo que pueden alojar los zapatos.

“Si queremos hablar de bacterias, sabemos que aman vivir en los zapatos”, indicó Andrew Janowski, profesor de Enfermedades Infecciosas Pediátricas en el Hospital Infantil St. Louis de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington.
“Nunca sabrás con certeza qué cosas has pisado”, agregó.


¿Puede pegarse el virus al cabello o la barba?
Si practicas el distanciamiento social, no. Aunque alguien estornudara cerca de tu cabeza, es muy improbable que las gotas que caigan sobre tu cabello sean fuente de infección.

“Alguien debe estornudar, y ese estornudo debe tener una cierta cantidad de virus. Luego, debe caer sobre ti la cantidad suficiente”, explicó Janowski.
Después de eso, añadió el profesor de enfermedades infecciosas pediátricas, tendrías que tocar exactamente la parte donde cayeron esas microgotitas, que ya tendrían muy pocas partículas virales, y además, tocarte la cara sin haberte lavado las manos.

“Cuando repasas la cadena de eventos que deben ocurrir, hay muchas cosas que tienen que suceder de manera precisa. Por eso el riesgo es muy bajo”, indicó Janowski.

¿Es peligroso lavar ropa que pudiera estar contaminada?
Si estás lavando ropa tuya o de tu familia y nadie tiene un diagnóstico positivo, no.
El nuevo Coronavirus, al igual que el virus de la influenza, está rodeado de una membrana grasosa que desaparece con el jabón.

Lavar tu ropa con agua y un detergente normal y luego secarla al sol o en secadora es suficiente para eliminar el virus, en caso de que alguna prenda haya recibido gotas contaminadas.

Si la ropa es de una persona enferma, ¿cómo debe lavarse?
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), lo recomendable es usar guantes al limpiar las cosas de alguien enfermo. Ni las prendas de vestir ni su ropa de cama deben sacudirse, para evitar esparcir partículas contaminadas en el aire.
Dejar la ropa reposar un rato reduce el riesgo, pues el virus se seca y se desintegra.

¿Cuánto tiempo dura el virus en tela y otras superficies?
Se sabe que el virus puede sobrevivir, en condiciones ideales, hasta tres días en superficies de metal y plástico y hasta 24 horas sobre el cartón. Esta información apareció en un estudio publicado en marzo en The New England Journal of Medicine.
Y aunque este estudio no consideró la tela, la mayoría de los expertos creen que las fibras de tela pudieran comportarse de forma similar a las del cartón
En 2005, una investigación del virus que causa el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, en inglés), que es otro tipo de Coronavirus, determinó que dependiendo de la concentración, el virus tardó 5 minutos, 3 horas y, como máximo, 24 horas en volverse inactivo.

¿Puede venir el virus en sobres que llegan por correo, paquetes de entrega a domicilio o en el periódico?
Es muy bajo el riesgo de contagiarse en alguno de estos casos. No hay ningún registro de alguien que se haya enfermado por abrir un paquete de entrega a domicilio o por tocar un periódico. De todas maneras, más vale prevenir. Siempre que te llegue algo, saca lo que necesites y tira las cajas o sobres, después, lávate las manos. Otra opción es dejar que pasen 24 horas antes de manipular correo o paquetes que lleguen a tu casa.

¿Se puede salir a pasear al perro o a ejercitarse de forma segura?
Sí. Es extremadamente baja la posibilidad de contagiarse por el simple contacto con el exterior, siempre y cuando se mantenga la sana distancia con los demás.

“Estar al aire libre es seguro, y ciertamente no hay nubes de gotículas respiratorias cargadas de virus merodeando por ahí”, indicó Lidia Morawska, profesora y directora del Laboratorio Internacional de Calidad del Aire y Salud de la Universidad de Tecnología de Queensland, en Australia.
“La estabilidad del virus al aire libre es muchísimo menor que en espacios cerrados. Así que estar afuera no es realmente un problema, a menos que estemos en un lugar muy concurrido”, indicó.

Así que tranquilo. No hay riesgo en salir a trotar o llevar a tu perro a pasear, ni tienes que llegar directo a quitarte la ropa si lo haces.

Cómo hacer gel antibacterial desde casa

Reúne a tu familia y aprende cómo hacer gel antibacterial en tu hogar con estos sencillos pasos.

La pandemia de COVID-19 ha puesto en alerta a todo el mundo y nos ha obligado a tomar medidas preventivas para evitar el contagio, entre ellas la principal es el lavado y desinfección de manos, así como de los lugares de uso común. 

Sabemos que salir de casa ya no es una opción, a menos que sea estrictamente necesario o para realizar compras de primera necesidad, por ello queremos compartirte una receta práctica y efectiva para hacer gel antibacterial desde la comodidad de tu hogar. Puedes pedir en línea a tu farmacia de confianza algunos de los ingredientes. ¡Organiza a tu familia y manos a la obra!

Descubre cómo hacer gel antibacterial

Ingredientes

  • 90 ml o 13 cucharadas soperas de alcohol etílico (etanol al 72%)
  • 3/4 de cucharadita de carbopol (disponible en cualquier farmacia)
  • 1/4 de cucharada de glicerina pura
  • 1/4 de cucharadita de trietanolamina (disponible en cualquier farmacia)
  • Un tazón de vidrio de 1 litro
  • Un colador de malla fina
  • Un recipiente pequeño de vidrio
  • Un agitador de globo
  • Un envase de plástico con tapa de botón a presión con capacidad de 100 ml (para guardar el producto)

Instrucciones

  1. Coloca el colador de malla fina sobre el recipiente pequeño de vidrio.
  2. Vacía el carbopol en el colador eliminando todo grumo.
  3. Vierte el alcohol en el tazón de vidrio de un litro y después agita fuertemente con el globo mientras agregas poco a poco el carbopol.
  4. Agrega la glicerina mezclando suavemente con el globo.
  5. Cuando se haya disuelto por completo el carbopol y ya no sobresalgan grumos, agrega la trietanolamina gota a gota, procurando no excederte, y mezcla poco a poco. ¡En ese momento se formará el gel antibacterial!
  6. Vacía el alcohol en gel en la botella de plástico y tapa firmemente.

Nota: Si sientes la textura del gel un poco espesa, agrega alcohol hasta que consigas la consistencia deseada.

No te pierdas nuestra entrada: Haz tu cubrebocas en casa.

Jabón, toallitas y gel antibacterial

Jabón para toda la familia: Ahora más que nunca, es importante que en cada baño de tu hogar, incluso en la cocina, tengas un jabón antibacterial. Hay opciones que no sólo te ayudarán a prevenir enfermedades, sino también a cuidar tu piel como las combinaciones con aloe vera, coco y manzana roja, entre otros. Lavarte las manos será una experiencia revitalizante, sobre todo ahora que debemos hacerlo frecuentemente.

Kit infantil: Los niños necesitan una motivación extra para hacer algunos deberes, por ello nada mejor que un kit antibacterial decorado con sus personajes favoritos. Usualmente, incluyen loción corporal, crema para manos y gel antibacterial como este Kit de Disney Coppel que además viene en un práctico estuche.

Jabón para la ropa: Ya sea que nos toque salir a trabajar o comprar la despensa, lavar y desinfectar nuestra ropa debe ser también una prioridad. No olvides adquirir un jabón de ropa que contenga antibacterianos, así obtendrás una limpieza más completa en tus prendas y paños de casa.

Para los más pequeños: Si tienes bebés en la familia, no hay nada mejor que las toallitas húmedas antibacteriales. Los peques suelen gatear y experimentar con el tacto en sus primeros años y tener a la mano toallitas desinfectantes es fundamental para mantenerlos limpios y fuera de riesgos.

Kit para salir de casa: Nadie quiere salir de casa a menos que sea necesario, sin embargo, entendemos que muchas veces es inevitable. Cargar contigo un kit antibacterial puede facilitarte mucho las tareas que debas desempeñar en el exterior. Uno de los kits más completos es el de Walfort, disponible en Coppel, que contiene dos paquetes de toallitas antibacteriales, un spray antibacterial y un gel antibacterial en un cómodo estuche portátil. 

Para cualquier ocasión: Salgas o no de casa, siempre ten cerca toallitas húmedas antibacteriales, estamos seguros de que te sacarán de muchos apuros.

No dejes de leer: Artículos de higiene y cuidado personal hasta tu casa.

Alternativas de cuidados: 

Si el gel antibacterial se agotó en los supermercados y estás esperando tu entrega online, puedes preparar tu propio desinfectante utilizando alcohol al 70% disuelto en agua: mezclando 7 medidas de alcohol por 3 medidas de agua. La medida dependerá de lo que tengas a mano: desde una cucharada hasta una jarra de 1 litro o una cubeta.

Recicla alguna botella que tenga atomizador y esparce la mezcla de alcohol donde se necesite: desde manos (que se van a resecar, así que no te olvides de hidratarlas) hasta las diferentes superficies que hay en tu casa.

No te pongas en riesgo, compra en línea

Las compras en línea son cada día más frecuentes porque puedes hacerlo desde donde estés, a la hora que mejor te acomode y sin interrumpir tus actividades. En Coppel siempre hemos estado preparados para que puedas comprar desde nuestro sitio web Coppel.com, donde encontrarás éstos y otros productos de higiene personal necesarios para esta cuarentena. ¡Aprovecha tu crédito y sigue cuidando de lo más importante, tu salud y la de tu familia!