Tips para hacer tus propios cubrebocas y estilizarlos a tu gusto

La pandemia de coronavirus continúa presente y debemos seguir cuidándonos. Aunque poco a poco regresamos a la normalidad de nuestras actividades diarias, es indispensable tomar las precauciones necesarias, entre ellas, el uso de cubrebocas. El COVID-19 se propaga principalmente por los aerosoles y por ello es primordial usar nuestros escudos.

En medio de la realidad que se vive se requiere no olvidar aplicar aquellas medidas que hacen la diferencia. Una buena idea para cumplir es hacer nuestros propios cubrebocas, de tal forma que no se acumulen los cubrebocas desechables en los basureros (o incluso en las calles) y le demos una segunda vida a materiales que ya considerábamos desechos. Como dicen por ahí, así “se matan dos pájaros de un tiro”.

Cómo hacer cubrebocas en casa

El proceso de elaboración de un cubrebocas desde la comodidad del hogar es relativamente sencillo. Además, sirve como actividad para conectar en familia y para darle uso a la ropa vieja que tenemos allí guardada, solo ocupando espacio. ¡A juntar a todos en casa para poner manos a la obra!

Antes de comenzar, no está de más comentar que los cubrebocas deben ser tricapa para que sean efectivos contra la COVID-19. De otra forma, no cumplirán su función y la persona que los use podría contagiar o ser contagiada.

Ahora sí, empecemos con una lista de los materiales a usar y algunos tips para hacer cubrebocas:

  • Tela de 30×60 (medida estándar, se puede adaptar a la medida particular de quien vaya a portar el cubrebocas). Esta tela puede ser de ropa vieja o retazos que se tengan por ahí en los cajones.
  • Toalla de cocina
  • Bandas elásticas

Paso 1

Colocar la tela y sobre ella, al centro, poner la toalla de cocina. Esta última se cambiará todos los días por cuestiones de higiene.

Paso 2

Doblar cada uno de los lados de la tela por la mitad, hacia el centro. Después, hacerlo una vez más.

Paso 3 

Doblar las esquinas de arriba y abajo hacia el centro.

Paso 4

Colocar las bandas elásticas en estas orillas, de tal forma que las sujeten y que también sirvan para colocarse en las orejas.

El cubrebocas se puede personalizar e imprimir nuestro sello personal en él. Basta con usar el color que refleje nuestra forma de ser o con nuestro estampado preferido. Eso sí, al hacer un tapabocas en casa, es tarea primordial asegurarse de que cubra tanto la nariz como la boca, tal como lo recomiendan los médicos y las instituciones de salud.

Los cubrebocas hechos en casa se lavan a diario con agua caliente para que no pierdan su efectividad. Conviene hacer más de uno y así dejar el tiempo suficiente para que se sequen. Además, no hay que olvidar las otras formas de cuidado, como el lavado constante de manos, el uso de gel antibacterial, el estornudo de etiqueta y la sana distancia.

Por qué seguir usando cubrebocas

Las vacunaciones ya empezaron y en México muchos ya tienen su dosis completa. Sin embargo, las autoridades exigen el uso de cubrebocas en lugares públicos y, en especial, en sitios cerrados. El hecho de omitir esta regla no solo puede traer sanciones y limitaciones para acceder a ciertos lugares, sino también aumentar el número de contagios, ya que la vacunación previene la aparición de síntomas y la hospitalización, más no el método de contagio.

Es claro que necesitamos seguir usando cubrebocas aún vacunados, pero también es claro que los cubrebocas desechables están aumentando la generación de basura. Por tal motivo, los cubrebocas hechos en casa son una solución para no descuidar el medio ambiente durante lo que resta de esta pandemia.

Sigamos cuidándonos, saliendo lo menos posible y evitando aglomeramientos de gente. La única forma de salir adelante juntos es trabajando en sociedad, siendo solidarios y acatando las normas. Poco a poco vamos recuperando la normalidad y es tarea de todos continuar por el buen camino.

Cubrebocas: mitos y consejos sobre su uso

Antes de salir de la casa hay que agarrar las llaves, el celular y el cubrebocas. Y es que este último hoy se convirtió en un accesorio imprescindible, que se debe utilizar en todo momento para evitar contagios de Covid-19.

Cabe destacar que algo tan simple como un cubrebocas debe de ser elegido sabiamente ya que se encuentra dentro del grupo de los artículos de higiene y cuidado personal. Esto quiere decir que debe cumplir con ciertas características básicas. 

El uso de cubrebocas se convirtió en un elemento más del cuidado personal de todas las personas. Si bien ya pasó más de un año desde que fue introducido en la vida de todos, todavía no queda del todo claro su correcto uso.

  1. Lávate las manos antes de colocarte el cubrebocas. También antes y después de quitártelo. 
  1. Tiene que cubrir por completo la nariz, la boca y el mentón.
  1. Cuando te la saques en un lugar público, no la apoyes en cualquier superficie. Guárdala en una bolsita de plástico hasta que te la tengas que volver a poner.
  1. Si se trata de un cubrebocas de tela, lávalo todos los días antes de ir a dormir. En el caso de ser una mascarilla médica, deberás tirarla en un bote de basura. 

Tipos de cubrebocas 

Suele haber confusión sobre los distintos tipos de mascarillas que se pueden conseguir. La realidad es que disten dos grandes grupos, que son los siguientes: 

  • Cubrebocas higiénicos: se trata de las mascarillas de tela. Estos se pueden conseguir en todos lados, incluso se pueden armar en casa. Lo único que hay que tener en cuenta es que se recomienda que cuenten con tres capas:
  • Una capa interna de un material absorbente, como puede ser el algodón.
  • Una capa intermedia de un material no tejido, para que sirva como barrera.
  • Una capa exterior de un material no absorbente, para que sirva como protector.
  • Cubrebocas médicos: estos son más costosos debido a que hay muy poca disponibilidad en todo el mundo debido a la pandemia en curso. Su uso se recomienda exclusivamente para el personal de salud y para personas que tienen enfermedades preexistentes.

Mitos más comunes sobre el cubrebocas

Existen algunos mitos en torno a la mascarilla que muchas veces generan desinformación. Es importante conocer cuáles son y la verdad detrás de estos. 

1. No permiten respirar bien 

Los cubrebocas están confeccionados con telas livianas que facilitan la respiración. Esto quiere decir que el cuerpo va a recibir el oxígeno que necesita sin ningún tipo de complicación. 

2. Los cubrebocas atrapan el dióxido de carbono que expulsamos cuando respiramos 

Muchas personas creen que es posible intoxicarse con dióxido de carbono si se usa la mascarilla por periodos prolongados. Pero nada más alejado que eso, las partículas de dióxido de carbono son tan pequeñas que es imposible que queden atrapadas dentro de las telas transpirables. 

3. Debilitan el sistema inmunológico 

¡No! El uso de cubrebocas no afecta el sistema inmunológico. Solamente sirve para disminuir al máximo las probabilidades de contagiarse de Covid-19. 

4. Se tiene que usar a la hora de correr 

Tanto al momento de correr como de hacer cualquier otro ejercicio, lo que se recomienda es no usar tapabocas. Lo que sí es crucial es respetar la sana distancia con el resto de los deportistas. 

¿Por qué no se debe usar? Al realizar actividad física el requerimiento de oxígeno aumenta y el cubrebocas dificulta la capacidad para respirar. Además, con el sudor la tela se moja y se crea un clima ideal para la reproducción de microorganismos. 

Siempre lleva uno de más 

Recuerda siempre llevar un cubrebocas de más en caso de que sea necesario. Lo más práctico es dejar siempre uno en la bolsa y otro en el coche. De esta manera, estarás cubierto en todo momento.

Aún vacunado, ¡usa cubrebocas!

Seguro conoces a alguien que ya se siente inmune al Covid-19 porque ya está vacunado. Después de esperar tanto tiempo la vacuna, quienes ya la recibieron sienten un gran alivio. Sin embargo, aún no es momento de guardar el cubrebocas.

La última semana julio, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) lanzaron una nueva recomendación: las personas con esquema de vacunación completo contra el Covid-19 deben seguir usando cubrebocas en espacios cerrados en lugares donde los contagios van al alza.

Y aunque su sede está en Estados Unidos, las disposiciones de este organismo son referencia mundial y marcan la pauta a seguir en temas de salud, cuidados y prevención.

La nueva disposición da marcha atrás a lo que la misma institución había planteado hace apenas dos meses, en mayo, cuando anunciaron que los completamente vacunados podían dejar de utilizar cubrebocas y de guardar distancia en espacios abiertos y cerrados.

¿Por qué cambiaron de opinión?

La decisión se tomó debido a la nueva variante Delta, que se considera más contagiosa que las anteriores, y al aumento de contagios entre personas ya vacunadas.

“Las infecciones por el virus, incluida la variante Delta, ocurren solo en una pequeña proporción de personas que recibió la vacuna completa. Sin embargo, la evidencia preliminar sugiere que las personas totalmente vacunadas que se infectan por la variante Delta pueden propagar el virus a otras personas”, señalan los CDC en su sitio web.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades aconsejan también usar cubrebocas independientemente del nivel de transmisión en su comunidad a toda persona que por condición médica sea inmunodeprimida o tenga un mayor riesgo de enfermarse gravemente. También si alguien en casa no está vacunado o está en grupo de riesgo. 

¿Quiénes están en mayor riesgo de enfermarse gravemente?

Los adultos mayores y las personas con ciertas afecciones, como diabetes, sobrepeso u obesidad y afecciones cardiacas, detalla el sitio del organismo.

“La variante Delta está mostrando todos los días su capacidad de ser más lista que nosotros”, admitió Rochelle Walensky, directora de los CDC.

Las nuevas reglas: 

  • Usar cubrebocas en espacios públicos cerrados, en zonas de alta transmisión.
  • Si eres una persona de riesgo o vives con alguna persona en esta condición, la recomendación es usar cubrebocas en espacios cerrados independientemente del nivel de transmisión en tu zona.
  • Hacerse prueba de detección de Covid-19 si se tienen síntomas.
  • En caso de haber tenido contacto con alguien contagiado, esperar de 3 a 5 días para hacerse una prueba de detección y usar cubrebocas en espacios públicos por 14 días después de la exposición o hasta tener un resultado negativo.
  • Aislarse en caso de tener un resultado positivo o si se tienen síntomas.
  • Cumplir las leyes, reglas y regulaciones del lugar de residencia.

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/fully-vaccinated-guidance.html)