Conviértete en guardián del agua con pequeños cambios

Desde niños nos lo han dicho, lo hemos oído en spots de radio y comerciales televisivos, lo leemos en panorámicos… Es un tema que ya conocemos, sin embargo, hacerlo consciente, modificar ciertos hábitos por el bien de este líquido vital y enseñar a los nuestros a hacerlo también, se ha vuelto hoy una obligación moral, social y de supervivencia.

Todos los seres vivos necesitan agua para subsistir, es la base de la vida, y aunque es considerado un recurso renovable no es inagotable, esto quiere decir que se puede acabar.

En la actualidad nuestro planeta pasa por un periodo alarmante de sequía. Informes de Conagua revelan que el 84% del territorio mexicano sufre sequía en diferentes intensidades. De las 210 presas más importantes de México, más de la mitad están por debajo del 50% de su capacidad, y 61 de ellas con menos del 25% de agua.

¿Necesitas más razones para empezar a cuidarla? De acuerdo con la Academia Mexicana de Ciencias, más de 35 millones de mexicanos viven con escasez extrema de agua y 43 millones con baja disponibilidad. La ONU contabiliza en el mundo a 2 mil 200 millones de personas que viven sin acceso a agua potable.

La buena noticia es que todos podemos ayudar a cuidar el agua. Si sumamos pequeños esfuerzos el impacto será grande. A continuación te compartimos acciones sencillas pero muy importantes para hacer en casa y en familia, pequeños cambios que si los haces con constancia se pueden convertir en valiosos hábitos.

Báñate en 5 minutos y cierra el agua mientras te aplicas champú o te enjabonas. Las duchas de 10  minutos consumen hasta 200 litros de agua.

Cierra la llave también al lavarte las manos, rasurarte o lavarte los dientes. Si usas un vaso para enjuagarte, puedes ahorrar hasta el 90% de lo que consumes con el grifo abierto.

Al bañarte, muchas veces dejas correr el agua esperando que se caliente. Coloca una tina y junta el agua de ese tiempo de espera, la puedes usar para el inodoro, regar plantas o lavar el auto.

Organízate para usar la lavadora con la carga completa, así no tendrás que poner varias cargas pequeñas y utilizarás menos agua.

Bájale al desperdicio de agua en el inodoro. ¿Cómo? Coloca una botella llena de arena en el tanque, esto hará que ahorres hasta un litro por descarga.

Riega el jardín por las noches, así se evita la evaporación del agua, se mantiene la humedad y las plantas la aprovechan mejor.

Si visitas un paraje natural, cuídalo. No dejes basura, cuida la flora y fauna.

Revisa que no haya goteras en las llaves de interior o exterior de casa. El goteo, aunque no parezca, desperdicia mucha agua. Un grifo goteando durante 24 horas puede tirar más de 30 litros de agua.

Si tienes pecera, cuando le cambies el agua utilízala para regar las plantas, además las beneficias, pues es agua rica en nitrógeno.

Enséñale a tus hijos el valor del agua y la importancia de tomar estas medidas.

Siembra y cuida árboles de la región.