5 hábitos de ahorro recomendados por profesionales

Por lo general los ingresos que entran en el hogar suelen irse en pagar cosas y gastar el resto. Si bien esto no está mal, lo recomendable es guardar aunque sea una pequeña parte de este dinero para poder comenzar a tener un ahorro que brinde un poco de tranquilidad y estabilidad financiera.

¿Cómo se puede lograr tener un ahorro? Teniendo en cuenta algunos pequeños consejos de diferente profesionales es muy fácil de conseguir.

Estos son cinco hábitos de ahorro fáciles de implementar 

Adoptando estos cinco hábitos de ahorro te será muy sencillo poder ahorrar para tu hogar  en muy poco tiempo. Léelos detenidamente y aplícalos a partir de hoy en tu vida.

1. Separar una parte 

Hay que determinar qué porcentaje o qué monto se va a separar del dinero que ingrese a la casa cada quincena para guardar. Este punto hay que respetarlo y aplicarlo como si fuera el pago de algún servicio, si o si se tiene que hacer.

2. Saber cuánto se gasta y en qué 

Mucha parte del dinero se va en gastos hormiga o en consumos innecesarios que ni siquiera registramos. Por eso es importante llevar un registro del dinero que entra, los gastos fijos y gastos mensuales que se tengan. De esta manera va a ser fácil de identificar por dónde se ‘escapa’ el dinero.

3. Gastar menos de lo que se gana

Es importante tener en cuenta el ingreso que se tiene por quincena para no superar ese monto y no endeudarse. Hay que estar seguro que todo lo que se compre se va a poder pagar con tranquilidad. Este punto va de la mando del uso de las tarjetas de crédito. No hay que olvidarse al usarlas que a fin de mes habrá que pagarlas. 

4. Compras inteligentes 

Cuando hay que hacer una compra es necesario saber invertir de manera inteligente. Para darse una idea, un producto o accesorio que se le dé mucho uso es necesario que sea de buena calidad para que sea resistente y tenga una vida útil larga. De lo contrario, será una compra mal hecha que necesitará de mayor inversión en un corto plazo. 

5. Eliminar gastos innecesarios 

En el día a día se suelen hacer muchos gastos que con un poco de organización se podrían evitar. El principal y más común es el no llevar comida al trabajo. Otro claro ejemplo es pasar por la tiendita o un café y comprar algo solamente por comprar. 

Reto de las 52 semanas

Este método de ahorro es muy sencillo y fácil de llevar a cabo. Se trata de duplicar el monto del ahorro semanalmente. Primero  hay que elegir el monto con el que se va a empezar.  La primera semana se ahorra esa cantidad, la próxima esa cantidad por dos, la tercera la cantidad elegida por tres y la cuarta semana por cuatro. La idea es repetir esto hasta llegar a la semana 52.

Es importante para poder sostenerlo en el tiempo que la cantidad inicial no sea muy elevada. Puede ser una moneda de cinco o diez pesos para comenzar.

Ponerse metas a corto, mediano y largo plazo

Otra manera de mantener la motivación a la hora de ahorrar es ponerse en mente diferentes metas. Desde pequeñas cosas, como la compra de un electrodoméstico, hasta algo más grande cómo un viaje o la remodelación de una parte de la casa.

¿Cómo se puede lograr? Hay que crear y establecer un plan de cumplimiento, con plazos para poder estimar cuánto tiempo llevará alcanzar la meta. Usar una planilla de cálculo o un cuaderno para llevar registrado el progreso ayudará a identificar el tiempo necesario, detectar dificultades y descubrir oportunidades. Si no se tiene algo en particular que se quiera comprar o conseguir, se pueden establecer montos. Llegar a ‘x’ cantidad de dinero en tanto tiempo. 

Tener ahorros que permitan vivir con la tranquilidad de saber que se tiene un respaldo económico permite vivir más tranquilo. Si surgen gastos de emergencia o impensados para eso están ahí. Lo importante es no agobiarse ni frustrarse. La idea es que ahorrar se convierta en un hábito más, como cualquier otro y que en un punto ya no sea un esfuerzo ni algo tan organizado. Con el correr de los días se volverá algo natural que se hará intuitivamente y poco a poco algo que antes era súper difícil de lograr será fácil de alcanzar.

Ordena tus finanzas

En tiempos difíciles es necesario cuidar los gastos y ahorrar

En los últimos meses la vida en todo el planeta ha cambiado mucho, y seguirá cambiando. Ahora más que nunca debemos ser conscientes de nuestras finanzas. Estos consejos pueden ayudarte hoy (y en cualquier otro momento) a tener un mejor control de tus gastos. 

1. La vida es un ciclo. Es normal que haya momentos en que estemos arriba y otros abajo, a nadie nos gustan las crisis o que nuestros planes se frustren, pero es parte de la vida. La buena noticia es que todo tiene un final, entonces, pensemos en cómo salir airosos de estas circunstancias. 

2. Usa inteligentemente el crédito

Es mejor pagar artículos de consumo, como comida o regalos, con dinero que ya tengas y no con préstamos. No te acostumbres a ver el crédito como parte de tu ingreso. Éste debe ser usado para crecer, es decir, para adquirir bienes duraderos, que van a estar contigo más tiempo del que te tardes en pagarlos.  

3. Haz un plan de ahorro

Esta vez sí debe ser en serio, no se vale sacar el dinero al mes de haber empezado. Un primer objetivo es hacer un Fondo de Emergencia para enfrentar imprevistos como un accidente, una enfermedad o la pérdida de empleo.  

Empecemos con algo sencillo, un mes de tus gastos. Aquí el camino para lograrlo:

Paso 1. Suma todos tus gatos fijos de un mes: renta/hipoteca, comida, transporte, productos de casa, etc. Anota la cantidad.

Paso 2. Divide el número entre 12.

Paso 3. Ahorra cada mes esa doceava parte.

Así, en un año tendrás un mes de tus gastos en este fondo. Si ahorras más, llegarás antes a tu objetivo. No lo uses a menos que sea necesario.  

4. Dinero en diferentes plazos

A muchas personas les causa conflicto la palabra “ahorro”, ¿qué tal si la cambiamos por “objetivos”? Es más fácil mentalizarte al pensar que estás tratando de cumplir un objetivo específico, como pagar un crédito, tomar unas vacaciones o comparte un carro. No tiene que ser una sola meta, puedes trazarte varias y para diferentes momentos de tu vida. 

El ahorro puede ser a corto plazo (menos de tres años), mediano plazo (más de tres y menos de diez años) y largo plazo (más de diez años). Antes de empezar, establece tus objetivos claramente. 

5. No te estreses de más por las noticias

No hay mucho que puedas hacer para cambiar la situación actual. En lugar de angustiarte porque las cosas van a subir mucho de precio, elabora un plan de finanzas personales, eso sí lo puedes controlar y es totalmente tu responsabilidad. 

Las crisis son parte natural de la economía y, tranquilo, no son eternas. Aprovecha este momento para poner en orden tus finanzas personales. Si aumentas tu educación financiera, no verás esta situación como una tragedia sino como una oportunidad de aprender y mejorar.

5 hábitos que mejoran tu salud y tu economía

Tener mejor salud y a la vez cuidar tu economía es posible. Hay cambios sencillos en tu rutina diaria que pueden hacer la diferencia tanto en tu bienestar físico como en las finanzas de tu hogar.

La clave está en la constancia y esmero que les pongas a esos pequeños ajustes.

Haz ejercicio

La actividad física previene enfermedades cardiovasculares y disminuye el peso corporal, además de que oxigena y fortalece las articulaciones.

Si te es posible camina a lugares cercanos, ayudas a tu cuerpo y ahorras en transporte o gasolina.

Con 30 minutos diarios de caminata verás grandes beneficios que además se traducirán en menos visitas al doctor y, por lo tanto, menor necesidad de medicamentos.

Toma agua en vez de refresco

Al cambiar el consumo de refrescos embotellados por agua natural no sólo ahorras dinero, también hidratas tu cuerpo y aumentas tu energía. 

Si te es difícil dejar por completo las bebidas azucaradas, puedes preparar agua de frutas y endulzarlas naturalmente. A los pocos días seguro ya no las extrañarás.

Cocina en casa

La comodidad de comprar comida preparada puede pesar frente a hacer tu comida en casa, pero los beneficios en salud y finanzas son muchos. Si no te queda mucho tiempo para hacerla, intenta cocinar una vez por semana y porcionar las preparaciones para varios días.

Snacks saludables

Aunque pareciera que son unos cuantos pesos, comprar un snack diariamente sí pega en tu bolsillo. En vez de gastar en eso, lleva tus propios snacks desde casa y ayuda también a tu salud. Como ideas puedes prepararte bastones de zanahoria, apio, pepino o jícama, palomitas naturales, fruta picada o semillas.

Deja de fumar

Es muy sabido que el cigarro no aporta nada bueno a la salud. Y si encima sabes que al dejar de consumirlo podrás ahorrar, doble razón para renunciar a él. Cada vez que quieras comprar una cajetilla guarda el dinero que gastarías en un sobre. A la vuelta de tres meses comprueba cuánto dinero te ha dejado este nuevo hábito. 

Pon en práctica estos consejos, lleva un diario donde anotes las mejoras, tanto en salud como económicas, verás al final que la suma de todo hará que valga la pena el esfuerzo.